Gatos, infecciones oculares a la vista

Los ojos de los gatos son sensibles a las infecciones, ya sea sólo por sus hábitos sociales, de limpieza y acicalamiento, que ponen en contacto a patas y pelajes con su región ocular, con todo lo que ello supone para la extensión de patologías de piel y demás.

Infecciones oculares a la vista

Infecciones oculares a la vista

Si su gato presenta signos de infección, no dude en llevarlo rápidamente a un veterinario de confianza para que determine el alcance de la afección. Recuerde que un gato con la vista mermada será un animal vulnerable, y, también por sus hábitos, propenso a caídas.

Pero ¿qué es lo que debería ver en los ojos de los gatos para caer en la cuenta de que pueden estar infectados? La lista de síntomas es muy corta, pero podrá saber que algo no va bien en la vista de la mascota con una simple observación de sus ojos y de su comportamiento. Veamos esos síntomas:

-Ojos llorosos. A los gatos no es habitual que le lagrimeen los ojos. -Secreciones oculares. Como consecuencia de esos ojos llorosos, se pueden producir legañas de un tamaño inhabitual. Recuerde que los gatos son animales muy limpios que suelen frotar sus ojos con su espesa y compacta capa de pelo. -Ojos o párpados hinchados. -Inflamación de la zona situada a los lados de los ojos. -Dificultad para ver bien. Se descubre cuando vea que el animal duda a la hora de tomar su comida del recipiente que ya conoce, cuando no se hace con los trozos de piensos como suele hacer. -Enrojecimiento de los ojos. -Frotamientos continuos contra objetos que están a su altura o contra los muebles. Puede que el picor de su afección en los ojos obligue a los gatos a frotarse con insistencia. Y cuanto más lo hace más se extenderá la dolencia. -Frotamientos con las patas en la zona de los ojos. Ya lo comentamos, es algo que resulta muy evidente cuando se hace con insistencia.

Dicho ésto ¿son contagiosas las infecciones de los ojos de los gatos? ¿pueden afectar a sus cuidadores, especialmente a los niños?

Si los gatos afectados por dolencias en los ojos sufren los efectos de los llamados calicivirus felinos, lo más probable es que sufran infecciones bacterianas secundarias en los ojos y hasta rinitis, como recordará un responsable de una tienda de animales con experiencia con gatos.

Esta forma de infección ocular es conocida por su denominación común en los humanos, conjuntivitis. Se trata de infecciones habituales que suelen tener asociadas otras del aparato respiratorio superior. Y lo es por contacto, por la cercanía y la existencia de una mucosa húmeda y a una temperatura estable en la que los virus se encuentran cómodos.

Aunque los gatos puedan tratarse a tiempo con la ayuda de un buen veterinario, la mascota puede seguir siendo portadora del virus de por vida e infectar a otros animales. Ojo, porque pueden transmitir esa patología a los humanos, y a los niños.

Además de esas infecciones virales, los gatos pueden verse afectados por la acción de bacterias como la clamidia. Dado que los gatos pueden ser infectados por diferentes cepas de clamidia, el veterinario debe hacer pruebas de laboratorio para determinar por un lado la extensión de la infección bacteriana y, por otro, el tipo de organismo invasor al que hay que enfrentarse. Pero, aunque la infección es contagiosa para otros animales, no se puede transmitir -y esto es muy imporante- a los humanos.

Y más. Además de las infecciones virales y bacterianas del sistema ocular de los gatos, hay otras afecciones derivadas de complicaciones físicas que pueden dar como resultado la aparición de las mismas colonias de virus y bacterias. Esos son los casos de las consecuencias de lesiones oculares y de traumatismos previas en la zona de los ojos.

En esos casos, los veterinarios harán pruebas también para determinar la causa de la afección. Una solución común es la administración de antibióticos orales o de gotas en los ojos, en otros casos con peor diagnóstico la solución es quirúrgica, especialmente si la infección está muy extendida y se compromete la funcionalidad de los ojos.

La primera intervención de los veterinarios en este sentido es aplicar gotas en los ojos de los gatos para aliviar la picazón y, en su caso, la inflamación. Asegúrese de leer bien las instrucciones de los medicamentos que se incluyen en el envase. Si lo cree conveniente, no dude en acudir a una tienda de animales de confianza, donde suela comprar los suplementos, los piensos y la comida específica de sus gatos, sí y pedir que le ayuden a intepretar las dosificaciones.

Tenga cuidado también después de aplicar esos medicamentos, sobre todo si sus manos han entrado en contacto con la parte afectada de los ojos. Lávese bien las manos al concluir la aplicación, lasbacterias pueden haber ido a parar a su pelaje como consecuencia del frotamiento del animal incómodo con la picazón.

Y unas últimas notas que se pueden interpretar también como consejos:

-No deje que otros animales entren en contacto con su mascota afectada. -Siga los controles veterinarios para comprobar que la medicación surte efecto. -No suspenda la administración de los fármacos hasta que lo aconseje el veterinario, podría interrumpir el proceso de recuperación. -Mantenga los comederos y los bebederos de los gatos en zonas alejadas del contacto de otros animales y de las personas de la casa.

Los ojos de los gatos son una parte importante de su anatomía, estar atentos a los cambios de comportamiento de los animales y al aspecto general de sus ojos es hacer mucho por la prevención. Tan fácil como éso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: