10 consejos para llevar la luz a perros ciegos

Vivir con perros ciegos puede resultar una experiencia muy difícil, pero también gratificante si nuestro vínculo emocional con el animal supera todas las barreras de su discapacidad. Tal vez conozca o incluso sea protagonista de uno de esos casos en los que una mascota llega a convivir muchos años en el hogar familiar, tanto que, como sucede con las personas, con la edad, empieza a sufrir achaques de salud, entre ellos, el de la falta de visión.

La mascota ciega deposita toda la confianza en los demás

La mascota ciega deposita toda la confianza en los demás

En muchas ocasiones, la pérdida de visión de los perros es progresiva y sus cuidadores pueden ser capaces de adaptarse -y adaptar al animal- a la nueva situación. Si es así, si la ceguera de su mascota es progresiva, es el momento de actuar. Tal vez le ayude las diez recomendaciones siguientes que tienen un único sentido, mejorar la calidad de vida de su perro y mantener su satisfacción con la convivencia de su animal de compañía. Vamos con esos consejos:

-Los muebles en su sitio. Una de las cosas que más puede perturbar a un animal con la capacidad de visión disminuida es incrementar la cantidad de mobiliario en el espacio habitado por el perro. El mobiliario, tiene que entenderlo, no son más que obstáculos. Si es posible, no mueva nada, de forma que el animal se sienta seguro. No añada nuevos muebles. Los tropiezos, en perros de conductas más dependientes y frágiles de carácter, pueden generar retraimientos que pueden traducirse, a su vez, en una depresión. Sí, como lo lee, depresión, con todas sus letras.

-Cubra las esquinas. Las esquinas de paredes y especialmente las de los mueble, las más angulosas, las que están más afiladas, pueden funcionar como estiletes, y, en el peor de los casos, dañar a los perros. Cúbralas, protéjalas, de una forma discreta si quiere, pero no las exponga a los tropiezos de su mascota.

-Socialice a su perro. Si su perro pierde visión, no es momento de perder el tiempo, llévelo a pasear por sus lugares de costumbre para que no pierda la seguridad y su autonomía sensorial. Motívelo en ese sentido. Si ha de circular por espacios más amplios para evitar los obstáculos, hágalo. Tampoco deje de acercar a su mascota al contacto con otros perros. Estará trabajando por su bienestar emocional.

-Alfombras guías. Las texturas de las alfombras de su casa pueden darle a su perro una información valiosa sobre su posición con respecto al lugar que ocupa en las estancias. Ya ve. Unas simples alfombras se pueden convertir en senderos, en marcas para orientar a su perro.

-Juegue con los olores. Utilice los aromas que a su perro le resultan agradables, por ejemplo, los de sus juguetes, esos juguetes que se pueden comprar para perros en las tiendas de animales. Con ellos, marque las zonas seguras en las que el animal no puede correr ningún peligro. En cambio, coloque en los que sí hay riesgo aquellos olores que le resultan desagradables. Por ejemplo, los de los aromas de perfumería o los odorizadores de ambiente domésticos. Los perros tienen aversión a ellos como seguro que sabrá.

-Juguetes y comida por separado. Cuando juegue con su perro ciego y lo haga con sus juguetes, tenga claro que es para divertirse. Separe esta actividad de lo que supone su alimentación. La idea básica es que su perro no se confunda, que diferencie cuando se divierte y cuando es el momento de nutrirse con sus piensos o fortalecerse con sus suplementos saborizados.

-Campanas para señalar presencias. Resulta muy útil colocar pequeños cascabeles en los collares de otros animales de compañía que convivan con su mascota. Así, le ayudarán a conocer, detectar y adelantar su presencia. No se olvide que los perros tienen un oído fabuloso.

-Hablar, hablar, hablar. Y si de sonidos hablamos, es muy importante que hable con su perro, no sólo para mejorar su socialización, sino también para calmarlo en un entorno que comprenderá que no resulta grato entre tinieblas. Y un dato más, su tono de voz tiene que estar a la altura de sus comentarios. Es casi la única forma en la que su perro lo percibirá, si no hay coherencia entre órdenes y voz, su mascota se sentirá desplazado o intimidado.

-Sustos, los justos. Y modular el tono de voz incluye hacer mucho por no asustar a su perro. Si entra en un lugar en el que ya está su mascota, haga algo por advertírselo de una forma suave. Su respuesta puede ser -con toda lógica- agresiva y convertirse en un patrón de comportamiento que seguro que usted no desea ver en casa.

-Oler antes de acariciar. Es importante que todos las personas de su alrededor le den a oler su mano al perro antes de tocarlo, por la razón aludida anteriormente, el perro se puede sorprender y reaccionar de forma agresiva ante lo que no esperaba por miedo e inseguridad.

-Etiquételo. Si lo considera conveniente, acompañe la correa de su perro de un pequeño cartel que ponga a las claras que no ve o que tiene la vista mermada. Así ayudará a las personas de su entorno a comprender su comportamiento y el alcance de su minusvalía.

Y dicho todo esto, de usted depende de hasta donde podrán llegar en su relación, usted, su mascota y las personas de su entorno. La ceguera de su perro no tiene por qué ser un límite, puede ser también una frontera que se puede conquistar ¿No lo cree?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: