Gatos y perros, esa extraña convivencia

Los gatos son animales rápidos, ágiles, pero esas habilidades físicas no pueden evitar en muchos casos que puedan ser dañados por los perros con los que tienen una rivalidad que nuestra cultura no se ha cansado de explotar con sus historias.

Y....¡Sí es posible! :)

Y….¡Sí es posible!🙂

Y es que la persecución de los gatos, es parte del instinto cazador y territorial de los perros, y el control de ese instinto se convierte en una obligación cuando ambas especies están obligadas a convivir bajo un mismo techo o existe cierto riesgo de que ‘se vean las caras’ con frecuencia.

Los perros han estado persiguiendo a los gatos y a cualquier tipo de animal pequeño desde hace miles de años. En el pasado, los perros perseguían a animales más pequeños que ellos para cazarlos y aprovechar sus carnes como alimentos. Nuestros perros domésticos aún conservan esa impronta y a los gatos les toca ser la presa ocasional, huir, y, para los más atrevidos -o los más acorralados- la tesitura de presentar la cara pero también sus uñas afiladas.

Si su problema es una cuestión de mala convivencia, porque tiene a perros y a gatos en desigual convivencia. Le vamos a dar algunos consejos, sencillos, simples, sí, pero que le permitirán no ya resolver un conflicto natural, sino evitar que se produzcan los enfrentamientos que dañen sobre todo a la parte más débil, de ese dúo, a los gatos. Vamos con un primer argumento: El juego.

– El juego. Si perros y gatos viven bajo el mismo techo, empiece por controlar el juego entre ambos. Es muy probable que el perro, por su volumen, por su fuerza, dañe a sus gatos. Es más, la manera en la que los canes suelen jugar, mordiendo y arañando con las uñas de las patas, puede dejar a los gatos mal parados. Y eso, por no hablar del simple volumen físico del perro.

Los gatos, recuérdelo bien, tienen huesos más finos, más delgados, su esqueleto y su constitución son más frágiles. No deje de estar presente, de supervisar el juego de los perros. El juego a perseguir de un perro puede acabar con los gatos acorralados y con un fuerte mordisco instintivo, pero doloroso y hasta potencialmente peligroso para los órganos internos de los gatos.

– Puertas. Una fórmula sensata para prevenir los riesgos de accidentes sobre los gatos, es controlar los accesos de los perros con puertas. Una gatera, por la que sólo puedan acceder los gatos, será muy útil a los felinos para dejar la obsesiva persecución del perro. Recuerde que algunas de estas gateras de puertas abatibles para gatos, se pueden comprar en las tiendas de animales especializadas junto a los piensos, a los suplementos, a la alimentación, la comida más común de los gatos. Tienen un tamaño standard y son abatibles en las dos direcciones y se mueven sólo con empujar con la cabeza.

– Educación en común. Un dato relevante. Los perros y los gatos que se han criado juntos, que han crecido como cachorros bajo el mismo techo, se perciben los unos a los otros como animales de la misma especie. Junte a ambos animales mientras son cachorros, para que ninguno se sienta desplazado.
Éso representa una ventaja, porque hay muchas posibilidades de que el perro no persiga al gato como presa, sobre todo si su tamaño es similar. Sin embargo, volviendo a lo que comentábamos al inicio, los juegos son, también en este caso, de ‘educación conjunta’ uno de los riesgos más serios para la integridad de los gatos. No lo olvide.

– Delimitación de espacios. Separe a perros y a gatos físicamente. Póngales a ambos un lugar diferente donde realizar sus necesidades, en el que depositar sus piensos, para dormir. Hablamos de alfombras distintas para recostarse, mordedores como los que se pueden comprar también en una tienda de animales. Esa separación de sus ‘cosas’, será beneficiosa para la convivencia.

– Elección de la raza. Por último, un comentario sobre la elección de la raza. Si sabemos que vamos a hacer compartir un mismo espacio con perros y gatos, elijamos una raza de perros que no destaque por su tamaño, por su corpulencia, por su agresividad. Con ello, conseguiremos equiparar las fuerzas ¿no cree?

One response to this post.

  1. Posted by brujjita on abril 15, 2013 at 4:41 pm

    Les voy a presentar a mi hermosa familia.
    A las gatas las recogí cuando las chicas ya eran adultas y salvo excepcionales momentos, se llevan estupendamente; hasta el punto de dormir en la cama conmigo las cuatro. Cuando surge la oportunidad.🙂
    http://morganadecamelot.wordpress.com/2012/12/29/complicadisima-postal-navidena/29-12-12-81/#main

    Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: