Cómo cambiar la arena de los gatos y ganar en el intento

Los gatos son animales de compañía que son muy sensibles a los cambios. Muy, muy sensibles. Algunos pueden derivar en problemas de salud, como las que ocasionan los cambios hechos con la comida, cambios en su consistencia, en su textura, en la preparación de su alimentación, alteraciones que puede provocarles rechazo, y, como consecuencia, dificultades en la nutrición y, a partir de ahí, enfermedades asociadas.

A los gatos les gusta la arena limpia.

A los gatos les gusta la arena limpia.

Otros cambios son en principio menos importantes, aunque, dependiendo de las rutinas de los gatos, afectados, pueden desencadenar otro tipo de malestares o alguna clase de inseguridad que también pueden desembocar en rechazos que resulten complicados de resolver. Los gatos son éso, especiales, muy especiales, y tal vez por éso también los amamos.

Un cambio que les puede afectar son los de sus arenas, el lugar que les hemos preparado para que hagan sus deposiciones. Arenas que podemos comprar en las tiendas de mascotas junto a sus piensos y suplementos. Un elemento fundamental de la higiene y de la convivencia con los gatos. Porque los piensos no sólo absorben las deposiciones, sino que además ayudan a eliminar los malos olores del ambiente doméstico.

En la línea de ofrecer consejos útiles, vamos con unos que nos ayudarán a resolver la complicada papeleta del cambio de arena sin generar efectos no deseados en el comportamiento y en la salud de nuestra mascota.

-Un solo cambio. Si ha de cambiar la caja de la arena y la misma arena, no haga las dos cosas al mismo tiempo. Tal vez sea demasiado para el gato. Cambie la arena, poco a poco, si de lo que se trata es de sustituir una marca por otra, o si lo que quiere es cambiar la consistencia del granulado por el motivo que sea o si acaso lo hace por variar las propiedades de absorción del material. Cambio gradual.

Cuando haya pasado algo así como dos semanas, ya puede proceder a sustituir el recipiente. Si es lo que necesita. Primero colocándolo con arena junto al antiguo, sí, con la nueva arena, y luego haciendo desaparecer el depósito original. Por favor, haga los cambios en el lugar de siempre, no coloque la caja de la arena en un sitio distinto.

Esto podría desconcertar al gato y provocarle sí, efectivamente, rechazo. Ese es un factor a tener en cuenta. Los gatos lo perciben todo. Sí, a su manera y de una manera que siempre sorprende.

Por supuesto que más cambios, como los de domicilio, los del color de las paredes, las sustituciones de las moquetas de casa y hasta las renovaciones en la cortinas de casa mientras estamos en la fase sustitución de la arena, pueden ir en la dirección contraria a la que queremos. La norma es hacerlo todo gradualmente. Y tomarse su tiempo.

-En caso de rechazo. Si por algún motivo el gato rechaza la nueva caja de arena o la misma arena, sea proactivo, recoja algunas de sus heces y colóquelas sobre la arena nueva, éso le dará la sensación al gato de que ya la ha usado y que todo está bien. Reconocerá los olores que le son familiares y empezará a sentirse tranquilo. Es una forma de hacérselo más agradable.

Ya ve que todo se reduce a naturalizar una intromisión en su mundo que no puede controlar y para la que no está advertido y preparado. Este tipo de circunstancias son asumidas por los gatos como alteraciones que les generan malestar y estrés en circunstancias no favorables y continuadas en el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: