8 causas de vómitos en los gatos

Los vómitos en los gatos son una preocupación seria para los dueños de estas mascotas. Y es fácil adivinar por qué. Es una acción que surge de improviso y que relacionamos con algo básico, con las carencias de una alimentación adecuada. Así, resulta fácil entender que se pueda sentir que se está ante un problema de salud grave. Sin embargo, a menos que los gatos vomiten sangre o expulsen bilis, se trata de algo que resulta fácil de tratar en la mayor parte de los casos.

Existen varias razones por las que tu mascota expulsa bolas de pelo.

Existen varias razones por las que tu mascota expulsa bolas de pelo.

Veamos una lista corta, pero bien clasificada, de las causas más comunes de los vómitos de los gatos. Sólo algunas requieren un tratamiento y el apoyo de un veterinario. Empecemos con las bolas de pelo. Sí, tan comunes:

-Bolas de pelo. Probablemente es la primera de todas las causas de vómitos de los gatos. Seguro que lo sabe, los gatos se pasan su lengua áspera como el papel de lija, se limpian a sí mismos, se acicalan con la saliva y es fácil que los pelos arrastrados acaben en su aparato digestivo generando un atasco en el estómago.

Pero, a lo que vamos, los gatos tienen un sistema de desatasco natural. Una o dos veces al mes, cuando se saturan, suelen regurgitar la masa de pelo acumulada. No hay nada de lo que preocuparse. Ese es el origen de este tipo de vómitos.

-Comer demasiado rápido. Si su gato come sus piensos de manera muy rápida, porque está estresado o porque tiene que competir por la comida con otros gatos, los vómitos pueden ser parte del problema. Una comida mal digerida que no se puede asimilar y que el gato expulsa.

Una solución puede ser colocar los piensos para cada gato en cuencos diferentes para hacer desaparecer esa competencia y esas carreras. Ya sabe que los puede comprar en una tienda de animales y que hay muchos modelos para elegir.

-Alimentación no digerible. Los gatos son animales curiosos a los que les encanta mordisquear de todo. Papel, cuero, maderas blandas, telas… Eso puede hacer que algunas materias no precisamente comestibles acaben en su conducto digestivo. El acto reflejo de expulsarlo puede convertirse en un vómito.

-Cambio de dieta. Los gatos llevan mal los cambios repentinos de alimentación. Si sustituye comidas húmedas por piensos secos de hoy para mañana, su sensible sistema digestivo puede acusarlo. Tómese el tiempo para adaptar a su mascota a la nueva alimentación. Hágalo gradualmente, poco a poco.

-Alergias e intolerancias alimentarias. Algunos de los ingredientes de las comidas de los gatos pueden resultarles alérgicos y vomitar ser parte del plan natural para eliminar lo que no puede servir de comida.

Intente precisar qué alimentación es la que le resulta problemática a su gato. Éso sí, acuda a un veterinario para evaluar el caso. Seguramente le propondrá un cambio en la dieta. Otra cosa más, intente no prolongar durante mucho tiempo la alimentación del animal con esa comida porque los vómitos llevan consigo procesos de deshidratación a los que los gatos son muy sensibles.

-Infecciones. La salmonella o la giardia pueden producir infecciones internas en el organismo de los gatos y generar vómitos. Acudir a un especialista veterinario es de obligado cumplimiento.

-Parásitos. La anquilostomiasis, la lombriz intestinal, la tenia o algunos tipos de gusanos pueden desencadenar diarreas, pérdida de peso, debilidad y vómitos generalizados. Es importante que acuda en estos casos cuanto antes también al veterinario para que determine el alcance de la afección y pueda ofrecer un tratamiento.

-Venenos. Lo mismo, los gatos son animales muy curiosos y comer y beber de lo que no deben puede ser un problema. La relación de plantas que pueden resultarles venenosas es extensa, pero podemos incluir entre las más comunes, a las adelfas, al filodendro, a la hiedra inglesa, al geranio común, al ave del paraíso, al helecho espárrago, al lirio de los valles, y tantas otras menos corrientes.

Una receta de urgencia. Si cree que su gato ha comida algo que no debe, hágale tragar un cuarto de cuchara pequeña de sal antes de acudir rápidamente al veterinario. Es un remedio paliativo de urgencia que no sustituye al tratamiento posterior que debe indicar el veterinario.

Lo dicho, los vómitos de los gatos pueden resultar intimidantes, pero, como ve, en la mayor parte de los casos, su origen y soluciones están más cerca de nuestra mano de lo que pensamos.

One response to this post.

  1. que lindo que cuiden a los animales que nos cuidan y nos acompañan

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: