Con el miedo de los perros no se juega

La frase hecha ‘salir con el rabo entre las piernas’ resulta muy gráfica para caer en la cuenta de lo perspicaces que somos cuando vemos un miedo latente en una mascota. Y es que estamos familiarizados con esa posición del rabo de los perros como un indicativo de su temor.

Nuestra mascota agredecerá poder superar sus miedos

Nuestra mascota agredecerá poder superar sus miedos

Pero ¿qué pasa si esa postura no es coyuntural, si el perro la adopta de manera corriente? Pues, tal vez, estemos ante un caso más serio de perros temerosos patológicos o animales que han desarrollado fobias.

Precisamente de ese grupo de perros que han hecho del miedo algo muy suyo vamos a hablar aquí. De síntomas, de circunstancias que los desencadenan y de consecuencias y remedios. Un argumento para reconocer ese comportamiento en el camino de acabar con el miedo congénito de los perros. Una de las primeras cosas que debemos determinar para saber a qué tienen miedo los perros es abandonar esa imagen de sambenito que nos devuelve a un perro temeroso como el que echa a correr o resulta huidizo y se aleja de todo trato. La verdad es que los perros temerosos se nos pueden mostrar como animales que están pegados a nosotros, que no se alejan nunca de nuestra presencia, pero también como los que ladran y se comportan agresivamente.

Pero, asómbrese, los perros más sociables, los que te dan la pata sí o sí, pueden también esconder temores de la misma forma en la que lo hacen las personas que temen respuestas negativas de su entorno por una conducta que imaginan inadecuada. Llegados a este punto, conocer a qué temen los perros es, probablemente de las cosas más difíciles de evaluar, como seguro reconocerán muchos responsables de cualquier tienda de animales a la que solamos acudir a comprar sus piensos, comida, su alimentación y suplementos. Así, en cualquier caso ¿qué ha de hacer si usted conoce el motivo de sus miedos o un veterinario se lo ha transmitido? Pues en unas pocas recetas básicas y prácticas, se trata de:

-Generar confianza. Un perro temeroso no necesita disciplina, castigo ni corrección continuos, bastante tiene con su miedo para que no nosotros se lo hagamos aún más grande. Apórteles cariño, afecto físico, caricias y tranquilidad.
-Juegos excesivos. La sobreestimulación puede llevar a derivar en estrés como cuando los entregamos a juegos físicos sin recompensa que acaban frustrándolos. Recuerde que los perros estresados, nerviosos, son extraordinariamente sensibles con todo lo que acontece a su alrededor. Cerrarles el desarrollo de sus juegos con impedimentos físicos, con nuestro cuerpo, por ejemplo, es lo más parecido a un acoso, algo que le producirá al animal un estado de temor a lo que no puede controlar.
-Aislarlo. No es una buena práctica dejar solos a los perros, aislarlos de alguna manera. Son animales extraordinariamente sociales y necesitan de ese contacto sensato con una familia de personas como probablemente es la suya en su casa, su hogar. Y entonces ¿qué hacer para mejorar su estado y hacerles olvidar su temor constante? Varias prácticas resultan muy recomendadas, unas más físicas que otras, pero al alcance de cualquier cuidador por menos experimentado que sea. Veámoslas también:
-Repeticiones. Las rutinas pueden ser parte de la forma en la que los perros pueden retomar su seguridad. Hablamos de horarios, por ejemplo.
-Pasear, lo justo. Si los perros lo necesitan, pasear es una actividad recomendable, pero si no quiere, es renuente, no colabora, también puede haber desplazamientos más cortos sólo para tomar aire. Téngalo en cuenta.
-Ofrezcámosles seguridad. Acercándonos a lo que les da miedo, les pondremos sobre aviso de que no hay temor que valga con esos objetos o situaciones. Ayudémosles también a ganar su partida.
-Calma y tranquilidad. Voces y gestos pausados pueden ser un buen tónico contra la hipersensiblidad de los perros temerosos. Sea amable, modere sus intenciones, y, en todo caso, siempre que esté a disgusto con un comportamiento de la mascota podrá emplear el método de contar hasta diez. Como con los humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: