Posts Tagged ‘animales de compañía’

La delicada línea que ata la salud de los perros

La columna vertebral es una estructura básica del esqueleto de los animales. Les proporciona una fijación necesaria para el armado óseo del cuerpo, pero también una flexibilidad suficiente para garantizar movimientos coordinados. Sin embargo, la columna vertebral es al mismo tiempo un sistema muy delicado. La columna vertebral de los mamíferos, y la de los perros, se compone de una larga serie de huesos conectados entre sí que cuentan con una serie de uniones que funcionan como amortiguadores naturales.

Patrocina MascotaSana: Piensos naturales para perros sanos

Ejercicio perro

Son los discos intervertebrales. Se trata de puntos de unión almohadillados que facilitan una adecuada flexibilidad y todos los movimientos del cuerpo del animal. Pero la columna vertebral también funciona como un canal a través del que se conducen las terminaciones del sistema nervioso que circulan por su interior, por la llamada médula espinal.

Paquete nervioso Un paquete de nervios forrado y protegido por la columna vertebral que se conecta entre las vértebras para dar naturaleza a las funciones nerviosas. Los mismos nervios pasan por entre medio de los discos, lo cual es una ventaja, pero, como veremos, también un inconveniente cuando se produce una mala articulación del conjunto. Bajo este esquema en apariencia simple es como funciona el sistema nervioso asociado a la columna vertebral. Y es que, cuando los discos resultan dañados por la fricción o se hinchan por contactos inadecuados, se produce una calcificación paralela que ejerce, a su vez, una presión sobre los nervios que conectan y salen de las uniones de los discos.

Y toda presión de los discos inflamados o dañados sobre los nervios genera invariablemente un dolor. Si el daño es mayor, se puede producir incluso una parálisis motora porque los nervios que han de activar la movilidad local dejan de funcionar. Dejan de ser vectores de transmisión de impulsos nerviosos. Como si un cable dejara de conducir la electricidad con la que activar un motor que funcione con electricidad. Entonces es cuando se produce la temida parálisis que impide que los perros puedan, por ejemplo, moverse o sostener su propio peso. Un dolor más atenuado puede hacer que un perro rechace el ejercicio y que aparezcan otros problemas de salud asociados a una movilidad limitada.

El tratamiento más común en estos casos, como recordará cualquier responsable de una tienda de animales donde acudamos a comprar comida o suplementos para perros, pasa por administrar antiinflamatorios. Si la debilidad motora es el principal problema, entonces se puede recetar corticosteroides aunque, en casos más serios, lo recomendado es cirugía con la que se buscará una solución que pueda aliviar el problema. Observadores proactivos Si tu perro siente dolor o muestra debilidad en las patas traseras existe una gran probabilidad de que pueda tener algún disco vertebral dañado. No obstante, también es cierto que hay otras dolencias de los perros que se manifiestan con los mismos síntomas.

Por éso, ante la aparición de molestias, de dolores o de formas de caminar poco habituales en estas mascotas, la recomendación siempre es la misma, acudir al especialista veterinario que será el que descartará si se está ante un problema con los discos intervertebrales o no.

En este sentido, un ejemplo de problemas nerviosos que se suelen confundir con los asociados a los discos de la columna vertebral de los perros es el que tiene que ver con la rotura de los ligamentos de las rodillas que se dejan ver como una debilidad motora. Otro caso asociable a problemas en los discos vertebrales puede ser el de las luxaciones de ambas rótulas que ofrecen patrones de cojeras recurrentes similares.

Lo dicho, la mejor recomendación cuando hay sospechas de que la mascota tiene dolores en la columna es acudir a un veterinario de confianza. Es la mejor ayuda que podemos ofrecer a nuestra mascota en un primer momento.

La delicada salud de los gatos persas: todo lo que debes saber

Los gatos persas son animales con algunos problemas de salud que sólo son propios de sus dos razas, la de los persas comunes y la de los llamados ultra persas. Si estás pensando en compar un gato persa en una tienda de animales, debes, al menos, estar al tanto de con qué afecciones te encontrarás a lo largo de la vida de la mascota. Porque, te lo adelantamos, son animales con una salud potencialmente delicada. Así, ¿cuáles son esas dolencias de los gatos persas?.

Gato persa - una de las razas más antiguas

Gato persa – una de las razas más antiguas

Pues, te digo. Los gatos persas suelen tener problemas respiratorios, problemas en los senos paranasales, especialmente la variedad ultra persa. El gato ultra persa tiene un cráneo marcadamente braquicéfalo, o, lo que es lo mismo, presenta una cabeza corta. Es como si el gato tuviera la cara rota.

Esa configuración craneal le da a estos gatos una mirada muy característica que los hace muy atractivos y llamativos, pero también que su respiración nasal sea entrecortada. Por contra, los gatos persas tradicionales, con un cráneo igual al de todos los gatos comunes, no tienen ningún problema para respirar. Narinas estetónicas Los gatos ultra persas tienen narinas estetónicas que quiere decir fosas nasales más pequeñas de lo normal. Ésto hace que esta variedad de gatos tengan esa respiración entrecortada de la que hablábamos, pero también una propensión a desarrollar congestiones nasales e irritaciones de nariz. Pero el gato persa común también tiene sus achaques. Uno de los más evidentes es desarrollar entropión, que ocurre cuando el párpado del gato irrita el ojo por girarse hacia adentro de manera natural. A la larga, esta disposición anómala del párpado le provoca infecciones en los ojos a los gatos persas comunes. Algunos criadores de gatos que saben de esta malformación, se esfuerzan en cruzar a las mascotas de tal forma que las crías no hereden la tara.

Pero seguimos, porque los problemas de salud de los gatos persas no acaban aquí. Hablemos de la epífora, también localizada en los ojos del animal y que se deja sentir como un desgarro crónico en los ojos. Es un rasgo que también se hereda. Sí, también por la formación de una estructura ósea inusual sobre la cara.

Con esa configuración craneal, los ojos se desplazan más hacia atrás de su posición normal en la cabeza, lo que provoca, a su vez, un intenso y continuado lagrimeo. En la mayoría de los casos, todo hay que decirlo, la epífora sólo provoca una irritación leve en los ojos de los gatos. Molesta sí, pero se trata de una afección leve. Circunstancia que puede ser tratada con éxito con antibióticos de aplicación local.

Más rasgos heredados por los gatos persas y más dolencias en los ojos: la atrofia progresiva de la retina. Aunque el gen portador de la enfermedad es recesivo, es frecuente verlo aún entre los gatos de esta raza.

Con la atrofia progresiva de la retina, los fotoreceptores de los ojos, las células que se aplican en la visión para absorber la luz, envían señales nerviosas equívocas al cerebro para ser interpretadas, y, a la larga, acaba desencadenando la ceguera en el animal.

Pieles sensibles

Pero pasemos de los ojos a la piel de los gatos persas y sus especificidades. La piel de estas mascota es gruesa y necesita de un cuidado constante para mantener su bienestar y su salud. Su piel es extremadamente sensible, tanto, que puede provocárseles reacciones alérgicas cuyos orígenes pueden ser difíciles de rastrear. En unos casos, puede ser el suavizante que se ha aplicado en el lavado de la pieza de tela que sirve de cama al gato; en otros, la reacción a un medicamento lo que hace que el animal pierda pelo.

Y para cerrar este capítulo sobre la delicada salud de los gatos persas, refirámonos a su corazón. También suelen desarrollar afecciones cardíacas cuando los gatos alcanzan cierta edad, pero igualmente puede haber una predisposición para dolencias de este tipo de naturaleza genética.

Una de las más habituales es la cardiomiopatía hipertrófica que se puede definir como el engrosamiento de los músculos del corazón con la consecuente inflamación de esta parte tan vital del organismo. Todo ésto hace que la sangre tenga complicado el bombeo de salida del corazón y el abastecimiento de fluido vital de manera equilibrada en todo el cuerpo del animal. Circunstancia que obliga al corazón a sobreesforzarse para mantener la irrigación.

Si bien esta dolencia suele ser mortal, también hay tratamientos con los que poder sobrellevarla y, con ello, prolongar la vida de la mascota. Éso sí, hay que detectar a tiempo la dolencia para actuar en las primeras etapas de la vida del gato. Por éso, lo que siempre recomendamos, estar atentos al comportamiento de los gatosy ser sensibles a sus estados de salud y apostar por los chequeos regulares. Apostando por la salud de nuestros pequeños amigos de casa.

6 plantas que plantan la vida de los gatos

Los dueños de gatos domésticos suelen ser personas sensibles que admiran a estos felinos por sus cualidades únicas. Sí, son como animales salvajes que viven a su aire en casa. Si de ellos dependiera -y muchas veces es así- irían a donde quieren y cuando quieren. Las mismas personas que aman a los gatos también suelen tener la misma sensibilidad hacia las plantas, las flores y todo aquello que les devuelve ese mismo sentido de naturaleza que buscan en sus mascotas felinas.

Patrocinado por MascotaSana: Piensos naturales para gatos sanos

¿Qué plantas son tócicas para nuestra mascota?

¿Qué plantas son tócicas para nuestra mascota?

Dicho ésto ¿pueden vivir en un mismo hogar plantas y gatos? Si al animal se le enseña a respetarlas y se les retira de su entorno inmediato, desde luego que sí. Otra cosa es la convivencia de los gatos con plantas que pueden resultarles dañinas y a las que ellos se acercan con su afamada naturalidad para investigar.

Ya sabe, los gatos son muy curiosos, pero en este caso puede hacerse muy cierto aquello de que ‘la curiosidad mató al gato’. Para evitar éso, le vamos a proponer una lista de las plantas que son potencialmente perjudiciales para su mascota. En su decisión queda cómo gestionar esa incompatiblidad. Vamos por partes. Comencemos por la humilde planta de la patata.

-Planta de la patata. Se trata de una especie con un potencial tóxico fabuloso para los gatos. El motivo no es la planta en sí, o sí, sino un componente químico, una toxina que desarrolla la misma solanácea para su defensa y que se encuentra concentrada en tallos y hojas. Una defensa pasiva que podríamos considerar química. Esa sustancia es la Glycoalkanoid Solamine. Pero ojo, también la podrá encontrar en cantidades variables en berenjenas, pimientos, tomates e incluso en un condimento muy común, el pimentón.

-Lirio tigre. Cuidado también, se trata de una de las plantas más venenosas con las que se puede topar un gato. Las consecuencias para su salud pueden ser fatales, mortales. Les produce insuficiencia renal a la que antecede un cambio radical en su conducta: Incremento inesperado de la sed, ausencia de apetito, vómitos más o menos fuertes y apatía, su gato parecerá somnoliento después de la ingesta de un pedazo de lirio tigre. Caso de no tratarse -como muy bien le recordará un experimentado responsable de una tienda de animales donde suela comprar los piensos de su mascota- la muerte de los gatos sobreviene en el corto espacio de 24 ó 72 horas como máximo.

-La hiedra. Más que la hiedra, habría que decir las hiedras, en muchas de sus variedades, no todas, pero sí en las que resultan más atractivas en jardinería y embellecimiento paisajístico. Es venenosa, y ante la duda, no las deje crecer en el entorno en el que conviven gatos. Especialmente si salen al aire libre donde crecen las hiedras.

-Crisantemo. El crisantemo, seguro que lo sabe es una planta con flor ornamental, muy cultivada en Oriente por su significado filosófico y religioso. Pero los crisantemos son un mal potencial también para los gatos. Son un veneno. Fíjese bien, no sólo porque su ingesta resulte dañina, sino incluso el simple roce de este vegetal con la piel de la mascota es suficiente para desecandenarle reacciones alérgicas que puedan afectar a la salud del animal ¿Se imagina una reacción alérgica en los ojos del gato? Tenga mucho cuidado con plantar crisantemos o incluso cuando reciba ramos de esta planta como regalo.

Muérdago. Se puede decir del muérdago prácticamente lo mismo que de la hiedra. Es un veneno potencial para los gatos que por su olor puede considerarlo una suculenta comida. La parte más tóxica del muérdago es la baya. Ya se imagina porqué en algunas zonas agrícolas y propiedades de campo con insectos perjudiciales y conejos y ganado no deseado se suele encintar con setos de muérdago todo los perímetros.

-Las cebollas. Si le gusta cultivar verduras y frutas en su huerta, sea cuidadoso con las que elige. Elija con la vista puesta en su ocio y en su consumo familiar, desde luego, pero por lo que más quiera no plante cebollas si tiene gatos. Su aroma penetrante los atraerá, pero su toxicidad tendrá también el potencial de acabar con la vida de su mascota.

Pero ¿por qué? Como le hemos contado con la patata, una sustancia, un tóxico contenido en la cebolla, es el culpable de sus cualidades ‘antigatos’. Se trata del disulfuro de N-propilo. El disulfuro no matará a su gato de manera rápida, sino lentamente si no lo advierte. Y es que produce anemina. Y apunte otro dato, el ajo es, en este sentido, igual de dañino que la cebolla. Los efectos a la larga, los mismos.

Ya ve que no es difícil ponerse en guardia contra las plantas de huerto y jardín que resultan dañinas contra los gatos, conociendo al enemigo podremos luchar de una manera muy simple evitándolo. No plantando las variedades que comprometen la salud de nuestra mascota. Tan fácil como éso.

Rarezas de los gatos, el porqué de los porqués

Los gatos son animales diferentes, distintos, con un talante y un comportamiento con su entorno y con los humanos que resulta toda una aventura entender. Tal vez estas líneas que siguen le ayuden a poner las cosas en su sitio en relación al estar de los gatos. Son las rarezas con sentido de los gatos ¿Las vemos?

Patrocina MascotaSana: Piensos naturales para gatos sanos

Ante todo, el gato es muy curioso ;)

Ante todo, el gato es muy curioso 😉

-Acicalamiento exclusivo. Un gato que lame el cuerpo, la piel o el cabello de su cuidador es una mascota satisfecha. Le lame, que es como si lo acicalara, como a un igual. Como a otros gatos con los que comparte comida.

-Confianza extrema. Los gatos que muestran su panza boca arriba a sus cuidadores humanos les están enseñando un lugar de su cuerpo vulnerable, cuando lo hacen, es porque confían. Algo que pocas veces se da en una tienda de animales donde los animales están, por decirlo de alguna manera, escasamente socializados.

-Humanos de alquiler. La especial posesividad de los gatos los lleva a entender de forma instintiva que el hogar en el que viven, nuestra casa, si es el caso, es ‘su’ casa. Los cuidadores cumplen la función de animales que viven en su mismo espacio y con los que cohabita en función también de sus roles y de su percepción.

-Territorio humano. Seguramente lo ha experimentado, los gatos frotándose de manera más o menos insistente contra usted. No lo hacen por amor al prójimo, por atender a las necesidades de afecto humano, ni mucho menos, lo hacen por marcar una propiedad, nosotros, que somos suyos. Así son los gatos.

-Aseo de gatos. Y si hablamos de tocarse con la lengua, tendremos que hacer referencia a su aseo. Los gatos usan la lengua, se la pasan para limpiarse. Después de la comida, cuando se van a dormir. Ese lamido pautado es señal de dos cosas, de que el animal está relajado o de que tiene calor, porque con la lengua traslada la humedad de su saliva.

-Deshidratación por la lengua. Y ese lamer sobre la piel puede ser un riesgo ¿por qué? Pues porque con la acción de lamerse los gatos pierden agua. Lamerse es equivalente a orinar en términos de pérdida de agua. Téngalo en cuenta para mantener a su mascota convenientemente hidratada. Y es que su aseo les hace perder agua. Así de claro.

-Lengua sin dulce. Y de lengua seguimos hablando. Las papilas gustativas que recorren la superficie de la lengua de los gatos le sirven para detectar los sabores de su comida, de sus piensos, como sucede en los mamíferos, como ocurre en nosotros los humanos; sin embargo, el dulce se les escapa. Los gatos son incapaces de detectar ese sabor ¿Curioso, no?

-Amor femenino. Los gatos interaccionan mejor con las mujeres que con los hombres. No se trata de una discriminación que tenga que ver con quién le sirve mejor sus piensos, su comida, sus suplementos, simplemente se trata de una cuestión de oído. La voz femenina se mueve en tonos más bajos que resultan más agradables al sentido de escucha de los gatos.

-Atención gatuna. Los gatos tienen 32 músculos en sus orejas, un dato que revela la importancia de su órgano auditivo. No obstante, si no le interesa lo que escucha, no le prestará atención. A no ser que usted haga un sonido que sí le resulta interesante, tanto como para estar alerta, e incluso para dejar su alimentación por un momento. Ese sonido es el chasquido humano con la ayuda de la lengua. Pruébelo. Será un toque de atención para su gato.

Los gatos son especiales, si usted tiene o ha tenido a alguno, sabrá porqué. Este pequeño resumen de sus rarezas es sólo alguna cosa de lo más pintoresco de un animal al que se le quiere, de muchas maneras, por esas formas, por sus cosas de gato.

El parto de las gatas vivido en familia

La maternidad de los gatos después del nacimiento de su camada puede ser una experiencia imborrable y una manera excelente de estrechar lazos con nuestra mascota. Las gatas se entregan a la maternidad de una manera sentidamente instintiva con costumbres que nos pueden sorprender, con comportamientos que algunos cuidadores de gatos llegan a experimentar como una transformación muy significativa de sus hábitos.

Patrocina MascotaSana: Productos para gatos sanos y felices

Compartir el alumbramiento estrecha los lazos con nuestra mascota

Compartir el alumbramiento estrecha los lazos con nuestra mascota

No pocos cuidadores de gatos disfrutan con ese cambio inesperado en el que su gata hace de madre y se pone las pilas. Los gatos hembras suelen tener dos comportamientos diametralmente diferentes en el momento final de la gestación, cuando el parto es inminente. O bien, desaparecen de la escena y se van a un lugar aislado, y, si acaso, sólo vienen a por sus piensos; o bien, hacen todo lo contrario, se acaramelan alrededor de su cuidador con la instintiva intención de gatos de que colabore en el nacimiento que siente cercano. Ahí es nada. A escasos segundos de producirse el alumbramiento de su camada de gatos pequeños, las madres se aprestan a lamer con insistencia el hocico de las crías con la intención de limpiar los conductos nasales de ocasionales costras que les impidan respirar.

Y en el mismo momento, se verá a esa misma diligente gata comiéndose la placenta de sus crías, previo corte a mordiscos del cordón umbilical de cada gatito, algo que suele confundir a los amantes de los gatos menos experimentados. Sobre todo, si no han podido ver la secuencia completa de esa alimentación oportunista –porque lo es en beneficio de la recuperación de las gatas después del parto- y todo lo que aciertan a ver es un reguero de sangre y restos, desperdicios de carne que no saben explicar. No hay nada de extraño en ese comportamiento, es, como decimos, absolutamente natural. Para los días que han de venir quedan más tareas dedicadas de madre gato. Una de ellas es la limpieza también a lametones de la zona anal de cada cría. Y lo hace por dos motivos, para garantizar que no haya obstrucciones y para estimular la defecación y la acción de orinar.

El primer amamantamiento puede resultar toda una experiencia, especialmente para los niños de la casa. La gata se tumba de lado frente a las crías, adoptando una forma como de media luna y extiende sus patas delanteras para ponerlas en contacto con la piel de sus crías.
Es una de las dos formas que tienen los gatos para atraer a sus gatitos al primer amamantamiento; el otro gesto es un ronroneo pausado, rítmico, agradable que es también una invitación para hacer la primera comida. Por supuesto que los gatos pequeños también entran en el juego del recital de maullidos melosos. Luego, lo demás, el resto de la alimentación de los pequeños será consecuencia de un hábito acompañado de una delicada predisposición de la gata. Algo que ha de tener en cuenta es el instinto protector de las gatas, celosas de la seguridad de su nueva prole. Si en algún momento se siente amenazada por extraños, puede que se enfrente de manera agresiva a esa persona.

Lo más dulce de la nueva situación, la de tener en casa una gata con una camada de gatitos es que, en el caso de que el animal no perciba la presencia de sus cuidadores como una amenaza, el simple hecho de estar junto a la prole mientras les da su comida, resulta un gesto de notable aceptación.

Como muy bien saben los profesionales dedicados de cualquier tienda de animales donde solemos comprar todo lo que necesitamos para los gatos. Vivir la maternidad y el nacimiento de unos cachorros de gato en casa en sintonía y con la aceptación física de nuestra mascota puede representar uno de los recuerdos más imborrables de la relación con nuestro animal de compañía felino.