6 ventajas y alguna desventaja sobre la esterilización de los perros

La esterilización es un método de contracepción para perros hembras que consiste en la extirpación quirúrgica del útero y de los ovarios. Las razones para la esterilización de un perro son múltiples, en unos casos, puede estar motivada por el hecho de evitar embarazos no deseados; en otros casos, puede ser un medio para acabar con un comportamiento que podría calificarse como inapropiado y hasta destructivo en el animal.

Si tenemos dudas, es conveniente consultarlas con el veterinario

Si tenemos dudas, es conveniente consultarlas con el veterinario

Esterilización es un término que suele aplicarse a las intervenciones en hembras y machos de perros, pero se prefiere hablar de castración de manera específica en el caso de los machos. Los motivos para la estirilización se pueden resumir básicamente en seis argumentos principales. Veamos y valoremos cada uno de ellos:

– Evitar el nacimiento de nuevos cachorros. Los perros tienen la facultad de entrar en celo dos veces al año. Así, los mismos números nos pueden dar una idea de la responsabilidad que supone esa circunstancia, y más aún alrededor de perros que pueden vivir en casa como mascotas y en el reducido espacio de un hogar familiar. Dos celos anuales, tres o cuatro cachorros por cada uno de los embarazos subsiguientes pueden suponer de siete a nueve perros, mínimo. Una madre y seis- ocho cachorros.

– Fin de los marcajes. Los perros tienen el hábito de marcar su territorio, incluso la zona que les resulta familiar y donde toman sus piensos, su comida. Eso significa olores y suciedades con las que no estamos dispuestos a convivir. Volvemos a lo mismo, en muchos casos en espacios demasiado pequeños como para que no se conviertan en una incomodidad. Un dato revelador sobre la ventaja de la intervención para esterilizar más del 90% de los perros intervenidos dejan de poner su huella de marcaje sobre los lugares no deseados. Además, si el marcaje se produce por infección urinaria o por el estrés que pueda sufrir la mascota, que también puede ser, habremos eliminado dos riesgos más para la salud del animal.

– Prevención del comportamiento agresivo. Los perros esterilizados resultan más tranquilos. Una perra esterilizada no tendrá cambios de comportamiento resultado de sus ciclos hormonales que, como saben muchos responsables de cualquier tienda de animales, pueden ser realmente repentinos.

Los perros esterilizados suelen ser más cariñosos y su comportamiento se volverá más estable. En todo caso, hay algo negativo, los perros que han recibido este tipo de cirugía se vuelven menos activos y les toca de lleno la obesidad. La solución para este efecto no deseado es, como habrá sacado conclusión, hacer más ejercicio.

Un dato más, los perros castrados dejan de competir con otros machos en el tiempo del celo y, en consecuencia, no sufren heridas, ni les afectan los virus que ocasionalmente puedan llegar a ellos como consecuencia del contacto en las peleas.

– Prevención del comportamiento dominante. La esterilización hará a los perros más obedientes. Sin embargo, la esterilización por sí sola no puede resolver el problema por completo, por lo que también se recomienda un entrenamiento para la obediencia.

– Riesgos en los embarazos. El embarazo de una perra puede tener algunos riesgos para la salud como la eclampsia. Dar a luz también puede poner en peligro la vida de los perros. Una perra esterilizada no puede quedar embarazada, por lo que no estará expuesta a esos riesgos específicos de su salud.

– Enfermedades sexuales. Una perra que no tenga ovarios y útero tampoco estará expuesta al desarrollo de quistes ováricos, a infecciones uterinas o cánceres del aparato reproductor. Por otro lado, las perras esterilizados serán menos propensas al cáncer de mama.

La época más recomendable para la esterilización debería ser antes de que el perro hembra tuviera su primer ciclo. Si la cirugía se realiza cuando la perra es joven, será menos complicado, puede presentar menos riesgos o complicaciones.

Sin embargo, nada impide que la intervención se puede realizar en cualquier momento, incluso después de que la perra tenga sus cachorros.

Por último, la esterilización no es más que una pequeña incisión en la zona pélvica cuyo proceso de recuperación concluye en dos semanas. La intervención apenas dura una hora.

En cambio, si para concluir y resumir tuviéramos que subrayar destacar las desventajas de la esterilización en los perros, volveríamos sobre la idea comentada arriba, problemas de obesidad, cierta exposición a enfermedades relacionadas con la glándula tiroides, además de incontinencia urinaria y determinadas dificultades en las articulaciones como causas derivadas principales.

Sea como sea, la decisión de esterilizar a los perros tiene un lado personal, el que define el cuidador, y un perfil profesional, el que define el veterinario sobre la idoneidad de la intervención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: