Archive for 30 noviembre 2015

8 síntomas de los perros que no debería ignorar

Muchas afecciones que podemos descubrir en los perros pueden ser pasajeras, otras, necesitarán de asistencia veterinaria y hasta de intervenciones urgentes. Entre éstas se encuentran los colapsos súbitos, las convulsiones, el sangrado o las lesiones que resultan visibles. Sin embargo, hay otros síntomas menos perceptibles, que son más sutiles, que pueden pasar desapercibidos para algunos cuidadores de perros con menos experiencia.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para perros sanos

Una buena salud para afrontar el invierno.

Una buena salud para afrontar el invierno.

Nos proponemos comentar aquí esos síntomas de la alteración de la salud de los perros que podrían pasar desapercibidos y que, en el caso de prolongarse, podrían ocasionar daños irreversibles en las mascotas e incluso producirles la muerte. Pasemos revista a esos síntomas y comentémoslos:

– Problemas respiratorios. Que un perro tenga problemas para respirar es un asunto serio. Podría ser por lesiones de corazón, por alguna enfermedad pulmonar no detectada, por una obstrucción de las vías respiratorias, por infecciones… Es importante conocer en estos casos otros síntomas añadidos, como los jadeos asociados, la tos de perro, la lentitud de la respiración o cualquier ruido extraño asociado. Datos complementarios que pueden ayudar al veterinario a emitir un buen diagnóstico.

– Periodos con diarrea prolongados. Una diarrea en perros nos indica un problema estomacal. Si la diarrea persiste durante más de dos días, no lo dude, pida ayuda veterinaria. La diarrea puede causar deshidratación severa. No deje de comentar al veterinario si la diarrea es crónica o en qué momentos se han producido otros episodios idénticos en el pasado.

– Vómitos. Los vómitos pueden ser una señal de indigestión, de que el perro ha tenido contacto con alguna comida inapropiada. Pero los vómitos también pueden ser ocasionados por obstrucciones intestinales, por problemas renales, con el hígado, ser el resultado de una pancreatitis recurrente o incluso por una malfunción del tiroides. Pero tenga en cuenta también que si su perro vomita de manera consecutiva, el animal puede haber sido envenenado. No lo dude, acuda inmediatamente a un veterinario.

Sed

– Incremento de la sed. Es fácil saber cuando su perro bebe mucha agua, como le puede contar un responsable de una tienda de animales donde suela comprar el pienso de los perros. Se puede saber por el número de veces que tiene que reponer agua en el cazo de la mascota o por el descenso del nivel del agua del recipiente. No dude en marcar el nivel para controlarlo si hace falta. El incremento de la sed puede ser un síntoma de que su perro padece de diabetes, de que tiene una enfermedad renal o hepática o que también ha sido envenenado.

– Micción frecuente. El aumento de la sed incrementa la micción en personas y en perros. En el caso que nos ocupa de los perros, orinar mucho puede ser un síntoma de lo mismo, de diabetes, de alguna infección oculta o de problemas renales. El control de cuanto orina su perro puede ser difícil de averiguar, especialmente si el animal tiene la costumbre de salir a hacerlo fuera de su entorno y de su atención.

– Perros que no comen. Si su perro no come, si pierde el apetito, si rechaza su alimentación y la situación se prolonga durante más de 48 horas, preocúpese puede haber un problema grave de salud de fondo. Acuda al veterinario rápidamente.

– Incapacidad para orinar y defecar. Si ocurre, se trata de señales de advertencia de que su perro puede tener problemas renales, sufrir una intoxicación o verse afectado por una obstrucción de uretra.

– Heces oscuras y sangre. Las heces muy negras pueden ser consecuencia de colitis; la sangre en las heces, un signo alarmante de una úlcera sangrante, de tumores, de la existencia de parásitos y de haber ingerido objetos extraños.

Y lo que siempre recomendamos, no deje de observar a su perro, su apariencia física, su comportamiento… es el mejor chequeo que le puede hacer para estar alerta. Cada día.

Anuncios

Claves sobre el comportamiento de las gatas durante la maternidad

Las gatas pueden mostrar una larga serie de cambios de comportamiento a lo largo del periodo de embarazo, durante el momento del parto y cuando se entrega a la crianza de sus gatitos. Para muchos amantes de los gatos, estos comportamientos pueden resultar confusos, preocupantes y hasta extraños.

Gata embarazada.

Gata embarazada.

En la mayor parte de los casos, se trata de situaciones que, aunque no lo crea, son absolutamente naturales. Sin duda, comprender a qué obedece cada comportamiento puede ayudarle a quitar tensión a las situaciones. A éso vamos, a mostrarle porqué sucede lo que sucede cuando su gata tiene nuevas responsabilidades maternales. Las vemos:

– Gatas embarazadas. Las gatas comienzan a mostrar signos de embarazo tres semanas después del apareamiento. El periodo de gestación se prolonga entre 60 y 67 días. Durante ese tiempo se producen, como comentábamos, cambios significativos en el comportamiento de las hembras. Así, verá cómo lame sus genitales con insistencia y cómo se produce un aumento de la conducta afectuosa hacia usted. También descubrirá que se incrementa el sueño y las ganas de comer.

Entre los problemas del embarazo de las gatas, se pueden señalar los abortos espontáneos, las pérdidas de calcio, el aumento de peso, la apatía, la falta de coordinación en los movimientos físicos o la reabsorción el feto. Circunstancias sobre las que hay que estar muy vigilantes.

– Las gatas durante el parto. Dos semanas después de la gestación, las gatas empiezan a mostrar conductas peculiares. Se trata de madres que buscan nidos para tener a sus crías. Ayúdele a crear ese sitio, por ejemplo, con una caja con fondo bien mullido hecho con toallas limpias. Antes del parto, 24 ó 48 horas antes del momento, las gatas pueden perder el apetito, mostrarse ansiosas, o todo lo contrario, estar dominadas por un sueño irresistible.

El parto estará muy cerca cuando la gata embarazada emplee mucho tiempo moviendo el sustrato del nido, la toalla, por ejemplo. Pero también cuando lama sus mamas o la zona perineal con igual insistencia, aún más, si también acude con frecuencia a su caja de arena. Por regla general, las gatas dan a luz en la hora siguiente al desarrollo de estas conductas aparentemente atípicas.

Lametones a las crías

Una vez nacidos los gatos, la mamá gato se entregará a lamer a sus pequeños. Algo que hace para ayudarlos a respirar eliminando todo resto del líquido amniótico de sus conductos nasales. También es muy normal que las gatas se coman la placenta y que muerdan el conducto umbilical. Excepcionalmente, puede no suceder así, y es precisa la intervención humana, aunque los veterinarios suelen recomendar dejar que las gatas hagan todo el trabajo. Sobre todo, para estrechar el lazo maternal con sus crías desde el mismo momento del nacimiento.

– Cuidado de los gatitos. Las gatas cuidan con esmero a sus crías durante las primeras tres semanas de vida. Durante ese tiempo, el animal se muestra muy territorial y nervioso e incluso agresivo. Se trata de un instinto natural para proteger a sus crías. Algunas gatas llegan a mover a sus gatitos de sitio, y hasta colocarlos en distintos lugares para evitar que los supuestos depredadores los puedan eliminar. En cualquier caso, esa reacción de esconder a los gatitos es más típica en madres primerizas.

Para mantener la salud y el bienestar de la madre gato, los cuidadores deben abstenerse de tocar y de manipular a los gatos pequeños, como sin duda le podrá recordar un responsable de una tienda de animales donde suela acudir a comprar los piensos y suplementos para los gatos.

Ahora ya sabe cómo se las gastan las gatas durante esos delicados momentos de la maternidad.

Casos de falsos embarazos en perras, las esterilizaciones en el punto de mira

Los falsos embarazos de los perros no se pueden considerar como problemas de salud especialmente preocupantes, pero de ellos sí se puede decir que suelen ser ignorados o mal diagnosticados por los veterinarios. Aún así, quienes tengan perras a su cuidado deber ser conscientes de la sintomatología y de las complicaciones que pueden derivar.

Patrocina MascotaSana: Piensos para perros sanos

Una perra con su camada.

Una perra con su camada.

Por falsos embarazos, o más apropiadamente, pseudociesis, es el resultado de desequilibrios hormonales en las perras. Los especialistas no se ponen de acuerdo sobre sus desencadenantes, pero hay cierto consenso de que resulta muy común en los casos estudiados la disminución de la progesterona y el incremento de la prolactina.

Se cree que se produce esta combinación cuando se esteriliza a las perras en ciertos momentos del ciclo reproductivo cuando los animales tienen altos niveles de progesterona.

Sintomatología

Los síntomas son muy variados. Es típico de los perros que atraviesan momentos de falsos embarazos que desarrollen instintos de maternidad con objetos, como zapatos, peluches o juguetes de los que se suelen comprar para perros en las tiendas de animales. Hablamos de instintos protectores, de actitudes de cobijo.

También es común que las perras afectadas desarrollen sus glándulas mamarias, que segreguen leche por los pezones y que se produzcan hinchazones abdominales, así como un acusado aumento de peso.

Entre los síntomas menos ocasionales sobre los que también hay que estar alertas se pueden considerar la aparición de vómitos inexplicables, la apatía en el comportamiento del animal y la aparición de flujo vaginal.

Ante la presencia de alguno de estos síntomas aislados o de la suma de ellos, no se lo piense, acuda a un veterinario de confianza para ayudar a determinar el diagnóstico. Como puede ver, la sintomatología no es muy diferente de otras patologías propias de los perros.

Por esa razón, resulta importante determinar cual es la causa de los síntomas. Recuerde también que algunas razas de perros son especialmente sensibles a las infecciones y que manifiestan enfermedades para las que están muy expuestos con síntomas como los descritos.

Diagnóstico

Lo dicho, llevar a la perra afectada a que la vea el veterinario es una buena idea. El veterinario realizará entonces un examen físico y valorará el historial clínico del animal. Recuerde también que es importante que comunique al especialista si la perra se encuentra en celo o acaba de salir de él. Por supuesto, el veterinario le dará la confirmación de si la perra está preñada, caso de que no sea un falso embarazo.

En caso necesario, los análisis se completan con radiografías y, en su caso, con ecografías abdominales para detectar aumentos de tamaño de ciertos órganos clave, exámenes que contribuirán a descartar otros problemas de salud.

El veterinario, ante un falso embarazo, intentará tratar la aparición de leche en las mamas en primer lugar. Es habitual que los perros pequeños acudan a mamar de los pezones de las perras independientemente de que sean sus progenitoras. Lo hacen por instinto y una hembra con esa patología hará poco por evitarlo como hemos visto.

Dar de mamar en esas condiciones puede desencadenar inflamaciones en las glándulas mamarias y ocasionar infecciones.

Uno de los tratamientos más sencillos para atacar el problema consiste en limitar la ingesta de agua y de una alimentación sólida especialmente en horas de la noche. Todo, para reducir la producción de leche. Por otro lado, algunos especialistas veterinarios suelen administrar bromocriptina, un medicamento con el que consiguen el mismo efecto.

Muchos veterinarios son contrarios a recomendar testosterona porque los inconvenientes superan los beneficios de su administración aún de forma muy controlada. Lo que sí suelen pedir es que se coloquen a las perras collares especiales para evitar que ellas mismas se laman los pezones y se produzcan inflamaciones e infecciones.

Para concluir hay que decir que la mayoría de los falsos embarazos ven remitidos sus efectos al cabo de una o dos semanas sin ninguna intervención veterinaria y sin dejar secuelas de ningún tipo.