Gatos callejeros, vida salvaje de barrio

Los gatos que puedes ver sin dueño en tu barrio, en parques, casas y terrenos abandonados nos ofrecen una imagen desvalida a la que, en muchas ocasiones, no podemos sustraernos. Así, no es difícil que busquemos un hueco en nuestro tiempo, en la ruta que tomamos para ir y venir del trabajo, para acercarles un poco de bebida y comida a estos gatos callejeros que forman parte de nuestro paisaje urbano.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para gatos sanos

Sin ánimo de menospreciar una acción humanitaria, hay que tener presente una serie de condiciones que son parte de la salud y del comportamiento de estos gatos. Son animales salvajes que siguen su propio instinto, entender que tienen algo que ver con mascotas caseras es parte de un error natural de apreciación.

En estas líneas, nos proponemos explicarte cuales son los riesgos del contacto con estos gatos callejeros. Vamos por partes, vamos con sus enfermedades.

-Los gatos de la calle pueden tener rabia. Los gatos callejeros pueden transmitir la enfermedad de la rabia a través de la saliva y de cualquier mordedura. La rabia, es cierto, es rara entre los humanos, pero sus consecuencias son fatales, el 90% de las personas que se infectan con ella fallecen.

Algunas organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan como protectoras de animales suelen vacunar a los gatos callejeros para reducir este problema al mínimo. Sin embargo, estos programas voluntaristas no están muy extendidos en nuestro país y dependen de cuotas de afiliados, de subvenciones públicas y, en menos ocasiones todavía, de campañas publicitarias.

-Otras enfermedades zoonóticas. Los gatos callejeros pueden transmitir aún otras enfermedades a los humanos menos letales. Un listado breve de las más comunes nos puede dar una idea de los riesgos:

-Clamidosis.Una infección de las vías respiratorias. -Psoriasis. Irritaciones en la piel que pueden dejar marcas duraderas. -Conjuntivitis. Afecciones en los ojos. -Enfermedad de Lyme. La causa principal es la picadura de un tipo de garrapata común en los gatos. -Salmonelosis. Afección que desencadena diarrea y deshidratación como consecuencia de la acción de una bacteria transmitida por los gatos. -Toxoplasmosis. Enfermedad típica de los gatos que puede estar presente en los domésticos y que es muy peligrosa en el caso de mujeres embarazadas. -Infecciones. Consecuencia de arañazos con las uñas de los gatos. -Criptosporidiosis y campilobacteriosis. Dos enfermedades bacterianas que producen diarreas también con mayor o menor virulencia.

Los gatos callejeros están mucho más expuestos a virus, bacterias y a diferentes enfermedades por la sencilla razón de que entran en contacto con otros animales salvajes que les inoculan sus patologías a diferencia de los gatos caseros que viven razonablemente aislados del entorno.

Por otro lado, los gatos callejeros suelen verse involucrados en peleas con otros gatos, lo que aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades y de lesiones, potenciales nidos de cultivo de algunas de las patologías comentadas. Ni que decir tiene que los gatos de la calle suelen tener su sistema inmunológico más tocado que el de las mascotas caseras.

Lo mismo, las enfermedades zoonóticas pueden ser transmitidas a través de mordeduras o arañazos, por lo que en el caso de que tu mascota se vea afectada por alguna de ellas, lo más conveniente es limpiar la herida y acudir a un veterinario que sabrá determinar el alcance de las lesiones y recetar los medicamentos más convenientes para evitar cualquier riesgo para la salud de su animal de compañía.

-Los parásitos. Los parásitos son un tercer gran cuadro de riesgos para con los gatos callejeros. Uno de ellos, los anquilostomas, pueden ser transmitidos a los seres humanos también. Transmitidos a través de la saliva y de las heces. Así que asegúrate de que se lava bien las manos después de cualquier contacto con un animal de la calle.

Otro parásito al que hay que tenerle el mismo respeto es la lombriz intestinal. Incluso a algunos tipos de hongos, y, aún más, las pulgas. No tanto por ellas mismas, sino porque pueden llevar en su interior huevos de otro parásito, la tenia, que puede afectar a los humanos.

-Comportamiento impredecible. Como hemos comentado, los gatos callejeros pueden estar infectados con la rabia u otras enfermedades que causan mucho dolor y, en consecuencia, pueden hacer que los gatos se vuelvan más agresivos.

Los gatos asilvestrados siempre están a la defensiva en tanto que han de luchar por su comida. Y eso se puede traducir en un comportamiento inesperado como el de saltar sobre la persona que le da su pienso, morder o arañar.

Si no alimentas a los gatos callejeros, evitarás esas complicaciones. Y por si no lo sabías, los gatos de la calle suelen tener dietas de fortuna, y hasta los piensos que se pueden comprar en una tienda de animales resultan nocivos para su salud por la sencilla razón de que su sistema digestivo no está habituado a ellos. Ya ves que incluso darles comida de gatos puede no ser una opción razonable y saludable para estas mascotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: