Posts Tagged ‘dieta gatos’

Medios, modos y maneras de mantener a raya el sarro de los gatos

La higiene dental en los gatos es muy importante para mantener la salud de estas mascotas. Lo es, sobre todo, para prevenir el mal aliento y los daños en las piezas dentales y en las encías.

Dentadura sana

Dentadura sana

Las estadísticas dicen que siete de cada diez gatos adultos padecen caries o algún tipo de daño en las encías como consecuencia de una mala higiene dental. Y el sarro está a la cabeza de las condiciones que arruinan la salud de la boca de estos animales de compañía. Pero ¿qué es el sarro?. El sarro es una pequeña película de color amarrillo o marrón que se deja ver sobre los dientes de los gatos y en la piel que forma las encías. El sarro se forma con el tiempo y por una limpieza inadecuada de la boca.
Sí, exactamente como sucede en el caso de las personas. En este sentido, no hay ninguna diferencia. La superficie de sarro se forma con los restos de la comida. Si esta película no se retira en el plazo de dos o tres días con una limpieza adecuada, acaba colonizada por bacterias. En un proceso avanzado, la mineralización que aporta la saliva calcifica el sarro formando depósitos duros que con el tiempo se convierten en placas. El sarro produce mal aliento o halitosis, el sangrado de las encías, infecciones, abscesos, diferentes enfermedades como la gingivitis y, en casos extremos, se puede llegar a perder piezas dentales. Algunas razas de gatos están más expuestas a los problemas dentales derivados del sarro por su genética o por su estructura maxilofacial.

Protección

Pero hay muchas formas de mantener el sarro bajo control en los gatos. Con una dieta adecuada, con el uso de juguetes especiales para gatos y hasta con un cepillado regular. Vamos a explicar cada uno de estos supuestos.

Masticar alimentos con texturas duras ayuda, y mucho, a arrancar los depósitos de placas en los que se convierten las zonas con sarro en la boca de los gatos. Hay no pocas dietas recomendadas para mejorar la higiene bucal de los gatos. Ahí están las croquetas para gatos adaptadas para este tipo de higiene. Suelen ser más grandes que las croquetas normales y se las puede encontrar y comprar en cualquier tienda de animales corriente. Estas croquetas grandes para gatos obligan a las mascotas a masticar más.

Fibras

También hay dietas en las que abundan piensos con una gran cantidad de fibras naturales que se convierten también oportunos agentes limpiadores.

Si tu gato padece alguna enfermedad renal y sólo puede consumir una alimentación seca, aún hay otros medios para la eliminación del sarro y de la placa. Lo más recomendable en estos casos es comentarlo con el veterinario de confianza que sabrá aplicar el procedimiento más adecuado para un caso tan específico. Normalmente, proporcionando esa alimentación como chuchería.

Aunque la ida de cepillar los dientes a los gatos parece un poco exagerada, has de saber que tu gato necesita de un cepillado de la boca diario para evitar la acumulación de sarro. Y es que el sarro puede ser eliminado por las croquetas grandes pero en modo alguno la placa.

Hay infinidad de golosinas para gatos masticables que son muy beneficiosas para la salud bucal de estas mascotas. Lo mismo, consulta a tu veterinario y recuerda que hay una gran variedad de golosinas para gatos que evitarán que tu mascota caiga en la monotonía de sabores. Ya sabes cómo son los gatos. Algunas golosinas tienen sabor a carne, otras, en cambio, están trufadas con saborizantes de menta y así.

Las golosinas dentales son muy importantes para los gatos que tienen una dieta húmeda y no se puede sustituir por una alimentación para el control del sarro por razones veterinarias.

Los gatos necesitan de juguetes para orientar su gran actividad física y para mantenerlos ocupados en el desarrollo de sus actividades. En cualquier tienda de animales hay todo tipo de juguetes para gatos con los que estimular la actividad de estas mascotas al tiempo que son medios perfectos para mantener el sarro a raya. Piensa en todas estas opciones.

Claves, inconvenientes y beneficios de la hierba para los gatos

La hierba para los gatos, la llamada hierba gatera, ha demostrado ofrecer notables beneficios nutricionales para estas mascotas. A pesar de que los gatos son animales carnívoros, también disfrutan comiendo hierba. Para asegurarse de que la hierba de gatos está libre de agentes químicos y de que no resulta tóxica para su mascota, acuda siempre a comprar esta comida a una tienda de animales de confianza.

Hierba gatera

Hierba gatera

La hierba gatera es beneficiosa para los gatos por motivos como éstos:
– Estimula la digestión y el flujo sanguíneo. Los gatos con una alimentación rica en proteínas pueden tener dificultades en la digestión. La hierba para gatos contiene fibra y aminoácidos que mejoran el tracto intestinal y previenen la diarrea y el estreñimiento. Además, las hierba gatera presenta moléculas de clorofila que son similares a las moléculas de la hemoglobina y que ayudan a estimular el flujo sanguíneo y, lo mismo, la digestión. Desintoxicación y vómitos
– Desintoxicación naturalizada. La hierba para gatos, en especial la de trigo, representa un beneficioso desintoxicante. La hierba ayuda a evacuar las toxinas que se acumulan en los órganos del cuerpo de los gatos de manera natural.
– Un vomitivo muy eficaz. Los gatos suelen comer hierba cuando quieren provocarse el vómito. Si la hierba no se mastica correctamente, su textura puede irritar el interior del estómago e incitar al vómito. El vómito puede resultar útil también si el gato ha ingerido algún tóxico o si busca regurgitar una bola de pelo.

Las bolas de pelo se acumulan en el estómago de los gatos debido a que estos animales suelen acicalarse con la lengua arrancando pelos e ingiriéndolos de forma involuntaria. Las bolas de pelo se suelen eliminar de manera natural, aunque la hierba gatera puede ayudar bastante.

– Fuente de vitamina E. La hierba gatera contiene una gran cantidad de vitamina E, de las más importantes de entre las liposolubles antioxidantes. Se trata de un componente natural que ayuda a regenerar las células del cuerpo. La hierba de trigo para gatos contiene una gran cantidad de vitamina E. Los antioxidantes reducen el riesgo de enfermedades del corazón y el cáncer y mejoran las condiciones de inmunidad del organismo.

– Fuente de vitamina B. La hierba de los gatos contiene también una gran cantidad de vitamina del grupo B. La niacina, o B3, o la vitamina B12. La vitamina B acelera el metabolismo, mantiene la salud de la piel y del pelo del animal, fortalece el sistema inmunológico, previene la anemia, reduce el riesgo de cáncer de páncreas y estimula el sistema nervioso.

Algunas precauciones

Los gatos que consumen hierba pueden también estar en peligro por el riesgo de comer algunas plantas verdes que pueden resultar tóxicas para su organismo. Algunas de estas plantas o frutos que los gatos no deberían comer son el aloe vera, el muérdago, los narcisos, los higos, el rododendro o las plantas de las cebollas.

Otro riesgo asociado a comer plantas de manera libre es el de la ingesta de pesticidas y fertilizantes que pueden desencadenar una reacción alérgica o incluso envenenar a los gatos.

Si quiere estar seguro de que su gato no come las hierbas que no debe, evite que salga al jardín o se acerque a zonas con vegetales potencialmente peligrosos. Aún más, si tiene la oportunidad, plante usted mismo semillas de hierbas de trigo. Será uno de los platos especiales de su gato. Una cosecha casera muy, pero que muy saludable. ¿qué le parece la idea?. Hierba gatera.

La salud de los gatos a simple vista

Algunas de las complicaciones de la salud de los gatos más comunes son las enfermedades relacionadas con la visión. Los ojos de los gatos suelen verse afectados por un número importante de agentes que les causan infecciones o procesos degenerativos que perjudican la agudeza visual de estas mascotas, y, por tanto, su seguridad y comportamientos básicos habituales. Afecciones que pueden llevar desde los simples problemas de visión meramente funcionales, a la pérdida de la capacidad para ver.

Patrocina MascotaSana: Productos para el cuidado y alimentación de gatos

Las afecciones más comunes en los gatos se encuentran en los ojos y por ello hay que obeservarlos

Las afecciones más comunes de los gatos se encuentran en los ojos y por ello hay que obeservarlos

Conocer las causas que desencadenan problemas de visión en los gatos, puede ayudar a prevenir las patologías o intervenir en los primeros momentos de las afecciones cuando aún hay margen para solucionarlos. La simple observación regular de los ojos de los gatos aun por personas no expertas puede detectar conjuntivitis, el principio de un glaucoma o la aparición de cataratas, sí, como en los humanos.

De entrada, la simple observación de los ojos de los gatos, puede revelarnos por ejemplo un bizqueo persistente, enrojecimientos en diferentes partes del ojo, párpados caídos o algunos tipos de fluidos no habituales en los alrededores de los ojos que representan las señas que habremos de advertir y que están detrás de problemas oculares más serios que el tiempo sólo hará empeorar.

Pero ¿cuáles son esas afecciones comunes en los gatos? Ya nos hemos referido someramente a ellas, pero vamos con ellas con un poco más de detalle, una a una:

– Glaucoma: El glaucoma es una de las causas principales de la ceguera de los gatos. Por diferentes motivos, la presión sobre el globo ocular de las mascotas crea una distorsión de la imagen que percibe el animal en su campo de visión.

El glaucoma debe ser tratado en las primeras etapas de su desarrollo, y cualquier criador de gatos lo puede detectar por ejemplo, cuando advierte que su mascota no tiene la misma agudeza visual, sin ir más lejos, cuando toma su comida, cuando se acerca a sus piensos.

Un criador puede comprobar que en ocasiones el animal parece dudar sobre la posición de las pequeñas porciones de piensos, aun de las más grandes que podemos comprar en las tiendas de animales.

– Cataratas. Las cataratas, como decíamos que ocurre en las personas, se presenta como algo parecido a una sombra o neblina en la visión. Y como sucede también en los humanos, se corrige con una sencilla intervención en la retina.

– Ojo seco. La queraconjuntivitis u ojo seco es una patología igualmente bastante común en los gatos. Se manifiesta con irritación o hinchazón en la zona de los párpados. Si no se trata, con el tiempo, el ojo se ulcera y el animal puede también perder la visión como consecuencia del avance de la patología. Es fácil de detectar, en cualquier caso, la prevención llega con un preparado en gotitas que humedecen el ojo, recomendado por los veterinarios y que también se puede comprar en la tienda de animales habitual.

– Conjuntivitis. La conjuntivitis es la estrella de las afecciones en los ojos de los gatos, si nos está permitido decirlo. La conjuntivitis se produce de muchas maneras diferentes, por ejemplo, por una exposición al viento, por una pestaña encarnada o por la presencia de productos químicos o de polvo en el área de los ojos. Si su gato es sensible a padecerlo, una solución preventiva es limitar su acceso a las zonas, a los lugares con esos agentes que le causan el problema de conjuntivitis. Tan sencillo como éso.

Acciones de prevención pueden ser también las de aislar a los gatos cuando hacemos limpieza, cuando planeamos trabajar en interiores cuando completamos obras de albañilería. Como quiera que sea, lavar el ojo del gato con agua limpia en estos y en otros casos señalados puede formar parte de las condiciones que contribuyen a mantener la salud de nuestra mascota.

– Diabetes y enfermedades renales. El último de los grandes causantes de los problemas de visión en los gatos nos llega de la mano de la diabetes y de las enfermedades renales. En el caso de la diabetes, para prevenirla, lo mejor, controlar el peso, la ingesta de piensos, de su comida habitual, para evitar ese sobrepeso y la hipertensión que conduce a una dilatación constante de las pupilas de sus ojos, con el riesgo que ello conlleva.

Como en los humanos, una dieta baja en sodio, es parte de la solución en lo que se refiere a corregir la alimentación inadecuada.

Como habrá podido comprobar en este breve recorrido que hemos completado por las afecciones más comunes en los ojos de los gatos, de lo que se trata, a fin de cuentas, es de mirar, mirar a los ojos de los felinos para estar atentos a su salud, para verlos saludables. Nunca mejor dicho.

Gatos y adiós a la caspa

¿Se ha fijado que algunos gatos parecen tener diminutos puntos blancos sobre su pelaje? Y que esos puntos blancos aparecen y desaparecen con el correr del tiempo. Pues, se trata probablemente de caspa.

La caspa en los gatos se puede evitar siguiendo algunas pautas

La caspa de los gatos, que es particularmente visible en los animales de pelo oscuro, sobre todo los negros; tiene un inconveniente que va más allá de la estética y de la salud del animal. La caspa está compuesta de un envoltorio de proteína que puede hacer daño algunas personas, a las que les acusan o desarrollan alergias.

Así, eliminar esa molesta caspa de los gatos no es sólo una forma de mantener la salud de las mascotas, sino también una manera de procurar bienestar a las personas que están alrededor del animal. En este comentario, le vamos a relacionar lo que puede estar en su mano para acabar con la caspa de los gatos. Gatos y adiós a la caspa.

– Cepillado regular. Cepillar el pelaje de los gatos ayuda a retirar las células muertas de la piel y a quitar los pelos que ya no cumplen su función. Se trata de una acción que ha de seguirse con regularidad, independientemente de que los mismos gatos se laman su pelaje, como muy bien le recordará un responsable de una tienda de animales. Por cierto, en cualquier tienda podrá comprar cepillos adaptados al uso del aseo de los gatos. Téngalo en cuenta.

– Baño. Ya sabe que a los gatos no les gusta el agua, que lo de bañarse no es para ellos. Pero piense también que el agua puede reducir la producción de caspa. Inténtelo, y si el animal no colabora, puede emplear un paño limpio y húmedo que ayude en la limpieza y tenga el mismo efecto higiénico.

– Cambie de champú. En algunas ocasiones, el origen de la caspa de los gatos está en la agresividad de los componentes del jabón que se usa para lavarlos. Busque uno que sea hipoalergénico, que no le produzca un efecto secante en su piel. También lo puede comprar en cualquier tienda de animales.

– Alimentación. La comida juega un papel muy determinante en la salud de la piel de los gatos. Consulte con su veterinario de confianza y pídale recomendaciones sobre algunos suplementos que ayuden a mitigar los efectos de la caspa en la mascota.

Recuerde que los ácidos grasos omega 3 son muy eficaces para mantener un pelaje saludable y que, por lo tanto, debe estar presente en sus piensos. La comida húmeda suele estar muy recomendada para los gatos que tengan una base de piel seca, como lo son los aceites de pescado. Téngalo en cuenta.

Es igualmente vital controlar la cantidad de agua que ingiere su gato. Un gato deshidratado es un animal cuya piel sufre los efectos de la falta de agua. Agua para beber fresca, a los gatos no les gusta el agua que está caliente o ligeramente maloliente o corrompida. Los gatos son animales exquisitos con su paladar tan exclusivo.

– Humidificador. Si su gato pasa mucho tiempo en casa y ve que la piel se le seca, estudie la posibilidad de instalar un humidificador que devuelva cierta cantidad de agua al ambiente en beneficio de su mascota.

-Hidratación. En las épocas del invierno o del verano en que la humedad de su piel varía para reducirse ostensiblemente, debería hacer algo para hidratarla, por ejemplo, con cremas que se elaboran para gatos y que usted también podrá comprar en una tienda de animales.

Costumbres felinas, gatos en hora como relojes

Si usted es amante de los gatos, si los trata y los conoce bien, entonces habrá caído en la cuenta de lo sensibles que son estos felinos y conocerá de su estrecha relación con el entorno.

Gato Feliz

La rutina les ayuda a ser felices

Esa es parte de sus habilidades como cazadores al acecho, herencia de su pasado salvaje, pero también es un atributo que se puede volver contra ellos. Y es que los gatos tan sensibles llegan a sufrir estrés ante los cambios imprevistos. Grandes dosis de estrés continuado pueden llegar incluso a afectarles seriamente a la salud. Si usted ama a los gatos, si desea lo mejor para su mascota, le convendría saber qué es lo que puede hacer en su entorno doméstico para minimizar el impacto del estrés en su pequeño felino.

A fin de cuentas, para mejorar el bienestar del animal, pero también para hacer posible la convivencia de todos en casa. Porque un gato estresado creará problemas por su comportamiento en casa. Antes que nada ¿cómo podremos detectar el estrés en nuestro gato? En principio resulta simple de diagnosticar, no hay que ser un experto para percibirlo. La conducta estresada de un gato se puede asociar de alguna manera a cómo vemos el nerviosismo humano.

Podemos afirmar que cuando los gatos se muestran anormalmente irascibles, agresivos en circunstancias corrientes, de improviso, podemos estar ante un cuadro típico de estrés, descartando otros desencadenantes, por supuesto.

También cuando tras una acción que lo inquieta, su respuesta resulta nerviosa, agresiva o huidiza y se prolonga en el tiempo. Por otro lado, cuando los gatos hacen sus necesidades fuera de la caja de arena que nos apuntamos a comprar en la tienda de animales, pueden también estar calificándose como animales estresados. Igualmente cuando pierden el apetito, cuando no comen su comida, cuando se desentienden de sus piensos y no llevan una alimentación a regla, probablemente estemos también ante un cuadro de estrés.

Sabemos ahora cómo reconocer el nerviosismo en los gatos ¿pero qué es lo que puede desencadenar ese comportamiento? Los motivos pueden ser muchos y muy variados, algunos realmente incompresibles para los humanos, que, por supuesto, piensan en clave humana. Algunas de esas circunstancias pueden ser, por ejemplo, la pérdida de otra mascota, puede ser por el llanto de un bebé, puede ser consecuencia de unas celebraciones ruidosas en casa. O, tal vez, por las obras de construcción en la vivienda de al lado o por algo tan poco lógico -para nosotros- como un cambio de rutina en la comida, en sus piensos, como una modificación de su entorno, un simple cambio en la colocación de un sofá familiar.

Ya habíamos comentado que los gatos son sensibles. Muy sensibles. ¿Qué hacer entonces para reducirles el impacto de esa ansiedad? Pues la respuesta más obvia es evitar todo lo que hemos señalado que le produce ese estado nervioso a los gatos. Vamos a hacerlo sencillo, vamos a dar tres pautas fáciles de aplicar. Unas normas. Norma número uno contra el estrés de los gatos. No realizar cambios de entrono drásticos. ¿Se imagina usted qué sentiría si cuándo al volver a casa descubriera que su coche no está y qué se lo han robado? Algo así es lo que ‘sienten’ los gatos, un susto, un vacío una pérdida, porque un elemento de su entorno, de su entorno -los gatos son muy posesivos y territoriales- de pronto se ha volatilizado.
Tal vez los cambios menos asimilables son los de las apariciones de cosas nuevas en su ambiente, como es el caso de muebles grandes, con formas y olores desconocidos. Si ha de hacer cambios, busque que sean paulatinos, que los pueda ver la mascota. Segundo consejo contra el estrés de los gatos. Cree un espacio libre de estrés en el que el animal se encuentre a su aire de forma independiente.

Una zona insonorizada, un lugar con un ambiente estable y controlado. Sí, esa puede ser una solución. Como ayuda tiene algunos productos que se venden como feromonas envasadas y que aportan aromas que al gato le resultan familiares y los tranquiliza. Puede ser un refuerzo. Recuerde que los tiene a su disposición y que los puede comprar en las tiendas de animales más cercana, junto a sus piensos, a su comida y a sus suplementos. Pídalos por su nombre. Tercera norma contra el estrés de los gatos. En tres palabras, rutina, rutina y rutina. Rutina con mayúsculas, los gatos la necesitan y si usted la tiene en cuenta le aportará un gran beneficio para su mascota.

Pero ¿qué es rutina para un gato? Algo tan simple como comer su comida, sus piensos a su hora, que sus entradas y sus salidas de casa sean previsibles para el felino, un régimen de sueño y de vigilia adaptado a las necesidades del gato no a las suyas, que determinados ruidos antecedan y estén relacionados con ciertos acontecimientos. Puede ser un reto, pero los beneficios para la salud de su mascota se lo merecen. Costumbres felinas, gatos como relojes.

Botiquín para gatos, un ajuar minino para las emergencias

Un botiquín de primeros auxilios es uno de esos elementos que consideramos imprescindibles en casa para nuestra seguridad y para mantener la salud en presencia de riesgos, y, sobre todo, en situaciones de crisis, como ocurre con los accidentes caseros.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para el cuidado de gatos.

Para poder acturar con rapidez ante una emergencia, es conveniente tener un botiquín con productos de primeros auxilios a mano

Pero ¿se ha planteado alguna vez disponer de un botiquín para sus gatos? Si, una caja, una bolsa, en la que reunir aquellos medios que garanticen una atención rápida al animal. Si usted ama a sus gatos o su mascota tiene algún problema de salud latente o está por algún motivo en situación de riesgo comprenderá como nadie el valor que tiene un botiquín para gatos. Algunos de los elementos que han de formar parte del botiquín de los gatos los podemos encontrar en el de casa, otros, por las características físicas de los mismos gatos, son exclusivos de ellos.

¿Repasamos el contenido de un botiquín para gatos? Guantes de látex. Los guantes de látex, esos que se utilizan en las intervenciones quirúrgicas son muy útiles para evitar cualquier tipo de infección mientras se manipula al animal. También para las tomas de orina y de heces, en el caso de que tenga que hacerlo porque su mascota padezca alguna dolencia.

Asegúrese, por otro lado, de saber cómo se manipula a los gatos heridos. Una consulta a su veterinario de confianza o a un responsable de una tienda de animales donde suela comprar los piensos o los suplementos de su mascota, podrá ayudarle. Peróxido de hidrógeno. Muy útil para limpiar las heridas y evitar esas infecciones a las que nos hemos referido. De todas, todas, el peróxido de hidrógeno es mejor que el alcohol que puede proporcionar quemaduras de forma indirecta en la piel de los gatos.

Gasas, vendajes y esparadrapos. Las gasas servirán para tapar las heridas, los vendajes para hacer lo mismo y para inmovilizar determinadas partes dañadas de los gatos, como sucede con las fracturas. En muchas ocasiones, no será tanto para evitar que se infecte con todo aquello con lo que se puedan rozar los gatos mientras se recuperan de sus heridas, como aislar el punto de su hocico y de su lengua, incluso para evitar que los restos de su comida que puedan quedar en su hocico pasen también a contaminar la zona dañada. Toalla. Una toalla es muy útil, no sólo para envolver al gato mientras lo trasladamos en presencia del veterinario, si la situación es grave. Sino que con ella, podremos envolver hielo con el que reducir inflamaciones en la piel del animal.

La toalla servirá de aislante para no quemar la misma piel con un frío tan intenso. En su defecto, la toalla nos ayudará a limpiar los restos de la medicina, de los suplementos que hayamos administrado al animal. Dos toallas de diferente tamaño, mejor que una. Pinzas. Unas pinzas, convenientemente esterilizadas con el mismo peróxido de hidrógeno, nos ayudarán a extraer espinas, púas u otros objetos punzantes de la piel de los gatos, acostumbrados a meterse por cualquier sitio. Notaremos que el animal tiene algo en la piel cuando al acariciarlo se queja o da un respingo.

Las pinzas serán muy útiles en esa exploración superficial. Tijeras pequeñas. Unas tijeras son muy útiles para retirar el pelo de los gatos en los casos en los que se haya producido quemaduras o heridas, tal y como comentamos más arriba, pero también para cortar las vendas o los esparadrapos que estemos utilizando para el mismo fin. Para la esterilización de las tijeras, utilizaremos el mismo peróxido de hidrógeno. Termómetro. Hay dos opciones para un termómetro para gatos. Uno es el de aplicación rectal y el otro para ponérselo en el oído. No cabe duda de que el de oído es el que resulta más indicado para un animal nervioso como el gato. Consulte en cualquier tienda de animales donde acostumbre a comprar los piensos para gatos, le indicarán los modelos más comunes y le enseñarán a ponerlos.

Pomadas. Se tratará de una pomada con corticoides, como la hidrocortisona, que se utiliza para tratar las picaduras de diferentes insectos o las mordeduras y reacciones alérgicas. Consulte con su veterinario de confianza. Goteros. Los goteros o las jeringuillas serán muy útiles cuando haya que poner gotas a los gatos. Direcciones y teléfonos útiles.

Y por último, una pequeña agenda, o, en su defecto, una pequeña tarjeta donde hayamos anotado todos los números de teléfono que puedan resultarnos útiles en el caso de una emergencia con nuestro gato. Tener entre esos datos el mismo historial de la mascota es también una buena idea.

Con los gatos siempre hay buena química

Es muy habitual ver esa imagen típica de los gatos, alzando la cabeza, inhalando por las fosas nasales y cerrando los ojos suavemente en un gesto de aparente complacencia. Verlos así, observar esa gesticulación natural, resulta muy agradable, en tanto que el animal parece estar tranquilo y hasta se atisba en ese comportamiento su perfil de animal salvaje.

MascotaSana: Productos para la salud y alimentación de gatos

Los gatos tienen el olfato muy desarrollado y les permite captar olores a distancias considerables

A simple vista, parece que lo que está haciendo en ese momento el gato es oler su entorno y hacerse una idea de los recursos y de los riesgos que conlleva estar en ese lugar en ese momento. Su gesto relajado nos adelanta que está confome o, lo que es lo mismo, que su mundo, el nuestro, el que forma nuestra hogar, está bajo control, bajo su control.

Todos sabemos que los gatos funcionan así y ese es parte de su encanto natural, por eso los elegimos cuando nos acercamos a comprar sus cachorros en una tienda de animales.

El gato huele cuando entra en un sitio que conoce y hasta cuando se ha cambiado un objeto de sitio, antes de empezar su comida, cuando nos acercamos a él, seamos o no extraños, huele todo y olfatea siempre.

Prueba del poder de ese sentido es el estilo de caza de sus hermanos y primos felinos como animales salvajes. Cazan en la sabana o en lugares más acotados, de cara al viento, para conocer el estado en el que se encuentra su presa, para saber de sus debilidades, para que el aire favorable le traiga esa información vital que será una ventaja cuando se abalance sobre la presa.

El olfato es uno de los sentidos más desarrollados del gato y uno de los que mejor lo capacitan para enfrentarse al mundo. Es una de las ventajas naturales del gato y consecuencia de su evolución como animal salvaje, cuya vista, por mucho que se diga de los felinos, no es tan aguda como imaginamos.

El olfato del gato, como sucede con el hombre, está asociado al sentido del gusto, pero de una manera mucho más especializada y como sólo pueden soñar los seres humanos. El sentido del olfato del gato es tan importante para el animal que incluso las sensaciones olorosas modifican su comportamiento social y sexual.

Los olores de los otros congéneres activan los estímulos de respuesta del sistema límbico del gato y los que generan atracción y, en su caso, rechazo para el apareamiento. Pero hay más, mucho más en el sentido del olfato del gato que podemos descubrir.

El gato tiene lo que podríamos llamar un arma secreta, un complemento original de su olfato, un sexto sentido, que no es el de la intuición, no. Se trata de un sentido químico relacionado con el del gusto y con su capacidad de oler que resulta complicado de entender para nosotros porque no tiene equivalencia en los humanos.

Se trata del órgano de Jacobson, por el nombre de su descubridor y divulgador. El lugar donde se capturan las moléculas con información vital para el gato está en la lengua. En ella, una serie de receptores captan esas esencias que transporta el aire y las conducen a la parte del cerebro del animal que las ha de interpretar.

Si el animal huele a comida antes de iniciar su alimentación se aprestará a evaluar el mensaje olfativo recogido por su lengua. Si la experiencia asociada a ese olor fuera satisfactoria el gato no dudará en empezar su comida. Lo mismo se puede decir de sus suplementos o de cualquier tipo de alimentación entre la que se incluye también el agua que bebe.

Por esa razón, porque el gato fija su alimentación a la información que le deriva su órgano de Jacobson, es por lo que resulta complicado dar de beber un sumplemento vitamínico a un gato. Cualquier veterinario o profesional de una tienda de animales nos sabrá decir cómo sujetar al gato para darle su prescripción cuando no lo hace de forma voluntaria.

El mecanismo de detección de este órgano es ciertamente complicado. El animal recibe las moléculas en su boca y a continuación presiona la lengua contra el paladar para trasladarlas a la abertura de Jacobson con la finalidad de identificarlas.

Este gesto que el animal repite con mucha frecuencia le hace gesticular, algo que a los cuidadores con menos experiencia les parece una actitud displicente, la que reflejamos en el comienzo de este artículo, pero que tiene un nombre -signo de Flehmen- y cumple una finalidad sensorial básica como hemos apuntado.

En realidad lo que huele el gato con su órgano de Jacobson no es por ejemplo la carne de su comida, sino la proporción química contenida en ella, en sus aminoácidos, el azufre o el hierro que forma parte del indicativo olfativo de ese tipo de carne. Y es que cada carne tiene una proporción determinada de elementos químicos y cada una huele de manera distinta. Eso es lo que huele el gato con su órgano de Jacobson.

Así, de simple se puede explicar cómo huelen los gatos con su complicado sistema olfativo. Y es que, con los gatos siempre hay buena química, por descontado.