Posts Tagged ‘conducta perros’

¿Elegir un cachorro de bulldog?, ¿sí o no?

Los cachorros de bulldog son sencillamente adorables. Sin embargo, criar cachorros de esta raza de perros puede ser un compromiso que hay que saber llevar. Si estás pensando en hacerte con el cariño de un bebé de esta variedad de perros, lee con atención este comentario porque se trata de una tarea exigente en la que te jugarás la salud y el bienestar de la mascota. Los crías de bulldog no son como los demás cachorros de perros.

Patrocina MascotaSana: Piensos sanos para perros sanos

¡La arruga puede ser bella!

¡La arruga puede ser bella!

Tienes que saber, por ejemplo, se trata de perros que no soportan el ejercicio físico intenso. Se cansan fácilmente. Se dice que esta raza es el resultado del cruce de varios tipos de perros y su objeto era crear un animal fuerte, con una mandíbula solida y con un cuerpo igual de fuerte. Perros que se querían usar -y se emplearon- como animales de pelea en apuestas populares en Inglaterra. El resultado es un perro con una anatomía poco natural, rechoncho, cuyo torso comprime una caja torácica que presiona, a su vez, sobre los pulmones. En situación de reposo, a los perros bulldogs se les hace difícil respirar, cuando están sometidos a un ejercicio intenso, su capacidad para oxigenar se vuelve mucho más limitada. Ésa es la explicación de su mala predisposición natural al ejercicio físico.

Temperaturas. Un problema derivado de su anatomía tan peculiar es que también tienen problemas para regular su temperatura corporal, por esa razón no resultan recomendables en entornos, o muy fríos, o muy cálidos. Es más, si el animal va a convivir en casa, su ‘cuarto de estar’ debe tener una temperatura estable. Hay que tener mucho cuidado con el tipo de collar que se puede comprar para los bulldogs, elegir en una tienda de animales un modelo de cuello, no es un buen plan. Sencillamente, porque puede dificultar el paso del aire por las vías respiratorias. Lo mejor es comprar un arnés para sujetar de otra manera a estos perros cuando se sale de paseo. Una solución intermedia. También se puede aflojar la correa del cuello del perro tanto como para que no le apriete en ningún momento, sin renunciar a tener controlada de alguna manera a la mascota. En cualquier caso, pide consejo en tu tienda de animales.

Comida. En función de cómo presenta la mandíbula el cachorro de bulldog, el animal también puede tener algunos inconvenientes para su alimentación. Lo ideal es comprar un plato para perros con la altura y la forma tales que permita comer al animal desde cualquier posición. Debido a que los bulldogs tienen problemas para respirar, en la comida suelen tomar mucho aire que los hace hincharse. Vigila a tu mascota después de comer, si el animal parece ansioso, se encorva con frecuencia o sientes que su abdomen está hinchado, y sucede con frecuencia, ponte en contacto con tu veterinario de confianza para tratar este asunto.

Otra cuestión que debes vigilar es consecuencia de la misma fuerza de su mandíbula. Al ser capaces de partir su comida en trozos, por dura que sea, pueden ingerir fragmentos de huesos que se les pueden atragantar o clavar en el esófago.

Pelajes especiales

Con respecto a algunas variantes de bulldog, decirte que los que tienen el pelaje ondulado, con pliegues, necesitan de una supervisión extra después de bañarlos. Y es que hay que secarles la piel bien para que no se reproduzca en ellas las temidas bacterias que pueden ocasionarles enfermedades en el pelaje.

También tienes que estar pendiente de secarles el sudor que se deposite en esos mismos recovecos. Bastará sólo con aplicar una pasada de una toallita húmeda sin aroma. Sí, como las que se usan para limpiar a los bebés. Tampoco está de más que preguntes por las opciones que tienes a tu disposición en champús para perros y para este tipo de razas.

Por último, decirte que los bulldogs suelen ser perros tercos que acostumbran a esconder lo que creen que son sus tesoros, que seguramente podrán ser algunos de los tuyos. Por esa razón, debes educar a tu bulldog en el gesto de facilitar intercambios de lo que han escondido por juguetes o recompensas de piensos.

Los bulldogs jóvenes están a tiempo de ser socializados con otros perros. Ya de mayores, puede ser un problema que no toleren a otras mascotas a su alrededor.

Como ves, elegir un cachorro de bulldog tiene sus inconvenientes. En tu mano está si sigues adelante o no. Suerte.

Correas extensibles para perros, la libertad canina sale a pasear

Las correas para perros son el medio más básico para mantener el control y el cuidado de estas mascotas en exteriores, especialmente en los paseos. Los cuidadores de perros pueden tener cerca a su mascota y al mismo tiempo ofrecerle cierta libertad que los animales agradecen cuando están fuera de casa.

Patrocina MascotaSana: Productos de primera calidad para perros sanos

La imagen habla por si sola...

La imagen habla por si sola…

Sin embargo, como sabrá, hay muchos tipos de correas de perros, las hay más finas y resistentes, más gruesas para perros de peso y mucha fuerza, las hay que se combinan a la perfección con collares y otros elementos que en los últimos años han ido apareciendo en cualquier tienda de animales y que han empezado a formar parte de lo que podría considerarse algo a medio camino entre el ajuar básico de los perros y su ‘juguetería’ de artículos y artilugios para ejercitarse y jugar.

Una de las correas para perros de más éxito es la extensible, seguro que sabe de las que hablamos. Sí, son esas que se pueden comprar también en una tienda de animales y de la que hay un surtido número de variaciones.

Se trata de una empuñadura ancha que guarda en su interior una cuerda larga que se libera y se recoge a voluntad con un pulsador y gracias a un mecanismo de resorte. Al perro, como decíamos al comienzo de esta entrada, se le da una libertad de movimientos controlada.

Pero ¿exactamente cuáles podemos considerar que son los beneficios de estas correas extensibles? ¿Son tan útiles como parecen? ¿Se adecuan realmente a las necesidades físicas y fisiológicas de los perros? Veamos algunos aspectos destacables de su uso y de sus ventajas.

-Olfatear. Ventajas, todas. Se le permite a los perros deambular con libertad para hacer lo que necesitan como olfatear aquí y allá. Tiene, como decíamos, esa posibilidad de recoger cuerda, y, en el caso de una urgencia, hasta de halar con eficacia para retirar al perro del lugar que puede comprometido.

-Longitudes variables. Una de las virtudes de estas cuerdas retráctiles para perros es que vienen en diferentes largos. No hay que ajustar la longitud cada vez que cambiemos de entorno, ni, como se suele hacer, enredar el largo de la correa varias veces para conseguir ajustar las distancias.

Uno puede elegir de antemano cual será el tope de distancia hasta la que quiere ver retirada a su mascota. Ello dependerá de nuestra fuerza, del espacio disponible para los paseos y por supuesto de nuestras prioridades en cuestión de seguridad, la nuestra y la de la mascota.

-Comodidad. Los diseños de las correas extensibles incluyen ese mango que está fabricado de manera ergonómica, para encajar movimientos en diferentes direcciones e incluso tirones sin que afecte mucho a nuestra tolerancia para los gestos de la mano y el brazo. Usted podrá incluso quedarse en casa y dejar salir a su perro para acudir a su lugar habitual a hacer sus necesidades especialmente en los casos de correas extensibles muy largas.

-Seguro. Las correas extensibles presentan como decíamos una posición de seguridad que le permitirá mantener la misma distancia entre el animal y usted como si se tratara de una correa de longitud fija. Por otro lado, en algunos casos, llevan a su vez una pequeña correa que sirve a modo de asa y que impide que, en un tirón inesperado, los perros se lleven la correa extensible por sorpresa.

Decida lo que decida sobre su modelo de correa extensible, cuando la estrene dese un poco de tiempo, déselo a usted y a su mascota para adaptarse a esa fórmula de pasear con correa dinámica.

Sólo es cuestión de tiempo que le coja el punto a un elemento para los paseos caninos que por derecho propio a conseguido conectar con el gusto de cuidadores de todo el mundo para convertirse en una forma de pasear en sí misma.

Una fascinación canina que brota de sus singularidades

Los perros son animales que nos resultan extraordinariamente cercanos como mascotas. En ocasiones, pensar en mascotas es imaginar a un perro como prototipo de un animal doméstico que no tiene nada que ver con granjas y pastoreo.

¡Esta mascota sí que es singular!

¡Esta mascota sí que es singular!

Pero esa cercanía no quita que desconozcamos algunos detalles de su anatomía o de su comportamiento que, revelados, pueden resultar sorprendentes. Algo, que para los verdaderos amantes de los perros, puede ser una invitación para verlos de otra manera.
En estas líneas, queremos descubrirle algunas facetas poco conocidas de los perros que esperamos que le sorprendan.

-Dientes y muelas. Los seres humanos tenemos treinta y dos dientes y muelas en nuestra etapa adulta que nos resultan más o menos imprescindibles para a lo que nos obliga una dieta tan completa y compleja como la nuestra ¿Pero cuántos dientes y muelas tienen los perros, adaptados como están a una alimentación básicamente carnívora? Pues, 42, diez piezas más que nosotros y todas utilizables, y no como nosotros, que vamos camino de condenar las muelas del juicio que son vestigios de nuestro pasado depredador y absolutamente carnívoro que paradójicamente nos une al de los perros.

-Perros zurdos. Los perros comparten con los seres humanos un rasgo peculiar, como nosotros pueden ser diestros o zurdos. Examine a su mascota, propóngale jugar con esos juegos típicos de perros que puede encontrar y comprar en una tienda de animales. Fíjese cómo mueve sus extremidades, eso le dará una pista.

-Velocidad punta. Si un perro corriente es capaz de alcanzar una velocidad punta de 32 kilómetros por hora, los humanos más veloces rozan los 40 kilómetros por hora. Pero, hay más, el más rápido de todos los canes, el galgo, casi dobla la velocidad del velocista olímpico más laureado con sus 70 kilómetros por hora.

-El macho de la pata más alta. Un perro que orina sobre una superficie vertical como la de una farola o la de un árbol para marcar su territorio también estará dejando una señal sobre su envergadura y tamaño. Una marca de orines más alta indicará al resto de canes que el perro en cuestión tiene más alzada. Curioso ¿no cree?.

-Perros prolíficos. En una situación ideal, los perros tienen una tasa de reproducción altísima, sin mecanismos de control, en esa situación ideal de supervivencia total, una camada de perros podría tener al cabo de seis años la friolera de 66.000 descendientes.
-Oído espectacular. El oído del perro tiene una finura que se ha calculado como diez veces más agudo que el humano. Por ese motivo, son capaces de oír perfectamente los ruidos de las tormentas que apenas se perciben en un lugar cuando están a muchos kilómetros de distancia. En ocasiones, los comportamientos de los perros nos resultan difíciles de comprender, pero el motivo de su conducta extraña puede estar en lo que oyen y que temen y que los humanos no somos capaces de advertir.

-Sudar o no sudar perruno. Dicen que los perros no sudan, y es cierto, pero a medias, o con una excepción, sus únicas glándulas sudoríparas están situadas en las patas y pisan sobre ellas. Sudan por las patas.

-Olfateadores privilegiados. Algunos estudios en curso creen haber descubierto una capacidad inédita en los perros, la de ser capaces de oler las enfermedades humanas, en especial los olores que producen las células cancerígenas. La búsqueda de los especialistas se centra en interpretar correctamente esas sensaciones de los perros y una posible colaboración entre etología, la ciencia que estudia el comportamiento de los animales y la medicina.

-Peso inicial y peso final. Un perro recién nacido de raza pequeña puede alcanzar de adulto un tamaño veinte veces mayor al inicial, un perro grande, nada menos que hasta cien veces. Esto es válido para los dogos o los sambernardos.

Las curiosidades de los perros no acaban en esta lista, ni mucho menos, sólo comienzan y lo hacen si hemos conseguido estimularle su fascinación por encontrar otras tan originales de unos animales únicos.

La salud urinaria de los perros, síntomas y soluciones

Los problemas urinarios de los perros son relativamente fáciles de tratar cuando se realiza un diagnóstico adecuado. Para el cuidador más dedicado a su mascota, comprender los problemas de salud más comunes relacionados con los trastornos urinarios y su sintomatología puede ayudar a conectarlo con el padecimiento del animal. Con ello, el vínculo se hará más estrecho.

Con un análisis veterinario a nuestra mascota y  un tratamiento adecuado, se suele solucionar problema de forma sencilla

Con un análisis veterinario a nuestra mascota y un tratamiento adecuado, se suele solucionar problema de forma sencilla

Veamos algunos de esos problemas del sistema urinario, los más comunes, infección del tracto urinario de los perros, la incontinencia canina y el efecto de los cálculos que se desarrollan en la vejiga.

-Infecciones del tracto urinario de los perros.
Lo primero que hay que decir es que se trata de afecciones muy comunes. Hay diferentes tipos de bacterias que trabajan en contra de la salud de los perros, como pueden corroborar cualquier responsable de una tienda de animales donde se suela comprar los piensos, la comida y los suplementos de estas mascotas.
Los síntomas de que algo no va bien con el tracto urinario canino van desde micciones frecuentes, a notables esfuerzos para orinar, cuando no también molestias y dolores que un cuidador conocedor de su perro es capaz de detectar.
Así, ¿cómo se combaten las infecciones del tracto urinario? Pues con antibióticos bajo receta del veterinario. Estas infecciones son fáciles de diagnosticar, pero si se dilata la intervención del problema, el resultado puede ser una infección de los riñones, y, en el peor de los casos, una lesión más seria de este órgano. Ojo con eso.

-Incontinencia canina.
La incontinencia urinaria afecta de manera generalizada a todas las razas de perros, los problemas, por tanto, son circunstanciales. Entre ellos, se puede señalar al estrés del animal, también un irregular funcionamiento del sistema hormonal o una mala adaptación del esfínter uretral. En otros casos, la incontinencia en los perros viene derivada de una intervención realizada para esterilizar o castrar.
Las soluciones a la incontinencia canina son tan variadas como sus orígenes, en algunos casos, se hará necesaria la cirugía, o algo más simple, añadir una hormona a la alimentación de los perros que sufren este trastorno, especialmente en el caso de las hembras.
También sucede que la incontinencia urinaria está presente en los casos de diabetes canina y la solución pase por controlarla con insulina.

-Cálculos en las vejigas caninas.
Aunque popularmente se conoce al problema como cálculos en la vejiga canina, el término apropiado es urolitiasis. Esas concreciones se pueden desarrollar, además de en las vejigas, en los riñones y hasta en la uretra, aunque, según las estadísticas, es cierto, la gran mayoría, hasta un 85%, se detectan en la vejiga de los perros.
Existen varios tipos de cálculos que desarrollan los perros. Hay cálculos de estruvita, que se producen a partir del fosfato de magnesio y de amonio debido a infecciones bacterianas. Otras piedras surgen a partir de concentraciones de oxalato de calcio, de apatita también de calcio, de cistina o de urato amónico.
Estos tipos de piedras se desarrollan cuando un tipo de mineral se desprende de la orina y le siguen en la misma secuencia otros por afinidad hasta formar cristales. En situaciones avanzadas o extremas, los perros se ven imposibilitados de vaciar su vejiga al ver bloqueado el conducto de la uretra. En estos casos, la cirugía contra la litiasis vesical es la única opción.
Superado el problema de las piedras, los perros deben seguir una alimentación que no genere nuevas concreciones.
Los síntomas asociados a la formación de cálculos en la vejiga o la uretra son los ya comentados, problemas para orinar, molestias o dolores, pero, como consecuencia de todo ello, los perros pueden dejar de comer o, incluso, verse obligados a vomitar.

La recuperación de la salud de los perros afectados comienza a dar un cambio con un primer paso, la realización de un análisis veterinario, a la que sigue un diagnóstico y, por último, la aplicación de un tratamiento recuperador. Al final, la deseada sanación.

Con el miedo de los perros no se juega

La frase hecha ‘salir con el rabo entre las piernas’ resulta muy gráfica para caer en la cuenta de lo perspicaces que somos cuando vemos un miedo latente en una mascota. Y es que estamos familiarizados con esa posición del rabo de los perros como un indicativo de su temor.

Nuestra mascota agredecerá poder superar sus miedos

Nuestra mascota agredecerá poder superar sus miedos

Pero ¿qué pasa si esa postura no es coyuntural, si el perro la adopta de manera corriente? Pues, tal vez, estemos ante un caso más serio de perros temerosos patológicos o animales que han desarrollado fobias.

Precisamente de ese grupo de perros que han hecho del miedo algo muy suyo vamos a hablar aquí. De síntomas, de circunstancias que los desencadenan y de consecuencias y remedios. Un argumento para reconocer ese comportamiento en el camino de acabar con el miedo congénito de los perros. Una de las primeras cosas que debemos determinar para saber a qué tienen miedo los perros es abandonar esa imagen de sambenito que nos devuelve a un perro temeroso como el que echa a correr o resulta huidizo y se aleja de todo trato. La verdad es que los perros temerosos se nos pueden mostrar como animales que están pegados a nosotros, que no se alejan nunca de nuestra presencia, pero también como los que ladran y se comportan agresivamente.

Pero, asómbrese, los perros más sociables, los que te dan la pata sí o sí, pueden también esconder temores de la misma forma en la que lo hacen las personas que temen respuestas negativas de su entorno por una conducta que imaginan inadecuada. Llegados a este punto, conocer a qué temen los perros es, probablemente de las cosas más difíciles de evaluar, como seguro reconocerán muchos responsables de cualquier tienda de animales a la que solamos acudir a comprar sus piensos, comida, su alimentación y suplementos. Así, en cualquier caso ¿qué ha de hacer si usted conoce el motivo de sus miedos o un veterinario se lo ha transmitido? Pues en unas pocas recetas básicas y prácticas, se trata de:

-Generar confianza. Un perro temeroso no necesita disciplina, castigo ni corrección continuos, bastante tiene con su miedo para que no nosotros se lo hagamos aún más grande. Apórteles cariño, afecto físico, caricias y tranquilidad.
-Juegos excesivos. La sobreestimulación puede llevar a derivar en estrés como cuando los entregamos a juegos físicos sin recompensa que acaban frustrándolos. Recuerde que los perros estresados, nerviosos, son extraordinariamente sensibles con todo lo que acontece a su alrededor. Cerrarles el desarrollo de sus juegos con impedimentos físicos, con nuestro cuerpo, por ejemplo, es lo más parecido a un acoso, algo que le producirá al animal un estado de temor a lo que no puede controlar.
-Aislarlo. No es una buena práctica dejar solos a los perros, aislarlos de alguna manera. Son animales extraordinariamente sociales y necesitan de ese contacto sensato con una familia de personas como probablemente es la suya en su casa, su hogar. Y entonces ¿qué hacer para mejorar su estado y hacerles olvidar su temor constante? Varias prácticas resultan muy recomendadas, unas más físicas que otras, pero al alcance de cualquier cuidador por menos experimentado que sea. Veámoslas también:
-Repeticiones. Las rutinas pueden ser parte de la forma en la que los perros pueden retomar su seguridad. Hablamos de horarios, por ejemplo.
-Pasear, lo justo. Si los perros lo necesitan, pasear es una actividad recomendable, pero si no quiere, es renuente, no colabora, también puede haber desplazamientos más cortos sólo para tomar aire. Téngalo en cuenta.
-Ofrezcámosles seguridad. Acercándonos a lo que les da miedo, les pondremos sobre aviso de que no hay temor que valga con esos objetos o situaciones. Ayudémosles también a ganar su partida.
-Calma y tranquilidad. Voces y gestos pausados pueden ser un buen tónico contra la hipersensiblidad de los perros temerosos. Sea amable, modere sus intenciones, y, en todo caso, siempre que esté a disgusto con un comportamiento de la mascota podrá emplear el método de contar hasta diez. Como con los humanos.

Estrategias para la hidratación de los perros, jugando y comiendo y ambas cosas

Seguramente estará familiarizado con la deshidratación, la falta de agua por una ingesta inapropiada, menor a la recomendada. Y lo estará porque seguro que ha sufrido sus efectos. Pero ¿se ha parado a pensar cuáles pueden ser en los perros? ¿cómo la sobrellevan y qué estrategias pueden resultar más adecuadas para mitigar sus efectos o su aparición?

Patrocina MascotaSana: Productos para la alimentación sana de perros

¡Hidrata y refresca a la vez! ;)

¡Hidrata y refresca a la vez! 😉

Pues de todo eso vamos a hablar en estas líneas, de la deshidratación en los perros y de caminos sencillos para generar el hábito de beber agua y rehidratar a su mascota?
De entrada piense en esta cifra, si en las personas la cantidad de agua que corresponde al peso corporal es de un 75-78%, en el caso de los perros hablaríamos de un 90% ¿Sorprendente, no? El agua es aún más importante en la constitución física y en la salud de estos animales.
También por esa misma razón, cuando los perros no beben agua el riesgo de muerte es una preocupación importante. Un perro severamente deshidratado puede morir en cuestión de unos pocos días.
Para que esto no ocurra, para que usted tome el control sobre la hidratación regular de un animal que puede no mostrarse colaborativo para tomar agua, le proponemos unas sencillas estrategias para lograrlo. Cinco argumentos para conseguir que los perros beban agua utilizando la comida, los piensos que podemos comprar en su tienda de animales. Todo como motivación.

-Olor y sabor desagradables. Los perros no beben en vasos como los humanos, limpios y pulcros. Se les suele poner un cuenco en el suelo como el de su comida, el que se llena con piensos, e, independientemente de cómo esté el agua a lo largo de uno o dos días, se le hace beber ahí sin pensar cuan agradable o desagradable puede ser esta tarea básica para el animal.
Los perros que comen y beben agua en cuencos diferenciados pero cercanos, acaban dando sabor y con el tiempo olor al agua que toman. Y, en algunos casos, ese sabor u olor desagradables son suficientes para que el animal rechace beber. Si el agua no se limpia y la rechazan muy a menudo, el resultado puede ser una deshidratación que no advertiremos. Ojo con éso. Cambie el agua de los cuencos una o dos veces al día.

-Cuencos de plástico. Otro dato. Los cuencos de plástico que se venden en tiendas comunes que no son especializadas para animales no ofrecen garantías. Se suelen deformar con el calor o la presión, y, peor aún, adoptar sabores extraños. Apúntese a comprar cuencos para perros en tiendas de animales que le ofrezcan garantías de calidad.

-Agua congelada. Si los perros no beben agua, pruebe a jugar con ellos con trozos de hielo grandes. A algunos les gusta lamer el hielo durante horas. Pero retíreselo cuando el trozo de hielo, de tanto lamer, se haya convertido en un peligro para el animal de forma que se pueda asfixiar.

-Alimentación enlatada. La comida enlatada suele tener una proporción mayor de agua que la seca, los piensos secos. Aunque ya sabe que algunos piensos deshidratados necesitan de agua para alcanzar su punto ideal. Consulte en su tienda de animales de confianza donde acuda a comprar comida y suplementos.

-Diarreas y vómitos. Seguramente se lo recomendará su veterinario, pero no está de más recordar que a los perros les sucede como a las personas, con vómitos y diarreas, con las pérdidas de líquidos, de fluidos, por esas evacuaciones persistentes es necesario tomar la estrategia de recuperar el nivel de hidratación de su organismo. Un perro con vómitos o diarrea, o ambas cosas, debe tomar agua sí o sí.

El agua es vital para un perro, asúmalo, pero haga algo más, busque acomodar algunos de estos consejos para mejorar la hidratación de su mascota de forma natural, unas veces jugando, otras comiendo, las más de las veces jugando y comiendo. ¿Quiere intentarlo?

Ejercicios a pedir de perros mayores

Los perros mayores, los perros viejos o de cierta edad, juegan, pueden jugar, está claro que no como los cachorros, pero el juego y el ejercicio en general es un buen aliado para mejorar las condiciones de salud del animal, retrasar algunas dolencias físicas y, cómo no, convertirse en un motivo para la interacción con la mascota.

Mascotasana: Productos para perros sanos

El deporte es el mejor alidado para la salud de nuestra mascota

El deporte es el mejor alidado para la salud de nuestra mascota

Si usted tiene uno de esos perros mayores tocado por la artritis o por alguna otra dolencia en las articulaciones, déjese aconsejar por este comentario en el que nos proponemos acercarle algunas sencillas posibilidades en materia de ejercicios para los perros de cierta edad. Las resumimos en cinco opciones, por supuesto que combinables entre sí. Empecemos con los paseos.

-Caminatas. Caminar es una opción inmejorable, incluso para los perros con problemas musculares. Intente adaptar el ejercicio a las condiciones del animal, no forzándolo hasta el extremo, pero sí obligándolo de alguna manera a que tenga una actividad con algo de esfuerzo. Plantéese caminatas en llano, en sentido creciente, de menos a más, de menos distancia a más recorrido.

Elija las zonas llanas y experimente con zonas levemente irregulares, como arena o un firme de hierba que obligue a los perros a esforzarse por nivelar sus caderas.

Si el animal padece una cojera o para, déjele descansar y aún más si comprueba que tiene dolores. Déjese aconsejar por un especialista, un veterinario, o, de alguien más cercano, con experiencia y competente, un profesional de confianza que se encuentre al frente de una tienda de animales donde suela comprar los piensos, la comida, toda la alimentación y los suplementos de su mascota. Para los perros que sufren algún tipo de parálisis o una displasia de carácter severo en la cadera, podrá encontrar y comprar, también en una tienda de animales, unos curiosos carritos para perros que mejorarán la movilidad de la mascota.

-Tirar y recoger. Es un juego con el que usted y su perro seguro que se entretenían hace tiempo. Si las condiciones físicas del animal son aceptables, nadie dice que no se pueda seguir jugando de la misma forma, aunque con menos intensidad. Se trata de lanzar algo, una pelota, por ejemplo, y pedir al animal que la devuelva. Tirar y recoger. Busque una pelota de acuerdo con el tamaño del hocico semicerrado, ni tan pequeña que sea un peligro porque se pueda atragantar con ella, ni tan grande que le tensione la mandíbula. Si lo cree conveniente, pruebe a buscar texturas adecuadas para la superficie de la pelota de manera que no le haga daño a la dentición. Esas pelotas también las podrá encontrar y comprar en una tienda de animales y de entre un gran surtido de artículos para la misma finalidad.

-Jugar a pelear. A los perros más jóvenes, les encanta revolverse en un juego de lucha y persecución. Simplemente les chifla. A los mayores, tal vez. Pruebe a buscarle esas cosquillas a su mascota, rételo a moverse, a interactuar físicamente, siempre teniendo en cuenta sus limitaciones. Jugar sí, menos tiempo, con menos movilidad, con menos intensidad, con límites, pero jugar a peleas.

-Nadar. La natación, el suave ejercicio y movimiento en el agua es un buen aliado como tarea física para los perros mayores. El medio acuático permite realizar recorridos de las articulaciones de una manera más suave, menos intensa y, por tanto, más beneficiosa. Juegue en el agua con su perro, incítelo a bañarse, a moverse en el agua, con seguridad, allí donde usted puede controlar el ejercicio, siempre atento a la respuesta de un animal que con mucha seguridad se cansará físicamente antes y podrá mostrarse inseguro en el medio acuático.

-Cinta de ejercicios. De la misma forma que los humanos solemos utilizar cintas para hacer ejercicio en interiores, también las hay para perros, no motorizadas y adecuadas con sus tallas y corpulencias. También las puede comprar en una tienda de animales especializadas.

Son ideales para mantener el tono muscular en tiempos de crudo invierno, cuando salir a la calle o al campo no es una buena opción. Pero piense que su cinta de correr en casa también puede ser útil para su perro. Puede pasear junto a usted, la imitación y su fidelidad le serán extraordinariamente útiles para conseguir el dúo de caminantes perfecto.