Gatos y neumonía: Sintomatología, tratamientos y algo más

¿Gatos sensibles a las afecciones pulmonares, a la neumonía?, por supuesto que sí, como en los humanos ¿Por qué iba a ser diferente? Compartimos con ellos mucho de lo que nos une como mamíferos que somos.

El cuidado correcto es importantísimo para la recuperación de nuestra mascota

El cuidado correcto es importantísimo para la recuperación de nuestra mascota

Para los gatos, la neumonía es una enfermedad que puede poner en peligro sus vidas. Tanto como para merecer este comentario, y, si usted gusta, su atención. Veamos primero qué es la enfermedad y cómo obra en los gatos.

Sí, la neumonía es una infección pulmonar. Una afección que se inicia como una infección bacteriana que puede originar la más común de ellas, el calicivirus felino. Pero no es el único agente, algunos desencadenantes pueden ser tan marginales como la presencia de un cuerpo extraño, un objeto de pequeño tamaño que los gatos consigan aspirar por sus vías respiratorias.

Así, ¿Cuál es la sintomatología de la neumonía de los gatos? ¿Qué nos debería alertar en el estado del animal para caer en la cuenta que estamos ante un cuadro de este tipo? Veámosla:
-Fiebre.
-Dificultad para respirar.
-Cianosis. Lenguas y encías ligeramente azuladas.
Los gatos, a medida que evoluciona la enfermedad, pueden rechazar la comida y la bebida, con lo que al cuadro de la neumonía se puede sumar también la deshidratación y la desnutrición que empeorarán el estado general de la salud del animal.

¿Qué hacer si percibimos algunos de estos síntomas en los gatos? Pues lo más obvio, no perder el tiempo preguntando o buscando consejo en una tienda de animales, sino acudiendo directamente a un veterinario de confianza. La detección precoz de la enfermedad es una garantía para atajar la enfermedad en sus estadios iniciales.
Lo que hará el veterinario será tomar radiografías o ecografías de la zona pectoral y pulmonar del animal para determinar el estado, y, en su caso, el alcance de la dolencia. También tomará muestras de los fluidos presentes en los pulmones y en el sistema respiratorio para determinar qué tipo de bacteria es el que está afectando a la mascota.
Los tratamientos más comunes para este tipo de infecciones son los que se basan en los antibióticos, por ejemplo, enrofloxacina, penicilina o amoxicilina. Estos medicamentos se presentan en formatos líquidos, en tabletas, y, por regla general, han de tomar apenas una vez al día con su alimentación normal o reforzada, según los casos.
En situaciones realmente graves, en las que está comprometida la funcionalidad del aparato respiratorio, el veterinario puede aplicar oxígeno.
Los especialistas pueden prescribir también algún diurético, como los del tipo de la furosemida, con la finalidad de acelerar la eliminación del líquido retenido en los pulmones.
No olvide seguir aplicando el tratamiento aunque los síntomas hayan desaparecido, porque nos enfrentamos a una enfermedad basada en la proliferación de bacterias, que, en el caso de dejar de ser eliminadas sus colonias, pueden volver a quedar en condiciones de regenerarse reproduciendo la neumonía nuevamente. Las dosis son también muy importantes.

Por último, ¿qué hacer para mejorar la administración de los medicamentos? Veamos algunas técnicas para conseguirlo.
-Uso de arerosoles. Probablemente se lo recomiende el veterinario, es una forma muy sencilla de administrar la medicación a un animal con la sintomatología descrita.
-Vaporizador. Aplique un vaporizador en las fosas nasales del animal para ayudarle a liberarse de las mucosidades y mejorar su respiración natural.
-Masaje torácico. Los masajes sobre el pecho de los gatos con neumonía le ayudarán a expectorar algunos de los fluidos retenidos en los conductos respiratorios.
-Pera. Use esa típica pera de goma para extraer la mucosidad de las cavidades nasales. Las podrá comprar en una tienda de animales que atienda las necesidades de los gatos.
-Alimentación. Dé la comida a su gato con la mano, con su voluntad mermada y su apetito desaparecido, tal vez tenga que utilizar una jeringa para conseguir que se nutra.

Consulte, en cualquier caso, también con su veterinario.

3 responses to this post.

  1. Posted by Gina on julio 1, 2015 at 2:38 pm

    Me conmovio la historia de este gatito,y da una gran ranquilidad que existan personas que no dejen a su suerte a estos animalitos. Dios te bendiga

    Responder

  2. Posted by C on junio 30, 2015 at 8:24 pm

    Yo tengo un gato que recogí de la calle con un mes, al principio no comía, nos preocupamos y empecé a tener un control y un horario de comida, le daba de comer al principio pienso mojado, con la mano, después intenté enseñarle a comer pienso duro, también bolita a bolita metiéndoselas en la boca por que ni de la mano comía,al final terminó comiendo solo pienso blando, las mucosas y encías las tenía rosadas, así que le llevé al veterinario, le hicieron una ecografía, le oscultaron y me cobraron, el gato estaba sano, al cabo de un mes, el gato me despertó de madrugada tosiendo, pensaba que se me moría, lo llevé de nuevo al veterinario, ésta vez por urgencias, total, yo lo llevaba a un hospital veterinario, volvieron a hacerle pruebas, le dejaron en observación, nada, el gato está sano, me dieron pautas de masajes para cuando tosiera y que no me asustara, que se le habría ido algo por mal camino, al cabo de siete años, con el gato en las mismas, de ser un gato agil, pasó a tropezarse al saltar, volví a llevarlo al veterinario, aunque cada año lo llevaba a revisión, me dijeron que cuando lo recogí llegó con una neumonía y no le dió cara hasta que se quedó sin vasos sanguíneos en la retina, ahora mi gato está ciego, lo increible de la historia, es que conocí a mi pareja, nos fuimos a vivir juntos, por supuesto el gato, me lo traje y desde entonces, come como una bestia, come de todo, juega y se mueve por la casa desde el segundo mes, que consiguió aprenderse la casa como la palma de su mano, pero… sigue tosiendo, se asusta, yo le doy los masajes y cuando veo que va a escupir o vomitar, se traga eso que tenga que echar. ¿Cómo me puedo yo explicar eso? Ahora tenemos unos gatitos de 4 meses y él se ha convertido en su padre, es un gato magnífico, la verdad es que tengo mucha suerte de tenerlo a mi lado, aunque hace tres años cuando lo llevé por última vez a ese hospital me dijeron que la única solución era darle una vez por semana una inyección de cortisona y a ver cuanto conseguía vivir, con esas inyecciones conseguía ver, pero se tomaba un descanso cada dos meses y volvía la ceguera.

    Responder

  3. Es importante que conozcan la enfermedad los que tiene gatos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: