Personalidad felina, las distintas caras del gato

Los calificativos que definen la personalidad y los comportamientos de los gatos son tan curiosos como la misma actitud de los felinos hacia su entorno, hacia los humanos sus amigos y cuidadores.

Mascotasana: Piensos sanos y naturales para gatos

Que ricos están estos gatitos😉

Los gatos son altivos, aristocráticos, curiosos, sorprendentes, astutos, recelosos, rabiosamente independientes, unos dormilones tan contumaces como ágiles en movimientos y en saltos.

La personalidad de los gatos es de la misma consistencia con la que calificamos a las personas que creemos que se conducen en la vida con su mismo vivir y sentir.

Pero, debajo de las palabras comunes hay muchas realidades relacionadas con los hábitos de los gatos que no resultan tan evidentes y que debería conocer quien quiera comprar un gato en una tienda de animales.

Ambos, cuidador y gato compartirán espacio no siempre siguiendo las reglas humanas, sino las del gato, y éso hay que saberlo de antemano para no llevarse sorpresas, como recordará cualquier responsable de una tienda de animales y, sobre todo, un veterinario conocedor de las familiaridades de estos animales. Los gatos son especiales, sí, pero con matices, con sus matices.

Para empezar los gatos se comportan con respecto a sus cuidadores, podríamos decir como los más íntimos de su entorno, los que les proporcionan atenciones y comida; como si fueran su madre.

El comportamiento del gato doméstico muy socializado es el propio de los cachorros. Lo veremos maullar para pedir comida y levantar su cola cuando pasa junto a su cuidador de la misma manera en que lo hacía con su madre.

Pero ese mismo gato, tan cercano, será capaz de ausentarse por las noches y darse largos paseos controlando su zona de caza, que, en el caso de los gatos machos, suele cubrir un área de aproximadamente un kilómetro cuadrado.

Para los seres humanos, ese comportamiento aparente ambivalente que en nada se parece al del perro, resulta muy chocante y hasta desconcertante. Y hay que estar preparado para ello, para esas reacciones del gato.

Independientemente de que haya un patrón común de comportamiento entre los gatos domésticos, también hay lo que podríamos considerar atributos propios de la personalidad de cada animal, que dependerán de muchos factores, entre ellos, su propia experiencia con humanos y el desarrollo o no de determinados instintos naturales en la fase inicial de su vida cuando eran cachorros.

Un gato que no ha aprendido a cazar de pequeño, no estará condicionado por el instinto de cazar para buscar comida. Dependiendo de cómo haya interiorizado ese instinto el gato puede dar la sensación de que juega cuando caza, el instinto en ese caso está latente, pero no se ha desarrollado.

En cualquier caso, como decimos, hay atributos personales distinguibles en cada gato, patrones de carácter, conductas recurrentes, y, aunque es impropio decirlo, una personalidad.

Así, hay gatos tímidos que recelan de la actitud de las personas, que se refugian en lugares protegidos esperando ver qué es lo que hacen los humanos.

Ganarse a estos gatos es una labor lenta, las caricias incluso deben ser iguales de pausadas porque el animal puede interpretarlo como una agresión. Una fórmula para conseguir un contacto más estrecho es darles sus piensos, su comida habitual y ganárnoslo con constancia y paciencia.

También existen gatos todo lo contrario, extrovertidos, lanzados incluso. Que se dejarán tocar, pero no manosear, que estarán a disposición de los humanos siempre y cuando ellos quieran, a su ritmo, con sus ganas. Recompensarlos con su comida, con su alimentación preferida, cuando la actitud es de acercamiento garantizará la sintonía.

Luego podemos encontrar a los gatos tranquilos, gatos impasibles, como los gatos de angora, confiados hasta cierto punto, que, en cualquier caso, tendrán un límite en los juegos violentos, con las estridencias y con la presencia de frío o de agua. Esos son sus límites, que también han de tenerse en cuenta.

Por último, en esta calificación de las tipologías del carácter genérico y particular de los gatos, también encontramos a los que son volubles, caprichosos diríamos en el lenguaje de los humanos.

Se trata de animales suceptibles, variables en su comportamiento que no harán buenas migas con cuidadores poco pacientes o metódicos, a los que probablemente les saque de quicio sus aparentes excentricidades.

Todas estas variables de comportamiento se pueden están presentes de forma destacada en determinadas razas de gatos y, por tanto, es importante conocerlas antes de comprar una mascota en una tienda de animales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: