Posts Tagged ‘vitamina A’

Está escrito en los ojos de tu perro

Los seres humanos confiamos en la mirada y en la visión de los ojos de nuestros semejantes para conocer su proximidad emocional y hasta su estado de salud y su bienestar. Así, solemos decir, y con mucha razón, que los ojos son el espejo del alma. Nuestros perros son también mamíferos, y como tales, comparten con los humanos muchas de sus variables orgánicas. Saber mirar a los ojos de nuestra mascota es asomarnos a su estado de salud y cuidar de su alimentación es una forma directa de prevenir las lesiones oculares.

vista de perro

Así ven los perros

La vista no es el sentido más desarrollado en los perros, ése es un lugar común de cualquier conversación en las salas de espera de los veterinarios o en las tiendas de animales. Los perros tienen una vista menos eficiente que el ser humano, no distinguen los colores verdes y los rojos, aunque su visión periférica es mucho más amplia que la del hombre, todo hay que decirlo.

Si de observar los ojos de nuestro perro como prevención para cuidar su salud se trata, uno de los detalles que nunca podemos pasar por alto son los derrames, por pequeños que sean, los llamados derrames intraoculares pueden ser una de las consecuencias de desórdenes circulatorios serios.

Los perros pueden desarrollar también conjuntivitis como los seres humanos que se detecta a simple vista por la inflamación y el enrojecimiento de los tejidos situados alrededor del globo ocular. Suele suceder que la actividad de los perros los pone en contacto con agentes infecciosos, bacterias o parásitos, y que incluso le desencadenan la hinchazón y la rojez del entorno exterior del globo ocular.

El picor que produce al perro la inflamación le lleva a rascarse y a empeorar el cuadro del malestar. Algo que siempre tenemos que tener presente.

Los pastores alemanes, por ejemplo, suelen desarrollar queratitis superficial crónica, una inflamación de la córnea, y los más pequeños, las razas de perros lanudos de compañía están más expuestas a problemas oculares si el pelo queda en contacto permanente con los ojos.

Gafas de sol perrinas

Protege la vista de tu mascota

Los huskys siberianos, por ejemplo, tienen una fuerte tendencia a desarrollar cataratas, alrededor de un 15% de los perros la desarrollan y si no son tratados convenientemente pueden perder la vista y quedar ciegos. Es más, las cataratas pueden ser hereditarias en algunas razas como el cocker spaniel, el caniche, el schnauzer, el fox terrier, el golden retriever, el labrador, el pequinés o el old english Sheepdog.

Es importante detectar cierta opacidad u ojos de tonos azulados en los perros para prevenir las cataratas, porque no siempre los animales modfican de forma notoria su conducta a pesar de una merma en la capacidad de visión.

Para prevenir cualquier tipo de infección de los ojos de los perros, existe en el mercado muchas marcas y tipos de lociones para la limipeza ocular que podemos comprar en cualquier tienda especializada en perros. Estas lociones evitan la desecación de los ojos, al tiempo que no irritan sus mucosas, y eliminan la suciedad que se concentra sobre todo en el lagrimal.

Otra forma de prevención indirecta para la vista de nuestro perro es tener en cuenta que los alimentos que consuma, los piensos y la comida en general, contenga dosis adecuadas de vitamina A. La vitamina A estimula el crecimiento de los epitelios y la defensa contra las infecciones y es necesaria para mantener las condiciones de visión del perro, su carencia puede degenerar en xeroftalmía, sequedad en los ojos.

Otra vitamina que debemos buscar en las etiquetas de la comida de nuestros perros, en los piensos que les proporcionamos y que podemos comprar en la tienda de animales, es la B2 que interviene en los procesos de la respiración celular y en el metabolismo de aminoácidos y grasas, su carencia persistente genera lesiones oculares especialmente dañinas. Si no estamos seguros de su presencia en la alimentación del perro siempre podemos dejarnos asesorar por el profesional de nuestra tienda de confianza o por el veterinario de referencia de nuestro perro.

La vista de nuestro perro no es su sentido más fuerte, el olfato, la supera con diferencia, pero tal vez por esa razón, porque la agudeza de otros sentidos puedan enmascarar una pérdida de visión, cualquier cuidador dedicado a su mascota, deberá tener presente que para un perro la vista también cuenta.

Anuncios

La comida humana en la dieta de los gatos

El perro y gato domésticos tienen necesidades alimenticias propias de sus metabolismos y de sus especies. Alimentar a un perro o a un gato con las sobras de la comida o con la misma alimentación humana es un error muy extendido que, a la larga, puede perjudicar la salud de los mismos animales. Nunca se satisfacen las necesidades nutricionales de las mascotas y se corre el riesgo de una ingesta de calorías fuera de todo control. A continuación ofrecemos una serie de recomendaciones para una correcta dieta de gatos, esperando que les resulte útil.

Si la dieta de los gatos estuviera basada en la comida para humanos, o como sucede en algunos casos en los que perros y gatos conviven, el felino se alimentara con comida para perros, lo estaríamos privando de nutrientes esenciales. Perros y gatos se alimentan de diferente forma y asimilan sus alimentos de manera muy diferenciada.

Gatos

Gatos sanos gracias a una buena dieta

Así, por ejemplo, los perros pueden obtener vitamina A de la metabolización del betacaroteno, pero los gatos necesitan de un aporte extra. El gato tampoco puede sintetizar por sí mismo el araquidónico, un ácido graso, o la taurina, un aminoácido, que no pueden faltar en su dieta. El sodio, que se añade a los alimentos para destacar el sabor, para hacerlos más agradables al paladar humano, es, en cambio, muy dañino para el perro.

La dieta de los gatos tampoco pueden comer cebolla o ajo, porque contienen compuestos que destruyen, en diferente medida, los glóbulos rojos y generan anemia en el organismo de los felinos. Algunos aditivos artificiales, como el BHA, que evita la decoloración de ciertos alimentos y que está presentes en la bollería que consumen los humanos, pueden ser un problema serio para la salud de los perros de compañía. El limón, incluso, puede resultar venenoso para algunas variedades de gatos.

Los estimulantes tan consumidos entre los humanos como el café, el té, los picantes o el chocolate, tienen efectos devastadores en los felinos. La teobromina que contienen el café o el té ocasionan deficiencias en la contracción del corazón, conviritiéndose en activadores de los procesos diuréticos y como agentes precursores de deshidrataciones persistentes en los animales más sensibles.

El chocolate común, que podemos comprar en cualquier tienda, incluye también en su composición alcaloides de metilxantina que pueden provocar constricciones de las arterias y el aumento descontrolado del ritmo cardiaco en los perros que pueden resultar igualmente fatales. Si a ello, se le añade el gusto que tienen algunos canes por la golosina del chocolate, tendremos servido un riesgo potencial. Medio kilo de chocolate con leche, puede acabar con la vida de un perro mediano.

Otra sustancia, la tiaminasa, está presente en el pescado crudo. Un ingrediente, que ingerido de forma regular elimina la posibilidad de asimilación de la vitamina B del organismo de los gatos. Por tanto, se recomienda la ingesta de pescado cocinado al vapor y no crudo. Un dato importante sobre la alimentación felina que muchos cuidadores pasan por alto por desconocimiento.

Una dieta muy rica en hierro, en la que abunde la presencia de hígado crudo o cocinado, o con dosis de vitaminas para humanos, supone otro peligro para la salud de los gatos. Las bebidas alcohólicas, por la dificultad con la que los animales sintetizan el alcohol, o los pescados con espinas o huesos muy menudos, son, aunque obvios, riesgo añadidos que se han de evitar en las comidas tanto de perros como de gatos caseros.

Vegetales aparentemente inocuos, a nuestro alcance en cualquier tienda, y hasta considerados también como una golosina para los perros, pueden afectar seriamente a la salud, como las semillas de frutas, como las del durazno y el damasco; y las de algunas partes de plantas comunes, como el tomate, la espinaca, la azalea, la adelfa, la belladona, la dedalera, el ricino, o las mismas hojas del aguacate.

Los gatos, al igual que los humanos de raza negra, oriental, y muchos de raza blanca, tienen intolerancia a la lactosa. Por éso, y contra lo que se considera un mito, al gato no se le debe dar demasiada leche de vaca ni sus derivados. En tiendas especializadas se vende leche baja en lactosa, adaptada para felinos, que es la más adecuada en el caso de gatitos que aún toman leche. Si a un gato le gusta dar lametones a la tapa abierta del yogur o a los restos del bol de cereales con leche, lo más razonable es dejar que disfrute de su momento de gloria, tarde o temprano se cansará y se hartará. La leche, la justa en la dieta de perros y gatos, adaptada a sus condiciones animales y físicas.

Siempre podremos jugar con nuestras mascotas, pero nunca con su alimentación.