Posts Tagged ‘higiene gato’

Cómo cambiar la arena de los gatos y ganar en el intento

Los gatos son animales de compañía que son muy sensibles a los cambios. Muy, muy sensibles. Algunos pueden derivar en problemas de salud, como las que ocasionan los cambios hechos con la comida, cambios en su consistencia, en su textura, en la preparación de su alimentación, alteraciones que puede provocarles rechazo, y, como consecuencia, dificultades en la nutrición y, a partir de ahí, enfermedades asociadas.

A los gatos les gusta la arena limpia.

A los gatos les gusta la arena limpia.

Otros cambios son en principio menos importantes, aunque, dependiendo de las rutinas de los gatos, afectados, pueden desencadenar otro tipo de malestares o alguna clase de inseguridad que también pueden desembocar en rechazos que resulten complicados de resolver. Los gatos son éso, especiales, muy especiales, y tal vez por éso también los amamos.

Un cambio que les puede afectar son los de sus arenas, el lugar que les hemos preparado para que hagan sus deposiciones. Arenas que podemos comprar en las tiendas de mascotas junto a sus piensos y suplementos. Un elemento fundamental de la higiene y de la convivencia con los gatos. Porque los piensos no sólo absorben las deposiciones, sino que además ayudan a eliminar los malos olores del ambiente doméstico.

En la línea de ofrecer consejos útiles, vamos con unos que nos ayudarán a resolver la complicada papeleta del cambio de arena sin generar efectos no deseados en el comportamiento y en la salud de nuestra mascota.

-Un solo cambio. Si ha de cambiar la caja de la arena y la misma arena, no haga las dos cosas al mismo tiempo. Tal vez sea demasiado para el gato. Cambie la arena, poco a poco, si de lo que se trata es de sustituir una marca por otra, o si lo que quiere es cambiar la consistencia del granulado por el motivo que sea o si acaso lo hace por variar las propiedades de absorción del material. Cambio gradual.

Cuando haya pasado algo así como dos semanas, ya puede proceder a sustituir el recipiente. Si es lo que necesita. Primero colocándolo con arena junto al antiguo, sí, con la nueva arena, y luego haciendo desaparecer el depósito original. Por favor, haga los cambios en el lugar de siempre, no coloque la caja de la arena en un sitio distinto.

Esto podría desconcertar al gato y provocarle sí, efectivamente, rechazo. Ese es un factor a tener en cuenta. Los gatos lo perciben todo. Sí, a su manera y de una manera que siempre sorprende.

Por supuesto que más cambios, como los de domicilio, los del color de las paredes, las sustituciones de las moquetas de casa y hasta las renovaciones en la cortinas de casa mientras estamos en la fase sustitución de la arena, pueden ir en la dirección contraria a la que queremos. La norma es hacerlo todo gradualmente. Y tomarse su tiempo.

-En caso de rechazo. Si por algún motivo el gato rechaza la nueva caja de arena o la misma arena, sea proactivo, recoja algunas de sus heces y colóquelas sobre la arena nueva, éso le dará la sensación al gato de que ya la ha usado y que todo está bien. Reconocerá los olores que le son familiares y empezará a sentirse tranquilo. Es una forma de hacérselo más agradable.

Ya ve que todo se reduce a naturalizar una intromisión en su mundo que no puede controlar y para la que no está advertido y preparado. Este tipo de circunstancias son asumidas por los gatos como alteraciones que les generan malestar y estrés en circunstancias no favorables y continuadas en el tiempo.

Anuncios

Gatos sin malas pulgas

Uno de los parásitos más temidos por los cuidadores de gatos es la pulga. Muchas de las personas que aman a los gatos desarman su interés por acabar con ellas por culpa de una idea equivocada sobre la supuesta higiene peculiar de los gatos -ya sabe, los gatos no se bañan-. Con ello, las pulgas salen ganando. Pero una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Gato con pulgas

Gato con pulgas

A un gato se le puede mantener su cuidado corporal sin abandonar la lucha contra las temidas pulgas ¿Cómo? Pues con collares antipulgas, con tratamientos tópicos u orales adaptados a los gatos y con champús y aerosoles. De todo ello vamos a hablar en las siguientes líneas en la idea de poner de relieve lo fácil que es apartar a las pulgas de los gatos.

Para empezar ¿cómo operan los productos antipulgas? Pues de una manera sencilla, rompiendo el ciclo vital de estos incómodos bichos. Eliminan a los huevos de las puestas efectuadas en la piel y en el pelaje de los gatos, a sus larvas y, en su caso, a los individuos adultos. Así, en este último caso, muertas las pulgas adultas, no habrá puestas futuras.

Hay que tener en cuenta, en todo caso, que una vez que se ha iniciado la infestación de las pulgas, éstas pueden ser difíciles de erradicar. Una forma igualmente sencilla es pasar diariamente la aspiradora para absorber las que se hayan colado en los lugares que frecuentan sus gatos, en las alfombras, cojines y demás.

Resulta imprescindible del mismo modo deshacerse de las bolsas de la aspiradora para evitar que puedan concentrar huevos sin eclosionar, lo que, a la larga se convertirá en un problema.

En el caso de su ropa de la cama, en el de las sábanas en las que le gusta dormitar a su gato, trátelas con cloro en los lavados habituales, hará desaparecer cualquier rastro de huevos y de minúsculas larvas que puedan contener.

Por lo que se refiere a su jardín, las plantas, la hierba pueden ser cómodos huéspedes circunstanciales para ese mismo tipo de precursores de las plagas de pulgas de los gatos. Asesórese para tratar las superficies ajardinadas de manera conveniente y con un tratamiento que sea compatible con su mascota. Pregunte en su tienda de animales, donde suela comprar sus piensos, sus suplementos, su comida.

-Collares antipulgas. Los collares antipulgas contienen productos químicos seguros y suficientemente estudiados que no hacen otra cosa que liberarse de manera controlada y que resultan absorbidos por el pelaje y la grasa corporal de la piel de los gatos.

Se trata de una buen sistema de prevención contra la aparición de estas plagas. Pregunte en una tienda de animales donde suela comprar los juguetes y todo para la alimentación de su gato.

-Tratamientos tópicos. Los agentes inductores de las preparaciones antipulgas se colocan en un lugar muy preciso, en los omóplatos de los gatos. Los tratamientos tienen una efectividad aproximada de unos treinta días y son los responsables de lo que comentábamos más arriba, de crear dificultades en la aparición de huevos, larvas y en el desarrollo de pulgas adultas.

-Tratamientos orales. Funcionan poco más o menos como lo hacen las de aplicación tópica en pastillas. Se administran dándolos a comer a los gatos y tienen una duración efectiva de treinta días. Los efectos contra las plagas de pulgas son exactamente los mismos que los de usos tópicos. Las cantidades de pastillas dependerán del peso, del sexo y del estado general de los gatos.

-Champús antipulgas. Se emplean especialmente por su probada eficacia contra las pulgas adultas. Suelen estar compuestos de piretrina, un insecticida que ayuda a combatir también a otros parásitos de los gatos como su garrapata.

-Aerosoles y sprays antipulgas. Se trata de los medios más socorridos para combatir grandes infestaciones, en 24 horas son capaces de matar a las pulgas adultas del cuerpo de los gatos y en las zonas tratadas. La duración del tratamiento, dependiendo del producto y de su concentración, se puede alargar hasta los dos meses incluso. Lo cual supone un tanto a favor de la prevención de infestaciones futuras.

Y esto es todo. Esta es toda la panoplia de agentes exterminadores de las pulgas de los gatos que su veterinario de confianza ya conoce. Con esta información ya tiene mucho ganado en la batalla contra las temidas pulgas de su mascota ¿No cree?