Los gatos sueñan con comida de gatos, los dueños con humanizarlos

Uno de los problemas más serios de los ocasionados por dar alimentación humana a los gatos no supone proporcionar la comida en sí. En muchos casos, no se trata de la receta, sino algo más delicado, la composición de los platos que pueden contener alimentos prohibidos para los felinos.

¿Quién se come a quién?😉

Espesantes, acidulantes, aglutinantes, edulcorantes y un sinfín de adiciones alimenticias nocivas que no están en el listado de las composiciones de las recetas sino peligrosamente ocultos en su química. Oculta porque los cuidadores no son capaces de valorar su toxicidad y las implicaciones negativas que tiene dispensar esas comidas a los gatos.

Unos platos humanos que les pueden llevar, caso de convertirse en las dietas comunes de estos animales, a hacerles entrar en pérdida, en déficits nutricionales, y, a la larga, ocasionarles la muerte.

La dieta humana suele ser muy fuerte en algunos sentidos, con un alto contenido en calorías que los gatos no necesitan para su vida diaria. Aún más, una alimentación inadeducada que les puede conducir a carencias y de ahí a enfermedades y a la muerte, en ocasiones, para sorpresa de sus cuidadores, que no son conscientes del peligro de alimentar inadecuadamente a su gato.

Cualquier veterinario o profesional de una tienda de animales que conozca en profundidad las variables en las que se mueve la alimentación de los gatos, conocerá por ejemplo de la toxicidad de las cebollas y los ajos.

No por ser picantes, sino porque contienen cantidades variables de eritrocitos, un ingrediente presente en estos condimentos que ataca a los glóbulos rojos de los gatos y que los merma. De la desaparición de los glóbulos rojos, a una anemia perniciosa, sólo hay un paso.

En este país, tan aficionado a las comidas fuertes con ajos y cebollas, alimentar a un gato con comida humana condimentada ordinariamente con esos vegetales, supone un riesgo muy alto para la salud de nuestra mascota.

En las tiendas de animales, se pueden comprar vitaminas y suplementos especiales para gatos que les ayudarán a superar sus deficiencias naturales o no tan naturales.

Deficiencias que pueden ser consecuencia de una alimentación no adecuada o que pueden servir para completar las necesidades nutricionales de unas comidas que se quedan cortas en sus proporciones básicas, cuando los gatos atraviesan enfermedades que los dejan débiles o para las gatas cuando están preñadas.

Sea como sea, los únicos suplementos o vitaminas que realmente son saludables para los gatos son los que estos animales pueden asimilar y metabolizar. Resulta un error muy grave, dar a los gatos vitaminas comunes para los humanos, aún en dosis pequeñas, supuestamente adaptadas para su tamaño. Un error que puede ser mortal.

Y es que las vitaminas, por ejemplo, pueden tener altas concentraciones de hierro para su asimilación, y el hierro representa uno de los enemigos naturales de los gatos, cuyo organismo no puede metabolizarlo.

Los gatos necesitan también una cantidad selectiva de vitamina A en su organismo, porque éste tampoco es capaz de sintetizarlo de forma natural de fuentes habituales, como lo hacen otras mascotas, como el mismo perro.

Así, es habitual que los cuidadores les den esta clase de vitaminas ‘humanas’ a los gatos en la confianza de hacerles un bien para su salud, cuando las consecuencias pueden ser contrarias, totalmente nocivas.

Lo mismo se puede decir del hígado, que se suele administrar a los gatos como una comida natural, aunque no pueden asimilar su composición.

En los casos del pollo y del pescado, por seguir el hilo del análisis de alimentos humanos administrados a los gatos, el riesgo está en los pequeños huesos y en las espinas que pueden clavárseles.

No sólo en el esófago, sino instalarse en el estómago y en los intestinos, hasta el punto de que generen desgarros o sangrados incontrolados en las partes sensibles de las visceras de estos animales, que, de otro lado, como mascotas, no cuentan con el beneficio de los movimientos físicos intensos de los animales en libertad que se añaden a los peristálticos naturales del organismo de los que viven libres.

En consecuencia, lo más razonable para una adecuada alimentación de nuestros gatos caseros es aquella que resulta de los piensos y de la comida seca o húmeda que podemos comprar en cualquier tienda de animales, que ni tiene los componentes, los inconvenientes, ni los riesgos de lo que en la dieta de los gatos resulta totalmente indeseable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: