Posts Tagged ‘comida perros’

La delicada línea que ata la salud de los perros

La columna vertebral es una estructura básica del esqueleto de los animales. Les proporciona una fijación necesaria para el armado óseo del cuerpo, pero también una flexibilidad suficiente para garantizar movimientos coordinados. Sin embargo, la columna vertebral es al mismo tiempo un sistema muy delicado. La columna vertebral de los mamíferos, y la de los perros, se compone de una larga serie de huesos conectados entre sí que cuentan con una serie de uniones que funcionan como amortiguadores naturales.

Patrocina MascotaSana: Piensos naturales para perros sanos

Ejercicio perro

Son los discos intervertebrales. Se trata de puntos de unión almohadillados que facilitan una adecuada flexibilidad y todos los movimientos del cuerpo del animal. Pero la columna vertebral también funciona como un canal a través del que se conducen las terminaciones del sistema nervioso que circulan por su interior, por la llamada médula espinal.

Paquete nervioso Un paquete de nervios forrado y protegido por la columna vertebral que se conecta entre las vértebras para dar naturaleza a las funciones nerviosas. Los mismos nervios pasan por entre medio de los discos, lo cual es una ventaja, pero, como veremos, también un inconveniente cuando se produce una mala articulación del conjunto. Bajo este esquema en apariencia simple es como funciona el sistema nervioso asociado a la columna vertebral. Y es que, cuando los discos resultan dañados por la fricción o se hinchan por contactos inadecuados, se produce una calcificación paralela que ejerce, a su vez, una presión sobre los nervios que conectan y salen de las uniones de los discos.

Y toda presión de los discos inflamados o dañados sobre los nervios genera invariablemente un dolor. Si el daño es mayor, se puede producir incluso una parálisis motora porque los nervios que han de activar la movilidad local dejan de funcionar. Dejan de ser vectores de transmisión de impulsos nerviosos. Como si un cable dejara de conducir la electricidad con la que activar un motor que funcione con electricidad. Entonces es cuando se produce la temida parálisis que impide que los perros puedan, por ejemplo, moverse o sostener su propio peso. Un dolor más atenuado puede hacer que un perro rechace el ejercicio y que aparezcan otros problemas de salud asociados a una movilidad limitada.

El tratamiento más común en estos casos, como recordará cualquier responsable de una tienda de animales donde acudamos a comprar comida o suplementos para perros, pasa por administrar antiinflamatorios. Si la debilidad motora es el principal problema, entonces se puede recetar corticosteroides aunque, en casos más serios, lo recomendado es cirugía con la que se buscará una solución que pueda aliviar el problema. Observadores proactivos Si tu perro siente dolor o muestra debilidad en las patas traseras existe una gran probabilidad de que pueda tener algún disco vertebral dañado. No obstante, también es cierto que hay otras dolencias de los perros que se manifiestan con los mismos síntomas.

Por éso, ante la aparición de molestias, de dolores o de formas de caminar poco habituales en estas mascotas, la recomendación siempre es la misma, acudir al especialista veterinario que será el que descartará si se está ante un problema con los discos intervertebrales o no.

En este sentido, un ejemplo de problemas nerviosos que se suelen confundir con los asociados a los discos de la columna vertebral de los perros es el que tiene que ver con la rotura de los ligamentos de las rodillas que se dejan ver como una debilidad motora. Otro caso asociable a problemas en los discos vertebrales puede ser el de las luxaciones de ambas rótulas que ofrecen patrones de cojeras recurrentes similares.

Lo dicho, la mejor recomendación cuando hay sospechas de que la mascota tiene dolores en la columna es acudir a un veterinario de confianza. Es la mejor ayuda que podemos ofrecer a nuestra mascota en un primer momento.

Anuncios

Salud de los perros, por sus hígados la reconoceréis

Las enfermedades hepáticas en los perros representan unas de las principales causas de muerte en estas mascotas cada año. El hígado es un órgano muy importante para garantizar una vida larga y saludable en los perros.

Patrocina MascotaSana: Productos para la alimentación y el cuidado de perros

El hígado de nuestra mascota es uno de los órganos que más hay que cuidar.

El hígado de nuestra mascota es uno de los órganos que más hay que cuidar.

El hígado de los perros está en el centro de algunas de las enfermedades que resultan más dañinas para estos animales de compañía. Se puede decir que cuando el hígado de los perros está afectado, la salud del animal tiene todos los números para deteriorarse. Las funciones principales del hígado de los perros, como en los humanos, es la de purificar la sangre, eliminar los residuos tóxicos no deseados del organismo y proporcionar un ciclo de digestión ordenado y sano.

Yendo a lo más práctico, elaboremos en este apartado un sencillo glosario de circunstancias que conducen a la enfermedad hepática en los perros y, para redondear la exposición, los síntomas más comunes que a cualquier cuidador de perros le puede poner en la pista sobre una alteración negativa de las funciones del hígado ¿Nos sigue?
Así, ¿cómo se llega una enfermedad hepática? Los motivos pueden ser:
– Mala calidad de la alimentación.
– Infección bacteriana.
– Infección viral.
– Traumatismo. Un accidente, por ejemplo, el atropello fortuito de un coche o un golpe distinto, un golpe de calor, una subida inesperada de la temperatura, puede desencadenar una dolencia hepática en los perros.
– Medicamentos. Algunos medicamentos recetados a los perros por los veterinarios pueden desencadenar procesos hepáticos no deseados. Entre esos medicamentos, podemos encontrar el acetaminofeno, que, aunque está en todas las afecciones hepáticas por este motivo, no es el único desencadenante. Como se suele decir, consulte a su veterinario sobre este tema tan delicado de la salud de su mascota.
– Sustancias tóxicas. El medioambiente puede devolver un contacto contaminante que resulte fatal para los perros que tienden husmear, olisquear, como hábitos fundamentales de su conducta. Una de las sustancias tóxicas más temidas para desencadenar enfermedades hepáticas son los pesticidas, presentes en el tratamiento de cultivos, huertos y jardines privados y públicos.
– Vacunación. Las vacunas pueden generar en algunas razas de perros una alteración de las funciones hepáticas que resulte a medio y a largo plazo un serio problema para su salud.
– Defectos naturales. Algunos cachorros de perro, también en el caso de ciertas razas o de determinadas combinaciones de ellas, nacen con malformaciones en el hígado obligan al órgano a malfuncionar o a hacerlo de manera muy deficiente impidiendo, por ejemplo, la purificación de la sangre. Esa situación compromete, a su vez, el buen rendimiento de otros órganos a los que está muy ligado el hígado.
– Predisposición genética. Algo que hemos abordado en el ítem anterior, hay una componente genética que también forma parte de las condiciones a las que se tienen que enfrentar los animales a lo largo de su vida.
Una predisposición que pueden corroborar con su experiencia los profesionales que están al frente de una tienda de animales a la que solamos acudir para comprar comida para nuestras mascotas.
– Venenos. Parece obvio, pero hay que incluirlos del mismo modo en esta lista, los tóxicos generan problemas de salud con su combinación química potencialmente afectante.
Y ahora vamos con los síntomas de una afección hepática en los perros:
– Molestias gastrointestinales como vómitos y diarrea.
– Pérdida de apetito.
– Letargo. Un tipo de atonía injustificada en los perros.
– Vientre hinchado y/o distendido
– Heces decoloradas o grises sin motivo alguno.
– Orina sin color.
– Ictericia.
– Aumento de la micción y el consumo de agua.
– Problemas neurológicos severos como convulsiones o una conducta errática en los movimientos del perro, inseguridad por pérdidas de equilibrio ocasionales.
– Infecciones virales o bacterianas.
Se trata de una causa común para los problemas hepáticos para los que existe una prevención, y esta es el cuidado general de la salud y el control de las constantes vitales de los perros que podríamos traducir en vigilar y comprobar como come y como se desenvuelve nuestra mascota. Tan sencillo como eso.

Perros a la pata coja

Los perros que cojean no tienen forzosamente porqué padecer los achaques de los años. La cojera en los perros puede ser debida a traumatismos o a condiciones de salud que se han cronificado. Aún más, una leve cojera puede esconder un tumor maligno en el peor del peor de los casos.

Patrocina MascotaSana: Piensos para Perros sanos y fuertes.

Ante una cojera de nuestra mascota, lo mejor es acudir al veterinario. Nos aseguramos de que está en buenas manos.

Ante una cojera de nuestra mascota, lo mejor es acudir al veterinario. Nos aseguramos de que está en buenas manos.

Las cojeras en los perros tienen infinidad e inabarcables motivos, como sucede con los humanos, pero con la intención de resumir y remitirnos a las causas más comunes, nos animamos a centrarnos en diez principales que obligan a los perros a ponerse a la pata coja. Sin quererlo.

-Lesiones en los tejidos blandos. Se trata, aunque pueda parecerle extraño, de la causa más común de cojera en los perros. Las lesiones pueden ir desde esguinces, a tirones musculares, pasando por traumatismos menores del mismo tipo. En principio, no se trata de problemas graves y pueden ser tratados con éxito en unos días, con descanso y analgésicos suaves de acuerdo con el peso y la raza de la mascota en cuestión.

-Artritis. Tome nota. Si su perro tiene cada vez mayor dificultad para levantarse después de permanecer acostado o sentado durante cierto tiempo, o ve que tiene problemas para subir escaleras o para entrar o salir de su caseta o de su cubil, probablemente esté ante un caso de artritis canina.
Es más, si su perro es grande, tal vez esté ante una displasia de cadera como seguramente le recordará con su experiencia un responsable de una tienda de animales donde suela comprar la comida y los suplementos de su mascota.

-Cortes en las almohadillas. Las almohadillas que sirven de apoyo en el extremo final de las patas pueden haberse herido con astillas de madera, con espinas de pescado o con piedras afiladas.
Recuerde que en las zonas extremadamente cálidas con suelos ardientes, las almohadillas sufren un castigo extra, literalmente, a cada paso. Compruébelas, y, de paso también, acostúmbrese a revisar con detalle esa parte de la anatomía de su perro. Por su salud.

-Fracturas cerradas. Se trata de lesiones de huesos con roturas muy pequeñas que no quedan a la vista y que son difíciles de ver si no se palpa la piel en la zona. Ni siquiera puede distinguirse una deformación del miembro o un torcimiento acusado.

-Fracturas a ojos vista. Y todo lo contrario, las fracturas desgarradas son motivo de cojera en los perros, pero también de infección con complicaciones si están abiertas. Ojo con éso.

Fracturas epifisarias. Las fracturas llamadas epifisarias por lo general se producen al final de los huesos largos, normalmente en el fémur o en el húmero, especialmente en cachorros y perros jóvenes con huesos finos aún sin consolidar que se someten a tensión en sus juegos habituales.

-Panosteitis. Se trata de un tipo de cojera recurrente en perros jóvenes, que, por lo general, no necesita de tratamiento.

-Lesiones de ligamentos. Los ligamentos son bandas de tejido muscular que se entrelazan en los huesos comprometidos en las articulaciones. Cuando los ligamentos están ‘tocados’ por algún golpe, la cojera de los perros sólo puede empeorar si no se recibe un tratamiento adecuado.

-Tumores. La cojera asociada a los tumores es una causa de primer orden en este tipo de males caninos. Tanto por los tumores que se reproducen en las articulaciones, como los que tienen su origen en el cerebro y que comprometen las funciones del sistema nervioso central, entre ellas, la movilidad del animal.
Los perros con este tipo de afecciones sufren mareos, se desorientan. Si detecta cualquier bulto extraño en las articulaciones de su mascota o percibe un tipo de caminar errante, póngase en contacto inmediatamente con su veterinario de confianza y háblele de su inquietud. Los tumores son de rápida evolución y un tratamiento a tiempo puede marcar la diferencia.

-Luxación en la rótula. La rodilla de los perros puede adoptar movimientos extraños con recorridos laterales, bien por motivo de traumatismos, bien por infecciones no detectadas.

El resultado es que la rodilla se desliza fuera de su alineamiento natural generando una apreciable cojera en la mascota. Esto es especialmente complicado en el caso de los perros en los que la cortedad de las extremidades hace menos visibles esas faltas de alineamiento.

Como resumen final, la misma recomendación que le hacíamos al principio y que solemos recoger en otras entradas de este blog. Nunca se canse de observar detenidamente a su mascota, sí, para recrearse en ella, pero también para descubrir aquellos cambios en su condición de salud que nos pueden alertar de que algo no va bien.

Dobermans, perros guardianes de nuestro cariño

Los perros doberman son una raza de mascotas que, a pesar de su apariencia fiera y nerviosa, resultan ser animales muy leales si se les sabe educar con corrección. Nacieron como raza gracias al esfuerzo de un experto y cuidador de perros alemán a finales del siglo XIX, de apellido precisamente Doberman.

MascotaSana: Productos para el cuidado y la alimentación de los perros.

Los dobermans son perros sensibles que necesitan de firmeza por instinto y ser dominados

Hoy, la búsqueda del perro ideal de Doberman ha convertido a esta raza de perros en un éxito que perpetúa cada generación.

El doberman resulta ser una raza de perros muy, muy inteligente a la que hay que aplicarle una buena mano firme, que en modo alguno quiere decir dura. De lo que se trata es de adaptar el trato que hay que dar al animal, pulir sus hábitos de socialización y los que son parte de su instinto animal.

Sin embargo, fuera de la firmeza con la que hay que acompañar su educación, los perros doberman acaban dejándose ver en la proximidad de sus cuidadores y en el ambiente familiar en el convivan como animales sensibles, atentos, siempre dispuestos, juguetones a su manera y sobre todo cariñosos.

Hay que inculcarles que sean disciplinados con su comida, que esperen su turno para comer sus piensos, que adopten una postura de espera antes de iniciar su alimentación.

Los perros doberman pueden mostrarse amables y hacer mucho por compartir la casa familiar de quienes los han acogido y seleccionado entre muchos otros perros en una tienda de animales.

Suele ocurrir que cuando se acude a comprar un cachorro de doberman a una tienda de animales se produzca un flechazo y que el animal acabe haciendo las delicias de los más pequeños en casa si resulta bien educado. Un valor que destacan sus cuidadores es su vivacidad.

Los perros doberman tienen instinto protector para con su grupo en el que se incluyen a los cuidadores y a toda la gente de la casa, incluso se da el caso de que conviven en armonía hasta con gatos con los que se han criado y que no ven como rivales. Son perros guardianes por excelencia y siempre están alerta.

Pero los perros doberman son del mismo modo muy activos, como hemos insinuado, se aburren si no cuentan con ese punto de movimiento físico que los estimula. Es más, si se les deja solos, se buscarán la vida para entretenerse.

Y entretenerse para los perros doberman puede ser corretear por la casa y hacer todo tipo de saltos y carreras por pasillos y habitaciones, cuando no tomarla con las cortinas o con el sofá.

Por esa razón es importante educarlos y proporcionarles estímulos como nos recordará un veterinario que trate a estos perros o un responsable de una tienda de animales en los que se suela comprar piensos enriquecidos y suplementos para perros grandes.

Si su doberman se ha de quedar solo, pruebe a dejar su comida oculta, sus juguetes y productos para mascotas escondidos pero a su alcance de forma que tenga que buscarse la vida para alcanzarlos. Esos son unos tipos de estímulos que dan buen resultado con los perros doberman.

Sobre la educación y los hábitos de estos perros, dos notas más. La primera es que deben ser premiados con tal vez algo más de frecuencia que otros animales para que no pierdan el interés. Los tonos de voz son importantes.

Premios con gestos y estímulos verbales y vocalizaciones cortas y secas para que no pierda ese mismo interés y mantenga la atención sobre las instrucciones. Los castigos de voz se han de evitar porque generan bloqueo y un nerviosismo sin sentido en los perros doberman. Téngalo también en cuenta.

El segundo dato es que hay que ‘moverlos’ con mucha frecuencia, pasearlos para darles esa actividad que necesitan. Si es posible con espacios para correr, mejor que mejor.

Los dobermans son perros sensibles que necesitan de firmeza por instinto y ser dominados y que, a cambio, nos entregan una lealtad que forma parte de su encanto natural.

El punto de vista de los perros

¿Se ha preguntado alguna vez cómo ve su perro? Hay una idea muy extendida de que los perros no ven como los seres humanos, que ven en blanco y negro. Sin dejar de haber alguna verdad en ese argumento, hay que hablar de matices. Los perros no ven como los seres humanos, porque en su medio, como consecuencia de su evolución, no lo necesitan. Tan claro como éso.

MascotaSana: Todo para la alimentación y el cuidado de los perros

La imagen de la derecha podría ser la visión de los perros

Una de las características adaptadas de la visión de los perros es que pueden ver con intensidades de luz menores que los seres humanos, con luz más débil siguen viendo bien.

¿Por qué? pues porque en la zona central de su retina tienen una configuración diferente a la nuestra. Las partes sensibles a la luz se llaman bastones y los bastones del centro de la retina de los perros pueden leer formas y figuras en tonos de gris con mucha mejor facilidad.

Nosotros los seres humanos no tenemos en esa posición tantos bastones, sino otros elementos de la retina sensibles al color, los llamados conos. Vemos mejor los colores que los perros, pero necesitamos más luz, ambientes más iluminados y colores muy contrastados unos de otros para detectar su diferencia.

Por otro lado, los perros son capaces de distinguir el movimiento mejor que los humanos. Menos luz y mejor apreciación de la movilidad ¿Unas circunstancias que no le recuerdan a algo? Efectivamente, se trata de la serie de adaptaciones a las que nos referíamos al principio de este texto.

El perro en su medio natural antes de que el hombre lo domesticara perseguía presas, su comida, en la oscuridad o con poca luz, se emboscaba, y, por tanto, estaba atento al comportamiento activo de sus presas. Un sistema de visión que también resultaba muy valioso para defenderse de sus predadores en unión de un olfato y un oído privilegiado.

Pero los perros tienen un handicap, tienen menos agudeza visual que los seres humanos por la sencilla razón de que enfocan peor los objetos. Veamos un ejemplo.

Si observamos un objeto que está situado a veinte metros, por ejemplo, un saco de sus piensos, para un can esa imagen no estaría nítida a tanta distancia, a seis metros la vería como la apreciamos nosotros a esos veinte de los que hablamos. Una relación de agudeza visual de 20/75. 75 para nosotros evidentemente.

A los perros les costaría ver en una tienda de animales sus sacos de piensos, los olerían, téngalo por seguro, mucho antes de verlos y de que su dueño pudiera llegarlos a comprar.

Y algo que también ha hecho afianzarse esa idea popular de que los perros ven en blanco y negro. No es cierto. Por la disposición de las células fotosensibles en los ojos, ven con claridad los amarillos y los azules, pero no los rojos y verdes como nosotros, que para los perros serán tonos muy desvahídos.

Pero no todo va a ser perfecto en el perro, los canes no están capacitados para ver la televisión. Sí, como lo lee. El motivo no es otro que su incapacidad para ver la secuencia de imágenes parpadeantes que forman los barridos de las imágenes televisadas.

Si nosotros las vemos como secuencias perfectamente encadenadas y por supuesto que comprensibles, los perros, si tuvieran conciencia y nuestra inteligencia, se quedarían sin entender nada, porque para ellos las imágenes son sólo una sucesión de imágenes fijas que ven a saltos. Postales unas detrás de otras. Así, una película de perros no sería para perros.

Por último, una reflexión. Los perros tienen un arco de visión que se ajusta a su altura, a la forma en la que está dispuesta su cabeza, para mirar hacia el frente y hacia abajo.

Su mundo es lo que tienen delante y a quince, treinta, cuarenta centímetros del suelo. Decididamente, no ven como nosotros, aunque sólo sea por el hecho de dónde están situados sus puntos de vista.

Educar perros con tres argumentos: Paciencia, paciencia y paciencia

Nos acercamos a comprar un cachorro de perro que nos gusta en una tienda de animales, nos lo llevamos a casa y lo alimentamos y lo criamos con cariño, sentido común y pendientes de sus necesidades, de su alimentación, de su comida, de los suplementos que necesita. Dicho así, el planteamiento suena correcto.

Para que nuestra mascota siga las pautas para la socialización con los humanos, hacer falta mucha paciencia

Sin embargo, hay más, los perros no son objetos que se puedan colocar en casa sin más. Siempre será un animal que obedecerá a sus instintos animales.

Algo que hará que la convivencia pueda irse al traste, si no seguimos unas pautas. Unas pautas que nos lleven a la educación del perro para alcanzar un grado de socialización con los humanos, con las personas viven en la casa, que ayude a integrar al animal en la familia. Por éso, no se trata de comprar perros en una tienda de animales y criarlo. Hay algo más, mucho más que hacer.

Resulta vital para socializar y educar a los perros, comprar el animal cuando es todavía un cachorro, destetado, pero todavía pequeño.

Una perra que haya tenido cachorros los amamantará hasta alrededor de las cinco semanas, o tal vez un poco menos, a partir de la quinta semana, la mamá de los perros ya comenzará a gruñir a sus cachorros para conseguir que se busquen su comida solos y sean independientes.

A las siete semanas de vida de los perros pequeños, su madre dejará de darles leche, simplemente porque le desaparecerá. El momento más conveniente para adoptar a una cría de perro y traerla a casa debería entre esas cuatro, cinco, seis o siete semanas de vida, tal vez hasta la octava.

¿Y por qué es importante educar a los perros, tomarse la molestia de educarlos? Una buena respuesta es una batería de ejemplos, es obvio, pero usted comprenderá porqué.

Nos vale el ejemplo de preguntarle cómo se sentiría si al volver del trabajo se encontrara las esquinas de su salón llenas de los orines de su mascota, roídas sus babuchas de dormir o algunas de sus pertenencias fuera de lugar y arratradas por toda la casa.

Llegar a éso es llegar por una mala o nula educación de los perros. Por situaciones como esas, es necesario socializar y educar al animal desde pequeño.

Una de las claves de la educación de los perros es confinar al animal en un área determinada, que será su lugar de referencia. Un lugar que puede ser un cuarto pequeño o su perrera.

Si acostumbra al animal a hacer de toda la casa su espacio de juego y que pueda deambular por ella a su antojo, luego le resultará prácticamente imposible reubicarlo en un sitio más pequeño.

En ese lugar, que es su lugar, será más fácil controlar sus micciones. Conducirlos desde pequeños al área donde harán sus deposiciones, les ayudará a regular sus esfínteres, a normalizarlos, a pautarlos, pero también a respetar el resto de lugares de la casa donde éso no está permitido.

Lo mismo se puede decir de lo que ha de morder y lo que no ha de roer. Será de gran ayuda, colocarle cerca objetos que puedan masticar, y estimularlos a ello, como muchos de los productos para mascotas que se pueden comprar en una tienda de animales como juguetes para perros.

Aplíquese. Nada más llegar a casa, los perros deben saber quién da las órdenes y qué hábitos son los tolerados y cuáles son los que no lo son.

Nunca deje de sacionar con el acompañamiento de una voz bien firme sobre lo que el perro ha hecho mal, Bastará con un sonoro ‘no’ señalando indicativamente qué es lo que ha resultado incorrecto.

También es conveniente que le compense cuando hace las cosas bien, con caricias y con alguna chuchería de vez en cuando, de esas que se pueden comprar también como productos para mascotas junto a sus piensos en la tienda de animales.

Y, muy importante, muy importante, las voces en el momento en el que se produce, para que el perro asocie la conducta equivocada, con su gesto de desaprobación y su tono reafirmando el mal comportamiento.

Dependiendo de la raza de los perros, la conducta correcta puede asumirse con una reiteración en días consecutivos no llegando a las docena de veces en el mejor de los casos o prolongándose al centenar en razas de perros que podríamos llamar poco colaborativos por naturaleza. Usted, en todos los casos, habrá de armarse de mucha paciencia.

Nunca se desanime si el perro vuelve a incidir en los mismos errores, ármese de esa paciencia y refrésquele la memoria volviendo a repetir sus mismos gestos con idéntica voz firme. El perro recordará y todo volverá a ser como siempre.

Cuidados del perro a flor de piel

Algo que motiva mucho a los amantes de los perros es ver a su mascota con un pelaje limpio y brillante, síntoma de que el animal está sano y que los cuidados que le prodiga son los adecuados. Un perro sano es un perro feliz y su propietario tiene todos los números para disfrutarlo.

MascotaSana: Productos para la alimentación y el cuidado de los perros

El cuidado del perro no se refiere sólo a su higiene, sino también tiene gran importancia su correcta alimentación

Ahí están para testimoniarlo las vistosas y agradables estampas de los samoyedos, auténticas bolas blancas de pelo, los castaños brillantes y con reflejos de los setter irlandeses, los irizados del pelo corto de los rottweiller o los largos mechones sueltos al viento de los galgos afganos.

En la actualidad, proliferan las peluquerías caninas y entre los aficionados caninos circula todo tipo de consejos sobre cómo tratar el pelo de los perros, como nos recordará también cualquier profesional de una tienda de animales donde acudamos a comprar la comida y los suplementos para la salud de nuestras mascotas.

Sin embargo, el secreto de ese pelo vistoso de los perros, independientemente de la raza a la que nos refiramos estará en la piel, y, por extensíón, en la dedicación de los propietarios al cuidado de la piel de la que brota el pelo.

Como sucede con los humanos, la piel es el órgano más extenso de su cuerpo, el que, por razones obvias, protege al resto de los que forman su organismo. Tan importante es la piel en el sistema vital del perro, que su estado de salud se traduce de forma muy directa en el aspecto de su piel y en el de su pelo.

Por eso, observar con regularidad cada una de las partes de su pelaje, nos ayudará a descubrir su estado físico, más allá del comportamiento y de lo que nos puedan decir otros indicadores. Faltas de pelo, bultos bajo la piel, manchas o decoloración del pelaje o escamaciones nos advertirán de que algo no va bien en la salud de nuestra mascota.

Pero, la salud de la piel de los perros depende fundamentalmente de dos factores, los cuidados para evitar infecciones y afecciones y la comida. La alimentación es un pilar básico para el buen estado del pelaje del animal.

Un perro que tiene una comida deficiente, con aportes deficitarios en minerales, en vitaminas, será un candidato serio para desarrollar afecciones en la piel que la afearán en el mejor de los casos, o, en el peor, lo enfermarán.

Alimentar de manera adecuada a un perro no es tarea difícil si se tiene el consejo de un veterinario o el más cercano de un profesional de una tienda de animales, que nos dirán qué comida, qué piensos son los más indicados para cada edad y para cada raza.

Más complicado resulta advertir, sobre todo para el cuidador inexperto, donde están los riesgos que pueden afectar a la piel de los canes. Enfermedades, patologías que vamos a comentar en estas líneas con la idea última de dar conocer qué podemos hacer para prevenir las afecciones más comunes y más evidentes.

Así, los ácaros son los responsables de la aparición de una enfermedad relativamente frecuente en los perros, la sarna, la sarna común, la sarna roja, a sarna sarcóptica que tiene el inconveniente, el serio inconveniente, de que es transmisible a los humanos.

Si algunas partes de la piel del perro comienzan a presentar escamaciones o caídas repentinas del pelo, no dude un momento en aislar al animal del contacto intenso con los miembros de la familia, especialmente los niños, y en llevarlo al veterinario.

Las alergias son otro de los problemas de salud asociados al pelaje de los perros. Las reacciones alérgicas pueden desencadenarles afecciones en la piel que son fácilmente detectables por la insistencia acrecentada del perro por rascarse.

El origen de las alergias es de lo más variado, desde un champú inadecuado que hayamos comprado para el animal en una tienda de animales, a algo en su entorno doméstico que le haya activado sus defensas, como el material de una alfombra nueva o un pienso que resulte inadecuado para el can. A las primeras reacciones, lo mejor, como hemos comentado, es acudir al veterinario.

Otro problema de la piel de los perros son las acumulaciones de pus bajo el pelaje, los clásicos abscesos. Infecciones alimentadas por el trabajo de bacterias que también tienen un origen diverso pero que mantienen en común los resultados, la extensión de la infección si no hay tratamiento para contrarrestarla. Lo dicho, una visita al veterinario para que se puedan adoptar medidas que corten de raíz la evolución del proceso infeccioso.

Otra de las grandes causas de las infecciones de la piel de los perros son el trabajo metódico, sí, metódico, de pulgas y garrapatas que viven de la circulación sanguínea de la mascota y que, por tanto, la exponen a infecciones.

Correas antiparásitos, champús y lociones para el mismo fin que podemos comprar también en una tienda de animales nos ayudarán a prevenir la aparición de las molestas pulgas y garrapatas y a prevenir, algo importantísimo en el cuidado de la piel de nuestras mascotas. Téngalo muy en cuenta.

La tiña, la seborrea, el encallecimiento no resuelto o el hipertiroidismo son otras tantas afecciones que derivan en males de la piel con diferentes efectos según el peso, el sexo, la edad, la raza, el tamaño y aún el contacto que tenga con otros perros en su entorno inmediato. Circunstancias menos comunes pero que también están en la literatura veterinaria y son un riesgo que no hay que despreciar.

El pelaje de un perro no está ahí para que lo disfrutemos como parte del encanto del animal, su cuidado forma parte de nuestras responsabilidades para con la salud de la mascota. Nunca mejor dicho, son los cuidados del perro que están y tenemos a flor de piel.