Posts Tagged ‘comportamiento’

Descubre como evitar que tu perro haga un circo de la casa

A algunas personas el comportamiento saltarín de un perro les parece totalmente inapropiado para la convivencia en un hogar. Les resulta molesto. A otras, incluso, lo entienden como algo aterrador e insufrible.

Hay saludos realmente aplastantes ;)

Hay saludos realmente aplastantes 😉

Los perros inquietos que saltan sin motivo aparente pueden ser un riesgo para los niños y hasta para las personas mayores más desvalidas.

Te aseguramos que esos saltos que tanto descomponen no son un comportamiento natural de los perros, no forma parte de su instinto, y tal vez todo haya nacido del estímulo que recibieron esos mismos perros en sus tiempos de cachorro para saltar a los regazos. Las recompensas afectivas fueron el estímulo de esos comportamientos inadaptados. Y, como suele decirse, de aquellos barros son estos lodos.

Pero hay remedio para evitar que los perros ya adultos sigan haciendo de nuestro salón su circo particular. Ese comportamiento saltarín puede modificarse con unas sencillas recetas que hay que saber concretar y que, por supuesto, hay que mantener en el tiempo. Veamos los detalles de esas técnicas:

– No hagas caso cuando tu perro salta. De lo que se trata es de ignorar la acción. Prestarle atención o interactuar negativamente con un grito, empujándolo o sujétándolo con fuerza paradójicamente puede estimularlo. Recuerda que los perros buscan en ese momento tu interacción, casi la que sea, y que hasta mirarlos, un simple contacto visual, puede ser parte de su aprobación. Ya lo sabes ignorar, ignorar.

Patrocina PULLER, el dispositivo interactivo de entrenamiento para perros.

Ya verás como, después de un tiempo, estos perros acaban por frustarse y cansarse, desistiendo de este comportamiento atlético. Si, al cabo de un tiempo, ves que cambia positivamente de actitud, llámalo y salúdalo afectuosamente. Si ves que vuelve a las andadas, vuelve a ignorarlo. Repite el ciclo con frecuencia hasta hacer desaparecer ese comportamiento inadaptado.

– Premia el buen comportamiento. Mantén cerca el recipiente que contiene las golosinas de tu perro, sí, ese en el que están esos piensos compacto que suele comprar en su tienda de animales. Si ves que tu perro se sienta y se está quieto, prémialo con una de esas chucherías que le gustan. También puedes premiarle con algún accesorio como Puller, que además te permitirá hacer ejercicios e interactuar con tu perro.

Y ahora una receta para subir de nivel en la modifiación del comportamiento.

Fíjate, los saltos se suelen asociar también a la alegría con la que los perros reciben a los invitados de la casa con los que se encuentran muy a gusto. Esa alegría se puede traducir del mismo modo en saltos descontrolados.

Y para evitarlos, invita a las visitas a tomar algunas piezas de esos piensos prensados de las chucherías de tu mascota que podrán encontrar en la entrada de la casa donde las habrás dejado previamente.

Si tu mascota se sienta adecuadamente pide a tus invitados que le den alguna de esas chucherías al animal, si salta descontroladamente, haz que devuelvan el premio a su lugar y que ignoren a la mascota como ya sabes. Y que no acaricien o saluden al perro, porque eso se consideraría un premio.

– Rutina de ejercicios. Los saltos sin control de los perros pueden ser una búsqueda institntiva de atención. En este sentido, el ejercicio físico puede comportarse como un modulador de la energía desbordante de estos animales.

Derívala hacia una rutina de paseos y carreras en lugares abiertos y seguros. Se trata de un estímulo positivo que no sólo te permitirá mantener sano y saludable a tu mascota, sino que podrá mejorar tu vínculo con el animal en cada actividad y en cada salida de la rutina.

Sé paciente y busca esas opciones que te permitirán también a ti salir de tu rutina y hacer lo mismo, compartir un sano y beneficioso ejercicio con tu animal preferido.

Anuncios

Socialización de los perros, suspenso en instintos

Los perros son mascotas sociales, muy sociales, que conservan, a pesar de su intensa interacción con el hombre, muchos comportamientos instintivos que son propios de la especie. Así, cualquier adiestramiento de perros tendrá que tener en cuenta esas tendencias naturales que se traducen con mucha frecuencia en molestias para la familia o, peor, para los vecinos y par el entorno.

Adiestrar positivamente a la mascota le ayuda a integrarse en sintonía con sus compañeros de hogar, su familia

Adiestrar positivamente a la mascota le ayuda a integrarse en sintonía con sus compañeros de hogar, su familia

Se trata de evitar, o, en todo caso, reducir, sus tendencias naturales a mordisquear aquello que no es comida, de acabar con sus preferencias por saltar, por correr donde no deben, y seguro que muchas actividades más que usted será capaz de recordar con no poca resignación.

Un adiestramiento de perros adecuado no hace necesario, ni de lejos, acción violenta alguna para que las mascotas aprendan sus nuevas tareas con las que serán socializadas en compañía de los humanos. Un buen adiestramiento deja a un lado pegar, como comentamos, golpear o azotar a los perros. Y es que hay un número muy importante de maneras de enseñar a los perros cómo deben comportarse, siempre con firmeza y aprovechando sus necesidades y prioridades como animales, pero comprendiéndolos como perros, con su instinto particular.

Hablamos de voces de mando correctas para dirigir a los perros y el más simple de los refuerzos positivos para dar al animal la confianza y el apego que necesita y que nos interesa como cuidadores. Y, por si no lo sabía, la eficacia de un adiestramiento no tiene por qué tener que ver con la edad, ni con la raza del animal. Si acaso, y en algunos casos, necesitaremos por nuestra parte más paciencia y para los perros más dosis de refuerzos en cada ejercicio. En la educación de los perros podremos distinguir tres fórmulas o niveles: El de cachorros, el de adultos y el especializado.

– Adiestramiento de cachorros. El adiestramiento para perros más fructífero ha de empezar mientras son cachorros, cuando los perros tienen entre tres y seis meses de edad. Si las pautas de enseñanza de los perros a esa edad son correctas, el animal crecerá con humanos de manera muy sociable, amistosa y, mejor que mejor, con buenos comportamientos.

La educación de los cachorros de perros comienza con lo básico, como seguir al paso de su cuidador, estarse quieto, echarse sin hacer movimientos, estar relajado, seguir su alimentación de manera correcta con su comida y sus piensos, a su hora y en el sitio reservado, como sucede a la hora de defecar.

A los perros jóvenes se les enseñará a saber estar dentro de casa, fuera y en cada una de las situaciones sociales más comunes para la familia.

Un cuidador hábil aprovechará la etapa de la dentición de los perros de manera ventajosa. Y es que los perros, como sucede en los humanos, sufren de dolores en su boca durante el tiempo en el que le salen los dientes. Para aliviar el dolor, se les suele dar un masticador, como los que podemos comprar en cualquier tienda de animales especializada en perros.

El masticador de la tienda de animales será ofrecido como recompensa por el hecho de haber realizado una buena tarea que le habremos enseñado previamente. El animal obtendrá alivio y hasta placer con el mordedor cuando haya obedecido correctamente. Es el sistema del aprendizaje basado en la recompensa.

– El adiestramiento en perros adultos. La enseñanza para perros de edades superiores a los seis meses puede incluir la realización de tareas propias de las mascotas más pequeñas.

Pero también atendiendo al cuidado de eliminar su agresividad innata, los problemas en la actitud social con otros perros o con personas, fundamentalmente del entorno familiar y aun toda enseñanza que ayude a socavar cualquier desviación específica de conducta que se haya detectado en el comportamiento del animal.

La educación de perros adultos, más allá de los métodos básicos descritos, puede requerir técnicas de adiestramiento más avanzadas. En cualquier caso, siempre debe haber un compromiso personal del adiestrador con la tarea para ser constantes, firmes y, como comentamos, pacientes.

Por lo demás, palabras, llamadas, voces cortas y contundentes que el animal asocie a la tarea que se le quiere enseñar, ya sea para llamarlo simplemente para la comida, como para que efectúe una actividad mucho más compleja como traer algo específico a nuestra presencia o desactivar un instinto primario a nuestra voz como el de ladrar.

– Adiestramiento especializado para perros. Como ya sabrá, hay cursos especializados para perros que los capacita para realizar tareas asociadas a ciertas labores y profesiones, como las que tienen que ver con la seguridad y el desarrollo de eventos.

Rescates, detección de drogas, apoyo policial, búsqueda de explosivos, asistencia a ancianos, a discapacitados y hasta a jóvenes. En eventos, para enseñar a los perros a comportarse de una manera poco convencional, por ejemplo, en funciones de entretenimiento, como ese tipo de escapismo que seguro que también conocerá como trucos de magia. Una magia, que, en cualquier caso, ya se siente cuando un perro olvida su instinto animal para integrarse en sintonía con sus compañeros de hogar, su familia.