Archive for 19 mayo 2015

La salud de los gatos entre dientes

Las pérdidas de piezas dentales en los gatos suelen ser causadas por la caries, por caídas naturales propias de la edad en las mascotas más jóvenes o, en algunos casos, por enfermedades bucales como la gingivitis. Si su gato ha perdido una pieza dental, no dude en acudir al veterinario, porque puede ocasionar una infección y ser el origen de otras complicaciones de salud.

Dientes sanos, gatos sanos.

Dientes sanos, gatos sanos.

Los gatos pequeños suelen perder sus dientes entre las 11 y las 30 semanas de vida. Sus dientes de leche son reemplazados por otros definitivos cuando tienen alrededor de seis meses. Antes de perder los dientes de leche, los gatitos suelen experimentar dolores en las encías, algo que les hace renunciar a su alimentación, simplemente porque los dolores les dominan. Algo no muy diferente de lo que le sucede a los bebés humanos.

Los gatos con más de cinco años pueden desarrollar una patología conocida como odontoclastia felina, un mal que hace que la gingivitis castigue sus piezas dentales y se caigan. Las dietas basadas en una alimentación blanda en los gatos hacen que se formen placas que deterioran las encías y que también se caigan los dientes.

Otra afección es la del sarro que se instala en las cavidades bucales y en las encías, que se previene con una dieta apropiada y con una higiene dental.

Hay toda una serie de síntomas que pueden anunciar problemas bucales en los gatos, condiciones que pueden llevar a la pérdida de piezas dentales. Vamos a repasarlas:

-Halitosis. Mal aliento en la boca. -Sangrado de las encías. -Movimientos incontrolables y hasta convulsivos en las mandíbulas. -Encías rojas e inflamadas. -Retracción de las encías. -Placa en las encías. Formada por materia blanda que se puede retirar fácilmente. -Sarro. Porción de placa que se ha solidificado y que necesita de un trabajo veterinario. -Roturas de dientes. -Falta de apetito. -Dolor de boca. Los gatos se suelen restregar el hocico contra el suelo cuando les duele la boca. O, en su caso, la mantienen siempre abierta.

Para evitar la pérdida de piezas dentales en los gatos y enfermedades derivadas que pueden complicar la salud de las mascotas, resulta vital la prevención. Veamos qué es lo que podemos hacer para adelantarnos a esos problemas bucales:

-Cepillado. Como en los humanos, el cepillado es una tarea de higiene básica. En las tiendas de animales podrá comprar cepillos adaptados a la higiene bucal de los gatos, con cerdas que le ayudarán a no dañar el paladar del animal, pero que harán mucho por retirar las porciones de placa. Recuerde que la pasta de dientes de los humanos no vale para los gatos, el flúor puede ser tóxico para ellos. Además, la espuma de la pasta podría generarles gastritis. -Alimentación consistente. Los piensos de textura dura ayudan a los gatos a masticar de manera adecuada, frotando los dientes de manera natural.

-Juguetes. Los juguetes para gatos son una herramienta inestimable para la higiene bucal, aquellos que se pueden morder. Están especialmente indicados para gatos que toleran mal la limpieza con cepillo.

-Masajes de las encías. También puede probar a frotar las encías de su gato, prevendrá la aparición de la temida gingivitis y podrá ver el estado de la boca del animal de manera periódica. Utilice un algodón limpio.

Recuerde también que el veterinario puede limpiar periódicamente la boca de su mascota, que en el caso de que haya algún tipo de infección, siempre es posible luchar con ella con antibióticos.

Los veterinarios se apoyan mucho en las radiografías con las que determinan el alcance de la infección. En el peor de los casos, si la infección bucal se ha extendido, siempre existe la posibilidad de extraer las piezas dentales comprometidas, especialmente para evitar la septicemia.

Sepa también que los dientes agrietados pueden ser empastados y que las intervenciones se realizan con anestesia local o general, algo que dependerá del temperamento de su mascota.

Anuncios

El valor de los suplementos en las dietas de los perros

Hablemos de los suplementos en las dietas de los perros. Los suplementos pueden marcar en algunos casos una diferencia en la salud y en el bienestar y en la calidad de vida de los perros. Suplementos que respondan a sus necesidades, las de vitaminas y minerales, que guarden correspondencia con su momento vital, con su raza, con su nivel de actividad y con la edad de los perros.

Patrocina MascotaSana: Suplementos alimenticios para perros sanos

Un perro bien alimentado es un perro feliz.

Un perro bien alimentado es un perro feliz.

Pero, como sin duda le recordará un responsable de una tienda de animales donde suela comprar esos suplementos, no se trata de administrar compuestos a los perros de cualquier manera, ni hacer por ‘doparlos’. De lo que se trata es de descubrir sus potenciales estados carenciales y ayudarles a superarlos. Tan simple como éso.

Pero vamos por partes. ¿qué son exactamente los suplementos? Sí, es cierto que los asociamos a vitaminas y minerales, pero sólo con leer sus composiciones podemos caer en la cuenta de que se trata de mucho más. Sus combinaciones son extraordinariamente variadas.

Algunos tienen composiciones tan ‘exóticas’ como extractos de menta o están constituidos por grasa de salmón, aditivos que le ayudarán a recuperarse de sus dolencias específicas, mostrar un pelaje lustroso o contribuir a vivir más tiempo con nosotros.

¿Cuándo necesitan los perros esos suplementos? Bueno, las necesidades de los perros pueden variar considerablemente, como decíamos, dependiendo de las razas. Algunas necesitan nutrientes específicos en determinados momentos de sus vidas, como sucede con las perras que están preñadas o con las que dan de mamar a sus crías, pero también son recomendables para los perros jóvenes que están creciendo. Ya sabe, han de fortalecer sus huesos y desarrollar plenamente sus órganos.

Ni que decir tiene que una enfermedad se supera mejor si se le ofrece un extra a nuestra mascota. Aún más, los gastos energéticos extra asociados a los fríos del invierno son motivo suficiente para pensar en pedir consejo sobre suplementos específicos.

Suplementos comunes indicados para los perros son la glucosamina, eficaz contra condiciones de salud como la artritis, también lo son los ácidos grasos Omega-3. Los aceites de yerbabuena, fíjese bien, están indicados para acabar con el aliento de los perros. Como sucede con las personas que tenemos pastillas iguales en las farmacias.

Por supuesto que también tiene a su disposición toda una serie de suplementos naturales que harán, sí, más natural, la metabolización de los nutrientes, como ocurre con los alimentos biológicos que consumimos los humanos.

Recuerde que la administración de suplementos nunca podrá sustituir a una alimentación equilibrada y que no son un remedio del que haya que echar mano para compensar comidas que no llegan a cubrir las necesidades calóricas o simplemente alimenticias de los perros. Es más, los perros bien nutridos no deberían tener que consumir suplementos que son, como su nombre indica, un extra.

Y otra cosa más, un exceso de vitaminas en la dieta de los perros, como en los humanos, puede ser tan perjudicial como no alimentarse de manera suficiente o hacerlo en cantidades inadecuadas.

Muchos suplementos se presentan en forma de píldoras y la manera más fácil de darlas a los perros es envolviéndolas en su comida, para que no noten texturas extrañas o sabores que les hagan rechazarlas. Otros tipos de suplementos son líquidos y se disuelven en el agua que se da de beber a la mascota.

Si se decide por los suplementos, insistimos, ayúdese y ayude a su mascota buscando el apoyo y la información que necesita sobre estos preparados. Desde luego, con la inestimable competencia de un veterinario de confianza.