Las pulgas juegan a la ruleta rusa en la piel de los perros

Las pulgas son esos diminutos insectos que tanto tememos ver sobre nuestros perros, porque son una muestra de insalubridad con la que no queremos tener nada que ver, pero también porque molestan al propio animal, porque lo hacen rascarse y rascarse, pero por algo más, seguro que sabe de qué se trata. Sí, porque el animal que las cría puede pasárnoslas a nosotros, a otros animales del hogar y a los que más queremos, a los más pequeños de la casa.

Patrocina MascotaSana, la tienda online favorita de los perros sanos y fuertes.

Escuece y pica: Hora de comprobar si nuestra macota tiene parásitos

En este punto, vamos a darle una mala noticia, un factor más para preocuparse. Hablando sólo de cómo puede afectar a los perros, las pulgas más que un incordio que les obliga a rascarse una y otra vez, representan un riesgo que puede ser serio o muy serio para la misma salud del animal.

Las pulgas son parásitos que viven a costa de los perros, pero también son portadoras de enfermedades que pueden ser letales si no se descubren a tiempo.

De eso vamos a hablar en estas líneas del mal papel que pueden hacer las pulgas sobre la piel y el pelaje de los perros. Literalmente, las pulgas juegan a la ruleta rusa con los perros cada vez que los toman como base para sus colonias.

Fíjese bien, las pulgas están presentes, como factor desencadenante de enfermedades, con la ayuda lamentablemente también inestimable de bacterias de nombres difíciles de pronunciar y más aún de recordar.

Las pulgas son responsables de lo que se llama dermatitis parasitarias. La dermatitis parasitaria no es otra cosa que una reacción sobre la piel del animal producto de una extramada sensiblidad hacia algunos jugos que fluyen nada menos que en la saliva de la pulgas.

Los perros reaccionan ante esa dermatitis parasitaria rascándose. Cuando la agresión se mantiene durante mucho tiempo, llegado a un punto, quizá lo de menos sea la dermatitis, porque, a base de rascar en los mismos lugares, los perros llegan a perder pelo, pelaje y piel e infectándose las heridas.

En cualquier caso, lo que tenemos que intentar descubrir antes de que los perros se hagan daño rascándose, para saber que las pulgas están actuando, son una serie de pústulas, localizables allí donde se radican las colonias de pulgas.

Pero sigamos. Hay dos patologías que son también el resultado de la acción de otras tantas bacterias que llegan a la piel de los perros con la ayuda de las pulgas, esos microorganismos patógenos son la bartonella y las rickettsias. Ambas se transmiten por la picadura de estos insectos, y, especialmente la primera resulta ser la más dañina.

La bartonella es capaz de afectar a los perros, pero también a los gatos, a roedores caseros, a animales caseros como el hamster, al conejo o al hurón que son frecuentes tenerlos en casa también como mascotas. Pero más dañinos, porque la bartonella puede dañar la salud de las personas.

En el caso de la rickettsias no es así, pero a los perros afectados hay que tratarlos con antibióticos. En cualquier caso, todo tratamiento dependerá de que un análisis clínico pueda determinar la cepa de la que se trata y la variedad de bacteria que hay que combatir.

La última de las estrellas invitadas al circo de pulgas en que puede convertirse la salud de un perro es la tenia. Un gusano plano de aspecto poco agradable a la vista que puede llegar al sistema digestivo de los perros y hacer estragos con la ayuda también de estos insectos.

No se trata tanto de vigilar la comida, los piensos de los perros, porque la presencia de la tenia es indetectable al ojo humano, sino estudiar las deposiciones de los perros. En ellas, podemos ver, eso sí, a simple vista, y si el animal está afectado; la presencia de proglótidos, los segmentos del cuerpo de las tenias después de que éstas se han reproducido.

Existen vacunas para prevenir el efecto de las enfermedades transmitidas por las pulgas, pero la opción más viable, menos agresiva para los perros es la prevención. Prevención con lociones o un simple collar antipulgas que podemos comprar en una tienda de animales.

Tan sencillo como hacer un seguimiento de la salud, de los hábitos, de la forma en la que consume nuestro perro sus piensos y su comida o la manera en la que muestran sus deposiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: