Archive for 29 septiembre 2014

Gatos, infecciones oculares a la vista

Los ojos de los gatos son sensibles a las infecciones, ya sea sólo por sus hábitos sociales, de limpieza y acicalamiento, que ponen en contacto a patas y pelajes con su región ocular, con todo lo que ello supone para la extensión de patologías de piel y demás.

Infecciones oculares a la vista

Infecciones oculares a la vista

Si su gato presenta signos de infección, no dude en llevarlo rápidamente a un veterinario de confianza para que determine el alcance de la afección. Recuerde que un gato con la vista mermada será un animal vulnerable, y, también por sus hábitos, propenso a caídas.

Pero ¿qué es lo que debería ver en los ojos de los gatos para caer en la cuenta de que pueden estar infectados? La lista de síntomas es muy corta, pero podrá saber que algo no va bien en la vista de la mascota con una simple observación de sus ojos y de su comportamiento. Veamos esos síntomas:

-Ojos llorosos. A los gatos no es habitual que le lagrimeen los ojos. -Secreciones oculares. Como consecuencia de esos ojos llorosos, se pueden producir legañas de un tamaño inhabitual. Recuerde que los gatos son animales muy limpios que suelen frotar sus ojos con su espesa y compacta capa de pelo. -Ojos o párpados hinchados. -Inflamación de la zona situada a los lados de los ojos. -Dificultad para ver bien. Se descubre cuando vea que el animal duda a la hora de tomar su comida del recipiente que ya conoce, cuando no se hace con los trozos de piensos como suele hacer. -Enrojecimiento de los ojos. -Frotamientos continuos contra objetos que están a su altura o contra los muebles. Puede que el picor de su afección en los ojos obligue a los gatos a frotarse con insistencia. Y cuanto más lo hace más se extenderá la dolencia. -Frotamientos con las patas en la zona de los ojos. Ya lo comentamos, es algo que resulta muy evidente cuando se hace con insistencia.

Dicho ésto ¿son contagiosas las infecciones de los ojos de los gatos? ¿pueden afectar a sus cuidadores, especialmente a los niños?

Si los gatos afectados por dolencias en los ojos sufren los efectos de los llamados calicivirus felinos, lo más probable es que sufran infecciones bacterianas secundarias en los ojos y hasta rinitis, como recordará un responsable de una tienda de animales con experiencia con gatos.

Esta forma de infección ocular es conocida por su denominación común en los humanos, conjuntivitis. Se trata de infecciones habituales que suelen tener asociadas otras del aparato respiratorio superior. Y lo es por contacto, por la cercanía y la existencia de una mucosa húmeda y a una temperatura estable en la que los virus se encuentran cómodos.

Aunque los gatos puedan tratarse a tiempo con la ayuda de un buen veterinario, la mascota puede seguir siendo portadora del virus de por vida e infectar a otros animales. Ojo, porque pueden transmitir esa patología a los humanos, y a los niños.

Además de esas infecciones virales, los gatos pueden verse afectados por la acción de bacterias como la clamidia. Dado que los gatos pueden ser infectados por diferentes cepas de clamidia, el veterinario debe hacer pruebas de laboratorio para determinar por un lado la extensión de la infección bacteriana y, por otro, el tipo de organismo invasor al que hay que enfrentarse. Pero, aunque la infección es contagiosa para otros animales, no se puede transmitir -y esto es muy imporante- a los humanos.

Y más. Además de las infecciones virales y bacterianas del sistema ocular de los gatos, hay otras afecciones derivadas de complicaciones físicas que pueden dar como resultado la aparición de las mismas colonias de virus y bacterias. Esos son los casos de las consecuencias de lesiones oculares y de traumatismos previas en la zona de los ojos.

En esos casos, los veterinarios harán pruebas también para determinar la causa de la afección. Una solución común es la administración de antibióticos orales o de gotas en los ojos, en otros casos con peor diagnóstico la solución es quirúrgica, especialmente si la infección está muy extendida y se compromete la funcionalidad de los ojos.

La primera intervención de los veterinarios en este sentido es aplicar gotas en los ojos de los gatos para aliviar la picazón y, en su caso, la inflamación. Asegúrese de leer bien las instrucciones de los medicamentos que se incluyen en el envase. Si lo cree conveniente, no dude en acudir a una tienda de animales de confianza, donde suela comprar los suplementos, los piensos y la comida específica de sus gatos, sí y pedir que le ayuden a intepretar las dosificaciones.

Tenga cuidado también después de aplicar esos medicamentos, sobre todo si sus manos han entrado en contacto con la parte afectada de los ojos. Lávese bien las manos al concluir la aplicación, lasbacterias pueden haber ido a parar a su pelaje como consecuencia del frotamiento del animal incómodo con la picazón.

Y unas últimas notas que se pueden interpretar también como consejos:

-No deje que otros animales entren en contacto con su mascota afectada. -Siga los controles veterinarios para comprobar que la medicación surte efecto. -No suspenda la administración de los fármacos hasta que lo aconseje el veterinario, podría interrumpir el proceso de recuperación. -Mantenga los comederos y los bebederos de los gatos en zonas alejadas del contacto de otros animales y de las personas de la casa.

Los ojos de los gatos son una parte importante de su anatomía, estar atentos a los cambios de comportamiento de los animales y al aspecto general de sus ojos es hacer mucho por la prevención. Tan fácil como éso.

Anuncios

Brucelosis, patógenos que hacen carrera en la vida de los perros

La brucelosis es una enfermedad muy que puede afectar seriamente a los perros y que desencadena una bacteria, la Brucella canis. De ella, se puede decir que se encuentra en todas partes. Puede llegar al organismo de los perros de muchas y curiosas maneras: por contacto con fetos abortados, con los de fluidos procedentes del útero en perras infectadas, en el momento del apareamiento, por medio de la leche materna, y, en casos menos frecuentes, por transmisión aérea.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para perros sanos

Brucelosis, patógenos que hacen carrera en la vida de los perros

Patógenos que hacen carrera en la vida de los perros

Pero ¿cómo llega al organismo de los perros de la forma más común? Pues principalmente a través de las mucosas y, desde ellas, se propaga a los ganglios linfáticos y al bazo. También se sabe que se extiende hasta el útero de las perras, hasta la placenta, la próstata en los perros y, en ocasiones, hasta otros órganos internos.

En las hembras, la brucelosis conduce al aborto de la camada o a la muerte temprana de los cachorros que se hayan infectado. En ocasiones, las perras infectadas pueden no presentar ninguna afectación a simple vista, incluso tras análisis clínicos. En ciertos casos, se puede producir una disminución de la fertilidad de las hembras en lugar de abortos que los especialistas suelen relacionar con la contaminación de las crías que habrían absorbido los patógenos de la brucelosis en un momento temprano de la contaminación de las perras.

En el caso de los machos, la infección de los testículos por brucelosis puede desencadenar infertilidad debido a que los anticuerpos espermáticos resultan derrotados por las bacterias de la infección. El proceso de infección se puede ver a simple vista en la forma que adquiere el escroto de los perros. Los testículos pueden atrofiarse en algún momento del proceso, presentar inflamación y luego rastros de infección en la superficie envolvente del escroto que se pueden observar a simple vista y con toda claridad.

Una de las patologías menos deseables de la brucelosis, tanto en perros como en perras, es el desarrollo de discoespondilitis, una infección de los discos de las vértebras de la columna que resulta dolorosa para los perros. Y aún más, puede producir debilidad en las patas traseras y, en casos extremos, parálisis en la grupa. También se han constatado inflamaciones en los ojos. Sí, también en un sexo y en otro.

Los análisis de brucelosis son fáciles, se estudian sangre y los tejidos. Los veterinarios suelen tener a su disposición unos cómodos kits de análisis para este tipo de muestreos.

Pero, lo más importante de todo ¿los tratamientos de brucelosis son existosos? Pues no, tratar la brucelosis es complicado y caro. El tratamiento más eficaz -y no muy económico- es la aplicación de una combinación de estreptomicina y minociclina.

También se suele tratar a los perros afectados con tetraciclina que puede ser sustituida en un determinado momento por la misma minociclina, aunque también nos exponemos a reducir la eficacia del tratamiento.

Una de las consecuencias menos deseables de la brucelosis es que todos los animales infectados han de ser castrados o esterilizados para prevenir cualquier tipo de contaminación sexual. Es más, todos los perros que hayan sido contaminados deben ser considerados como portadores de la enfermedad de por vida.

Una norma básica, si se desea criar perros, es comprobar que tanto el perro como la perra que se van a utilizar en la reproducción están libres de la enfermedad. En el caso de crías profesionales, se suelen hacer aislamientos sistemáticos cuando se ingresan nuevos perros en las instalaciones de cría, tanto si se sospecha que pueden estar afectados por antecedentes como si no.

Se trata de una medida básica de seguridad. Hablamos nada menos de aislamientos de un mes como mínimo. La receta de toda desinfección de una perrera es la aplicación de amonio y yodo en los formatos de dosificación y combinación especificados para estos casos.

Un último dato, aún más importante, la brucelosis se considera una enfermedad zoonótica, esto es, que puede afectar por igual a los seres humanos. Por tanto, hay que extremar los cuidados en la manipulación de los animales, lo mismo, especialmente si se sospecha que puedan estar infectados. El uso de guantes y alejarse del contacto directo con fluidos corporales es básico.

Hay que tener cuidado a la hora de poner la comida, los piensos y los suplementos de los perros. Fíjese en la forma en la que tratan a los perros que no están sanos en una tienda de animales donde suela comprar la alimetación de los perros.

Gatos con lombrices en busca y captura

Los gatos tienen unos enemigos casi invisibles y bastante letales en cada una de las diferentes variedades de gusanos. Gusanos como las tenias, las temidas lombrices, los tricofélaos o los nemátodos. Parásitos que no sólo pueden transmitirles a los gatos una completa variedad de enfermedades, sino que, además, resultan altamente contagiosos.

Se puede mantener la buena salud de nuesta mascota siguiendo pautas sencillas

Se puede mantener la buena salud de nuesta mascota siguiendo pautas sencillas

La mejor estrategia contra estos pequeños animales empieza por una buena prevención. Una prevención que ofrecerá garantías para mantener la salud de los gatos y, por extensión, la de otros animales de compañía que hagan hogar con nosotros.

Así, ¿qué hacer para prevenir la aparición de esta fauna en nuestros gatos?

-Limpieza exhaustiva de las materias fecales. Sea cuidadoso con los excrementos y con toda la serie completa de fluidos corporales de sus gatos. No deje que permanezcan al aire libre por mucho tiempo, ni siquiera en su jardín. No deje que su mascota entre en contacto con ellos. Los excrementos son un hábitat ideal para éstos y otros parásitos comunes de los gatos como nos recordará un responsable de una tienda de animales con experiencia a donde acudamos a comprar sus piensos, sus suplementos y su comida en general.

Observe cuidadosamente lo que come su gato. Es importante que supervise lo que come su gato cuando no está en casa, cuando entra en contacto con otros animales, roedores, pero también pajaros o incluso insectos. Todos ellos son vectores de propagación de parásitos que pueden afectar a la salud de su mascota. Piense que una vez que su gato ingiera, por ejemplo, una pulga, ésta pasará a su tracto digestivo y proliferar. Ojo, porque ofrecer carne cruda o poco hecha a su gato puede significar darle una ración no deseada de estos organismos patógenos.

Si se ha producido una contaminación con gusanos, aisle a su gato, especialmente, como comentábamos, si tiene otros animales en casa. Eso significa hacer sus comidas aparte, dormir en un lugar diferente y no compartir juguetes y especialmente los utensilios de su alimentación y sus cajas de arena para las necesidades. Los niños de casa también han de alejarse de los gatos, de su foco potencial de contaminación. Ojo con éso.

Si su gato está infectado, no de a otro gato o a su perro el mismo tratamiento. Consulte a su veterinario de confianza. No haga tratamientos preventivos -que es una forma de automedicar a las mascotas- a su manera. Hay toda una serie de medicamentos orales y de aplicación tópica para luchar contra este tipo de parásitos, del que el Drontal es el más popular.

Es importante que los gatos debilitados recuperen el tono de sus sistemas inmunitarios. Una dieta equilibrada y nutritiva, con sus suplementos irán en la dirección contraria de la afección. Los veterinarios suelen recomendar suplementos vitamínicos y hasta dietas reforzadas para restablecer la salud de los gatos afectados por estos gusanos.

Recuerde que los gatitos también pueden ser afectados por los gusanos cuando se alimentan de la leche de madres infectadas. Y esto es así también porque sus sistemas inmunitarios aún no se han desarrollado. Hay un calendario de desparasitación para gatitos al uso que recomienda la primera acción a las seis semanas de vida y luego a las ocho y a las diez. Es algo que le recordará un veterinario competente. En el caso de que la madre gato tenga parásitos de este tipo, la norma es esperar hasta después del parto para ponerla en tratamiento y eliminarlos.

Se suele recomendar como medida preventiva un examen de las heces una o dos veces al año y para comprobar que no tienen parásitos en el sistema digestivo.

Ya sabe cuales son las pautas. Se trata de la salud de su gato.