La salud de los gatos cogida por los pelos

El pelaje de un gato da la medida de su estado de salud. Un gato sano es el que mantiene un pelaje lustroso, hasta brillante, con el pelo flexible y repartido por igual, sin llegar a formar calvas o masas espesas y revueltas.

Los gatos se lavan sólos, no hay que ayudarles...

El pelo de los gatos, la salud de su pelaje, nos indica si el animal tiene una buena alimentación, o por el contrario, si la comida que se le suministra le reporta algún tipo de carencias. El pelaje es una extensión de la piel sobre la que se asienta el pelo y es igualmente un indicador de una epidermis sana.

Todos hemos visto, seguro que muchísimas veces, esa actividad, siempre constante de los gatos, la de acicalarse, una y otra vez, con la lengua. Los gatos se pasan horas frotándose el pelaje con la lengua. Una lengua áspera que arrastra o arranca el pelo viejo para dar paso al nuevo, una fórmula que el gato emplea como medio eficaz para regenerar el pelaje.

Se puede decir que los gatos son animales muy limpios, a pesar de que muchas personas no lo tienen tan claro, porque se asocian el baño con agua a la forma más evidente de limpieza. Y los gatos, si pueden no se mojan. La limpieza que hace el gato con su lengua y su saliva, visto bajo la perspectiva de una higiene humana a base de agua y jabón, no resulta para esas personas ninguna forma de limpieza, todo lo contrario.

Un pelaje lustroso y la salud que conlleva se consigue en el gato con una alimentación balanceada, con la incorporación a su dieta de piensos secos o comida húmeda o semihúmeda, como la que podemos comprar en las tiendas de animales. Una alimentación pensada para que el gato obtenga con su comida todos los nutrientes que necesita.

Sin embargo, la alimentación con pienso no es sólo la única ayuda que podemos dar a nuestro gato para que se críe sano. Podemos colaborar en la eliminación de lo pelos muertos con el cepillado regular de su pelaje. Cepillos especiales para gatos que, como productos para mascotas, podemos comprar también las tiendas de animales.

En esas tiendas de animales de confianza, esas que están a la vuelta de la esquina, cerca de casa, podemos comprar otros productos para mascotas más refinados para la limpieza de los gatos, como gamuzas o guantes de terciopelo y seda que los cuidadores suelen utilizar después del cepillado.

El uso de guantes de tejidos finos está recomendado para igualar el pelo después del cepillado, para estimular la piel y el tacto del animal, a fin de cuentas la acción puede verse como un masaje; y para provocar la secreción de las grasas naturales de la piel del gato, las que les dan al pelo su brillo y su tersura características.

El objetivo del cepillado es ayudar al gato a disminuir la concentración de pelos que se lleva a la boca y que se traga cada vez que se acicala con la lengua. La acumulación de pelos en el circuito digestivo de los gatos puede presentar un problema añadido para su salud y desencadenar dolencias que pueden poner en riesgo la vida del animal.

Pensemos que algunas variedades de gato desarrollan cantidades de pelo increíbles, a veces con longitudes extremadamente grandes, que, si bien forman parte de la belleza de esos felinos, también pueden ser otra fuente de problemas. Hay que recordar que, de la misma manera que se ingieren pelos, con ellos también se introducen agentes patógenos en ellos. Microbios, bacterias o parásitos que habitan los pelos viejos que pueden infectarles y afectarles sus órganos.

Los expertos suelen aconsejar que se cepille a los gatos de pelo corto una vez por semana, a los de pelo que podríamos llamar mediano, dos o tres veces por semana, a los de pelo largo, como los gatos persas, obligatoriamente una vez al día y con el frotamiento de todas las partes de su cuerpo.

La labor de cepillado puede resultar gratificante y muy entretenida para los cuidadores de gatos a los que este trato cercano les permite interactuar con sus mascotas y estimular su confianza, pero también es una forma de escudriñar su pelaje para descubrir el estado de la piel, la presencia de heridas, nódulos o quistes, y detectar la presencia de parásitos.

Si somos capaces de reducir la presencia de esas bolas de pelo en el esófago, en el estómago o en los intestinos de nuestro gato, habremos hecho mucho por su salud.

2 responses to this post.

  1. Posted by Juani on junio 27, 2011 at 5:13 pm

    Holas yo tengo un Gatito de aprox. un mes de nacido !!!! es hermoso !!! Lo tengo en mi cuarto por que no hay otro especio en el cuale ste que puedo hacer para que no se aburra y este llorando y ademas no kieor que mi cuarto tenga mal olor que hago !!!!
    ayudenme “!”” yo kieor tenerlo a mi Gatito lo recogi de la calle lo llev akl veterinario y lo dieron un desparasitante y lo echaron un antipulgas !!!

    Responder

  2. Posted by Lorena on abril 6, 2011 at 2:53 am

    Hola, creo que mi gata tiene problemas hormonales y de conducta saben de algun lugar donde la pueda llevar o algo que pueda leer para informarme al respecto?
    Ella es Persa y desde que le quitaron su matriz (noviembre) no se deja cepillar la pancita!
    Saludos!
    LO

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: