Parásitos intestinales, una ruleta rusa para la salud de los gatos

Las lombrices son un problema muy común entre los gatos que, si no se trata convenientemente, puede afectar seriamente a su salud. Hay lombrices para todos los gustos: tenias, parásitos intestinales, tricocéfalos, nemátodos…, organismos que se pueden transmitir a su gato de muchas maneras diferentes, todos organismos nocivos altamente contagiosos. Los parásitos intestinales pueden convertirse en una ruleta rusa para la salud de los gatos.

Es importante observar la alimentación de su gato.

Es importante observar la alimentación de su gato.

Los gatos tienen una cualidad que los hace más vulnerables a estas afecciones, si cabe, que otros animales y es su curiosidad innata. La que les lleva a meter su hocico donde encuentran algo de interés, que puede ser casi todo.

Pero hay opciones para evitar que los gatos se vean afectados por las lombrices y otros organismos patógenos que se desarrollan bajo las mismas condiciones. Podríamos agruparlas en siete consejos, con medidas fáciles de adoptar y con mucho sentido común. Las vemos:

-Higiene ambiental. Se trata de procurar algo obvio, mantener el entorno de los gatos lo más limpio posible. Recuerde que las materias fecales o los fluidos corporales de cualquier animal doméstico, de los mismos gatos, puede ser fuente de propagación de parásitos. Mantenga su jardín o espacios libres y comunes bien limpios. Y vigile que su mascota no entre en contacto con las zonas sucias que están fuera de su alcance.

-Comida. Observe la alimentación de su gato. También si su mascota entra en contacto con otros gatos que pueden ser portadores ocasionales de lombrices y demás parásitos. Piense, además, que los roedores, algunos insectos o los pájaros pueden ser portadores de parásitos.

Aunque no lo crea, las pulgas pueden transportar del mismo modo parásitos que pueden acabar en el aparato digestivo de los gatos. Algo que seguro le contará por experiencia propia cualquier responsable de una tienda de animales donde suela comprar sus piensos para gatos.

Otro dato más sobre la comida que puede resultarle revelador. La ingestión de carne cruda o poco cocida puede poner en contacto a los gatos con las lombrices.

-Medicamentos. Algunos medicamentos que se emplean para eliminar a los parásitos que se desarrollan en el corazón de los gatos, también son buenos agentes para prevenir la aparición de la tenia. Uno de ellos es el Drontal y la serie de medicamentos análogos que se conocen por otras denominaciones. Ojo, si su gato recibe esa medicación específica, no la intercambie con otra mascota, con un perro. Al menos sin consultar a su veterinario de confianza.

-Aislamiento. Si encuentra que uno de sus gatos está afectado por un ataque de parásitos, aíslelo lo más rápidamente posible, y eso también vale para su bandeja de arena, para su comida, para los suplementos que toma y para el agua que ha de beber. No puede haber ningún contacto con otros animales, tampoco con otros que no sean de su raza. Entiéndase perros, por ejemplo.

-Alimentación completa. Si sus gatos se han visto afectados por las lombrices, haga algo con todo sentido común, no escatime esfuerzos por proporcionarles una alimentación suficientemente balanceada que vuelva a recuperar sus defensas. Comida, piensos para que puedan recuperarse de la debilidad que supone ser atacado por organismos parásitos desde el interior. Dieta con aportes extra de vitaminas son una buena solución que encontrará, sin duda, en su tienda de animales de confianza, donde suela comprar los suplementos de su gato.

-Antiparasitarios. Los medicamentos antiparasitarios o antihelminíticos son una herramienta fundamental en la prevención de la aparición y en la difusión de colonias de estos organismos.

Un dato. Tenga cuidado, los gatitos pequeños pueden ser contagiados con la leche de su madre. Además, sus sistemas inmunológicos no están lo suficientemente desarrollados como para poder enfrentarse con garantías a una infestación parasitaria. Desparasite a su gatito a las seis semanas de vida y luego entre las ocho o las diez semanas. Si su gata está embarazada, espere a que dé a luz para iniciar la desparasitación.

-Examen de deposiciones. Una buena política para detectar la aparición de parásitos intestinales en los gatos es pedir una o dos veces al año un examen de heces de su mascota. Con ello, podrá saber si su animal está en buenas condiciones o está desarrollando una infestación que puede, a la larga, tener consecuencias graves. Es una razonable medida de prevención. Además, usted mismo puede implementar estas observaciones con exámenes regulares de las heces de su gato. Eso le ayudará a controlar su buen estado de salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: