Archive for 30 septiembre 2013

Perros a la pata coja

Los perros que cojean no tienen forzosamente porqué padecer los achaques de los años. La cojera en los perros puede ser debida a traumatismos o a condiciones de salud que se han cronificado. Aún más, una leve cojera puede esconder un tumor maligno en el peor del peor de los casos.

Patrocina MascotaSana: Piensos para Perros sanos y fuertes.

Ante una cojera de nuestra mascota, lo mejor es acudir al veterinario. Nos aseguramos de que está en buenas manos.

Ante una cojera de nuestra mascota, lo mejor es acudir al veterinario. Nos aseguramos de que está en buenas manos.

Las cojeras en los perros tienen infinidad e inabarcables motivos, como sucede con los humanos, pero con la intención de resumir y remitirnos a las causas más comunes, nos animamos a centrarnos en diez principales que obligan a los perros a ponerse a la pata coja. Sin quererlo.

-Lesiones en los tejidos blandos. Se trata, aunque pueda parecerle extraño, de la causa más común de cojera en los perros. Las lesiones pueden ir desde esguinces, a tirones musculares, pasando por traumatismos menores del mismo tipo. En principio, no se trata de problemas graves y pueden ser tratados con éxito en unos días, con descanso y analgésicos suaves de acuerdo con el peso y la raza de la mascota en cuestión.

-Artritis. Tome nota. Si su perro tiene cada vez mayor dificultad para levantarse después de permanecer acostado o sentado durante cierto tiempo, o ve que tiene problemas para subir escaleras o para entrar o salir de su caseta o de su cubil, probablemente esté ante un caso de artritis canina.
Es más, si su perro es grande, tal vez esté ante una displasia de cadera como seguramente le recordará con su experiencia un responsable de una tienda de animales donde suela comprar la comida y los suplementos de su mascota.

-Cortes en las almohadillas. Las almohadillas que sirven de apoyo en el extremo final de las patas pueden haberse herido con astillas de madera, con espinas de pescado o con piedras afiladas.
Recuerde que en las zonas extremadamente cálidas con suelos ardientes, las almohadillas sufren un castigo extra, literalmente, a cada paso. Compruébelas, y, de paso también, acostúmbrese a revisar con detalle esa parte de la anatomía de su perro. Por su salud.

-Fracturas cerradas. Se trata de lesiones de huesos con roturas muy pequeñas que no quedan a la vista y que son difíciles de ver si no se palpa la piel en la zona. Ni siquiera puede distinguirse una deformación del miembro o un torcimiento acusado.

-Fracturas a ojos vista. Y todo lo contrario, las fracturas desgarradas son motivo de cojera en los perros, pero también de infección con complicaciones si están abiertas. Ojo con éso.

Fracturas epifisarias. Las fracturas llamadas epifisarias por lo general se producen al final de los huesos largos, normalmente en el fémur o en el húmero, especialmente en cachorros y perros jóvenes con huesos finos aún sin consolidar que se someten a tensión en sus juegos habituales.

-Panosteitis. Se trata de un tipo de cojera recurrente en perros jóvenes, que, por lo general, no necesita de tratamiento.

-Lesiones de ligamentos. Los ligamentos son bandas de tejido muscular que se entrelazan en los huesos comprometidos en las articulaciones. Cuando los ligamentos están ‘tocados’ por algún golpe, la cojera de los perros sólo puede empeorar si no se recibe un tratamiento adecuado.

-Tumores. La cojera asociada a los tumores es una causa de primer orden en este tipo de males caninos. Tanto por los tumores que se reproducen en las articulaciones, como los que tienen su origen en el cerebro y que comprometen las funciones del sistema nervioso central, entre ellas, la movilidad del animal.
Los perros con este tipo de afecciones sufren mareos, se desorientan. Si detecta cualquier bulto extraño en las articulaciones de su mascota o percibe un tipo de caminar errante, póngase en contacto inmediatamente con su veterinario de confianza y háblele de su inquietud. Los tumores son de rápida evolución y un tratamiento a tiempo puede marcar la diferencia.

-Luxación en la rótula. La rodilla de los perros puede adoptar movimientos extraños con recorridos laterales, bien por motivo de traumatismos, bien por infecciones no detectadas.

El resultado es que la rodilla se desliza fuera de su alineamiento natural generando una apreciable cojera en la mascota. Esto es especialmente complicado en el caso de los perros en los que la cortedad de las extremidades hace menos visibles esas faltas de alineamiento.

Como resumen final, la misma recomendación que le hacíamos al principio y que solemos recoger en otras entradas de este blog. Nunca se canse de observar detenidamente a su mascota, sí, para recrearse en ella, pero también para descubrir aquellos cambios en su condición de salud que nos pueden alertar de que algo no va bien.

La salud urinaria de los perros, síntomas y soluciones

Los problemas urinarios de los perros son relativamente fáciles de tratar cuando se realiza un diagnóstico adecuado. Para el cuidador más dedicado a su mascota, comprender los problemas de salud más comunes relacionados con los trastornos urinarios y su sintomatología puede ayudar a conectarlo con el padecimiento del animal. Con ello, el vínculo se hará más estrecho.

Con un análisis veterinario a nuestra mascota y  un tratamiento adecuado, se suele solucionar problema de forma sencilla

Con un análisis veterinario a nuestra mascota y un tratamiento adecuado, se suele solucionar problema de forma sencilla

Veamos algunos de esos problemas del sistema urinario, los más comunes, infección del tracto urinario de los perros, la incontinencia canina y el efecto de los cálculos que se desarrollan en la vejiga.

-Infecciones del tracto urinario de los perros.
Lo primero que hay que decir es que se trata de afecciones muy comunes. Hay diferentes tipos de bacterias que trabajan en contra de la salud de los perros, como pueden corroborar cualquier responsable de una tienda de animales donde se suela comprar los piensos, la comida y los suplementos de estas mascotas.
Los síntomas de que algo no va bien con el tracto urinario canino van desde micciones frecuentes, a notables esfuerzos para orinar, cuando no también molestias y dolores que un cuidador conocedor de su perro es capaz de detectar.
Así, ¿cómo se combaten las infecciones del tracto urinario? Pues con antibióticos bajo receta del veterinario. Estas infecciones son fáciles de diagnosticar, pero si se dilata la intervención del problema, el resultado puede ser una infección de los riñones, y, en el peor de los casos, una lesión más seria de este órgano. Ojo con eso.

-Incontinencia canina.
La incontinencia urinaria afecta de manera generalizada a todas las razas de perros, los problemas, por tanto, son circunstanciales. Entre ellos, se puede señalar al estrés del animal, también un irregular funcionamiento del sistema hormonal o una mala adaptación del esfínter uretral. En otros casos, la incontinencia en los perros viene derivada de una intervención realizada para esterilizar o castrar.
Las soluciones a la incontinencia canina son tan variadas como sus orígenes, en algunos casos, se hará necesaria la cirugía, o algo más simple, añadir una hormona a la alimentación de los perros que sufren este trastorno, especialmente en el caso de las hembras.
También sucede que la incontinencia urinaria está presente en los casos de diabetes canina y la solución pase por controlarla con insulina.

-Cálculos en las vejigas caninas.
Aunque popularmente se conoce al problema como cálculos en la vejiga canina, el término apropiado es urolitiasis. Esas concreciones se pueden desarrollar, además de en las vejigas, en los riñones y hasta en la uretra, aunque, según las estadísticas, es cierto, la gran mayoría, hasta un 85%, se detectan en la vejiga de los perros.
Existen varios tipos de cálculos que desarrollan los perros. Hay cálculos de estruvita, que se producen a partir del fosfato de magnesio y de amonio debido a infecciones bacterianas. Otras piedras surgen a partir de concentraciones de oxalato de calcio, de apatita también de calcio, de cistina o de urato amónico.
Estos tipos de piedras se desarrollan cuando un tipo de mineral se desprende de la orina y le siguen en la misma secuencia otros por afinidad hasta formar cristales. En situaciones avanzadas o extremas, los perros se ven imposibilitados de vaciar su vejiga al ver bloqueado el conducto de la uretra. En estos casos, la cirugía contra la litiasis vesical es la única opción.
Superado el problema de las piedras, los perros deben seguir una alimentación que no genere nuevas concreciones.
Los síntomas asociados a la formación de cálculos en la vejiga o la uretra son los ya comentados, problemas para orinar, molestias o dolores, pero, como consecuencia de todo ello, los perros pueden dejar de comer o, incluso, verse obligados a vomitar.

La recuperación de la salud de los perros afectados comienza a dar un cambio con un primer paso, la realización de un análisis veterinario, a la que sigue un diagnóstico y, por último, la aplicación de un tratamiento recuperador. Al final, la deseada sanación.

Rarezas de los gatos, el porqué de los porqués

Los gatos son animales diferentes, distintos, con un talante y un comportamiento con su entorno y con los humanos que resulta toda una aventura entender. Tal vez estas líneas que siguen le ayuden a poner las cosas en su sitio en relación al estar de los gatos. Son las rarezas con sentido de los gatos ¿Las vemos?

Patrocina MascotaSana: Piensos naturales para gatos sanos

Ante todo, el gato es muy curioso ;)

Ante todo, el gato es muy curioso 😉

-Acicalamiento exclusivo. Un gato que lame el cuerpo, la piel o el cabello de su cuidador es una mascota satisfecha. Le lame, que es como si lo acicalara, como a un igual. Como a otros gatos con los que comparte comida.

-Confianza extrema. Los gatos que muestran su panza boca arriba a sus cuidadores humanos les están enseñando un lugar de su cuerpo vulnerable, cuando lo hacen, es porque confían. Algo que pocas veces se da en una tienda de animales donde los animales están, por decirlo de alguna manera, escasamente socializados.

-Humanos de alquiler. La especial posesividad de los gatos los lleva a entender de forma instintiva que el hogar en el que viven, nuestra casa, si es el caso, es ‘su’ casa. Los cuidadores cumplen la función de animales que viven en su mismo espacio y con los que cohabita en función también de sus roles y de su percepción.

-Territorio humano. Seguramente lo ha experimentado, los gatos frotándose de manera más o menos insistente contra usted. No lo hacen por amor al prójimo, por atender a las necesidades de afecto humano, ni mucho menos, lo hacen por marcar una propiedad, nosotros, que somos suyos. Así son los gatos.

-Aseo de gatos. Y si hablamos de tocarse con la lengua, tendremos que hacer referencia a su aseo. Los gatos usan la lengua, se la pasan para limpiarse. Después de la comida, cuando se van a dormir. Ese lamido pautado es señal de dos cosas, de que el animal está relajado o de que tiene calor, porque con la lengua traslada la humedad de su saliva.

-Deshidratación por la lengua. Y ese lamer sobre la piel puede ser un riesgo ¿por qué? Pues porque con la acción de lamerse los gatos pierden agua. Lamerse es equivalente a orinar en términos de pérdida de agua. Téngalo en cuenta para mantener a su mascota convenientemente hidratada. Y es que su aseo les hace perder agua. Así de claro.

-Lengua sin dulce. Y de lengua seguimos hablando. Las papilas gustativas que recorren la superficie de la lengua de los gatos le sirven para detectar los sabores de su comida, de sus piensos, como sucede en los mamíferos, como ocurre en nosotros los humanos; sin embargo, el dulce se les escapa. Los gatos son incapaces de detectar ese sabor ¿Curioso, no?

-Amor femenino. Los gatos interaccionan mejor con las mujeres que con los hombres. No se trata de una discriminación que tenga que ver con quién le sirve mejor sus piensos, su comida, sus suplementos, simplemente se trata de una cuestión de oído. La voz femenina se mueve en tonos más bajos que resultan más agradables al sentido de escucha de los gatos.

-Atención gatuna. Los gatos tienen 32 músculos en sus orejas, un dato que revela la importancia de su órgano auditivo. No obstante, si no le interesa lo que escucha, no le prestará atención. A no ser que usted haga un sonido que sí le resulta interesante, tanto como para estar alerta, e incluso para dejar su alimentación por un momento. Ese sonido es el chasquido humano con la ayuda de la lengua. Pruébelo. Será un toque de atención para su gato.

Los gatos son especiales, si usted tiene o ha tenido a alguno, sabrá porqué. Este pequeño resumen de sus rarezas es sólo alguna cosa de lo más pintoresco de un animal al que se le quiere, de muchas maneras, por esas formas, por sus cosas de gato.