Archive for the ‘Dieta’ Category

La delicada salud de los gatos persas: todo lo que debes saber

Los gatos persas son animales con algunos problemas de salud que sólo son propios de sus dos razas, la de los persas comunes y la de los llamados ultra persas. Si estás pensando en compar un gato persa en una tienda de animales, debes, al menos, estar al tanto de con qué afecciones te encontrarás a lo largo de la vida de la mascota. Porque, te lo adelantamos, son animales con una salud potencialmente delicada. Así, ¿cuáles son esas dolencias de los gatos persas?.

Gato persa - una de las razas más antiguas

Gato persa – una de las razas más antiguas

Pues, te digo. Los gatos persas suelen tener problemas respiratorios, problemas en los senos paranasales, especialmente la variedad ultra persa. El gato ultra persa tiene un cráneo marcadamente braquicéfalo, o, lo que es lo mismo, presenta una cabeza corta. Es como si el gato tuviera la cara rota.

Esa configuración craneal le da a estos gatos una mirada muy característica que los hace muy atractivos y llamativos, pero también que su respiración nasal sea entrecortada. Por contra, los gatos persas tradicionales, con un cráneo igual al de todos los gatos comunes, no tienen ningún problema para respirar. Narinas estetónicas Los gatos ultra persas tienen narinas estetónicas que quiere decir fosas nasales más pequeñas de lo normal. Ésto hace que esta variedad de gatos tengan esa respiración entrecortada de la que hablábamos, pero también una propensión a desarrollar congestiones nasales e irritaciones de nariz. Pero el gato persa común también tiene sus achaques. Uno de los más evidentes es desarrollar entropión, que ocurre cuando el párpado del gato irrita el ojo por girarse hacia adentro de manera natural. A la larga, esta disposición anómala del párpado le provoca infecciones en los ojos a los gatos persas comunes. Algunos criadores de gatos que saben de esta malformación, se esfuerzan en cruzar a las mascotas de tal forma que las crías no hereden la tara.

Pero seguimos, porque los problemas de salud de los gatos persas no acaban aquí. Hablemos de la epífora, también localizada en los ojos del animal y que se deja sentir como un desgarro crónico en los ojos. Es un rasgo que también se hereda. Sí, también por la formación de una estructura ósea inusual sobre la cara.

Con esa configuración craneal, los ojos se desplazan más hacia atrás de su posición normal en la cabeza, lo que provoca, a su vez, un intenso y continuado lagrimeo. En la mayoría de los casos, todo hay que decirlo, la epífora sólo provoca una irritación leve en los ojos de los gatos. Molesta sí, pero se trata de una afección leve. Circunstancia que puede ser tratada con éxito con antibióticos de aplicación local.

Más rasgos heredados por los gatos persas y más dolencias en los ojos: la atrofia progresiva de la retina. Aunque el gen portador de la enfermedad es recesivo, es frecuente verlo aún entre los gatos de esta raza.

Con la atrofia progresiva de la retina, los fotoreceptores de los ojos, las células que se aplican en la visión para absorber la luz, envían señales nerviosas equívocas al cerebro para ser interpretadas, y, a la larga, acaba desencadenando la ceguera en el animal.

Pieles sensibles

Pero pasemos de los ojos a la piel de los gatos persas y sus especificidades. La piel de estas mascota es gruesa y necesita de un cuidado constante para mantener su bienestar y su salud. Su piel es extremadamente sensible, tanto, que puede provocárseles reacciones alérgicas cuyos orígenes pueden ser difíciles de rastrear. En unos casos, puede ser el suavizante que se ha aplicado en el lavado de la pieza de tela que sirve de cama al gato; en otros, la reacción a un medicamento lo que hace que el animal pierda pelo.

Y para cerrar este capítulo sobre la delicada salud de los gatos persas, refirámonos a su corazón. También suelen desarrollar afecciones cardíacas cuando los gatos alcanzan cierta edad, pero igualmente puede haber una predisposición para dolencias de este tipo de naturaleza genética.

Una de las más habituales es la cardiomiopatía hipertrófica que se puede definir como el engrosamiento de los músculos del corazón con la consecuente inflamación de esta parte tan vital del organismo. Todo ésto hace que la sangre tenga complicado el bombeo de salida del corazón y el abastecimiento de fluido vital de manera equilibrada en todo el cuerpo del animal. Circunstancia que obliga al corazón a sobreesforzarse para mantener la irrigación.

Si bien esta dolencia suele ser mortal, también hay tratamientos con los que poder sobrellevarla y, con ello, prolongar la vida de la mascota. Éso sí, hay que detectar a tiempo la dolencia para actuar en las primeras etapas de la vida del gato. Por éso, lo que siempre recomendamos, estar atentos al comportamiento de los gatosy ser sensibles a sus estados de salud y apostar por los chequeos regulares. Apostando por la salud de nuestros pequeños amigos de casa.

8 síntomas de los perros que no debería ignorar

Muchas afecciones que podemos descubrir en los perros pueden ser pasajeras, otras, necesitarán de asistencia veterinaria y hasta de intervenciones urgentes. Entre éstas se encuentran los colapsos súbitos, las convulsiones, el sangrado o las lesiones que resultan visibles. Sin embargo, hay otros síntomas menos perceptibles, que son más sutiles, que pueden pasar desapercibidos para algunos cuidadores de perros con menos experiencia.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para perros sanos

Una buena salud para afrontar el invierno.

Una buena salud para afrontar el invierno.

Nos proponemos comentar aquí esos síntomas de la alteración de la salud de los perros que podrían pasar desapercibidos y que, en el caso de prolongarse, podrían ocasionar daños irreversibles en las mascotas e incluso producirles la muerte. Pasemos revista a esos síntomas y comentémoslos:

– Problemas respiratorios. Que un perro tenga problemas para respirar es un asunto serio. Podría ser por lesiones de corazón, por alguna enfermedad pulmonar no detectada, por una obstrucción de las vías respiratorias, por infecciones… Es importante conocer en estos casos otros síntomas añadidos, como los jadeos asociados, la tos de perro, la lentitud de la respiración o cualquier ruido extraño asociado. Datos complementarios que pueden ayudar al veterinario a emitir un buen diagnóstico.

– Periodos con diarrea prolongados. Una diarrea en perros nos indica un problema estomacal. Si la diarrea persiste durante más de dos días, no lo dude, pida ayuda veterinaria. La diarrea puede causar deshidratación severa. No deje de comentar al veterinario si la diarrea es crónica o en qué momentos se han producido otros episodios idénticos en el pasado.

– Vómitos. Los vómitos pueden ser una señal de indigestión, de que el perro ha tenido contacto con alguna comida inapropiada. Pero los vómitos también pueden ser ocasionados por obstrucciones intestinales, por problemas renales, con el hígado, ser el resultado de una pancreatitis recurrente o incluso por una malfunción del tiroides. Pero tenga en cuenta también que si su perro vomita de manera consecutiva, el animal puede haber sido envenenado. No lo dude, acuda inmediatamente a un veterinario.

Sed

– Incremento de la sed. Es fácil saber cuando su perro bebe mucha agua, como le puede contar un responsable de una tienda de animales donde suela comprar el pienso de los perros. Se puede saber por el número de veces que tiene que reponer agua en el cazo de la mascota o por el descenso del nivel del agua del recipiente. No dude en marcar el nivel para controlarlo si hace falta. El incremento de la sed puede ser un síntoma de que su perro padece de diabetes, de que tiene una enfermedad renal o hepática o que también ha sido envenenado.

– Micción frecuente. El aumento de la sed incrementa la micción en personas y en perros. En el caso que nos ocupa de los perros, orinar mucho puede ser un síntoma de lo mismo, de diabetes, de alguna infección oculta o de problemas renales. El control de cuanto orina su perro puede ser difícil de averiguar, especialmente si el animal tiene la costumbre de salir a hacerlo fuera de su entorno y de su atención.

– Perros que no comen. Si su perro no come, si pierde el apetito, si rechaza su alimentación y la situación se prolonga durante más de 48 horas, preocúpese puede haber un problema grave de salud de fondo. Acuda al veterinario rápidamente.

– Incapacidad para orinar y defecar. Si ocurre, se trata de señales de advertencia de que su perro puede tener problemas renales, sufrir una intoxicación o verse afectado por una obstrucción de uretra.

– Heces oscuras y sangre. Las heces muy negras pueden ser consecuencia de colitis; la sangre en las heces, un signo alarmante de una úlcera sangrante, de tumores, de la existencia de parásitos y de haber ingerido objetos extraños.

Y lo que siempre recomendamos, no deje de observar a su perro, su apariencia física, su comportamiento… es el mejor chequeo que le puede hacer para estar alerta. Cada día.

La nutrición de los gatos por encima de las condiciones genéticas

La genética es un factor determinante en las condiciones de vida y en la salud de los mamíferos, sólo tenemos que vernos a nosotros mismos como humanos para comprobarlo. La herencia es un factor clave. Forma parte de uno de los campos de avance científico más extraordinarios de nuestro tiempo y, tal vez, por éso, parece que no es sólo un factor determinante, sino que es clave.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para gatos

La importancia de una buena nutrición.

La importancia de una buena nutrición.

Lo es, pero no tanto. Hay otros en las que los seres vivos se juegan su salud y su futuro cada día. Uno de ellos es la nutrición. Podemos disfrutar o padecer unas determinadas condiciones genéticas, pero si la alimentación no es equilibrada y correcta, hacemos mucho por abrir la puerta de nuestro organismo a los problemas de salud En ese sentido, una buena alimentación es clave.

Si hablamos de mascotas, de gatos, aún debemos hilar más fino. Los gatos son animales extraordinariamente sensibles a las carencias nutricionales. Tienen extraordinarias habilidades, la naturaleza los ha convertido en animales muy especializados, pero resultan muy vulnerables a las deficiencias en la alimentación.

Si usted tiene gatos, seguro que le interesa seguir leyendo lo que tenemos que compartir sobre su alimentación específica. Veamos, para empezar, cómo se llevan los gatos con las proteínas.

Proteínas

Las proteínas han de incluirse en la comida de los gatos sí o sí. Son una fuente de energía principal para unos animales que son más activos de lo que parece. Las proteínas ayudan a la producción de anticuerpos, a la de las enzimas, a las hormonas y a la salud de los tejidos.

Huevos, carnes y pescados son fuentes básicas de proteínas para los gatos. Las proteínas animales son las que necesitan los gatos, no las de origen vegetal que nos se corresponden con sus niveles de necesidades nutricionales. No olvide éso cuando acuda a comprar la comida de los gatos a una tienda de animales, fíjese en el etiquetado y rechace piensos basados exclusivamente en proteínas vegetales.

Grasas, vitaminas y minerales

Los gatos también necesitan de grasas que pueden tomar de las carnes o de aceite vegetales. Los gatos precisan muy especialmente de dos tipos de grasas, las linoléicas y las araquidónicas que se localizan en las carnes. Grasas y vitaminas han de ser solubles en agua para asegurar que puedan ser asimilables por el metabolismo de los gatos.

Las vitaminas fundamentales para los gatos son las A, K, D y E, pero también las del complejo E y la C. Si el gato no recibe buenos aportes, entonces hay que corregir la dieta y en el momento de la recuperación pasar a un plan B añadiendo suplementos recetados por un veterinario de confianza.

Los minerales obran el milagro de ayudar a la formación y la consolidación de los huesos y los músculos de los gatos. La lista de minerales es larga, como sucede con los humanos, pero ha de incluir calcio, magnesio, potasio, cloro, cobre, hierro, selenio o zinc. Todos, se pueden encontrar igualmente en carnes y pescados y en los huevos.

La comida de los gatos, como seguro que ya sabrá, se presenta seca en forma de piensos o húmeda en latas, ambas disponibles habitualmente en tiendas de animales. En esas preparaciones los cuidadores de gatos pueden encontrar todos los nutrientes que necesitan las mascotas.

No obstante, la comida seca, los piensos suelen tener una mayor cantidad de carbohidratos y menor de proteínas. Hay que tener en cuenta que los gatos necesitan en su dieta diaria no más de un 5% de hidratos de carbono. La comida enlatada tiene menos hidratos de carbono. La enlatada se suele recomendar a gatos con sobrepeso o que tienen algún tipo de enfermedad renal.

Los alimentos secos, por contra, ayudan a prevenir la aparición de placa dental y sarro. En la tiendas de animales se pueden encontrar pequeñas golosinas que sirven como alimento, pero también como medio para fortalecer las encías.

Los gatos pequeños, los lactantes o los animales enfermos necesitan de dietas equilibradas adaptadas a sus condiciones de vida, edad o salud. Algo que tiene que estar respaldado insistimos por la opinión de un veterinario que conozca cada caso.

Los suplementos, vitales para hacer carrera de salud en los perros

La incorporación de suplementos en la comida de los perros puede hacer mucho para que nuestras mascotas obtengan las vitaminas y los minerales que necesitan. Pero esto puede no ser suficiente. Hay algo más. Cada perro necesita de unos suplementos específicos. Y es así, porque las edades de los animales, las razas y sus niveles de actividad así lo determinan.

Suplementos saludables para perros sanos.

Suplementos saludables para perros sanos.

Hablemos de suplementos de perros para conocer las opciones que se abren para una nutrición con ventajas más allá de los piensos y de la comida que solemos comprar en las tiendas de animales. Para empezar, una pregunta clave obvia ¿qué son exactamente los suplementos?

Los suplementos para perros son combinaciones de sustancias equilibradas que responden a las necesidades de nutrición y vitales del animal. En los suplementos podemos encontrar las más que necesarias vitaminas, pero también aportes de minerales, y si observa con detalle una relación de componentes en uno de sus envases, se sorprenderá al encontrar algunos componentes más exóticos pero igualmente necesarios como el aceite de salmón. Con los suplementos, los perros están más cerca de mantener sus niveles de energía, de mejorar su apariencia física y de recuperarse de dolencias específicas.

¿Qué perros necesitan de suplementos? Lo dicho, la raza, el tamaño, la edad, el estado general de salud del perro y otras variables son las que deciden sobre qué animales necesitan de suplementos, en qué cantidad, cuándo hay que tomarlos, qué deficiencias nutricionales son las preferentes y que hay que corregir. Como sucede con los seres humanos, los cachorros y los perros de edad avanzada son los que más necesitarán de esos suplementos. Y, por supuesto, los que se están recuperando de alguna enfermedad.

Artritis

Entrando más en detalles, la artritis de los perros necesita de suplementos que contengan glucosamina. Los perros con problemas en la capa, en su pelo, necesitan de ácidos grasos omega-3. Si la mascota padece de mal olor en la boca, de halitosis, hay suplementos muy recurrentes que se ofrecen como remedios medicinales muy naturales. Suplementos confeccionados a base de eucaliptol o de mentol que ayudarán mucho a los perros con esos problemas.

Hay que recordar que la ingestión de vitaminas para complementar una dieta es una buena decisión nutricional, pero que sustituir las que deberían estar en una alimentación equilibrada por otras añadidas representa un enfoque totalmente incorrecto. Por otro lado, aportar más vitaminas de las que necesita nuestra mascota puede incluso perjudicarla. A la larga, es como si el animal no comiera lo suficiente.

Como también sucede en el caso de los seres humanos, no resulta sensato automedicar a los perros, proporcionarles suplementos como si fueran poco menos que golosinas. No tiene sentido. La salud es algo lo suficientemente serio como para que nos la tomemos así, en serio. Y más en relación a animales que están a nuestro cargo. La recomendación más obvia es consultar a un veterinario de confianza antes de administrar suplementos.

Por último ¿cómo administrar los suplementos para perros? ¿cómo dárselos a comer?. Los suplementos se dispensan normalmente en pastillas. Sabemos por experiencia que existen otros suplementos que se pueden disolver en agua, suplementos éstos últimos que pueden no ser fáciles de administrar.

Algunos perros son especialmente sensibles a los sabores extraños, su gusto es de categoría gourmet. Lo normal es meter las píldoras en el interior de trozos de comida, pero en el caso de estos perros sibaritas, lo más razonable es introducir las pastillas en comida que tenga un sabor fuerte y que oculte el posible sabor de los suplementos. Pueden funcionar bien los trozos de queso o de carne. Todo es probar, los perros por supuesto.

Gatos con lombrices en busca y captura

Los gatos tienen unos enemigos casi invisibles y bastante letales en cada una de las diferentes variedades de gusanos. Gusanos como las tenias, las temidas lombrices, los tricofélaos o los nemátodos. Parásitos que no sólo pueden transmitirles a los gatos una completa variedad de enfermedades, sino que, además, resultan altamente contagiosos.

Se puede mantener la buena salud de nuesta mascota siguiendo pautas sencillas

Se puede mantener la buena salud de nuesta mascota siguiendo pautas sencillas

La mejor estrategia contra estos pequeños animales empieza por una buena prevención. Una prevención que ofrecerá garantías para mantener la salud de los gatos y, por extensión, la de otros animales de compañía que hagan hogar con nosotros.

Así, ¿qué hacer para prevenir la aparición de esta fauna en nuestros gatos?

-Limpieza exhaustiva de las materias fecales. Sea cuidadoso con los excrementos y con toda la serie completa de fluidos corporales de sus gatos. No deje que permanezcan al aire libre por mucho tiempo, ni siquiera en su jardín. No deje que su mascota entre en contacto con ellos. Los excrementos son un hábitat ideal para éstos y otros parásitos comunes de los gatos como nos recordará un responsable de una tienda de animales con experiencia a donde acudamos a comprar sus piensos, sus suplementos y su comida en general.

Observe cuidadosamente lo que come su gato. Es importante que supervise lo que come su gato cuando no está en casa, cuando entra en contacto con otros animales, roedores, pero también pajaros o incluso insectos. Todos ellos son vectores de propagación de parásitos que pueden afectar a la salud de su mascota. Piense que una vez que su gato ingiera, por ejemplo, una pulga, ésta pasará a su tracto digestivo y proliferar. Ojo, porque ofrecer carne cruda o poco hecha a su gato puede significar darle una ración no deseada de estos organismos patógenos.

Si se ha producido una contaminación con gusanos, aisle a su gato, especialmente, como comentábamos, si tiene otros animales en casa. Eso significa hacer sus comidas aparte, dormir en un lugar diferente y no compartir juguetes y especialmente los utensilios de su alimentación y sus cajas de arena para las necesidades. Los niños de casa también han de alejarse de los gatos, de su foco potencial de contaminación. Ojo con éso.

Si su gato está infectado, no de a otro gato o a su perro el mismo tratamiento. Consulte a su veterinario de confianza. No haga tratamientos preventivos -que es una forma de automedicar a las mascotas- a su manera. Hay toda una serie de medicamentos orales y de aplicación tópica para luchar contra este tipo de parásitos, del que el Drontal es el más popular.

Es importante que los gatos debilitados recuperen el tono de sus sistemas inmunitarios. Una dieta equilibrada y nutritiva, con sus suplementos irán en la dirección contraria de la afección. Los veterinarios suelen recomendar suplementos vitamínicos y hasta dietas reforzadas para restablecer la salud de los gatos afectados por estos gusanos.

Recuerde que los gatitos también pueden ser afectados por los gusanos cuando se alimentan de la leche de madres infectadas. Y esto es así también porque sus sistemas inmunitarios aún no se han desarrollado. Hay un calendario de desparasitación para gatitos al uso que recomienda la primera acción a las seis semanas de vida y luego a las ocho y a las diez. Es algo que le recordará un veterinario competente. En el caso de que la madre gato tenga parásitos de este tipo, la norma es esperar hasta después del parto para ponerla en tratamiento y eliminarlos.

Se suele recomendar como medida preventiva un examen de las heces una o dos veces al año y para comprobar que no tienen parásitos en el sistema digestivo.

Ya sabe cuales son las pautas. Se trata de la salud de su gato.

Perros a la pata coja

Los perros que cojean no tienen forzosamente porqué padecer los achaques de los años. La cojera en los perros puede ser debida a traumatismos o a condiciones de salud que se han cronificado. Aún más, una leve cojera puede esconder un tumor maligno en el peor del peor de los casos.

Patrocina MascotaSana: Piensos para Perros sanos y fuertes.

Ante una cojera de nuestra mascota, lo mejor es acudir al veterinario. Nos aseguramos de que está en buenas manos.

Ante una cojera de nuestra mascota, lo mejor es acudir al veterinario. Nos aseguramos de que está en buenas manos.

Las cojeras en los perros tienen infinidad e inabarcables motivos, como sucede con los humanos, pero con la intención de resumir y remitirnos a las causas más comunes, nos animamos a centrarnos en diez principales que obligan a los perros a ponerse a la pata coja. Sin quererlo.

-Lesiones en los tejidos blandos. Se trata, aunque pueda parecerle extraño, de la causa más común de cojera en los perros. Las lesiones pueden ir desde esguinces, a tirones musculares, pasando por traumatismos menores del mismo tipo. En principio, no se trata de problemas graves y pueden ser tratados con éxito en unos días, con descanso y analgésicos suaves de acuerdo con el peso y la raza de la mascota en cuestión.

-Artritis. Tome nota. Si su perro tiene cada vez mayor dificultad para levantarse después de permanecer acostado o sentado durante cierto tiempo, o ve que tiene problemas para subir escaleras o para entrar o salir de su caseta o de su cubil, probablemente esté ante un caso de artritis canina.
Es más, si su perro es grande, tal vez esté ante una displasia de cadera como seguramente le recordará con su experiencia un responsable de una tienda de animales donde suela comprar la comida y los suplementos de su mascota.

-Cortes en las almohadillas. Las almohadillas que sirven de apoyo en el extremo final de las patas pueden haberse herido con astillas de madera, con espinas de pescado o con piedras afiladas.
Recuerde que en las zonas extremadamente cálidas con suelos ardientes, las almohadillas sufren un castigo extra, literalmente, a cada paso. Compruébelas, y, de paso también, acostúmbrese a revisar con detalle esa parte de la anatomía de su perro. Por su salud.

-Fracturas cerradas. Se trata de lesiones de huesos con roturas muy pequeñas que no quedan a la vista y que son difíciles de ver si no se palpa la piel en la zona. Ni siquiera puede distinguirse una deformación del miembro o un torcimiento acusado.

-Fracturas a ojos vista. Y todo lo contrario, las fracturas desgarradas son motivo de cojera en los perros, pero también de infección con complicaciones si están abiertas. Ojo con éso.

Fracturas epifisarias. Las fracturas llamadas epifisarias por lo general se producen al final de los huesos largos, normalmente en el fémur o en el húmero, especialmente en cachorros y perros jóvenes con huesos finos aún sin consolidar que se someten a tensión en sus juegos habituales.

-Panosteitis. Se trata de un tipo de cojera recurrente en perros jóvenes, que, por lo general, no necesita de tratamiento.

-Lesiones de ligamentos. Los ligamentos son bandas de tejido muscular que se entrelazan en los huesos comprometidos en las articulaciones. Cuando los ligamentos están ‘tocados’ por algún golpe, la cojera de los perros sólo puede empeorar si no se recibe un tratamiento adecuado.

-Tumores. La cojera asociada a los tumores es una causa de primer orden en este tipo de males caninos. Tanto por los tumores que se reproducen en las articulaciones, como los que tienen su origen en el cerebro y que comprometen las funciones del sistema nervioso central, entre ellas, la movilidad del animal.
Los perros con este tipo de afecciones sufren mareos, se desorientan. Si detecta cualquier bulto extraño en las articulaciones de su mascota o percibe un tipo de caminar errante, póngase en contacto inmediatamente con su veterinario de confianza y háblele de su inquietud. Los tumores son de rápida evolución y un tratamiento a tiempo puede marcar la diferencia.

-Luxación en la rótula. La rodilla de los perros puede adoptar movimientos extraños con recorridos laterales, bien por motivo de traumatismos, bien por infecciones no detectadas.

El resultado es que la rodilla se desliza fuera de su alineamiento natural generando una apreciable cojera en la mascota. Esto es especialmente complicado en el caso de los perros en los que la cortedad de las extremidades hace menos visibles esas faltas de alineamiento.

Como resumen final, la misma recomendación que le hacíamos al principio y que solemos recoger en otras entradas de este blog. Nunca se canse de observar detenidamente a su mascota, sí, para recrearse en ella, pero también para descubrir aquellos cambios en su condición de salud que nos pueden alertar de que algo no va bien.

Ejercicios a pedir de perros mayores

Los perros mayores, los perros viejos o de cierta edad, juegan, pueden jugar, está claro que no como los cachorros, pero el juego y el ejercicio en general es un buen aliado para mejorar las condiciones de salud del animal, retrasar algunas dolencias físicas y, cómo no, convertirse en un motivo para la interacción con la mascota.

Mascotasana: Productos para perros sanos

El deporte es el mejor alidado para la salud de nuestra mascota

El deporte es el mejor alidado para la salud de nuestra mascota

Si usted tiene uno de esos perros mayores tocado por la artritis o por alguna otra dolencia en las articulaciones, déjese aconsejar por este comentario en el que nos proponemos acercarle algunas sencillas posibilidades en materia de ejercicios para los perros de cierta edad. Las resumimos en cinco opciones, por supuesto que combinables entre sí. Empecemos con los paseos.

-Caminatas. Caminar es una opción inmejorable, incluso para los perros con problemas musculares. Intente adaptar el ejercicio a las condiciones del animal, no forzándolo hasta el extremo, pero sí obligándolo de alguna manera a que tenga una actividad con algo de esfuerzo. Plantéese caminatas en llano, en sentido creciente, de menos a más, de menos distancia a más recorrido.

Elija las zonas llanas y experimente con zonas levemente irregulares, como arena o un firme de hierba que obligue a los perros a esforzarse por nivelar sus caderas.

Si el animal padece una cojera o para, déjele descansar y aún más si comprueba que tiene dolores. Déjese aconsejar por un especialista, un veterinario, o, de alguien más cercano, con experiencia y competente, un profesional de confianza que se encuentre al frente de una tienda de animales donde suela comprar los piensos, la comida, toda la alimentación y los suplementos de su mascota. Para los perros que sufren algún tipo de parálisis o una displasia de carácter severo en la cadera, podrá encontrar y comprar, también en una tienda de animales, unos curiosos carritos para perros que mejorarán la movilidad de la mascota.

-Tirar y recoger. Es un juego con el que usted y su perro seguro que se entretenían hace tiempo. Si las condiciones físicas del animal son aceptables, nadie dice que no se pueda seguir jugando de la misma forma, aunque con menos intensidad. Se trata de lanzar algo, una pelota, por ejemplo, y pedir al animal que la devuelva. Tirar y recoger. Busque una pelota de acuerdo con el tamaño del hocico semicerrado, ni tan pequeña que sea un peligro porque se pueda atragantar con ella, ni tan grande que le tensione la mandíbula. Si lo cree conveniente, pruebe a buscar texturas adecuadas para la superficie de la pelota de manera que no le haga daño a la dentición. Esas pelotas también las podrá encontrar y comprar en una tienda de animales y de entre un gran surtido de artículos para la misma finalidad.

-Jugar a pelear. A los perros más jóvenes, les encanta revolverse en un juego de lucha y persecución. Simplemente les chifla. A los mayores, tal vez. Pruebe a buscarle esas cosquillas a su mascota, rételo a moverse, a interactuar físicamente, siempre teniendo en cuenta sus limitaciones. Jugar sí, menos tiempo, con menos movilidad, con menos intensidad, con límites, pero jugar a peleas.

-Nadar. La natación, el suave ejercicio y movimiento en el agua es un buen aliado como tarea física para los perros mayores. El medio acuático permite realizar recorridos de las articulaciones de una manera más suave, menos intensa y, por tanto, más beneficiosa. Juegue en el agua con su perro, incítelo a bañarse, a moverse en el agua, con seguridad, allí donde usted puede controlar el ejercicio, siempre atento a la respuesta de un animal que con mucha seguridad se cansará físicamente antes y podrá mostrarse inseguro en el medio acuático.

-Cinta de ejercicios. De la misma forma que los humanos solemos utilizar cintas para hacer ejercicio en interiores, también las hay para perros, no motorizadas y adecuadas con sus tallas y corpulencias. También las puede comprar en una tienda de animales especializadas.

Son ideales para mantener el tono muscular en tiempos de crudo invierno, cuando salir a la calle o al campo no es una buena opción. Pero piense que su cinta de correr en casa también puede ser útil para su perro. Puede pasear junto a usted, la imitación y su fidelidad le serán extraordinariamente útiles para conseguir el dúo de caminantes perfecto.