Archive for 28 enero 2011

El embarazo de nuestra gata, alimentación y cuidados

Tenemos una gata en casa en edad de aparearse y corremos el riesgo de vernos envueltos en los cambios que para el animal y para nosotros puede significar la llegada de nuevos cachorros a casa. Si estamos preparados, si conocemos cómo actuar, qué es lo que tenemos que hacer o esperar que suceda, habremos dado un paso hacia delante y las sorpresas serán sólo ecos de nuestro entrenamiento.

Alimentación sana y natural: Piensos para gatos

El cuidado de la alimentación ayuda de forma sencilla a contribuir al desarrollo correcto del embarazo de nuestra mascota.

Antes que los cuidados específicos para una gata preñada, lo más sensato es ir, al inicio de todo, a la valoración de si el animal está embarazado o no. ¿Cuáles son los síntomas, todos esos detalles que nos ayudarán a saber si nuestra mascota, nuestra gata está preñada?

Una de los comportamientos que nos alertarán de que nuestra gata está preñada es la desaparición del celo, el súbito aumento del apetito, que aparece en forma de insistencia, de maullidos constantes con los que nuestra mascota nos reclamará alimentación o simplemente más cantidad de comida.

En la primera semana, apenas notaremos en su cuerpo nada que nos haga indicar que está encinta, es alrededor de la tercera semana, cuando podremos palpar su abdomen buscando cualquier resalte que nos indique el desarrollo de uno o varios fetos. Esta operación, lo de palpar el abdomen de la gata, habrá de hacerse con suavidad, no sólo para impedir que pueda haber un desprendimiento, sino también para que el animal, muy sensible como consecuencia de las alteraciones hormonales, no nos dañe o se dañe a sí mismo.

Alrededor de la quinta semana, ya podremos ver como nuestra gata sufre cambios morfológicos en su cuerpo, nos parecerá más grande, o si acaso, más ancha. Una visita al veterinario nos ayudará a confirmar su embarazo y a saber más sobre los cuidados especiales que debemos proporcionarle.

Si hay que saber como manejar a la gata en los momentos iniciales de su embarazo, las dos semanas últimas son vitales, como nos recordará un veterinario, pero también un responsable de cualquier tienda de animales, que conoce como pocos las necesidades de estas pequeñas mascotas.

Antes que nada, seguiremos dándole a nuestra gata la misma comida, exactamente la misma alimentación que le estábamos proporcionando hasta ahora. La que podemos comprar en la tienda de animales de nuestra confianza. A continuación, sí deberemos consultar con el veterinario sobre los cambios en la dieta que nos pueda prescribir, los tiempos que deberemos aguardar para pasar de una alimentación a otra, en su caso.

Hay que tener en cuenta que un pienso, una comida económica, elaborada con componentes baratos, nos aportará nutrientes que no compensarán las necesidades alimeniticias de nuestra gata, ni tampoco ayudarán a la formación adecudada de las crías que aún están por nacer.

En este caso, también es conveniente el consejo del veterinario para marcar las pautas sobre la alimentación de nuestra gata y sobre los suplementos que se pudieran recetar contribuir a la formación de huesos, sistema nervioso y demás órganos de los gatitos.

A título orientativo, señalaremos que si para una gata de cuatro kilos aproximadamente se le proporcionaba diariamente del orden de 60 gramos de su comida, para su nueva situación de embarazo, estaremos hablando de casi el doble, de 100 gramos.

Es más, también resulta aconsejable dividirle esas cantidades de comida en raciones o comidas independientes a lo largo del día, entre tres o cuatro diarias, para ayudar a repartir sus necesidades de gestante y las de sus pequeños en formación a lo largo de toda una jornada.

El cuerpo de nuestra gata, como sucede con el de las humanas encintas, le pide más. No comerá por dos, como se suele decir, se alimentará adecuadamente para dos (o más gatitos), que es diferente.

Y es que el embarazo de una gata se prolonga por espacio de nueve semanas, muy rápido para los cánones humanos, algo mas de dos meses, o sesenta y dos días por término medio, si vamos a ser exactos. Un tiempo fugaz en el que todo pasa deprisa.

Un dato al margen que no debemos descuidar, las bolsas o los paquetes de alimentos pueden tener dosificadores de comida, de pienso, o de su alimento semiseco o húmedo. Estos medidores pueden sufrir algunas variaciones en las escalas, o tener varias escalas, preparadas para que la comida se comercialice indistintamente en diferentes mercados con los mismos cacitos. A todo ésto deberemos estar atentos.

Tanto por exceso de comida, como por defecto. Comprobar que se mide en la escala adecuada es otra forma simple y sencilla de contribuir al correcto embarazo de nuestra gata de la familia.

Anuncios

El dulce encanto de viajar con nuestro perro, por tierra, mar y aire

Un perro es un amigo fiel con el que siempre hay que contar. Contar, por ejemplo, para viajar. ¿Quién no se ha planteado un viaje y no ha sopesado la idea de dejar a la mascota con un conocido o llevarla a donde va?

Visite nuestro patrocinador: Piensos para perros

Informate en tu veterinario de como logar que sea más agradable y seguro el viaje de tu mascota

Hoy en día, prácticamente todos los grandes medios de transporte incluyen espacios para el desplazamiento de perros que acompañan a sus cuidadores por tierra, mar o aire. Para viajar con perros, es indispensable una planificación y estar informado de todas las condiciones del transporte. A partir de ahí, a disfrutar de su compañía, como en casa.

Vamos por partes. Los vuelos en avión, con el perro acomodado en la bodega, dentro de su cajón, caseta o cesta, de esas que se pueden comprar en una tienda de animales, como producto para mascotas; no es una buena experiencia para el animal. No lo es, por supuesto, para las razas de perros nerviosos, pero incluso tampoco para los más tranquilos. Los ruidos desconocidos, la humedad, la soledad y la temperatura contenida pero no adecuada, puede hacer desagradable el viaje para el animal.

No obstante, si el perro es pequeño y va cómodamente encerrado dentro de su caja, algunas compañías aéreas no ven problemas en permitir que el animal viaje acomodado bajo los pies de su propietario y delante de su asiento. Pregunte además si esta opción se contempla sólo para la primera clase o para la turista, puede haber diferencias y limitaciones.

Una curiosidad, una compañía aérea que tiene como nombre comercial Pet Airways ha tenido la ocurrente idea de sustituir el pasaje habitual de a bordo, el de las personas que viajan, por un espacio para carga sólo de animales.

No es el caso de la totalidad de las compañías aéreas que tienen sus propios requisitos, pero la idea marca una tendencia, que es la de tener en cuenta la importancia de los animales de compañía, en especial los perros, en los desplazamientos aéreos de sus cuidadores.

Si en cambio, lo que se ha planteado es un desplazamiento por carretera. Si el perro va a viajar con usted por tierra, lo más razonable es que el animal haya tenido una experiencia previa de viajes en coche, éso le ayudará a reducir su inquietud y ansiedad.

Suele ocurrir que los perros ya conocen que es montar en coche como resultado de sus desplazamientos a los veterinarios o de las veces que ha sido trasladado a comprar cualquiera de sus comidas, los piensos o los juguetes en la tienda de animales habitual.

Algo que tampoco debe olvidar es comentarle al veterinario que va a hacer el viaje y que medicamentos le aconseja para administrárselo al perro para mitigar su ansiedad, o, en su caso, qué medicinas son compatibles o incompatibles con el viaje en coche.

La alimentación es un elemento a tener muy en cuenta en el traslado, en el viaje del perro por carretera. Es frecuente que mareen. Pregunte a su veterinario de confianza también que es lo que que puede comer antes del viaje. Las tiendas de animales están surtidas con todo tipo de piensos, de comida, que se puede comprar para adaptarla a las condiciones del viaje.

No está demás que tampoco olvide que las cajas de plástico que se pueden comprar en las tiendas de animales han de ajustarse al tamaño del perro, lo suficiente para que no sufra por las estrecheces, pero ni tan grandes que el animal vaya totalmente suelto en su interior.

Si el perro es pequeño, piense que en las tiendas de animales también puede comprar también unas bonitas bolsas de viaje con respiraderos laterales y cierres adecuados para el traslado de perros de pequeño tamaño.

En las tiendas de animales, igualmente puede comprar unos simpáticos juguetes para perros que puede utilizar para mantener entretenido al animal, para que juegue o para que se distraiga mientras sufre el tedioso desplazamiento por carretera.

Por último, si hablamos de los viajes por mar, en barco, deberemos hacer referencia al mareo, por supuesto, inconveniente que también comparten algunos perros también con algunas personas.

El veterinario igualmente en esta ocasión será quien mejor nos puede indicar que medicamento debe tomar el perro y en que proporción para reducir o anular el efecto del mareo en un viaje por mar.

En los barcos, suele estar habilitada una zona para las jaulas de los perros, especialmente en las cubiertas altas con un espacio para que hagan ejercicio y al aire libre. Como en el caso de los aviones, consulte con la naviera si es posible que el animal pueda permanecer con usted debido a su pequeño tamaño.

El dulce encanto de viajar con nuestro perro, por tierra, mar y aire.