Archive for 29 abril 2013

Ejercicios a pedir de perros mayores

Los perros mayores, los perros viejos o de cierta edad, juegan, pueden jugar, está claro que no como los cachorros, pero el juego y el ejercicio en general es un buen aliado para mejorar las condiciones de salud del animal, retrasar algunas dolencias físicas y, cómo no, convertirse en un motivo para la interacción con la mascota.

Mascotasana: Productos para perros sanos

El deporte es el mejor alidado para la salud de nuestra mascota

El deporte es el mejor alidado para la salud de nuestra mascota

Si usted tiene uno de esos perros mayores tocado por la artritis o por alguna otra dolencia en las articulaciones, déjese aconsejar por este comentario en el que nos proponemos acercarle algunas sencillas posibilidades en materia de ejercicios para los perros de cierta edad. Las resumimos en cinco opciones, por supuesto que combinables entre sí. Empecemos con los paseos.

-Caminatas. Caminar es una opción inmejorable, incluso para los perros con problemas musculares. Intente adaptar el ejercicio a las condiciones del animal, no forzándolo hasta el extremo, pero sí obligándolo de alguna manera a que tenga una actividad con algo de esfuerzo. Plantéese caminatas en llano, en sentido creciente, de menos a más, de menos distancia a más recorrido.

Elija las zonas llanas y experimente con zonas levemente irregulares, como arena o un firme de hierba que obligue a los perros a esforzarse por nivelar sus caderas.

Si el animal padece una cojera o para, déjele descansar y aún más si comprueba que tiene dolores. Déjese aconsejar por un especialista, un veterinario, o, de alguien más cercano, con experiencia y competente, un profesional de confianza que se encuentre al frente de una tienda de animales donde suela comprar los piensos, la comida, toda la alimentación y los suplementos de su mascota. Para los perros que sufren algún tipo de parálisis o una displasia de carácter severo en la cadera, podrá encontrar y comprar, también en una tienda de animales, unos curiosos carritos para perros que mejorarán la movilidad de la mascota.

-Tirar y recoger. Es un juego con el que usted y su perro seguro que se entretenían hace tiempo. Si las condiciones físicas del animal son aceptables, nadie dice que no se pueda seguir jugando de la misma forma, aunque con menos intensidad. Se trata de lanzar algo, una pelota, por ejemplo, y pedir al animal que la devuelva. Tirar y recoger. Busque una pelota de acuerdo con el tamaño del hocico semicerrado, ni tan pequeña que sea un peligro porque se pueda atragantar con ella, ni tan grande que le tensione la mandíbula. Si lo cree conveniente, pruebe a buscar texturas adecuadas para la superficie de la pelota de manera que no le haga daño a la dentición. Esas pelotas también las podrá encontrar y comprar en una tienda de animales y de entre un gran surtido de artículos para la misma finalidad.

-Jugar a pelear. A los perros más jóvenes, les encanta revolverse en un juego de lucha y persecución. Simplemente les chifla. A los mayores, tal vez. Pruebe a buscarle esas cosquillas a su mascota, rételo a moverse, a interactuar físicamente, siempre teniendo en cuenta sus limitaciones. Jugar sí, menos tiempo, con menos movilidad, con menos intensidad, con límites, pero jugar a peleas.

-Nadar. La natación, el suave ejercicio y movimiento en el agua es un buen aliado como tarea física para los perros mayores. El medio acuático permite realizar recorridos de las articulaciones de una manera más suave, menos intensa y, por tanto, más beneficiosa. Juegue en el agua con su perro, incítelo a bañarse, a moverse en el agua, con seguridad, allí donde usted puede controlar el ejercicio, siempre atento a la respuesta de un animal que con mucha seguridad se cansará físicamente antes y podrá mostrarse inseguro en el medio acuático.

-Cinta de ejercicios. De la misma forma que los humanos solemos utilizar cintas para hacer ejercicio en interiores, también las hay para perros, no motorizadas y adecuadas con sus tallas y corpulencias. También las puede comprar en una tienda de animales especializadas.

Son ideales para mantener el tono muscular en tiempos de crudo invierno, cuando salir a la calle o al campo no es una buena opción. Pero piense que su cinta de correr en casa también puede ser útil para su perro. Puede pasear junto a usted, la imitación y su fidelidad le serán extraordinariamente útiles para conseguir el dúo de caminantes perfecto.

Gatos y perros, esa extraña convivencia

Los gatos son animales rápidos, ágiles, pero esas habilidades físicas no pueden evitar en muchos casos que puedan ser dañados por los perros con los que tienen una rivalidad que nuestra cultura no se ha cansado de explotar con sus historias.

Y....¡Sí es posible! :)

Y….¡Sí es posible! 🙂

Y es que la persecución de los gatos, es parte del instinto cazador y territorial de los perros, y el control de ese instinto se convierte en una obligación cuando ambas especies están obligadas a convivir bajo un mismo techo o existe cierto riesgo de que ‘se vean las caras’ con frecuencia.

Los perros han estado persiguiendo a los gatos y a cualquier tipo de animal pequeño desde hace miles de años. En el pasado, los perros perseguían a animales más pequeños que ellos para cazarlos y aprovechar sus carnes como alimentos. Nuestros perros domésticos aún conservan esa impronta y a los gatos les toca ser la presa ocasional, huir, y, para los más atrevidos -o los más acorralados- la tesitura de presentar la cara pero también sus uñas afiladas.

Si su problema es una cuestión de mala convivencia, porque tiene a perros y a gatos en desigual convivencia. Le vamos a dar algunos consejos, sencillos, simples, sí, pero que le permitirán no ya resolver un conflicto natural, sino evitar que se produzcan los enfrentamientos que dañen sobre todo a la parte más débil, de ese dúo, a los gatos. Vamos con un primer argumento: El juego.

– El juego. Si perros y gatos viven bajo el mismo techo, empiece por controlar el juego entre ambos. Es muy probable que el perro, por su volumen, por su fuerza, dañe a sus gatos. Es más, la manera en la que los canes suelen jugar, mordiendo y arañando con las uñas de las patas, puede dejar a los gatos mal parados. Y eso, por no hablar del simple volumen físico del perro.

Los gatos, recuérdelo bien, tienen huesos más finos, más delgados, su esqueleto y su constitución son más frágiles. No deje de estar presente, de supervisar el juego de los perros. El juego a perseguir de un perro puede acabar con los gatos acorralados y con un fuerte mordisco instintivo, pero doloroso y hasta potencialmente peligroso para los órganos internos de los gatos.

– Puertas. Una fórmula sensata para prevenir los riesgos de accidentes sobre los gatos, es controlar los accesos de los perros con puertas. Una gatera, por la que sólo puedan acceder los gatos, será muy útil a los felinos para dejar la obsesiva persecución del perro. Recuerde que algunas de estas gateras de puertas abatibles para gatos, se pueden comprar en las tiendas de animales especializadas junto a los piensos, a los suplementos, a la alimentación, la comida más común de los gatos. Tienen un tamaño standard y son abatibles en las dos direcciones y se mueven sólo con empujar con la cabeza.

– Educación en común. Un dato relevante. Los perros y los gatos que se han criado juntos, que han crecido como cachorros bajo el mismo techo, se perciben los unos a los otros como animales de la misma especie. Junte a ambos animales mientras son cachorros, para que ninguno se sienta desplazado.
Éso representa una ventaja, porque hay muchas posibilidades de que el perro no persiga al gato como presa, sobre todo si su tamaño es similar. Sin embargo, volviendo a lo que comentábamos al inicio, los juegos son, también en este caso, de ‘educación conjunta’ uno de los riesgos más serios para la integridad de los gatos. No lo olvide.

– Delimitación de espacios. Separe a perros y a gatos físicamente. Póngales a ambos un lugar diferente donde realizar sus necesidades, en el que depositar sus piensos, para dormir. Hablamos de alfombras distintas para recostarse, mordedores como los que se pueden comprar también en una tienda de animales. Esa separación de sus ‘cosas’, será beneficiosa para la convivencia.

– Elección de la raza. Por último, un comentario sobre la elección de la raza. Si sabemos que vamos a hacer compartir un mismo espacio con perros y gatos, elijamos una raza de perros que no destaque por su tamaño, por su corpulencia, por su agresividad. Con ello, conseguiremos equiparar las fuerzas ¿no cree?

Perros que son lo que comen

¿Sabe cómo alimentar a su perro? ¿sabe cuáles son sus necesidades nutricionales básicas? ¿su comportamiento relacionado con la comida? Como se suele decir de los humanos, los perros son también lo que comen. Si sigue estas líneas, obtendrá algunas respuestas a estas cuestiones. Argumentos para mejorar y mantener la salud de su mascota ¿Nos sigue?

Patrocina MascotaSana: Piensos naturales para perros sanos

Nuestra mascota también tiene que cuidar su línea ;)

Nuestra mascota también tiene que cuidar su línea 😉

Para empezar, no se debe alimentar a los perros, ni por exceso, ni por defecto. La sobrealimentación les vuelve perezosos y puede acarrearles enfermedades y hasta impotencia. El déficit de alimentación les vuelve indiferentes y apáticos, y también puede ser causa de enfermedades.

De todas formas, es mejor no sobrealimentarlos demasiado, porque nunca será tan perjudicial si comen poco, pero suficiente, como si comen con exceso.

Y sobre los cachorros, deben crecer de una forma paulatina y constante, y nunca demasiado rápida. No deben comer todo lo que quieren, es mejor dejarlos un poco hambrientos. Su comida, en cualquier caso, debe ser frecuente, pero no abundante.

No debe darse a los perros comida adaptada a sus necesidades, ni demasiado caliente, ni demasiado fría. La alimentación que contenga fritos o especias está fuera de la dieta de los perros. Por supuesto que también la comida que no lo es, dulces, caramelos o chuches de cualquier tipo.
Un cuidador no debe basarse nunca en el apetito de los perros para saber la cantidad de alimento que necesitan. Muchos perros comen demasiado si se les presenta la ocasión. A veces rechazan el alimento que les conviene, los piensos que son ideales como nutrición pero de la que ya están cansados.

Una estrategia para vencer este problema, si persisten en no querer comer, es dejarlos en ayunas un día o dos, sin dejar de darles agua, y pasado ese tiempo, seguro que comerán gustosamente.
En cualquier caso, no obligue a comer a su perro si un día no parece tener ganas de hacerlo. Es algo que puede sucederles a animales con una salud excelente. Los perros adultos deben comer ligeramente por la mañana y hacer una comida importante por la tarde o por la noche. Sin embargo, un perro con actividad física sí que deberá hacer la comida más importante del día en horas de la mañana.

Un dato añadido a este comentario. Los elementos, los utensilios empleados para la alimentación de los perros han de estar en perfecto estado de limpieza. En las tiendas de animales, se pueden comprar kits de limpieza que resultarán muy útiles para esta tarea.

En cuanto a otras cuestiones relacionadas con su alimentación, habrá que vigilar las alergias. Un cuidador dedicado observará atentamente las reacciones de sus perros después de sus comidas. Piense que lo que a un perro le produce una reacción alérgica, no tiene por qué hacerlo con otro, incluso comiendo al mismo tiempo y de los mismos piensos.

Tenga cuidado con dar alimento a su perro que esté en su preparación final demasiado líquida, pero también las que resulten demasiado espesas. Las comidas espesas están especialmente contraindicadas para mascotas que hacen mucho esfuerzo físico, para los cachorros y para las hembras preñadas.
Téngalo en cuenta.
Lea con atención las fórmulas de preparación que aconsejan los fabricantes o consulte a los profesionales de una tienda de animales donde suela comprar los piensos de los canes. Su experiencia le orientará sobre las preparaciones de cada marca, pienso, comida, alimentación y producto.

Más cosas. Si su perro tiene parásitos intestinales, probablemente perderá peso de manera inadvertida, y todo, a pesar de comer con apetito y hacerlo con regularidad.

Y relacionado también con la alimentación de los perros, una cuestión sobre la salud, el ejercicio físico. Saque a pasear a su perro, al menos una vez al día, y tenga en cuenta que si lleva a caminar a su mascota, usted también lo hará con ella. Un ejercicio de que se beneficiarán mutuamente cuidador y animal.

Pero tenga en cuenta otra cosa. Nunca dé de comer a su perro inmediatamente antes o después de hacer ejercicio. Siempre es aconsejable dejar una media hora antes de su alimentación o después de comer para facilitar la digestión. Todo irá bien, si su perro tiene un pelaje brillante, unos ojos igualmente resplandecientes y suficiente energía para hacérselo notar.