Archive for 15 febrero 2013

Socialización de los perros, suspenso en instintos

Los perros son mascotas sociales, muy sociales, que conservan, a pesar de su intensa interacción con el hombre, muchos comportamientos instintivos que son propios de la especie. Así, cualquier adiestramiento de perros tendrá que tener en cuenta esas tendencias naturales que se traducen con mucha frecuencia en molestias para la familia o, peor, para los vecinos y par el entorno.

Adiestrar positivamente a la mascota le ayuda a integrarse en sintonía con sus compañeros de hogar, su familia

Adiestrar positivamente a la mascota le ayuda a integrarse en sintonía con sus compañeros de hogar, su familia

Se trata de evitar, o, en todo caso, reducir, sus tendencias naturales a mordisquear aquello que no es comida, de acabar con sus preferencias por saltar, por correr donde no deben, y seguro que muchas actividades más que usted será capaz de recordar con no poca resignación.

Un adiestramiento de perros adecuado no hace necesario, ni de lejos, acción violenta alguna para que las mascotas aprendan sus nuevas tareas con las que serán socializadas en compañía de los humanos. Un buen adiestramiento deja a un lado pegar, como comentamos, golpear o azotar a los perros. Y es que hay un número muy importante de maneras de enseñar a los perros cómo deben comportarse, siempre con firmeza y aprovechando sus necesidades y prioridades como animales, pero comprendiéndolos como perros, con su instinto particular.

Hablamos de voces de mando correctas para dirigir a los perros y el más simple de los refuerzos positivos para dar al animal la confianza y el apego que necesita y que nos interesa como cuidadores. Y, por si no lo sabía, la eficacia de un adiestramiento no tiene por qué tener que ver con la edad, ni con la raza del animal. Si acaso, y en algunos casos, necesitaremos por nuestra parte más paciencia y para los perros más dosis de refuerzos en cada ejercicio. En la educación de los perros podremos distinguir tres fórmulas o niveles: El de cachorros, el de adultos y el especializado.

– Adiestramiento de cachorros. El adiestramiento para perros más fructífero ha de empezar mientras son cachorros, cuando los perros tienen entre tres y seis meses de edad. Si las pautas de enseñanza de los perros a esa edad son correctas, el animal crecerá con humanos de manera muy sociable, amistosa y, mejor que mejor, con buenos comportamientos.

La educación de los cachorros de perros comienza con lo básico, como seguir al paso de su cuidador, estarse quieto, echarse sin hacer movimientos, estar relajado, seguir su alimentación de manera correcta con su comida y sus piensos, a su hora y en el sitio reservado, como sucede a la hora de defecar.

A los perros jóvenes se les enseñará a saber estar dentro de casa, fuera y en cada una de las situaciones sociales más comunes para la familia.

Un cuidador hábil aprovechará la etapa de la dentición de los perros de manera ventajosa. Y es que los perros, como sucede en los humanos, sufren de dolores en su boca durante el tiempo en el que le salen los dientes. Para aliviar el dolor, se les suele dar un masticador, como los que podemos comprar en cualquier tienda de animales especializada en perros.

El masticador de la tienda de animales será ofrecido como recompensa por el hecho de haber realizado una buena tarea que le habremos enseñado previamente. El animal obtendrá alivio y hasta placer con el mordedor cuando haya obedecido correctamente. Es el sistema del aprendizaje basado en la recompensa.

– El adiestramiento en perros adultos. La enseñanza para perros de edades superiores a los seis meses puede incluir la realización de tareas propias de las mascotas más pequeñas.

Pero también atendiendo al cuidado de eliminar su agresividad innata, los problemas en la actitud social con otros perros o con personas, fundamentalmente del entorno familiar y aun toda enseñanza que ayude a socavar cualquier desviación específica de conducta que se haya detectado en el comportamiento del animal.

La educación de perros adultos, más allá de los métodos básicos descritos, puede requerir técnicas de adiestramiento más avanzadas. En cualquier caso, siempre debe haber un compromiso personal del adiestrador con la tarea para ser constantes, firmes y, como comentamos, pacientes.

Por lo demás, palabras, llamadas, voces cortas y contundentes que el animal asocie a la tarea que se le quiere enseñar, ya sea para llamarlo simplemente para la comida, como para que efectúe una actividad mucho más compleja como traer algo específico a nuestra presencia o desactivar un instinto primario a nuestra voz como el de ladrar.

– Adiestramiento especializado para perros. Como ya sabrá, hay cursos especializados para perros que los capacita para realizar tareas asociadas a ciertas labores y profesiones, como las que tienen que ver con la seguridad y el desarrollo de eventos.

Rescates, detección de drogas, apoyo policial, búsqueda de explosivos, asistencia a ancianos, a discapacitados y hasta a jóvenes. En eventos, para enseñar a los perros a comportarse de una manera poco convencional, por ejemplo, en funciones de entretenimiento, como ese tipo de escapismo que seguro que también conocerá como trucos de magia. Una magia, que, en cualquier caso, ya se siente cuando un perro olvida su instinto animal para integrarse en sintonía con sus compañeros de hogar, su familia.

La salud de los gatos a simple vista

Algunas de las complicaciones de la salud de los gatos más comunes son las enfermedades relacionadas con la visión. Los ojos de los gatos suelen verse afectados por un número importante de agentes que les causan infecciones o procesos degenerativos que perjudican la agudeza visual de estas mascotas, y, por tanto, su seguridad y comportamientos básicos habituales. Afecciones que pueden llevar desde los simples problemas de visión meramente funcionales, a la pérdida de la capacidad para ver.

Patrocina MascotaSana: Productos para el cuidado y alimentación de gatos

Las afecciones más comunes en los gatos se encuentran en los ojos y por ello hay que obeservarlos

Las afecciones más comunes de los gatos se encuentran en los ojos y por ello hay que obeservarlos

Conocer las causas que desencadenan problemas de visión en los gatos, puede ayudar a prevenir las patologías o intervenir en los primeros momentos de las afecciones cuando aún hay margen para solucionarlos. La simple observación regular de los ojos de los gatos aun por personas no expertas puede detectar conjuntivitis, el principio de un glaucoma o la aparición de cataratas, sí, como en los humanos.

De entrada, la simple observación de los ojos de los gatos, puede revelarnos por ejemplo un bizqueo persistente, enrojecimientos en diferentes partes del ojo, párpados caídos o algunos tipos de fluidos no habituales en los alrededores de los ojos que representan las señas que habremos de advertir y que están detrás de problemas oculares más serios que el tiempo sólo hará empeorar.

Pero ¿cuáles son esas afecciones comunes en los gatos? Ya nos hemos referido someramente a ellas, pero vamos con ellas con un poco más de detalle, una a una:

– Glaucoma: El glaucoma es una de las causas principales de la ceguera de los gatos. Por diferentes motivos, la presión sobre el globo ocular de las mascotas crea una distorsión de la imagen que percibe el animal en su campo de visión.

El glaucoma debe ser tratado en las primeras etapas de su desarrollo, y cualquier criador de gatos lo puede detectar por ejemplo, cuando advierte que su mascota no tiene la misma agudeza visual, sin ir más lejos, cuando toma su comida, cuando se acerca a sus piensos.

Un criador puede comprobar que en ocasiones el animal parece dudar sobre la posición de las pequeñas porciones de piensos, aun de las más grandes que podemos comprar en las tiendas de animales.

– Cataratas. Las cataratas, como decíamos que ocurre en las personas, se presenta como algo parecido a una sombra o neblina en la visión. Y como sucede también en los humanos, se corrige con una sencilla intervención en la retina.

– Ojo seco. La queraconjuntivitis u ojo seco es una patología igualmente bastante común en los gatos. Se manifiesta con irritación o hinchazón en la zona de los párpados. Si no se trata, con el tiempo, el ojo se ulcera y el animal puede también perder la visión como consecuencia del avance de la patología. Es fácil de detectar, en cualquier caso, la prevención llega con un preparado en gotitas que humedecen el ojo, recomendado por los veterinarios y que también se puede comprar en la tienda de animales habitual.

– Conjuntivitis. La conjuntivitis es la estrella de las afecciones en los ojos de los gatos, si nos está permitido decirlo. La conjuntivitis se produce de muchas maneras diferentes, por ejemplo, por una exposición al viento, por una pestaña encarnada o por la presencia de productos químicos o de polvo en el área de los ojos. Si su gato es sensible a padecerlo, una solución preventiva es limitar su acceso a las zonas, a los lugares con esos agentes que le causan el problema de conjuntivitis. Tan sencillo como éso.

Acciones de prevención pueden ser también las de aislar a los gatos cuando hacemos limpieza, cuando planeamos trabajar en interiores cuando completamos obras de albañilería. Como quiera que sea, lavar el ojo del gato con agua limpia en estos y en otros casos señalados puede formar parte de las condiciones que contribuyen a mantener la salud de nuestra mascota.

– Diabetes y enfermedades renales. El último de los grandes causantes de los problemas de visión en los gatos nos llega de la mano de la diabetes y de las enfermedades renales. En el caso de la diabetes, para prevenirla, lo mejor, controlar el peso, la ingesta de piensos, de su comida habitual, para evitar ese sobrepeso y la hipertensión que conduce a una dilatación constante de las pupilas de sus ojos, con el riesgo que ello conlleva.

Como en los humanos, una dieta baja en sodio, es parte de la solución en lo que se refiere a corregir la alimentación inadecuada.

Como habrá podido comprobar en este breve recorrido que hemos completado por las afecciones más comunes en los ojos de los gatos, de lo que se trata, a fin de cuentas, es de mirar, mirar a los ojos de los felinos para estar atentos a su salud, para verlos saludables. Nunca mejor dicho.