Posts Tagged ‘alimentación felina’

Medios, modos y maneras de mantener a raya el sarro de los gatos

La higiene dental en los gatos es muy importante para mantener la salud de estas mascotas. Lo es, sobre todo, para prevenir el mal aliento y los daños en las piezas dentales y en las encías.

Dentadura sana

Dentadura sana

Las estadísticas dicen que siete de cada diez gatos adultos padecen caries o algún tipo de daño en las encías como consecuencia de una mala higiene dental. Y el sarro está a la cabeza de las condiciones que arruinan la salud de la boca de estos animales de compañía. Pero ¿qué es el sarro?. El sarro es una pequeña película de color amarrillo o marrón que se deja ver sobre los dientes de los gatos y en la piel que forma las encías. El sarro se forma con el tiempo y por una limpieza inadecuada de la boca.
Sí, exactamente como sucede en el caso de las personas. En este sentido, no hay ninguna diferencia. La superficie de sarro se forma con los restos de la comida. Si esta película no se retira en el plazo de dos o tres días con una limpieza adecuada, acaba colonizada por bacterias. En un proceso avanzado, la mineralización que aporta la saliva calcifica el sarro formando depósitos duros que con el tiempo se convierten en placas. El sarro produce mal aliento o halitosis, el sangrado de las encías, infecciones, abscesos, diferentes enfermedades como la gingivitis y, en casos extremos, se puede llegar a perder piezas dentales. Algunas razas de gatos están más expuestas a los problemas dentales derivados del sarro por su genética o por su estructura maxilofacial.

Protección

Pero hay muchas formas de mantener el sarro bajo control en los gatos. Con una dieta adecuada, con el uso de juguetes especiales para gatos y hasta con un cepillado regular. Vamos a explicar cada uno de estos supuestos.

Masticar alimentos con texturas duras ayuda, y mucho, a arrancar los depósitos de placas en los que se convierten las zonas con sarro en la boca de los gatos. Hay no pocas dietas recomendadas para mejorar la higiene bucal de los gatos. Ahí están las croquetas para gatos adaptadas para este tipo de higiene. Suelen ser más grandes que las croquetas normales y se las puede encontrar y comprar en cualquier tienda de animales corriente. Estas croquetas grandes para gatos obligan a las mascotas a masticar más.

Fibras

También hay dietas en las que abundan piensos con una gran cantidad de fibras naturales que se convierten también oportunos agentes limpiadores.

Si tu gato padece alguna enfermedad renal y sólo puede consumir una alimentación seca, aún hay otros medios para la eliminación del sarro y de la placa. Lo más recomendable en estos casos es comentarlo con el veterinario de confianza que sabrá aplicar el procedimiento más adecuado para un caso tan específico. Normalmente, proporcionando esa alimentación como chuchería.

Aunque la ida de cepillar los dientes a los gatos parece un poco exagerada, has de saber que tu gato necesita de un cepillado de la boca diario para evitar la acumulación de sarro. Y es que el sarro puede ser eliminado por las croquetas grandes pero en modo alguno la placa.

Hay infinidad de golosinas para gatos masticables que son muy beneficiosas para la salud bucal de estas mascotas. Lo mismo, consulta a tu veterinario y recuerda que hay una gran variedad de golosinas para gatos que evitarán que tu mascota caiga en la monotonía de sabores. Ya sabes cómo son los gatos. Algunas golosinas tienen sabor a carne, otras, en cambio, están trufadas con saborizantes de menta y así.

Las golosinas dentales son muy importantes para los gatos que tienen una dieta húmeda y no se puede sustituir por una alimentación para el control del sarro por razones veterinarias.

Los gatos necesitan de juguetes para orientar su gran actividad física y para mantenerlos ocupados en el desarrollo de sus actividades. En cualquier tienda de animales hay todo tipo de juguetes para gatos con los que estimular la actividad de estas mascotas al tiempo que son medios perfectos para mantener el sarro a raya. Piensa en todas estas opciones.

Anuncios

Corazón de gato: arritmias cardíacas

Los gatos, a su manera, tienen un gran corazón, corazón de gato. Hecho a la medida de sus necesidades físicas y adaptado a su estilo de vida. Pero los gatos también sufren de mal de corazón, no porque se enamoren, que, a su manera, también; sino porque pueden desarrollar arritmias cardíacas que pueden resultarles letales.

Cuidemos bien del corazón de nuestra querida mascota

Cuidemos bien del corazón de nuestra querida mascota

Arritmias que hacen latir sus pequeños corazones, o bien demasiado rápido, o bien, muy lentamente, o también de manera irregular. En ocasiones, la arritmia es un síntoma que esconde un problema de salud aún más grave.

Causas

El origen de la arritmia cardíaca es una anormal actividad del mecanismo de dilatación y de contracción del corazón. En ocasiones, se producen en situaciones de estrés, de miedo, de nerviosismo a los que se enfrentan los gatos. Como en los humanos, bajo esas situaciones, se produce un vuelco del corazón y se acelera el pulso. Se dan casos de gatos que incluso pueden ser mal diagnosticados por veterinarios que confunden estas circunstancias pasajeras con un mal de fondo.

Pero hay deficiencias nutricionales que exponen a los gatos a estas patologías, especialmente los niveles bajos de taurina. Normalmente, la comida enlatada y seca de los gatos contiene toda la taurina y los nutrientes imprescindibles que necesitan estas mascotas, pero si la única opción disponible es preparar una alimentación casera para los gatos, tal vez ésta no acabe de contener todos los nutrientes que la mascota necesita.

La arritmia cardíaca en los gatos puede estar ocasionada por problemas en los riñones, por enfermedades del corazón o por hipertiroidismo. También se sabe que puede ser un mal que se hereda o resultado de infecciones y de lesiones internas.

Síntomas

La arritmia cardíaca es un problema de salud a cualquier edad en los gatos y afecta a cualquier raza. A menudo, los síntomas son tan leves que ni siquiera pueden ser descubiertos en un examen rutinario cuando el veterinario escucha el corazón del gato con su instrumental.

Los casos leves de arritmia pueden no tener ningún efecto en la calidad y en la longevidad de la vida de estas mascotas. En cambio, en casos de arritmia más moderados, los dueños de los gatos suelen percibir jadeos y faltas de energía.

En casos especialmente graves, la sintomatología es aún más evidente. E incluye respiración rápida, dificultosa, fatiga crónica, desmayos ocasionales, falta de interés por juegos y otras actividades e incluso la muerte del animal.

Las arritmias cardíacas pueden aparecer y desaparecer de repente y sin previo aviso, pero, en ocasiones, pueden prolongarse hasta varios meses. También es cierto que los síntomas de arritmia felina se parecen a los de otros trastornos comunes. Si el veterinario sospecha que la mascota padece esta dolencia, es muy probable que pida un electrocardiograma, que solicite análisis de sangre y que haga radiografías de la zona pectoral, además de otras pruebas adicionales que determine según las características del caso.

Los tratamientos de esta enfermedad varían. Si es consecuencia de una dolencia subyacente como el hipertiroidismo o una enfermedad renal, el objetivo será combatir esas causas. Sin embargo, las enfermedades asociadas del corazón o de los riñones necesitarán de tratamiento de por vida.

La arritmia cardíaca puede ser también consecuencia de una microcardiopatía hipertrófica que se desencadena por un engrosamiento gradual de la superficie de los músculos del corazón. Esta dolencia no tiene cura, pero con buenos medicamentos, se puede alargar la vida del gato y aliviar los síntomas más incómodos.

Medicamentos, como el atenolol y el diltiazem, que ayudan a relajar los músculos del corazón de los gatos para disminuir la frecuencia cardíaca y volver más regulares los latidos.

6 plantas que plantan la vida de los gatos

Los dueños de gatos domésticos suelen ser personas sensibles que admiran a estos felinos por sus cualidades únicas. Sí, son como animales salvajes que viven a su aire en casa. Si de ellos dependiera -y muchas veces es así- irían a donde quieren y cuando quieren. Las mismas personas que aman a los gatos también suelen tener la misma sensibilidad hacia las plantas, las flores y todo aquello que les devuelve ese mismo sentido de naturaleza que buscan en sus mascotas felinas.

Patrocinado por MascotaSana: Piensos naturales para gatos sanos

¿Qué plantas son tócicas para nuestra mascota?

¿Qué plantas son tócicas para nuestra mascota?

Dicho ésto ¿pueden vivir en un mismo hogar plantas y gatos? Si al animal se le enseña a respetarlas y se les retira de su entorno inmediato, desde luego que sí. Otra cosa es la convivencia de los gatos con plantas que pueden resultarles dañinas y a las que ellos se acercan con su afamada naturalidad para investigar.

Ya sabe, los gatos son muy curiosos, pero en este caso puede hacerse muy cierto aquello de que ‘la curiosidad mató al gato’. Para evitar éso, le vamos a proponer una lista de las plantas que son potencialmente perjudiciales para su mascota. En su decisión queda cómo gestionar esa incompatiblidad. Vamos por partes. Comencemos por la humilde planta de la patata.

-Planta de la patata. Se trata de una especie con un potencial tóxico fabuloso para los gatos. El motivo no es la planta en sí, o sí, sino un componente químico, una toxina que desarrolla la misma solanácea para su defensa y que se encuentra concentrada en tallos y hojas. Una defensa pasiva que podríamos considerar química. Esa sustancia es la Glycoalkanoid Solamine. Pero ojo, también la podrá encontrar en cantidades variables en berenjenas, pimientos, tomates e incluso en un condimento muy común, el pimentón.

-Lirio tigre. Cuidado también, se trata de una de las plantas más venenosas con las que se puede topar un gato. Las consecuencias para su salud pueden ser fatales, mortales. Les produce insuficiencia renal a la que antecede un cambio radical en su conducta: Incremento inesperado de la sed, ausencia de apetito, vómitos más o menos fuertes y apatía, su gato parecerá somnoliento después de la ingesta de un pedazo de lirio tigre. Caso de no tratarse -como muy bien le recordará un experimentado responsable de una tienda de animales donde suela comprar los piensos de su mascota- la muerte de los gatos sobreviene en el corto espacio de 24 ó 72 horas como máximo.

-La hiedra. Más que la hiedra, habría que decir las hiedras, en muchas de sus variedades, no todas, pero sí en las que resultan más atractivas en jardinería y embellecimiento paisajístico. Es venenosa, y ante la duda, no las deje crecer en el entorno en el que conviven gatos. Especialmente si salen al aire libre donde crecen las hiedras.

-Crisantemo. El crisantemo, seguro que lo sabe es una planta con flor ornamental, muy cultivada en Oriente por su significado filosófico y religioso. Pero los crisantemos son un mal potencial también para los gatos. Son un veneno. Fíjese bien, no sólo porque su ingesta resulte dañina, sino incluso el simple roce de este vegetal con la piel de la mascota es suficiente para desecandenarle reacciones alérgicas que puedan afectar a la salud del animal ¿Se imagina una reacción alérgica en los ojos del gato? Tenga mucho cuidado con plantar crisantemos o incluso cuando reciba ramos de esta planta como regalo.

Muérdago. Se puede decir del muérdago prácticamente lo mismo que de la hiedra. Es un veneno potencial para los gatos que por su olor puede considerarlo una suculenta comida. La parte más tóxica del muérdago es la baya. Ya se imagina porqué en algunas zonas agrícolas y propiedades de campo con insectos perjudiciales y conejos y ganado no deseado se suele encintar con setos de muérdago todo los perímetros.

-Las cebollas. Si le gusta cultivar verduras y frutas en su huerta, sea cuidadoso con las que elige. Elija con la vista puesta en su ocio y en su consumo familiar, desde luego, pero por lo que más quiera no plante cebollas si tiene gatos. Su aroma penetrante los atraerá, pero su toxicidad tendrá también el potencial de acabar con la vida de su mascota.

Pero ¿por qué? Como le hemos contado con la patata, una sustancia, un tóxico contenido en la cebolla, es el culpable de sus cualidades ‘antigatos’. Se trata del disulfuro de N-propilo. El disulfuro no matará a su gato de manera rápida, sino lentamente si no lo advierte. Y es que produce anemina. Y apunte otro dato, el ajo es, en este sentido, igual de dañino que la cebolla. Los efectos a la larga, los mismos.

Ya ve que no es difícil ponerse en guardia contra las plantas de huerto y jardín que resultan dañinas contra los gatos, conociendo al enemigo podremos luchar de una manera muy simple evitándolo. No plantando las variedades que comprometen la salud de nuestra mascota. Tan fácil como éso.

Recetas para cuidadores de gatitos madres de alquiler

Los gatos pequeños necesitan estar con sus madres durante las primeras ocho semanas de vida, sin embargo, si esto no es posible, usted tendrá que hacer las veces de madre de alquiler ¿Se atreve? La vida de su pequeña mascota, es tan dependiente, y, por tanto, tan frágil que se trata de una cuestión vital ¿Cómo no se va a atrever?

Cuando la gata rechaza a sus crías, los dueños tiene que crialas como madres adoptivas.

Cuando la gata rechaza a sus crías, los dueños tiene que crialas como madres adoptivas.

En las líneas que siguen le vamos a indicar cómo ejercer de madre gato durante el periodo más crítico, las tres primeras semanas de vida de los gatos pequeños.

Para empezar usted necesitará de algunos elementos que créalo son indispensables. Pasémosles revista en una lista improvisada:

-Una canasta o cesto pequeño en el que dormir. Como les ocurre a los seres humanos, a los bebés, los gatos pequeños pasan la mayor parte del tiempo durmiendo en sus primeras semanas.
De lo que se trata es de crear un entorno pequeño, acogedor, confortable, con la capacidad de mantener una temperatura estable en el pequeño animal. Mantas y toallas usadas, pero limpias, pueden ayudar a este fin. Tampoco se olvide de evitar corrientes de aire y de reservar la habitación más protegida, más cálida y acogedora de casa para su pequeña mascota. Se trata de huir de la hipotermia.

-Diversión para gatos. Más cosas, más elementos que sin duda encontrará y podrá comprar en una tienda de animales: Juguetes para gatos pequeños, o algo con lo que hacerlos usted mismo, por ejemplo, trozos de papel grandes y secos, como los de envolver, aunque debe cuidar que no tengan tinta o piezas o partes pequeñas que se puedan desprender y que hagan daño a los gatos pequeños.

-Recipiente para la comida. Más cosas que encontrar y comprar en una tienda de animales, un comedero para su alimentación, para su leche, y para el agua. Y para que vaya practicando con la higiene personal, un espacio donde poner la arena de gatos para sus necesidades.

-Gatos a examen. Los gatos pequeños deben pasar un examen veterinario para garantizar su salud, para comprobar que no tienen ni malformaciones, ni dolencias no detectadas, además de parásitos. Por supuesto. Otra cosa que ha de tener en cuenta, no precisamente ahora, pero sí para algo más adelante, los gatos pequeños reciben sus primeras vacunas contra enfermedades y dolencias básicas hacia las ocho o nueve semanas. Téngalo en cuenta.

-Primeras comidas. Usted no podrá amamantar a su gatito si es madre sustituta, pero tendrá que hacer las veces de ella. Piense que hasta los diez días después de haber nacido el gatito no abre los ojos, en el caso de su alimentación, usted tendrá que proporcionarle su leche recomendada y de una tienda de animales, directamente con una jeringa.

Atienda las instrucciones del fabricante de la leche, teniendo en cuenta en las dosificaciones el peso del animalito. Tenga muy en cuenta que un gato pequeño jamás tendrá las mismas necesidades que un gato adulto, fundamentalmente en lo que se refiere a grasas y proteínas, que es más alta para los pequeños que han de asimilar estos suplementos para formar sus huesos y sus órganos aún inmaduros.

La comida de los gatos pequeños ha de ser húmeda y altamente digerible, las comidas secas no llegarán a su dieta hasta la octava semana de vida. Por otro lado, los gatos pequeños deben ser alimentados de diez a doce veces cada veinticuatro horas o lo que es lo mismo, cada dos horas.

Otro dato, no alimente a su gatito con leche de vaca, porque le puede producir diarreas o una fuerte indigestión, su organismo no está adaptado para procesar la lactosa de ese tipo de leche.

Hacia las dos semanas, los gatos pequeños no comienzan a desarrollar su dentición, y, a partir de la tercera semana, debería ya servir la comida en un plato para acostumbrarlo a él para cuando comience la comida sólida.

Los gatos pequeños no pueden defecar sin ayuda. La madre gato suele ayudar a los gatitos a hacerlo lamiendo su recto. Su forma de hacerlo será utilizar un paño húmedo y limpio para masajear el abdomen del gato y su orificio rectal con la intención de estimular su tracto intestinal y ayudarlo a defecar.

A esa edad, el gato aún no puede usar la caja de la arena de forma apropiada, por lo que usted deberá estar al quite para limpiar después de que haga sus necesidades

-Juegos personalizados. Las primeras semanas son esenciales para determinar el comportamiento de su gato. Si el gatito está con su madre y sus hermanos, aprenderá cómo jugar con seguridad y estará en condiciones de socializarse. Sin embargo, si su gato permanece solo, tendrá que abrazarlo y jugar con él para desarrollar una relación similar a la de sus congéneres.

Doctorando gatos en la academia de casa

El adiestramiento de los gatos nunca ha tenido la atención mediática de la que ha gozado el de los perros, sin embargo, educar a un gato es perfectamente posible, mejor, deseable, para mejorar la interacción en casa, para integrar a la mascota en la convivencia en el hogar.

Como los gatos son jugetones puedes premiarlos con juguetes o jugando con ellos.

Como los gatos son jugetones puedes premiarlos con juguetes o jugando con ellos.

Unos animales, los gatos, que por las peculiaridades de sus costumbres y caracteres, se someten menos a las disciplinas de los humanos. De todas formas, en cuestión de costumbres de gatos, le aseguramos que hay mucha idea preconcebida y mucha leyenda urbana.
Pero, pasemos a abordar el tema del adiestramiento, la educación activa de los gatos. A los gatitos, porque toda enseñanza que queramos que arraigue en los felinos ha de partir de un aprendizaje temprano.
Lo primero que podemos concretar es que los gatitos no pueden en absoluto recibir una educación como la de los cachorros de perro. Si lo intentáramos, fracasaríamos estrepitosamente, lo que funciona para un perro, no sirve para los gatos. Téngalo en cuenta.
La mayor diferencia entre la educación y el entrenamiento de los cachorros de perro y el de los gatitos es que ni siquiera lo que se les enseña puede ser equiparable si va en contra de sus instintos. Vamos con un ejemplo.
Usted puede enseñar a un perro a que no se suba al sillón, a su sillón, pero no podrá evitar que un gato arañe con sus uñas, porque esa actividad es natural, con ella marcan y con ella liman sus uñas.
Lo que sí puede hacer es variar el lugar donde pueden arañar sus gatos, cambiar las patas del sillón por una funda que cubra esas patas para que el animal no dañe el mueble. Eso representa una estrategia adaptativa por su parte al problema de la conservación de sus muebles conviviendo con una animal al que no podrá cambiar nunca sus instintos básicos.
En cambio, una cosa que funciona de maravilla con los gatos es darles una recompensa cuando han hecho algo que se ajusta a lo que usted desea o espera de ellos.
Recuerde dos cosas a este respecto, la recompensa ha de ser al momento, para que el animal la identifique, la relacione con la acción, y algo que tal vez no le agrade, los gatos son muchísimo más exigentes con sus recompensas que los perros.
Sus perros comerán sus galletas de perro como golosinas, los gatos le exigirán como recompensa sus buenas latas de atún, pero no cualquiera, las que les gustan, incluso las de la marca que más saborean. Bueno, son gatos, son así de suyos.
Su gato también puede ser recompensado con un rato de juego con sus juguetes preferidos, téngalo en cuenta, no todo va ser comida. Pruebe a premiarlo con juguetes en los que usted sea parte del juego, mejorará la interacción con el animal, y, al mismo tiempo, conseguirá un tipo de asociación que beneficiará su aceptación. Usted, sus juguetes y el juego tan divertido que le procura.
Caricias con las manos y palabras cariñosas y amables son parte de las recompensas que tampoco resulta comida y que pueden ser adictivas de otra manera, de la mejor manera ¿no cree?
¿Y qué nos dice de los masajes allí donde el felino los tolera? Por ejemplo, en el vientre, si consigue que se los deje dar ahí, le habrá aceptado, todo un triunfo, para el gato será una compensación agradabilísima.
Clicado. El clicado es un método muy útil para educar a los perros que puede funcionar muy bien con los gatos. Consiste en tocar una pieza de metal que usted podrá comprar en una tienda de animales y que funciona haciendo sonar un característico click.
Ese click se puede asociar a una orden y una recompensa. En el caso de los gatos, el trabajo del clicado resulta más laborioso por su individualidad y por el efecto recompensa, que, como comentábamos más arriba, es mucho más exclusivo.
-Sprays disuasorios. Aunque los aversivos a menudo no funcionan con los gatos, usted puede utilizar los aerosoles en sus muebles para enseñar a su gato a evitarlos. Los gatos tienen un fuerte sentido del olfato y comenzarán a evitar las áreas que han sido rociadas con estos aerosoles aversivos.
Recuerde que debe volver a aplicar periódicamente el efecto del aerosol y durante el entrenamiento para recordar a su gato donde debe evitar realizar su comportamiento no deseado, por ejemplo el afilado de las uñas que comentábamos más arriba.
El trabajo de entrenamiento de los gatos es altamente entretenido para los cuidadores y exige no pocas dosis de paciencia. Ser constantes, dejarse asesorar, leer mucho de la literatura publicada puede convertir el camino de la educación de su gato en toda una experiencia que puede merecer descubrir.

Estreñimiento en los gatos: Un buen trato para el tracto

Los gatos, como muchas mascotas que viven en ambientes humanos, pueden llegar a sufrir periodos más o menos largos de estreñimiento, que se solucionan con cambios en la alimentación, en la relación de piensos que le suministra. La solución suele ser un cambio en la dieta y en la actitud del animal frente al ejercicio físico regular.

¡Menuda comilona! No es de extrañar que después tenga problemas digestivos ;)

¡Menuda comilona! No es de extrañar que después tenga problemas digestivos 😉

¿Pero cómo podemos saber que nuestros gatos están estreñidos? Pues con la simple observación de la cantidad de materia defecada que puede encontrar en sus cajas de arena. Si la comida con la que se alimenta es sensiblemente superior a la proporción de heces recogidas, es que algo está pasando con su tracto.

En cualquier caso, hay otras formas de detectar el estreñimiento de los gatos, también con una simple observación a lo largo del tiempo y comprobando sus hábitos. Fíjese, por ejemplo, si el animal hace mucho esfuerzo para defecar, si sus heces son duras y secas y si la cantidad de desechos es, como comentábamos, menor.

Las causas más comunes del estreñimiento en los gatos son las obstrucciones, problemas con la caja de arena, la deshidratación, la falta de ejercicio y una escasa alimentación. Vamos a comentar cada una de ellas.

Obstrucciones. No es habitual que en los piensos para gatos que solemos comprar en la tienda de animales se incluyan materias que obstruyan el tracto de estas mascotas. Pero en la comida ordinaria que ocasionalmente se le administre sí es posible que caiga algún hueso que sirva de desencadenante de una obstrucción.

También la acumulación de pelos no digeridos y de otras sustancias extrañas figuran entre los precursores del estreñimiento sobrevenido. Piense cuánto le gusta cazar a algunos gatos. Si tiene acceso al medio natural, si puede hacerse con presas como lagartos o pequeños pájaros, ahí es donde estará parte del riesgo.

La solución es reducir o eliminar por completo esas ‘excursiones’. Pregunte a su veterinario de confianza qué soluciones laxantes están disponibles para su mascota, recuerde que los laxantes para humanos no se pueden usar para pequeños animales como su gato.

Problemas con la caja de arena. A los gatos no les gustará usar su caja de arena si está sucia o compartirla con otro animal que deje su olor en el mismo lugar. Tal vez por ello, evite defecar en su interior y, bajo esa condición, entrará en una dinámica que le ocasionará estreñimiento. Utilice cajas de arena diferentes y separadas para cada animal. Es una buena y sencilla solución. Deshidratación. Los gatos deshidratados tienen todos los números para tener estreñimiento. Piense que su pienso seco, la comida deshidratada, puede obligar al animal a tener que aportar más agua de su organismo para poder realizar una digestión eficiente. La solución para impedir el problema de estreñimiento derivado no es otra que hidratar convenientemente a la mascota. Téngalo en cuenta.

Otro dato que puede resultarle útil. A algunos gatos, no les gusta el agua fría y cuando se enfrentan a ella para beber, pueden optar por dejar de tomar agua y, en consecuencia, avanzar en la deshidratación. Estudie si su animal tiene estreñimiento porque no bebe agua y porque su temperatura le resulta intolerable.

-Ejercicio. El ejercicio es fundamental para ayudar a los movimientos peristálticos, los propios de la digestión y los de la circulación de los alimentos deglutidos por el tracto intestinal. Si su gato es sedentario, también tendrá todos los números para conseguir un estreñimiento persistente y prolongado en el tiempo.

-Insuficiencia alimentaria. Un gato que no coma lo suficiente tendrá resentido su sistema digestivo, lo que es una garantía para un funcionamiento insuficiente y desigual. La reacción del organismo de la mascota ante esta situación puede ser el estreñimiento.

Los horarios regulares de alimentación pueden, del mismo modo, estar en el origen de un estreñimiento ocasional o pertinaz. Evalúelo.

Otro dato. La soja, el maíz y el trigo de algunas comidas baratas para gatos son también agentes procuradores del estreñimiento felino. Busque una alimentación de piensos de calidad la próxima vez que vaya a comprar comida para gatos en su tienda de animales de confianza. La salud de su mascota saldrá ganando.

Tras un rastro de sangre de gato

Encontrar sangre en las heces de los gatos es motivo de alarma común entre los amantes de estas mascotas, por cuanto se suele deducir que el animal puede sufrir un daño interno, con el agravante de que no puede verlo, para el que desconoce su origen, no sabe de su gravedad, y, sobre todo, no puede curarlo como haría con una herida sobre la piel.

La observación regular de la mascota permite adelantarse a cualquier complicación en su salud

La observación regular de la mascota permite adelantarse a cualquier complicación su salud

Los rastros de sangre en las heces de los gatos desatan la impotencia y la preocupación entre los cuidadores, especialmente cuando los afectados son gatos de corta edad.

Los motivos físicos que dan lugar a la aparición de sangre en las heces son muy variados. Vamos a comentar los más comunes, en la idea, simple, de desactivar cualquier preocupación y orientar sobre los orígenes y los tratamientos que se aconsejan en cada caso.

Parásitos intestinales. Los parásitos intestinales son relativamente frecuentes como desencadenantes de esos episodios de sangrado. Se suelen asociar a los síntomas de la coccidiosis, pero también a infecciones bacterianas protagonizadas por las llamadas bacterias campylobacter o las clostridium.

Estas últimas causan colitis que pueden llevar la sangre a las heces y al exterior para ser visibles. Un cultivo fecal pedido por el veterinario puede descartar un desarrollo de la salmonella y ayudará a centrar cualquier tratamiento.

– Irritación del tejido rectal. Algunos gatos obligan a una eversión de la mucosa rectal cuando se esfuerzan por defecar. El tejido de la mucosa rectal suele irritarse con mucha facilidad y quedar saliente en la abertura.

Un roce o una excesiva tirantez de la piel en esa zona tan sensible puede provocar la aparición de sangre que manchará las heces. El desencadenante de todo este proceso puede ser un excesivo consumo de piensos secos, de comidas con poca agua, alimentación muy deshidratada, que fuerza en exceso los músculos rectales de los gatos con las consecuencias descritas. Se trata de una alimentación que adolece de fibras

Un veterinario podrá ayudarle a elegir los piensos más adecuados para los gatos que tienen esta tendencia en su mucosa rectal que podrá comprar en cualquier tienda de animales de entre la variedad de piensos, calidades y composiciones disponibles para los gatos.

– Golpes. Los gatos son animales muy territoriales, en los que usted tendrá que reconocer también cierta vena acrobática. Tanto una cuestión como otra, puede llevarlos a sufrir daños internos que se dejen ver como rastros de sangre en sus heces.

Nos referimos a las riñas de los gatos entre sí, peleas por un entorno, por copular, por el liderazgo en un momento determinado y entre congéneres. Riñas que pueden dar lugar a golpes y a heridas internas que delata la sangre.

La otra causa potencial son los golpes generados por sus aventuras nocturnas, por los saltos y cabriolas que a los que están acostumbrados, que pueden dejar las mismas secuelas.

Parásitos, irritación rectal o golpes son sólo tres condiciones de mala salud que pueden dar lugar a la aparición de sangre en las heces de los gatos.

Aún hay otros motivos para los rastros de sangre de los gatos que también cuentan en la casuística y en las estadísticas de los veterinarios, pero para los que no hay un patrón, una explicación única.

Su parte del trato cuando se decidió a disfrutar de la compañía de su mascota es cuidarla y nada mejor que hacerlo con la observación regular del animal, incluidas sus heces, para adelantarse a cualquier complicación de salud en la que la sangre vertida en sus paquetes fecales puede ser una advertencia de que algo no anda bien.

Para el veterinario, lo que corresponde, encontrar el motivo de la aparición de la sangre.