Posts Tagged ‘prevención’

4 causas para la hinchazón de los hocicos de los perros

Los seres humanos somos muy perspicaces a la hora de entender de estados de salud y de las situaciones emocionales de los demás. Nos basta con mirar cara a cara a quienes nos importan para apreciar en sus rostros cambios de estados de ánimo y de salud. Solemos decir que la cara es el espejo del alma, pero nos olvidamos de reconocer que también lo es de la salud.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para perros sanos

Nuestras mascotas tambien pueden sufrir molestas alergias

Nuestras mascotas tambien pueden sufrir molestas alergias

No hay secreto, es parte del marcado espíritu socializador de nuestra especie. Por esa razón, cuando empatizamos con nuestra mascota, cuando nos importa su estado de salud, buscamos en ellas esos mismos patrones que nos devuelven información muy cercana de cómo se encuentran. En ese sentido, nuestros perros están de suerte, porque estamos atentos a ellos por naturaleza.

Una de las patologías más comunes que podemos observar en la cara de los perros es la hinchazón de su hocico. Hinchazón, que, dependiendo del desarrollo de la afección, puede ser leve, o casi imperceptible, o resultar abultamientos escandalosamente grandes que pueden llegar a intimidarnos.

Sin embargo, más allá de la misma deformidad, lo que nos debe preocupar en estos casos no es lo que apreciamos, sino lo que no vemos. Cómo están las vías respiratorias del hocico. De la misma manera que se producen abultamientos hacia afuera, también se pueden experimentar hacia adentro en la zona nasal y dificultar la respiración.

De todo éso vamos a hablar en este comentario. En la idea de que, además de ser perspicaz y observador con las facciones de su mascota, también será sensible a las consecuencias de esos abultamientos e hinchazones de sus hocicos.

Piense que una intervención a tiempo, permitirá adoptar un tratamiento adecuado y, en consecuencia, evitarse las complicaciones. Veamos las causas más comunes de las hinchazones en los hocicos de los perros. Cuatro habituales:

-Infecciones. Las infecciones son las causas más comunes de las hinchazones en los hocicos de los perros. Todo puede comenzar con un corte o una punción previa. Verá que, en un estado avanzado de la afección, a los perros cualquier toque de hocico les resulta doloroso.

Si la lesión es grave, el veterinario tendrá que prescribir sí o sí antibióticos para el tratamiento. Acudir a un especialista es, qué menos, que una obligación. La afección puede empeorar en cuestión de horas.

Y la consecuente pérdida de apetito de los perros no hará más que agravar la afección. Los perros no querrán su comida, no estarán por sus piensos. El dolor los consumirá. Piense, además, lo molesto que puede ser masticar moviendo los músculos hinchados del hocico.

-Reacciones alérgicas. Hablamos de reacciones alérgicas, resultado de la picadura de abejas o de cualquier otro insecto. Ya sabe lo curiosos que son los perros y cómo son capaces de meter literalmente sus narices en todos lados. Hay medicamentos específicos que han de ser recetados por veterinarios y cuyas dosis dependen del peso del animal. Recuerde que este tipo de medicamentos específicos no pueden ser prescritos por una persona de una tienda de animales, la salud de la mascota está en juego.

-Mordeduras. Las mordeduras de otros animales pueden ocasionar también hinchazones en los hocicos de los perros, resultado de heridas abiertas o golpes, que pueden complicarse con infecciones si no son tratadas a tiempo.

-Intoxicación por acetaminofeno. Este agente puede inflamar el hocico de los perros, y no sólo de la punta de la nariz o la boca, sino también de algunas zonas más extensas de la cabeza. Se suelen hinchar del mismo modo las encías y el babeo puede ser persistente. Hay que tratar al animal con suma rapidez y, en casos muy extremos, se llega a realizar hasta transfusiones de sangre para contrarrestar los efectos del agente contaminante en el hígado de la mascota.

Visto lo visto hasta aquí, independientemente de la causa de la hinchazón del hocico de su perro, insistimos, no lo dude, busque ayuda de un especialista si su mascota presenta problemas para respirar o tiene vómitos. Las horas, todos los minutos cuentan.

Anuncios

Gatos con lombrices en busca y captura

Los gatos tienen unos enemigos casi invisibles y bastante letales en cada una de las diferentes variedades de gusanos. Gusanos como las tenias, las temidas lombrices, los tricofélaos o los nemátodos. Parásitos que no sólo pueden transmitirles a los gatos una completa variedad de enfermedades, sino que, además, resultan altamente contagiosos.

Se puede mantener la buena salud de nuesta mascota siguiendo pautas sencillas

Se puede mantener la buena salud de nuesta mascota siguiendo pautas sencillas

La mejor estrategia contra estos pequeños animales empieza por una buena prevención. Una prevención que ofrecerá garantías para mantener la salud de los gatos y, por extensión, la de otros animales de compañía que hagan hogar con nosotros.

Así, ¿qué hacer para prevenir la aparición de esta fauna en nuestros gatos?

-Limpieza exhaustiva de las materias fecales. Sea cuidadoso con los excrementos y con toda la serie completa de fluidos corporales de sus gatos. No deje que permanezcan al aire libre por mucho tiempo, ni siquiera en su jardín. No deje que su mascota entre en contacto con ellos. Los excrementos son un hábitat ideal para éstos y otros parásitos comunes de los gatos como nos recordará un responsable de una tienda de animales con experiencia a donde acudamos a comprar sus piensos, sus suplementos y su comida en general.

Observe cuidadosamente lo que come su gato. Es importante que supervise lo que come su gato cuando no está en casa, cuando entra en contacto con otros animales, roedores, pero también pajaros o incluso insectos. Todos ellos son vectores de propagación de parásitos que pueden afectar a la salud de su mascota. Piense que una vez que su gato ingiera, por ejemplo, una pulga, ésta pasará a su tracto digestivo y proliferar. Ojo, porque ofrecer carne cruda o poco hecha a su gato puede significar darle una ración no deseada de estos organismos patógenos.

Si se ha producido una contaminación con gusanos, aisle a su gato, especialmente, como comentábamos, si tiene otros animales en casa. Eso significa hacer sus comidas aparte, dormir en un lugar diferente y no compartir juguetes y especialmente los utensilios de su alimentación y sus cajas de arena para las necesidades. Los niños de casa también han de alejarse de los gatos, de su foco potencial de contaminación. Ojo con éso.

Si su gato está infectado, no de a otro gato o a su perro el mismo tratamiento. Consulte a su veterinario de confianza. No haga tratamientos preventivos -que es una forma de automedicar a las mascotas- a su manera. Hay toda una serie de medicamentos orales y de aplicación tópica para luchar contra este tipo de parásitos, del que el Drontal es el más popular.

Es importante que los gatos debilitados recuperen el tono de sus sistemas inmunitarios. Una dieta equilibrada y nutritiva, con sus suplementos irán en la dirección contraria de la afección. Los veterinarios suelen recomendar suplementos vitamínicos y hasta dietas reforzadas para restablecer la salud de los gatos afectados por estos gusanos.

Recuerde que los gatitos también pueden ser afectados por los gusanos cuando se alimentan de la leche de madres infectadas. Y esto es así también porque sus sistemas inmunitarios aún no se han desarrollado. Hay un calendario de desparasitación para gatitos al uso que recomienda la primera acción a las seis semanas de vida y luego a las ocho y a las diez. Es algo que le recordará un veterinario competente. En el caso de que la madre gato tenga parásitos de este tipo, la norma es esperar hasta después del parto para ponerla en tratamiento y eliminarlos.

Se suele recomendar como medida preventiva un examen de las heces una o dos veces al año y para comprobar que no tienen parásitos en el sistema digestivo.

Ya sabe cuales son las pautas. Se trata de la salud de su gato.

Bultos de perros que hablan por los poros

La piel de los perros no es muy diferente de la de los humanos. Como la de las personas, están sometidas a obstrucciones de poros, infecciones, degradaciones naturales, o no, que pueden representar inconvenientes y problemas para su salud.

Patrocina Mascotasana: Productos para perros

Durante el peinado del pelaje de nuesrtra mascota podemos controlar si tiene bultos o no

Con seguridad, uno de los problemas de la piel y del pelaje de los perros que más inquietan a los cuidadores de esas mascotas sean los bultos, sobre todo, por su tamaño, por la forma de aparecer, en ocasiones, sorpresiva, por sus consistencia y porque es frecuente también desconocer su origen.

En estas líneas, hablaremos de los tipos diferentes de bultos que podemos encontrar en el pelaje de los perros, sus orígenes, y, en su caso, el tratamiento más conveniente que puede estar en manos del cuidador o del veterinario. Vamos con esos bultos.

– Quistes sebáceos. Los quistes sebáceos surgen a partir de un mal o deficiente funcionamiento de alguna o algunas glándulas sebáceas. La secreción obstruye una parte de la piel generando ese preocupante abultamiento en la piel de los perros.

Su extirpación es bastante sencilla. Un veterinario competente sabrá reconocer el origen de ese bulto y hasta podrá acabar con él casi sobre la marcha.

El origen de estos quistes pueden relacionarse en algunos casos con la comida, con la alimentación de los perros. Por tanto, si su mascota tiene tendencia a formar quistes en su piel, consulte cómo debe modificar sus piensos.

– Lipomas. Los lipomas son pequeños tumores de origen graso que también suelen ser frecuentes en perros de mediana edad. Los lipomas no suelen ser malignos, pero deben atajarse a tiempo.

– Verrugas. Si los lipomas afectan a perros de cierta edad, las verrugas son más frecuentes en animales jóvenes. Suelen aparecer tras una infección viral, y, por lo general, no requieren una intervención quirúrgica.

– Hematomas. Los hematomas, ya lo sabe, son concentraciones de sangre que se acumulan cuando se produce algún golpe sobre la piel. En casos más serios, pueden producir un ligero abultamiento que llega a preocupar a los cuidadores, o pasar desapercibido, escondido entre el pelaje también oscuro de la piel de los perros. Lo importante no es tanto el hematoma, sino la consecuencia del impacto en el cuerpo del animal, en la arquitectura ósea.

Por cierto, los hematomas son un detalle que debería observar en el momento de comprar un animal en una tienda de animales. Los hematomas nos podrán contar cómo es el carácter de los perros, qué cuidados han tenido en cautividad antes de que nos decidiéramos por ellos y qué taras pueden tener como consecuencia de esos impactos que revelan esas manchas oscuras.

– Abcesos. Los abcesos son pequeñas bolsas de pus que se forman alrededor de las heridas y que son parte del proceso de infección. La pus es parte de la lucha que pone en marcha el sistema inmunológico del animal para defenderse de la infección en el área afectada. La derivación del perro a la consulta de un veterinario es lo que prima en estos casos de infección que requieren observación y tratamiento.

– Pápulas. Son abultamientos que se detectan también en la piel de los perros y que suelen tener un origen alérgico. Tal vez la comida, determinada intolerancia a una alimentación, incompatibilidad del animal con alguno de sus piensos.

– Tumores. Los tumores de mastocitos son los que deberían preocuparle de verdad de nuestra lista de bultos detectables en perros. Muchos son benignos, pero otros no, son cancerígenos y muy peligrosos. Los tumores son también una defensa natural del organismo del perro contra agentes patógenos. Los mastocitos producen una hinchazón evidente que ha de ser observada y tratada igualmente por el veterinario.

Como siempre recomendamos, contra cualquier afección de los perros, la mejor medicina es la prevención. Acostúmbrese a palpar a su mascota buscando esos abultamientos de la piel indeseables. Cuando lo acaricie, cuando lo bañe o cuando lo cepille. Es parte de su dedicación en favor de la buena salud de su animal de compañía.

Bultos de perros que hablan por los poros.

Evenenamiento en los perros, cómo ganar tiempo a la absorción

Los perros son animales extraordinariamente curiosos. Lamen, huelen, husmean por donde pasan, todo lo que tocan, todo lo que puede ser su comida, su alimentación, desde sus piensos a la vegetación de su alrededor. Es un comportamiento que forma parte de su conducta natural.

Aunque en caso de envenenamiento los primeros auxílios los podamos dar nosotros, habrá que acudir rápidamente al veterinario

Pero, también se trata de una forma de andarse por el mundo a cuatro patas que puede acarrearles graves consecuencias, la de resultar envenenados, bien por lo que huelen, bien por lo que creen que es comida y se llevan al hocico.

Prevenirse sobre lo que ha de hacer en el caso de que su perro resulte intoxicado por envenenamiento, es una forma de cuidar de su mascota con conocimiento de causa. En las líneas que siguen, vamos a proponerle dos maneras de tratar ese tipo de accidentes.

Una norma de prevención básica es mantener alejado del entorno de los perros todas aquellas sustancias que son potencialmente nocivas para su salud.

Entre ellas, todas las que guardamos a su altura y que pueden ser artículos para la limpieza del hogar, pero también plantas que crecen en su alrededor y que son potencialmente nocivas, para su sistema digestivo y recuérdelo también para sus vías respiratorias, para su piel, para el pelaje o para los ojos.

Tenga en cuenta también que los perros no tienen que oler o comer las sustancias nocivas, basta que las pise y que más tarde se frote con ellas con la que se ha quedado pegada en sus patas o en su piel. Téngalo muy en cuenta.

Si detecta que su perro ha sido envenenado o simplemente lo sospecha, los minutos cuentan, acuda inmediatamente a un veterinario. Pero en sus manos está el salvarle la vida si consigue retrasar la absorción de la sustancia venenosa ¿Cómo?

Con una tableta de carbón activado por cada kilo de peso del perro y, al menos, un litro de agua. Necesitará, en función del tamaño del perro, de un tubo estomacal para garantizar que la solución llegue al estómago del perro a tiempo.

Se trata de una cánula larga de plástico rígido que se introduce por el hocico de los perros y que podrá comprar en una tienda de animales especializada en perros. Treinta minutos después de haberle hecho ingerir al perro las tabletas de carbón activado, hay que proporcionarles un cucharada de sulfato de sodio por cada diez kilos de peso del perro.

Si no tiene el sulfato de sodio a mano, puede utilizar la leche, claras de huevo o incluso aceite vegetal, los mismos que usted suele comprar para usted, para su casa, y que tiene en la halacena o en el frigorífico.

Y es que el objetivo es proteger el estómago de la agresión del carbón activado. Por esa razón, también se utiliza la cánula, para evitar que la solución agresiva descienda y literalmente le queme el esófago a los perros.

Y vamos con la segunda fórmula de acción contra el evenenamiento de los perros. Si se trata de productos corrosivos como pueden ser lo de limpieza de los que hablábamos al principio del texto, por nada del mundo le provoque el vómito a su mascota.

Regurgitar los agentes químicos puede ser tan letal como la consecuencia de perforar el estómago de la mascota.

Si el veneno es ácido, dele una o dos cucharadas pequeñas de leche de magnesia, de hidróxido de magnesio, por cada dos kilos de peso corporal. Si, en cambio, el veneno es alcalino haga una solución de emergencia con tres partes de agua y una de vinagre o de limón exprimido. Ambas soluciones son un remedio paliativo y en modo alguno una solución que podamos considerar definitiva para responder a una crisis por envenenamiento o por intoxicación.

Haga lo que le recomendamos al principio de este comentario, vaya volando a su veterinario de urgencia. Habrá hecho lo más importante, evitar esa tan temida absorción del agente nocivo. Habrá ganado tiempo para la vida de su mascota que es lo importante.