En busca de las defensas perdidas de los perros

Los trastornos del sistema inmunitario de los perros son afecciones que podríamos calificar de raras. Hablamos de una situación en la que el sistema inmunológico, el sistema de defensa orgánico natural del animal, no es capaz de reconocer a las propias células de su organismo, las cree parte de una agresión externa y las combate.

Patrocina Mascotasana: Productos sanos para perros sanos

moquillo-en-perros-1

En el hipotético caso de que se produjera, la afección se manifiesta sobre la piel o con un ataque persistente a diferentes órganos internos. Es cierto que las enfermedades del sistema inmunitario no pueden ser curadas por completo, pero se pueden controlar con toda una serie de medicamentos.

Vayamos antes, y para entender todo el proceso, a la mecánica del sistema de autoinmunización de los perros. El sistema inmunitario cumple la función de defensa de la salud de los perros contra diferentes agresiones protagonizadas por virus o bacterias.

El sistema inmunitario produce anticuerpos que pueden reducir los riesgos que representan los agentes infecciosos. Sin embargo, si existe un trastorno del sistema inmunitario, todo será pura teoría. Las dolencias acabarán minando la salud del perro hasta matarlo.

El sistema inmunitario producirá ciertos anticuerpos que atacarán a células inofensivas del organismo del animal porque las considera una amenaza, y, aún en su error, actúan como deberían hacerlo, protegiendo al organismo y destruyéndolas.

Las enfermedades del sistema inmunitario más frecuentes en los perros son:

-El lupus, que puede ser sistémico o discoide. -El pénfigo corriente o el de la variable foliácea, que se manifiesta en la piel. -La enfermedad hepática del sistema inmunitario.

Veamos ahora las causas de las enfermedades del sistema inmunitario. Las enfermedades de este tipo son idiopáticas, el motivo real del mal funcionamiento del sistema inmunitario no es bien conocida. Algunos veterinarios creen que los perros que están muy expuestos a sustancias tóxicas, pero también al sol o al estrés, desarrollan este tipo de dolencias.

Otros opinan, en cambio, que las vacunaciones excesivas y la administración combinada de difentes medicamentos están en la base de las condiciones desencadenantes. Algunas razas de perros parecen estar más expuestas a este tipo de enfermedades, como es el caso de los dobermans, el de los chow-chows o el de los dachshunds. Los responsables de cualquier tienda de animales con experiencia pueden constatar esta incidencia en las razas.

Por lo que se refiere a la sintomatología, los signos de la actividad pueden parecerse a los de diferentes afecciones de la piel y a los de otras enfermedades de carácter interno en los perros.

La lista de enfermedades que ofrecen la misma respuesta que las afecciones del sistema inmunitario es muy elocuente:

-Letargo. -Fiebre alta. -Dermatitis. -Pérdida de pelo. -Pérdida de peso. -Lesiones en la piel. -Depigmentación en determinadas zonas del cuerpo. -Hinchazones en las articulaciones u otros órganos (el lupus, por ejemplo, puede manifestarse con inflamación en las partes externas de los órganos).

Para diferenciar unos síntomas que son tan similares, un veterinario tendrá que descartar enfermedades con procesos iguales. Para ello, las pruebas son absolutamente necesarias. Para empezar, un análisis de sangre y un examen físico del perro. También cruzar referencias sobre la alimentación, la comida, los piensos y los suplementos administrados a la mascota.

Si el perro manifiesta síntomas en la piel también será necesaria una biopsia de la piel. En algunos casos, serán fundamentales pruebas especiales para confirmar la presencia de lupus u otro tipo de enfermedad del sistema inmunitario. Un análisis de anticuerpos es una de estas pruebas.

Como comentábamos más arriba, la cura total de este tipo de afecciones no es posible, pero hay varias formas de controlar su evolución. Un buen veterinario recetará un tratamiento contra los síntomas y recomendará el uso de corticosteroides o ciclofosfamidas que suprimen la actividad del sistema inmunitario, y, con ello, su actividad defectuosa.

El perro también podrá recibir tratamientos tópicos y medicamentos antiinflamatorios. Por supuesto, que una de las condiciones de la recuperación posterior es evitar estrés para el animal y la realización de actividad física regular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: