Archive for 31 octubre 2014

Cómo detectar la tercera edad en los perros

Un perro mayor es un animal que presenta una necesidades de atención especiales, necesidades de más cuidados, de una adaptación de sus cuidadores a la altura de sus achaques y una dedicación a las costumbres y actividades que pueden retrasar cualquier avance en sus problemas de salud.

Acompaña a tu mascota en su tercera edad

Acompaña a tu mascota en su tercera edad

Una baza a favor de los primeros cuidados, que pueden resultar claves, está en el hecho de saber detectar los síntomas de senectud inciales de los perros. En las líneas que siguen vamos a mostrar algunos detalles físicos que pueden revelar que el perro está empezando a entrar en su vejez.

-Consumo de agua excesivo. Cuando los perros comienzan a beber agua en una proporción desacostrumbrada es síntoma de que algo no va bien. La ingesta excesiva de agua puede revelar un desequilibrio de la hormona adrenal, lo que se conoce como la enfermedad de Cushing, pero también se cosa de una infección del tracto urinario, en el caso de las perras, de infección uterina, o, lo más común, un caso de diabetes.

Lo normal es que un perro suela beber del orden de dos tazas de agua por kilo de peso corporal y día. Esta proporción obviamente no se puede considerar en los días de calor intrenso en los que los perros suelen consumir más agua para contrarrestar la deshidratación.

-Exploración del pelaje. Acostúmbrese a palpar a su perro cuando se acerca a él, cuando lo acaricie, el objetivo es detectar irregularidades en la piel y en su pelaje que puedan ser síntomas también de problemas de salud. Intente localizar bultos, quistes, caídas de pelo, rojeces. Si es así, acuda a un veterinario porque se puede estar ante otro problema de salud. Sí, un achaque de senectud.

-Problemas de respiración. El babeo excesivo y las dificultades para respirar con normalidad pueden indicar achaques a nivel cardiovascular o pulmonar en un perro en el comienzo de su etapa de senectud.

-Letargia. Todos los perros suelen experimentar un descenso de su energía vital en la edad adulta. Se les ve tomar la siesta con más regularidad y durante más tiempo que a los perros jóvenes.

Pero si el perro ofrece síntomas de no ser capaz de levantarse de su tiempo de siesta y a eso se le suma una movilidad más reducida, tal vez su perro esté sufriendo un principio de artritis que, como seguro que sabe, es común entre los perros mayores.

La artritis es un mal doloroso que llena de dolor las articulaciones y que, en fases avanzadas, inmoviliza a los animales que resultan intimidados por las molestias agudas en determinados gestos físicos.

Pero sepa también que hay diferentes tratamientos para perros que pueden retrasar la aparición de esta dolencia, procesos recuperadores y actividades con las que podrá mejorar en la medida de lo posible su calidad de vida. Consulte a su veterinario de confianza sobre este punto.

-Mala visión. A medida que su perro envejece, es normal que sus ojos ofrezcan un aspecto brumoso y hasta azulado. Pero descuide no se trata de un problema de salud, su perro podrá ver correctamente a pesar de lo que pudiera parecer. De lo que debe preocuparse es de la aparición de un rastro de opacidad blanquecino en la superficie del cristalino de sus ojos.

Sí, son caratatas, que eventualmente y en fases avanzadas pueden llegar a producir ceguera. Si tiene alguna duda sobre el alcance de la mala visión de su mascota, lo mismo, póngase en manos de un veterinario especialista en perros y háblele de la vista del animal.

Pero no deje de aprovechar el momento para una revisión general y para dejarse aconsejar de las rutinas de comida y ejercicio más convenientes para un perro que parece haber entrado en la tercera edad.

Anuncios

Los caniches no son duros de oído

Las infecciones de oído son muy comunes en los perros domésticos. Es raro el cuidador que no haya tenido problemas con su mascota y con este tipo de afecciones. Si bien es cierto que las infecciones de oído son comunes a todas las razas de perros, también es cierto que hay variedades caninas para las que las estadísticas devuelven tasas de infecciones muy bajas. Una de esas razas es la de los caniches.

Patrocina MascotaSana: Producto sanos para caniches sanos

Una familia de caniches.

Una familia de caniches.

Pero ¿por qué los caniches? Pues porque tienen orejas grandes y su pabellón auditivo está más cerrado, y, por tanto, están menos expuestos a los agentes infecciosos del entorno. No obstante, si usted es propietario de un caniche, es nuestra intención aportarle alguna información que le ayude a seguir manteniendo a raya esos problemas de oídos para los que su mascota no está específicamente expuesta. Pero riesgos siempre los hay. No hay inmunidad absolutade los caniches frente a las infecciones de oído.

Paradójicamente, por la misma morfología del pabellón auditivo de los caniches, una infección dentro de las orejas puede ser un problema. El mecanismo de infección es sencillo, las bacterias entran en el canal audtivo de los perros, encuentra un entorno adecuado para su proliferación y se extienden sin ningún control comprometiendo la salud general de los perros, como muy bien recordará un responsable de una tienda de animales con experiencia.

Pero ¿cómo detectar la infección en los oídos de los caniches? Vamos con las señas propias de estas afecciones: -Enrojecimiento o inflamación de las zonas situadas alrededor de las orejas. -Olor inhabitual o calor anormal en una o en ambas orejas. -Movimientos poco habituales de la cabeza del caniche o frotamientos intensos de las orejas con la ayuda de las patas. -Frotamiento de la zona de las orejas contra los muebles o el suelo. -Secreción visible de los oídos.

Si notara cualquiera de estos síntomas, lo primero que debe hacer es acudir a un veterinario. Las horas cuentan. Se trata de una afección que, dependiendo del organismo invasor, puede extenderse rápidamente y con gran virulencia.

Una vez detectada la afección del aparato auditivo del caniche, el veterinario realizará un examen físico y tendrá en cuenta cada uno de los síntomas para fijar un diagnóstico y proponer un tratamiento. Los veterinarios tienen instrumental especializado para ver las zonas del oído que se encuentran fuera de la vista y, por supuesto, saben como manipular a las mascotas para conseguir llegar al conocimiento de qué es lo que pasa en el oído de los perros.

Así, un hisopo adaptado a la exploración del conducto auditivo de los perros puede ayudar a detectar la inflamación y la extensión del nido bacteriano. Una vez iniciado el tratamiento con medicación tenga el cuidado de no suspenderlo hasta que no lo aconseje el facultativo, aún habíendose producido una mejoría en el animal.

Algunas colonias de bacterias son realmente persistentes y la lucha con antibióticos debe tener como único fin su erradicación total. Si no es así, pueden volver a reproducirse y hasta bajo fórmulas más resistentes a la acción de los fármacos.

Pregunte por los efectos secundarios de la medicación para los oídos de su caniche. Tal vez pierda el apetito, tal vez no acepte la comida o necesite comprar suplementos en una tienda de animales para mejorar su respuesta inmunitaria. Por último, no deje de observar a su veterinario de confianza cualquier cambio producido en el animal a lo largo del tratamiento, especialmente si no hay mejoría aparente.

Y recuerde, no hay inmunidad absoluta de los caniches frente a las infecciones de oído a pesar de lo que digan las estadísticas. Los caniches no son totalmente duros de oído.