El embarazo de las gatas en sus indicios

Las gatas que están en celo y que entran en contacto con otros gatos tienen todos los números para quedarse embarazadas. Es una ley natural que gobierna tanto a animales salvajes como a domésticos.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para gatos sanos y bien alimentados.

Uno de los primeros cambios físicos de la gata es el aumento del tamaño y volumen de los pezones

Los embarazos en los gatos suelen prolongarse por espacio de unas nueve semanas, que contadas en días vienen a ser entre sesenta mal contados y sesenta y siete, como máximo. Sin embargo, a las gatas, después de dos o tres semanas, ya se les nota que están preñadas.

No por la prominencia de su vientre, al que aún le quedan algunos días para empezar a sobresalir, sino por otros cambios físicos y de su conducta sobre los que un cuidador de gatos dedicado deberá prestar atención. Y a eso vamos, a contarle algunos detalles que le darán la pista sobre lo que revela un posible embarazo de su gata.

Uno de esos detalles que pueden anunciar que hay gatos en camino es el tamaño y volumen de los pezones de la gata que puede estar preñada. Los pezones se tornan más voluminosos, sobresalen más sobre el pelaje de los gatos y cambian su color a un rosado suave.

Aún más, los pezones se vuelven más sensibles. Si tiene dudas, acérquele la mano a su gata en el momento en el que está relajada, después de su comida, por ejemplo, y acariciéle suavemente esa zona, si su reacción es la de huir, protegerse, moverse con un acto reflejo o arañarle, ese será el indicativo de hipersensibilidad mamaria del que le estamos hablando.

Otro detalle que nos puede anunciar que la gata está embarazada es que está más atenta a su alimentación, que es más dependiente de sus piensos y de su comida, en definitiva, que come más. E incluso, hasta es posible que la gata pida más comida maullando insistentemente, algo que antes no hacía. Recuerde que si está embarazada, no es que empiece a comer por dos, pero casi.

Y en ese pedir comida maullando, también puede detectar un cambio. Las gatas embarazadas suelen volverse más zalameras, se rozarán contra su piernas, se vuelven en definitiva más cariñosas.

El motivo es fácil de comprender, el embarazo dispara, como en los humanos, un desarrollo hormonal que está en la base de esa conducta. Aunque es posible que usted mismo pueda no distinguir entre las zalamerías de una gata preñada del celo de los gatos y su conducta que es idéntica. Algo que le refrendará un veterinario o un responsable de una tienda de animales con experiencia.

Este comportamiento no tiene nada de extraordinario, los gatos comparten con nosotros los humanos muchos de sus hábitos sociales, no en vano son, somos, mamíferos.

Y en esa línea, los embarazos de los gatos también pueden estar acompañados de vómitos recurrentes, ocasionales, como los de una mujer embarazada. Ahí tiene otro detalle.

Comentábamos más arriba que los pezones de las gatas encintas se hinchaban, pero nos dejamos atrás otro dato similar y que es otra evidencia, el del abultamiento del abdomen.

Se trata de una hinchazón, no consecuencia del crecimiento de los gatitos, porque todavía es pronto para ello. El abultamiento del abdomen por la evolución del embarazo sólo se detecta hacia la cuarta o quinta semana. Si tiene alguna duda, pase suavemente la palma de la mano o sus dedos por el viente de la gata y evalúe el estado de su panza.

Si tiene alguna duda en este sentido, vea cómo lo hace un profesional de una tienda de animales donde solamos comprar los piensos de los gatos, ellos están acostumbrados a esas manipulaciones para conocer el estado de salud de sus mascotas.

Por último, un consejo final. Los gatos son animales muy independientes, ya lo sabe. Se valen por sí mismos. Un embarazo no tiene porqué obligarle a usted a preocuparse, dele a su gata sus piensos habituales, reforzados, sus suplementos especiales para gatas preñadas, mantenga a su mascota convenientemente hidratada y sitúela en un sitio tranquilo. Preocúpese, sólo si los vómitos son persistentes. Sólo de éso. Bueno, y también por hacer un hueco a los gatitos que vienen de camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: