La anatomía de los gatos, de parte a parte

La anatomía de los gatos es un tema interesante. De alguna manera, su arquitectura ósea y las funciones de sus órganos resultan únicas en el reino animal. Los gatos, por ejemplo, tienen mucha fuerza y una reconocida agilidad para su tamaño, además de unos sentidos muy desarrollados y especializados y una buena habilidad para interpretar y adaptarse a su entorno.

Anatomía del gato

Anatomía del gato

Los ojos de los gatos le proporcionan una vista muy aguda y su oído es capaz de escuchar en un espectro de longitud de onda tan amplio que resulta una garantía y una de sus ventajas para percibir y adelantar acontecimientos ¿Quién no ha visto a un gato sobresaltarse antes de que nos diéramos cuenta de que sucede algo?

Los gatos son muy resistentes, sus sentidos son únicos, pero su salud siempre está expuesta a un delicado equilibrio. Cuando su sistema inmunológico falla, las infecciones y las enfermedades compromenten su salud con finales muchas veces irreversibles.

Pero vayamos por partes, diseccionemos a los gatos, descubramos en su naturaleza interna aquello que los hace diferentes, unas veces para ser resistentes y otras para acabar siendo extraordinariamente vulnerables.

Básicamente, los gatos son mamíferos como los seres humanos. Éso es innegable. Los gatos es cierto, tienen más huesos que los seres humanos, pero los que tienen son como los de las personas.

Bueno, todos no, la clavícula, no. La clavícula de los gatos no está unida a otras partes óseas y su estructura muscular está diseñada por y para crear condiciones de agilidad. Eso le permite al gato, saltar, girar y caer con gran control.

Por otro lado, sus 30 dientes y sus garras, no sólo le ayudan a cazar y a buscar alimento, sino que contribuyen precisamente a mantener ese equilibrio y a algo tan básico, pero necesario, como rascarse para mantener su piel en orden.

Avancemos. Veamos las características diferenciadas del sistema digestivo de los gatos. Los gatos en su medio natural tienen una alimentación basada en la carne. Su sistema digestivo es capaz de crear ácidos y enzimas lo suficientemente adecuadas para esa dieta y para algo más, para destruir las bacterias contenidas en su comida. Tal y como nos recordará un responsable de una tienda de animales de confianza donde solamos comprar sus piensos.

Los dientes de los gatos juegan un papel importante en la alimentación y en su digestión, al favorecer los desgarros de carne en la forma más adecuada para la asimiliación de nutrientes y para la liberación de sustancias que ayudan a la digestión.

Como sucede con otras especies, las glándulas salivales, el esófago, el estómago, los intestinos, el hígado y los riñones trabajan como una máquina bien engrasada para ayudar a procesar los alimentos tal y como los pueden asimilar los gatos.

Vamos con el sistema nervioso. El sistema nervioso es uno de los aspectos más peculiares de la anatomía de los gatos. Los gatos nacen ciegos y sordos y los sentidos de la vista y del oído no se desarrollan hasta que los cachorros no alcanzan las dos semanas de edad

El sistema nervioso se desarrolla paulatinamente con la madurez de los gatos pequeños, salvo que ocurra algún traumatismo o una infección que pudiera acabar con ese proceso.

El sistema nervioso central es responsable de la actividad del cerebro y de los mensajes que se envían a la médula espinal. El sistema nervioso periférico es el que activa los músculos y el que genera el movimiento coordinado. El sistema nervioso autónomo, por su parte, controla las funciones involuntarias del cuerpo.

Como es obvio. El sistema reproductivo es la parte de la anatomía de los gatos que es la responsable del apareamiento, de la cópula, del embarazo y del parto. Las gatas pueden parir de dos a tres veces por año y en cada parto pueden alumbrar varias crías.

Los gatos, por regla general, no pueden entrar en celo en los meses de invierno. La esterilización o la castración no sólo evitará el nacimiento de nuevas camadas, sino que puede evitar más animales salvajes en la calle, pero también disponer de una mascota más tranquila y más relajada en casa.

Por lo que se refiere al comportamiento de los gatos, sus posturas físicas y sus maullidos son la evidencia más palpable de su compleja comunicación. La forma tan elaborada en la que desarrollan su conducta nos hace caer en la cuenta de que se trata de un animal muy inteligente.

Los gatos tienen cierta capacidad de razonamiento y expresan su malestar con posturas, movimientos y sonidos particulares. El temperamento de los gatos es muy variable y puede ir desde una actitud dócil y relajada a otra agresiva, incluso en un mismo gato.

Esos cambios acusados y hasta extremos nos puede dar la pista de un animal con problemas, como nos lo corrobará la experiencia de un responsable de una tienda de animales con experiencia. Y es que, entre otras cosas, los gatos no reaccionan bien a las condiciones de estress. Una visita al veterinario puede ser lo más recomendable en estos casos.

Ya ve que la anatomía de los gatos es de todo menos simple. Si tiene un gato en casa como mascota ya lo sabe tiene a un miembro del reino animal, por muchas razones, excepcional.

2 responses to this post.

  1. Posted by diego barahona on julio 31, 2015 at 10:07 pm

    el organismo

    Responder

  2. Gran artículo. Realmente lo disfruté. Me gustaría tu consejo y hablar con usted acerca de la salud del gato, ¿tienes una dirección de correo electrónico puedo contactar?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: