Archive for 24 abril 2015

Cómo cambiar la arena de los gatos y ganar en el intento

Los gatos son animales de compañía que son muy sensibles a los cambios. Muy, muy sensibles. Algunos pueden derivar en problemas de salud, como las que ocasionan los cambios hechos con la comida, cambios en su consistencia, en su textura, en la preparación de su alimentación, alteraciones que puede provocarles rechazo, y, como consecuencia, dificultades en la nutrición y, a partir de ahí, enfermedades asociadas.

A los gatos les gusta la arena limpia.

A los gatos les gusta la arena limpia.

Otros cambios son en principio menos importantes, aunque, dependiendo de las rutinas de los gatos, afectados, pueden desencadenar otro tipo de malestares o alguna clase de inseguridad que también pueden desembocar en rechazos que resulten complicados de resolver. Los gatos son éso, especiales, muy especiales, y tal vez por éso también los amamos.

Un cambio que les puede afectar son los de sus arenas, el lugar que les hemos preparado para que hagan sus deposiciones. Arenas que podemos comprar en las tiendas de mascotas junto a sus piensos y suplementos. Un elemento fundamental de la higiene y de la convivencia con los gatos. Porque los piensos no sólo absorben las deposiciones, sino que además ayudan a eliminar los malos olores del ambiente doméstico.

En la línea de ofrecer consejos útiles, vamos con unos que nos ayudarán a resolver la complicada papeleta del cambio de arena sin generar efectos no deseados en el comportamiento y en la salud de nuestra mascota.

-Un solo cambio. Si ha de cambiar la caja de la arena y la misma arena, no haga las dos cosas al mismo tiempo. Tal vez sea demasiado para el gato. Cambie la arena, poco a poco, si de lo que se trata es de sustituir una marca por otra, o si lo que quiere es cambiar la consistencia del granulado por el motivo que sea o si acaso lo hace por variar las propiedades de absorción del material. Cambio gradual.

Cuando haya pasado algo así como dos semanas, ya puede proceder a sustituir el recipiente. Si es lo que necesita. Primero colocándolo con arena junto al antiguo, sí, con la nueva arena, y luego haciendo desaparecer el depósito original. Por favor, haga los cambios en el lugar de siempre, no coloque la caja de la arena en un sitio distinto.

Esto podría desconcertar al gato y provocarle sí, efectivamente, rechazo. Ese es un factor a tener en cuenta. Los gatos lo perciben todo. Sí, a su manera y de una manera que siempre sorprende.

Por supuesto que más cambios, como los de domicilio, los del color de las paredes, las sustituciones de las moquetas de casa y hasta las renovaciones en la cortinas de casa mientras estamos en la fase sustitución de la arena, pueden ir en la dirección contraria a la que queremos. La norma es hacerlo todo gradualmente. Y tomarse su tiempo.

-En caso de rechazo. Si por algún motivo el gato rechaza la nueva caja de arena o la misma arena, sea proactivo, recoja algunas de sus heces y colóquelas sobre la arena nueva, éso le dará la sensación al gato de que ya la ha usado y que todo está bien. Reconocerá los olores que le son familiares y empezará a sentirse tranquilo. Es una forma de hacérselo más agradable.

Ya ve que todo se reduce a naturalizar una intromisión en su mundo que no puede controlar y para la que no está advertido y preparado. Este tipo de circunstancias son asumidas por los gatos como alteraciones que les generan malestar y estrés en circunstancias no favorables y continuadas en el tiempo.

Anuncios

Corazones de perros con un soplo de salud

El soplo cardíaco es una patología humana que podemos encontrar en otros animales superiores, como los perros. Se produce cuando la sangre fluye de manera anormal en el corazón, cuando el paso de la sangre por los ventrículos se realiza de manera desigual, cuando se produce una mala comunicación intraventricular.

Patrocina MascotaSana: Productos sanos para perros sanos

Se le denomina soplo porque una de las características más llamativas de esta patología es la detección de rumores parecidos a soplos que delatan la insuficiencia y el mal funcionamiento del corazón. Sin embargo, detectar sonidos inexplicables en la respiración de los perros no es indicio suficiente para determinar que el animal padezca de soplo cardíaco. Sólo un especialista veterinario, con toda su experiencia, puede ser capaz de diagnosticar el daño en el corazón del animal.

Los indicios de afección de soplo cardíaco en los perros pueden ser muy evidentes. Así, se manifiesta cuando el perro parece toser con tos seca, con una tos que no remite. También cuando la respiración se hace dificultosa, incluso cuando el animal está en reposo. Es habitual que los perros que sufren esta patología se muestren cansados y faltos de energía. En situaciones más preocupantes, los perros llegan a sufrir colapsos y desmayos sin motivo aparente.

Los cuidadores más atentos a los cambios físicos de los perros podrán descubrir además encías y lenguas de color azulado, pulsos acelerados, retenciones de orina severas o una falta de apetito muy marcada y también inexplicable. Los perros simplemente rechazan su comida, no están por la labor de seguir su querida alimentación con piensos, los que suele comprar en su tienda de animales.

Pero ¿por qué los perros desarrollan soplos cardíacos? Bueno, a medida que los perros envejecen aparecen más riesgos de padecer enfermedades de corazón. En algunos casos, se manifiestan como alteraciones del ritmo cardíaco, o cambios de presión arterial, y otras como pequeñas hemorragias en la zona de las válvulas del corazón.

Un dato a tener en cuenta es que algunos cachorros pueden nacer también con un defecto congénito y pueden resultar más propensos a padecer esta patología. Perros con anemia o con enfermedades que afectan al corazón o a los vasos sanguíneos pueden ser candidatos muy seguros a desarrollar soplo cardíaco.

Una afección, la estenosis de las válvulas mitrales producen fugas de sangre en el corazón que pueden desencadenar del mismo modo soplo cardíaco en los perros. En estos casos, la sangre pasa de un ventrículo a otro con tanta rapidez y en un volumen tan grande que se producen latidos irregulares.

Otra patología asociada, la estenosis pulmonar o aórtica, que genera un estrechamiento de la arteria pulmonar o aórtica, puede causar el mismo flujo irregular de sangre y esos soplos o murmullos que resultan reveladores.

Cuando se detecta un posible caso de soplo de corazón, el especialista veterinario suele realizar diferentes pruebas para confirmar el daño y determinar el alcance de la dolencia.

Lo primero y más habitual es escuchar el corazón de los perros con el esteotoscopio. También se suelen pedir radiografías de tórax, ecografías del corazón, todas, pruebas para determinar la funcionalidad del órgano, para detectar cualquier irregularidad en su funcionamiento.

Pruebas complementarias son las de sangre y orina que determinarán el régimen correcto de las funciones de segundos y terceros órganos, riñones e hígado. Los electrocardiogramas ayudan también a conocer la actividad del corazón durante un tiempo determinado.

¿Y qué hacer cuándo se detecta de manera clara un soplo en el corazón? ¿qué tratamientos son los habituales en estos casos? De entrada, hay que decir que no se trata de una cuestión de la que haya que preocuparse en extremo, ni tampoco es una patología de la que podamos esperar que se produzca un empeoramiento o una degeneración de la salud de los perros.

Los soplos de corazón no se pueden curar con medicamentos, pero en algunos casos pueden ser tratados de manera quirúrgica para mejorar las condiciones en las que se hace el trasvase de sangre entre los ventrículos. Con medicación y cambios de dieta también se pueden conseguir buenos resultados que mejoren la calidad de vida de la mascota.

Si usted sospecha que su perro puede tener un problema de corazón, consulte a su veterinario tan pronto como le sea posible. Comparta sus preocupaciones y no dude en hacer las preguntas que crea conveniente a su veterinario.