Perros, con el calor, no hay color

Los días de calor son un riesgo potencial para los perros, en la medida en que un aumento de las temperaturas, una mala regulación o del calor corporal y el efecto peligroso de las deshidrataciones pueden llevar a cualquier mascota a correr serios riesgos de salud. O peor, a una muerte súbita.. Y es que con el calor intenso, no hay color. Hay que actuar.

Cuando hace calor tenemos que acordarnos de dale de beber a nuestra mascota para evitar su deshidratación

Cuando hace calor tenemos que acordarnos de dale de beber a nuestra mascota para evitar su deshidratación

En estas líneas, vamos a recoger algunos datos, comentarios, advertencias y consejos que le ayudarán a detectar esos riesgos y a poner remedios adecuados para garantizar el bienestar del animal.

Así, ¿cuándo podemos detectar que nuestros perros acusan el calor? Pues sólo tiene que fijarse en dos aspectos que se ven a simple vista. Una, los perros que acusan un calor excesivo jadean ostensiblemente, y, por otro lado, verá que sus movimientos se muestran lentos, cansinos, y hasta dejará de prestar atención a lo que le gusta, por ejemplo, sus juegos o su comida preferida, sus piensos habituales.

De la misma manera que las personas, ven reducida su vitalidad en los casos de deshidratación, a los perros, como mamíferos que son, les ocurre exactamente lo mismo. Vistas esas dos condiciones, el jadeo acusado y la atonía de los perros, lo primero que hay que hacer es hidratar al animal, y agradecerá beber agua limpia y fresca mucho más que la misma alimentación.

En casos extremos, el acuse de las altas temperaturas deriva en un golpe de calor, una lipotimia, que tendrá que ser tratada inmediatamente por un veterinario. Hablamos de un desvanecimiento del animal. Circunstancia que se ve acusada en aquellos perros de grueso pelaje expuestos a condiciones insoportables de temperatura ambiente.

Con estos comentarios, no resulta muy difícil imaginarse qué condiciones son las que hay que evitar para no exponer a los perros a los efectos nocivos del calor intenso.

Ante todo, debe retirarlos del calor, al aire libre, o de las fuentes que emiten altas temperaturas como calefacciones o calderas o hasta ambientes interiores con temperaturas medias, pero con altas tasas de humedad que aceleran la sensación de calor ambiental.

Por supuesto que hemos de referirnos a esos casos en los que se atan a los perros en el exterior sin tener en cuenta dónde incide el sol durante parte del día o aquellas en los que se deja a los animales en el interior de los coches semicerrados para ir a comprar algo, sin ir más lejos, a una tienda de animales.

Si, se hace para evitar que los perros desaten el caos en la tienda al ver a otros, pero contribuimos, por contra, a afectar a su bienestar. Evítelo, por favor.

Otro detalle que ha de tener en cuenta es que exponer a los perros a correr en días de calor también contribuirá a su deshidratación si no advertimos que tenemos que darles agua para recuperar los fluidos perdidos.

El color de los perros, además del grosor de su pelaje, también puede jugar a favor o en contra de sus condiciones naturales de hidratación. De ese modo, los perros oscuros suelen estar más expuestos que los de color muy claro.

También los de hocicos cortos corren más riesgos en igualdad de condiciones que los que lo tienen largo. El motivo es consecuencia de la particular aireación que experimentan unos perros y otros en función de la longitud de la parte frontal de su cráneo donde se sitúan las aberturas por las que accede el aire a los pulmones.

Por cierto, los perros más grandes regulan peor su calor corporal que, si los comparamos con los pequeños, como nos recordará con su experiencia un veterinario o un responsable de una tienda de animales especializada en perros.

¿Soluciones inteligentes para los días de calor? Pues algo tan simple como llevar a los perros a nadar, al contacto con el agua. Un momento ideal también para rociarlos con mangeras o rociadores, algo que, de seguro, que les encantará.

Sea como sea, el mejor consejo que podemos darle es el de que aplique su sentido común en la línea de comprender que los perros son mamíferos, como usted, y que sus necesidades y padecimientos en realidad no se diferencian mucho, en lo que se refiere al calor, de los que usted mismo conoce en su propia piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: