Posts Tagged ‘salud gatos’

¿Por qué tu gato vomita un líquido amarillo?

En principio, si tu gato vomita líquido amarillo no debería causarte alarma. Por regla general, ese fluido amarillento es bilis mezclado con ácidos del estómago. Lo más probable es que el gato vomitara con el estómago vacío. Y a menos de que el gato regurgite repetidamente líquido con esa misma apariencia o de que sospechemos que ha podido ingerir algo venenoso; hay que dejarlo estar. Lo mejor que puedes hacer en estos casos, es tener a la mascota en observación un día completo para comprobar que no vuelve a suceder.

El gato vomita bilis: ¿Cuándo hay que acudir al veterinario?

El gato vomita bilis: ¿Cuándo hay que acudir al veterinario?

Por lo general, la comida ingerida permanece en el organismo del gato durante unas ocho horas. Si un gato vomita después de comer, es fácil que entre los restos de su alimentación se deje ver algo de mucosa. Si el gato vomita líquido amarillento, es obvio que el animal ha regurgitado con el estómago vacío y lo que ves es bilis.

Hay muchas razones para explicar porqué los gatos vomitan repetidamente. Por ejemplo, puede haber ingerido algo que no pueda digerir y que lo que sea esté en su estómago o en su esófago provocándole arcadas.

Enfermedades

Algunas enfermedades serias producen vómitos repetidos en los gatos, como el cáncer, las dolencias hepáticas, los problemas con el tiroides o el llamado gusano del corazón.

Cuando el gato vomita bilis, es porque, como decimos, el estómago del animal está vacío. El ácido biliar irrita la mucosa estómacalis y desencadena los vómitos. Algo que suele ser común entre los gatos a los que se le juntan las comidas.

Si tu gato vomita bilis, cambia el régimen alimenticio. Haz que coma cuatro o cinco veces al día pero con cantidades más pequeñas. O, todo lo contrario, ofrécele comida abundante por la mañana y no le pongas durante el resto del día.

Para algunos cuidadores de gatos, esta es la fórmula que les resulta más adecuada para alimentar a una mascota cuando trabajan fuera y no se está en casa para volver a ponerle comida.

Si este es tu caso, hay sistemas de alimentación temporizada que liberan una cantidad programada de pienso. Un tipo de dispositivo que podrás encontrar y comprar en cualquier tienda de animales especializada.

En el caso de que el gato simplemente tenga un malestar estomacal, muchos veterinarios recomiendan darle de beber a la mascota una taza de té de menta fuerte. Hay que dárselo a beber frío con un gotero. La menta alivia el estómago y reduce las náuseas.

Los alimentos a base de carne en gatos jóvenes pueden ser también agentes provocadores de náuseas. En ese caso, asegúrate de que la carne es un puré y no contiene trozos. También evita los alimentos ricos en sodio, sí en sal, y los que tengan condimentos añadidos.

Algo más. Si encuentras que en los vómitos, además de la bilis, hay sangre, lleva a tu gato con urgencia a un veterinario de confianza, porque podemos estar ante una herida interna, una úlcera o un tumor no detectado.

Si el vómito persiste dos días, también debes preocuparte, y si huele muy mal y lo percibes con materia fecal o tu gato no ha bebido agua en mucho tiempo. La deshidratación es un problema serio en gatos que vomitan de manera muy seguida.

Alértate de igual modo si tu gato vomita pero también muestra otros síntomas, como problemas respiratorios, diarreas, fiebre, apatía, hinchazón abdominal o pérdida de peso.

Por último, cuando lleves el gato al veterinario, no dejes de llevar una muestra de los vómitos para que pueda hacerse una idea de a qué se problema de salud se está enfrentando tu gato. El especialista veterinario podría detectar, en su caso, la presencia de toxinas o la existencia de algún parásito.

Medios, modos y maneras de mantener a raya el sarro de los gatos

La higiene dental en los gatos es muy importante para mantener la salud de estas mascotas. Lo es, sobre todo, para prevenir el mal aliento y los daños en las piezas dentales y en las encías.

Dentadura sana

Dentadura sana

Las estadísticas dicen que siete de cada diez gatos adultos padecen caries o algún tipo de daño en las encías como consecuencia de una mala higiene dental. Y el sarro está a la cabeza de las condiciones que arruinan la salud de la boca de estos animales de compañía. Pero ¿qué es el sarro?. El sarro es una pequeña película de color amarrillo o marrón que se deja ver sobre los dientes de los gatos y en la piel que forma las encías. El sarro se forma con el tiempo y por una limpieza inadecuada de la boca.
Sí, exactamente como sucede en el caso de las personas. En este sentido, no hay ninguna diferencia. La superficie de sarro se forma con los restos de la comida. Si esta película no se retira en el plazo de dos o tres días con una limpieza adecuada, acaba colonizada por bacterias. En un proceso avanzado, la mineralización que aporta la saliva calcifica el sarro formando depósitos duros que con el tiempo se convierten en placas. El sarro produce mal aliento o halitosis, el sangrado de las encías, infecciones, abscesos, diferentes enfermedades como la gingivitis y, en casos extremos, se puede llegar a perder piezas dentales. Algunas razas de gatos están más expuestas a los problemas dentales derivados del sarro por su genética o por su estructura maxilofacial.

Protección

Pero hay muchas formas de mantener el sarro bajo control en los gatos. Con una dieta adecuada, con el uso de juguetes especiales para gatos y hasta con un cepillado regular. Vamos a explicar cada uno de estos supuestos.

Masticar alimentos con texturas duras ayuda, y mucho, a arrancar los depósitos de placas en los que se convierten las zonas con sarro en la boca de los gatos. Hay no pocas dietas recomendadas para mejorar la higiene bucal de los gatos. Ahí están las croquetas para gatos adaptadas para este tipo de higiene. Suelen ser más grandes que las croquetas normales y se las puede encontrar y comprar en cualquier tienda de animales corriente. Estas croquetas grandes para gatos obligan a las mascotas a masticar más.

Fibras

También hay dietas en las que abundan piensos con una gran cantidad de fibras naturales que se convierten también oportunos agentes limpiadores.

Si tu gato padece alguna enfermedad renal y sólo puede consumir una alimentación seca, aún hay otros medios para la eliminación del sarro y de la placa. Lo más recomendable en estos casos es comentarlo con el veterinario de confianza que sabrá aplicar el procedimiento más adecuado para un caso tan específico. Normalmente, proporcionando esa alimentación como chuchería.

Aunque la ida de cepillar los dientes a los gatos parece un poco exagerada, has de saber que tu gato necesita de un cepillado de la boca diario para evitar la acumulación de sarro. Y es que el sarro puede ser eliminado por las croquetas grandes pero en modo alguno la placa.

Hay infinidad de golosinas para gatos masticables que son muy beneficiosas para la salud bucal de estas mascotas. Lo mismo, consulta a tu veterinario y recuerda que hay una gran variedad de golosinas para gatos que evitarán que tu mascota caiga en la monotonía de sabores. Ya sabes cómo son los gatos. Algunas golosinas tienen sabor a carne, otras, en cambio, están trufadas con saborizantes de menta y así.

Las golosinas dentales son muy importantes para los gatos que tienen una dieta húmeda y no se puede sustituir por una alimentación para el control del sarro por razones veterinarias.

Los gatos necesitan de juguetes para orientar su gran actividad física y para mantenerlos ocupados en el desarrollo de sus actividades. En cualquier tienda de animales hay todo tipo de juguetes para gatos con los que estimular la actividad de estas mascotas al tiempo que son medios perfectos para mantener el sarro a raya. Piensa en todas estas opciones.

Claves, inconvenientes y beneficios de la hierba para los gatos

La hierba para los gatos, la llamada hierba gatera, ha demostrado ofrecer notables beneficios nutricionales para estas mascotas. A pesar de que los gatos son animales carnívoros, también disfrutan comiendo hierba. Para asegurarse de que la hierba de gatos está libre de agentes químicos y de que no resulta tóxica para su mascota, acuda siempre a comprar esta comida a una tienda de animales de confianza.

Hierba gatera

Hierba gatera

La hierba gatera es beneficiosa para los gatos por motivos como éstos:
– Estimula la digestión y el flujo sanguíneo. Los gatos con una alimentación rica en proteínas pueden tener dificultades en la digestión. La hierba para gatos contiene fibra y aminoácidos que mejoran el tracto intestinal y previenen la diarrea y el estreñimiento. Además, las hierba gatera presenta moléculas de clorofila que son similares a las moléculas de la hemoglobina y que ayudan a estimular el flujo sanguíneo y, lo mismo, la digestión. Desintoxicación y vómitos
– Desintoxicación naturalizada. La hierba para gatos, en especial la de trigo, representa un beneficioso desintoxicante. La hierba ayuda a evacuar las toxinas que se acumulan en los órganos del cuerpo de los gatos de manera natural.
– Un vomitivo muy eficaz. Los gatos suelen comer hierba cuando quieren provocarse el vómito. Si la hierba no se mastica correctamente, su textura puede irritar el interior del estómago e incitar al vómito. El vómito puede resultar útil también si el gato ha ingerido algún tóxico o si busca regurgitar una bola de pelo.

Las bolas de pelo se acumulan en el estómago de los gatos debido a que estos animales suelen acicalarse con la lengua arrancando pelos e ingiriéndolos de forma involuntaria. Las bolas de pelo se suelen eliminar de manera natural, aunque la hierba gatera puede ayudar bastante.

– Fuente de vitamina E. La hierba gatera contiene una gran cantidad de vitamina E, de las más importantes de entre las liposolubles antioxidantes. Se trata de un componente natural que ayuda a regenerar las células del cuerpo. La hierba de trigo para gatos contiene una gran cantidad de vitamina E. Los antioxidantes reducen el riesgo de enfermedades del corazón y el cáncer y mejoran las condiciones de inmunidad del organismo.

– Fuente de vitamina B. La hierba de los gatos contiene también una gran cantidad de vitamina del grupo B. La niacina, o B3, o la vitamina B12. La vitamina B acelera el metabolismo, mantiene la salud de la piel y del pelo del animal, fortalece el sistema inmunológico, previene la anemia, reduce el riesgo de cáncer de páncreas y estimula el sistema nervioso.

Algunas precauciones

Los gatos que consumen hierba pueden también estar en peligro por el riesgo de comer algunas plantas verdes que pueden resultar tóxicas para su organismo. Algunas de estas plantas o frutos que los gatos no deberían comer son el aloe vera, el muérdago, los narcisos, los higos, el rododendro o las plantas de las cebollas.

Otro riesgo asociado a comer plantas de manera libre es el de la ingesta de pesticidas y fertilizantes que pueden desencadenar una reacción alérgica o incluso envenenar a los gatos.

Si quiere estar seguro de que su gato no come las hierbas que no debe, evite que salga al jardín o se acerque a zonas con vegetales potencialmente peligrosos. Aún más, si tiene la oportunidad, plante usted mismo semillas de hierbas de trigo. Será uno de los platos especiales de su gato. Una cosecha casera muy, pero que muy saludable. ¿qué le parece la idea?. Hierba gatera.

La delicada salud de los gatos persas: todo lo que debes saber

Los gatos persas son animales con algunos problemas de salud que sólo son propios de sus dos razas, la de los persas comunes y la de los llamados ultra persas. Si estás pensando en compar un gato persa en una tienda de animales, debes, al menos, estar al tanto de con qué afecciones te encontrarás a lo largo de la vida de la mascota. Porque, te lo adelantamos, son animales con una salud potencialmente delicada. Así, ¿cuáles son esas dolencias de los gatos persas?.

Gato persa - una de las razas más antiguas

Gato persa – una de las razas más antiguas

Pues, te digo. Los gatos persas suelen tener problemas respiratorios, problemas en los senos paranasales, especialmente la variedad ultra persa. El gato ultra persa tiene un cráneo marcadamente braquicéfalo, o, lo que es lo mismo, presenta una cabeza corta. Es como si el gato tuviera la cara rota.

Esa configuración craneal le da a estos gatos una mirada muy característica que los hace muy atractivos y llamativos, pero también que su respiración nasal sea entrecortada. Por contra, los gatos persas tradicionales, con un cráneo igual al de todos los gatos comunes, no tienen ningún problema para respirar. Narinas estetónicas Los gatos ultra persas tienen narinas estetónicas que quiere decir fosas nasales más pequeñas de lo normal. Ésto hace que esta variedad de gatos tengan esa respiración entrecortada de la que hablábamos, pero también una propensión a desarrollar congestiones nasales e irritaciones de nariz. Pero el gato persa común también tiene sus achaques. Uno de los más evidentes es desarrollar entropión, que ocurre cuando el párpado del gato irrita el ojo por girarse hacia adentro de manera natural. A la larga, esta disposición anómala del párpado le provoca infecciones en los ojos a los gatos persas comunes. Algunos criadores de gatos que saben de esta malformación, se esfuerzan en cruzar a las mascotas de tal forma que las crías no hereden la tara.

Pero seguimos, porque los problemas de salud de los gatos persas no acaban aquí. Hablemos de la epífora, también localizada en los ojos del animal y que se deja sentir como un desgarro crónico en los ojos. Es un rasgo que también se hereda. Sí, también por la formación de una estructura ósea inusual sobre la cara.

Con esa configuración craneal, los ojos se desplazan más hacia atrás de su posición normal en la cabeza, lo que provoca, a su vez, un intenso y continuado lagrimeo. En la mayoría de los casos, todo hay que decirlo, la epífora sólo provoca una irritación leve en los ojos de los gatos. Molesta sí, pero se trata de una afección leve. Circunstancia que puede ser tratada con éxito con antibióticos de aplicación local.

Más rasgos heredados por los gatos persas y más dolencias en los ojos: la atrofia progresiva de la retina. Aunque el gen portador de la enfermedad es recesivo, es frecuente verlo aún entre los gatos de esta raza.

Con la atrofia progresiva de la retina, los fotoreceptores de los ojos, las células que se aplican en la visión para absorber la luz, envían señales nerviosas equívocas al cerebro para ser interpretadas, y, a la larga, acaba desencadenando la ceguera en el animal.

Pieles sensibles

Pero pasemos de los ojos a la piel de los gatos persas y sus especificidades. La piel de estas mascota es gruesa y necesita de un cuidado constante para mantener su bienestar y su salud. Su piel es extremadamente sensible, tanto, que puede provocárseles reacciones alérgicas cuyos orígenes pueden ser difíciles de rastrear. En unos casos, puede ser el suavizante que se ha aplicado en el lavado de la pieza de tela que sirve de cama al gato; en otros, la reacción a un medicamento lo que hace que el animal pierda pelo.

Y para cerrar este capítulo sobre la delicada salud de los gatos persas, refirámonos a su corazón. También suelen desarrollar afecciones cardíacas cuando los gatos alcanzan cierta edad, pero igualmente puede haber una predisposición para dolencias de este tipo de naturaleza genética.

Una de las más habituales es la cardiomiopatía hipertrófica que se puede definir como el engrosamiento de los músculos del corazón con la consecuente inflamación de esta parte tan vital del organismo. Todo ésto hace que la sangre tenga complicado el bombeo de salida del corazón y el abastecimiento de fluido vital de manera equilibrada en todo el cuerpo del animal. Circunstancia que obliga al corazón a sobreesforzarse para mantener la irrigación.

Si bien esta dolencia suele ser mortal, también hay tratamientos con los que poder sobrellevarla y, con ello, prolongar la vida de la mascota. Éso sí, hay que detectar a tiempo la dolencia para actuar en las primeras etapas de la vida del gato. Por éso, lo que siempre recomendamos, estar atentos al comportamiento de los gatosy ser sensibles a sus estados de salud y apostar por los chequeos regulares. Apostando por la salud de nuestros pequeños amigos de casa.

La nutrición de los gatos por encima de las condiciones genéticas

La genética es un factor determinante en las condiciones de vida y en la salud de los mamíferos, sólo tenemos que vernos a nosotros mismos como humanos para comprobarlo. La herencia es un factor clave. Forma parte de uno de los campos de avance científico más extraordinarios de nuestro tiempo y, tal vez, por éso, parece que no es sólo un factor determinante, sino que es clave.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para gatos

La importancia de una buena nutrición.

La importancia de una buena nutrición.

Lo es, pero no tanto. Hay otros en las que los seres vivos se juegan su salud y su futuro cada día. Uno de ellos es la nutrición. Podemos disfrutar o padecer unas determinadas condiciones genéticas, pero si la alimentación no es equilibrada y correcta, hacemos mucho por abrir la puerta de nuestro organismo a los problemas de salud En ese sentido, una buena alimentación es clave.

Si hablamos de mascotas, de gatos, aún debemos hilar más fino. Los gatos son animales extraordinariamente sensibles a las carencias nutricionales. Tienen extraordinarias habilidades, la naturaleza los ha convertido en animales muy especializados, pero resultan muy vulnerables a las deficiencias en la alimentación.

Si usted tiene gatos, seguro que le interesa seguir leyendo lo que tenemos que compartir sobre su alimentación específica. Veamos, para empezar, cómo se llevan los gatos con las proteínas.

Proteínas

Las proteínas han de incluirse en la comida de los gatos sí o sí. Son una fuente de energía principal para unos animales que son más activos de lo que parece. Las proteínas ayudan a la producción de anticuerpos, a la de las enzimas, a las hormonas y a la salud de los tejidos.

Huevos, carnes y pescados son fuentes básicas de proteínas para los gatos. Las proteínas animales son las que necesitan los gatos, no las de origen vegetal que nos se corresponden con sus niveles de necesidades nutricionales. No olvide éso cuando acuda a comprar la comida de los gatos a una tienda de animales, fíjese en el etiquetado y rechace piensos basados exclusivamente en proteínas vegetales.

Grasas, vitaminas y minerales

Los gatos también necesitan de grasas que pueden tomar de las carnes o de aceite vegetales. Los gatos precisan muy especialmente de dos tipos de grasas, las linoléicas y las araquidónicas que se localizan en las carnes. Grasas y vitaminas han de ser solubles en agua para asegurar que puedan ser asimilables por el metabolismo de los gatos.

Las vitaminas fundamentales para los gatos son las A, K, D y E, pero también las del complejo E y la C. Si el gato no recibe buenos aportes, entonces hay que corregir la dieta y en el momento de la recuperación pasar a un plan B añadiendo suplementos recetados por un veterinario de confianza.

Los minerales obran el milagro de ayudar a la formación y la consolidación de los huesos y los músculos de los gatos. La lista de minerales es larga, como sucede con los humanos, pero ha de incluir calcio, magnesio, potasio, cloro, cobre, hierro, selenio o zinc. Todos, se pueden encontrar igualmente en carnes y pescados y en los huevos.

La comida de los gatos, como seguro que ya sabrá, se presenta seca en forma de piensos o húmeda en latas, ambas disponibles habitualmente en tiendas de animales. En esas preparaciones los cuidadores de gatos pueden encontrar todos los nutrientes que necesitan las mascotas.

No obstante, la comida seca, los piensos suelen tener una mayor cantidad de carbohidratos y menor de proteínas. Hay que tener en cuenta que los gatos necesitan en su dieta diaria no más de un 5% de hidratos de carbono. La comida enlatada tiene menos hidratos de carbono. La enlatada se suele recomendar a gatos con sobrepeso o que tienen algún tipo de enfermedad renal.

Los alimentos secos, por contra, ayudan a prevenir la aparición de placa dental y sarro. En la tiendas de animales se pueden encontrar pequeñas golosinas que sirven como alimento, pero también como medio para fortalecer las encías.

Los gatos pequeños, los lactantes o los animales enfermos necesitan de dietas equilibradas adaptadas a sus condiciones de vida, edad o salud. Algo que tiene que estar respaldado insistimos por la opinión de un veterinario que conozca cada caso.