Archive for 27 diciembre 2012

Bultos de perros que hablan por los poros

La piel de los perros no es muy diferente de la de los humanos. Como la de las personas, están sometidas a obstrucciones de poros, infecciones, degradaciones naturales, o no, que pueden representar inconvenientes y problemas para su salud.

Patrocina Mascotasana: Productos para perros

Durante el peinado del pelaje de nuesrtra mascota podemos controlar si tiene bultos o no

Con seguridad, uno de los problemas de la piel y del pelaje de los perros que más inquietan a los cuidadores de esas mascotas sean los bultos, sobre todo, por su tamaño, por la forma de aparecer, en ocasiones, sorpresiva, por sus consistencia y porque es frecuente también desconocer su origen.

En estas líneas, hablaremos de los tipos diferentes de bultos que podemos encontrar en el pelaje de los perros, sus orígenes, y, en su caso, el tratamiento más conveniente que puede estar en manos del cuidador o del veterinario. Vamos con esos bultos.

– Quistes sebáceos. Los quistes sebáceos surgen a partir de un mal o deficiente funcionamiento de alguna o algunas glándulas sebáceas. La secreción obstruye una parte de la piel generando ese preocupante abultamiento en la piel de los perros.

Su extirpación es bastante sencilla. Un veterinario competente sabrá reconocer el origen de ese bulto y hasta podrá acabar con él casi sobre la marcha.

El origen de estos quistes pueden relacionarse en algunos casos con la comida, con la alimentación de los perros. Por tanto, si su mascota tiene tendencia a formar quistes en su piel, consulte cómo debe modificar sus piensos.

– Lipomas. Los lipomas son pequeños tumores de origen graso que también suelen ser frecuentes en perros de mediana edad. Los lipomas no suelen ser malignos, pero deben atajarse a tiempo.

– Verrugas. Si los lipomas afectan a perros de cierta edad, las verrugas son más frecuentes en animales jóvenes. Suelen aparecer tras una infección viral, y, por lo general, no requieren una intervención quirúrgica.

– Hematomas. Los hematomas, ya lo sabe, son concentraciones de sangre que se acumulan cuando se produce algún golpe sobre la piel. En casos más serios, pueden producir un ligero abultamiento que llega a preocupar a los cuidadores, o pasar desapercibido, escondido entre el pelaje también oscuro de la piel de los perros. Lo importante no es tanto el hematoma, sino la consecuencia del impacto en el cuerpo del animal, en la arquitectura ósea.

Por cierto, los hematomas son un detalle que debería observar en el momento de comprar un animal en una tienda de animales. Los hematomas nos podrán contar cómo es el carácter de los perros, qué cuidados han tenido en cautividad antes de que nos decidiéramos por ellos y qué taras pueden tener como consecuencia de esos impactos que revelan esas manchas oscuras.

– Abcesos. Los abcesos son pequeñas bolsas de pus que se forman alrededor de las heridas y que son parte del proceso de infección. La pus es parte de la lucha que pone en marcha el sistema inmunológico del animal para defenderse de la infección en el área afectada. La derivación del perro a la consulta de un veterinario es lo que prima en estos casos de infección que requieren observación y tratamiento.

– Pápulas. Son abultamientos que se detectan también en la piel de los perros y que suelen tener un origen alérgico. Tal vez la comida, determinada intolerancia a una alimentación, incompatibilidad del animal con alguno de sus piensos.

– Tumores. Los tumores de mastocitos son los que deberían preocuparle de verdad de nuestra lista de bultos detectables en perros. Muchos son benignos, pero otros no, son cancerígenos y muy peligrosos. Los tumores son también una defensa natural del organismo del perro contra agentes patógenos. Los mastocitos producen una hinchazón evidente que ha de ser observada y tratada igualmente por el veterinario.

Como siempre recomendamos, contra cualquier afección de los perros, la mejor medicina es la prevención. Acostúmbrese a palpar a su mascota buscando esos abultamientos de la piel indeseables. Cuando lo acaricie, cuando lo bañe o cuando lo cepille. Es parte de su dedicación en favor de la buena salud de su animal de compañía.

Bultos de perros que hablan por los poros.

Gatos y adiós a la caspa

¿Se ha fijado que algunos gatos parecen tener diminutos puntos blancos sobre su pelaje? Y que esos puntos blancos aparecen y desaparecen con el correr del tiempo. Pues, se trata probablemente de caspa.

La caspa en los gatos se puede evitar siguiendo algunas pautas

La caspa de los gatos, que es particularmente visible en los animales de pelo oscuro, sobre todo los negros; tiene un inconveniente que va más allá de la estética y de la salud del animal. La caspa está compuesta de un envoltorio de proteína que puede hacer daño algunas personas, a las que les acusan o desarrollan alergias.

Así, eliminar esa molesta caspa de los gatos no es sólo una forma de mantener la salud de las mascotas, sino también una manera de procurar bienestar a las personas que están alrededor del animal. En este comentario, le vamos a relacionar lo que puede estar en su mano para acabar con la caspa de los gatos. Gatos y adiós a la caspa.

– Cepillado regular. Cepillar el pelaje de los gatos ayuda a retirar las células muertas de la piel y a quitar los pelos que ya no cumplen su función. Se trata de una acción que ha de seguirse con regularidad, independientemente de que los mismos gatos se laman su pelaje, como muy bien le recordará un responsable de una tienda de animales. Por cierto, en cualquier tienda podrá comprar cepillos adaptados al uso del aseo de los gatos. Téngalo en cuenta.

– Baño. Ya sabe que a los gatos no les gusta el agua, que lo de bañarse no es para ellos. Pero piense también que el agua puede reducir la producción de caspa. Inténtelo, y si el animal no colabora, puede emplear un paño limpio y húmedo que ayude en la limpieza y tenga el mismo efecto higiénico.

– Cambie de champú. En algunas ocasiones, el origen de la caspa de los gatos está en la agresividad de los componentes del jabón que se usa para lavarlos. Busque uno que sea hipoalergénico, que no le produzca un efecto secante en su piel. También lo puede comprar en cualquier tienda de animales.

– Alimentación. La comida juega un papel muy determinante en la salud de la piel de los gatos. Consulte con su veterinario de confianza y pídale recomendaciones sobre algunos suplementos que ayuden a mitigar los efectos de la caspa en la mascota.

Recuerde que los ácidos grasos omega 3 son muy eficaces para mantener un pelaje saludable y que, por lo tanto, debe estar presente en sus piensos. La comida húmeda suele estar muy recomendada para los gatos que tengan una base de piel seca, como lo son los aceites de pescado. Téngalo en cuenta.

Es igualmente vital controlar la cantidad de agua que ingiere su gato. Un gato deshidratado es un animal cuya piel sufre los efectos de la falta de agua. Agua para beber fresca, a los gatos no les gusta el agua que está caliente o ligeramente maloliente o corrompida. Los gatos son animales exquisitos con su paladar tan exclusivo.

– Humidificador. Si su gato pasa mucho tiempo en casa y ve que la piel se le seca, estudie la posibilidad de instalar un humidificador que devuelva cierta cantidad de agua al ambiente en beneficio de su mascota.

-Hidratación. En las épocas del invierno o del verano en que la humedad de su piel varía para reducirse ostensiblemente, debería hacer algo para hidratarla, por ejemplo, con cremas que se elaboran para gatos y que usted también podrá comprar en una tienda de animales.