Archive for 29 noviembre 2010

La alimentación humana de los gatos sólo satisface los gustos de sus cuidadores

Cada país tiene sus propios gustos culinarios, que curiosamente están relacionados con la alimentación que se emplea para dar de comer incorrectamente a los animales domésticos. En Japón, por ejemplo, el pescado ocupa un lugar destacado en la alimentación de las personas y esta preferencia se traslada a la comida que se sirve a los gatos japoneses que, con mucha frecuencia, también se alimentan de almejas y hasta de calamares.

Visite nuestro patrocinador: Productos sanos para gatos

Solemos aplicar nuestras costumbres de alimentación a la comida de nuestra mascota. ¡Pobrecillos!

Aunque la creencia popular asegura que los gatos adoran por instinto la comida a base de pescado, sin embargo, la realidad contradice muchas veces esta idea prefijada, los peces no están en el primer lugar de los alimentos preferidos por los gatos. Los gatos son animales muy exquisitos que necesitan de mucha limpieza donde hacen sus comidas y también bastante variedad en su alimentación. Y la que más se ajusta a este ideal es la preparada, su pienso o sus latas de comida para gatos que se pueden comprar el cualquier tienda de animales.

Si los gatos pueden elegir, no preferirán comer directamente pescado. Por ejemplo, los gatos japoneses lo comen porque están educados para comer peces, porque muchos de ellos no conocen otra forma de alimentación que la de sus cuidadores. En Japón, siempre pescado. De la misma manera, que los gatos experimentales de laboratorio desarrollan un gusto especial por la comida a base de patatas con un ligero sabor a queso, porque son alimentados exclusivamente de esa manera.

En algunos países europeos, a los gatos se les da a probar una comida basada en la carne de conejo o de pato, según esos mismos gustos humanos nacionales. En Méjico, los gatos tienen una alimentación como la de las personas a base de picantes.

En España, es costumbre dar sabor a la carne con pimiento picado, muy propio de la dieta mediterránea. En Estados Unidos, los gatos comen carne de hamburguesa, en un país en el que hay toda una cultura de la carne, pero en el que la de cordero no figura en ninguna de las recetas de comida para gatos.

La mejor comida para gatos es la adaptada a sus gustos. La que ha sido testada y estudiada en los centros y laboratorios de nutrición de las marcas de comida para gatos y que podemos comprar en cualquier tienda de animales. Se trata de una comida seca o húmeda, muy bien balanceada, que busca adaptarse a las necesidades de nutrición de estos animales.

La alimentación humana, la alimentación propia de la cultura de cada uno de los países, satisface los gustos de sus ciudadanos. Un gusto desarrollado sobre la base de la disponibilidad de alimentos y de formas de preparación históricas, pero que no tienen que ver en absoluto con las necesidades animales, como nos podrán recordar cualquiera de las personas que están al frente de las tiendas de animales especializadas en comida para gatos.

Desde luego, un gato no es una persona y no come como un ser humano. Sus variables nutricionales se mueven en otros parámetros. La digestiblidad de su comida, la proporción de vitaminas y minerales, la manera en que mastican los alimentos o la manera en la que asimilan los nutrientes es diferente, importante, si no lo más importante. Los gatos son carnívoros, y como tal, deben comer carne a diario.

Un gato de dos a cuatro meses de edad, precisa comida en lata para gatitos, entre 300 y 500 gramos y en tres o cuatro comidas diarias. Un gato pequeño de cinco a seis meses, entre 500 y los 800 gramos, en cuatro comidas al día. Un gato de entre seis y doce meses, en cambio, no se alimentará más que una o dos veces al día, entre 700 y 800 gramos de carne enlatada.

Los gatos adultos, de más de un año, entran en una etapa diferente de su alimentación. Su comida se vuelve más variada con la alimentación de comida semiseca, entre 60 y 120 gramos en una o dos comidas diarias, y una alimentación de comida seca mezclada con la que se le proporciona en lata, siempre una o dos veces por semana.

La alimentación de una gata embarazada en lata tendrá que ser aproximadamente un tercio de lo que normalmente se le daría para su edad, éso sí, dos o cuatro veces al día. La comida en lata, durante el periodo de lactancia de una gata, es de tres veces la cantidad de comida habitual, también con una frecuencia de dos a cuatro veces al día. Los gatos viejos, comida en lata, una o dos veces al día en raciones menores si el animal tiene un comportamiento inactivo.

Los alimentos y condimentos nacionales están muy bien para las personas forman parte de su cultura, pero nada tienen que ver con la alimentación de los gatos, que tienen unas necesidades y unos gustos totalmente diferentes a los de los seres humanos.

Que coman pescado o carne con picante o con cualquier aditivo que haga las delicias de las personas, no significa que sean totalmente de su agrado. Lo comen, porque no han conocido otra forma de alimentación y porque no tienen a sus disposición ninguna otra. Los gatos son gatos y comen como gatos.

Anuncios

La alimentación vegetal en los perros

Existe desde hace años una controversia alrededor de las dietas alternativas de los perros. La controversia gira en torno a la defensa que algunos amantes de los perros que son vegetarianos hacen de una alimentación para sus mascotas en la misma línea. Dieta vegetal natural para los perros, como forma de garantizar una comida sana, la misma que se procuran en su vida diaria los dueños de las mascotas.

¿Su perro quiere probar un pienso nuevo? Visite nuestra tienda de piensos para perros

La alimentación en perros, ya sea vegeteranista o no, debería consultarse con el veterinario

Los vegetarianistas hablan de estudios que demuestran que una dieta de carne en exclusiva para los perros, sin que exista un añadido de vitaminas y minerales adecuados, produce huesos no consistentes y carencias nutricionales que dejan a lo perros en un estado de salud tan mermado que puede, en casos extremos, provocar la muerte del animal o desencadenar afectaciones que desemboquen en enfermedades que acaben también con ellos.

Los vegetarianos que defienden la dieta sin carne de sus perros creen que, por ejemplo, las dietas de sólo carne son deficitarias en calcio, además de yodo, pero también de vitamina B1 y A, y, muy particularmente, presentan una mala relación entre fósforo y los aportes de calcio al organismo del perro. Algo que los cuidadores de los perros reequilibran en las comidas de sus animales con los suplementos que están disponibles en el mercado y que se pueden comprar en las tiendas de animales.

En defensa de la dieta natural, los vegetarianistas defienden que los perros en un entorno salvaje, no solamente roen los huesos de los animales que devoran, sino que también ingieren los intestinos que les aportan las grasas vegetales que también necesita su organismo.

La filosofía del vegetarianismo sigue una lógica aplicada a la alimentación de los perros que identifica también como erróneo, desde el punto de vista ético, que se sacrifiquen animales para dar de comer a otros animales, en este caso, los perros, y que se destinen importantes recursos para la nutrición que podrían llevar a alimentar de manera más eficiente a las personas que más lo necesitan, para las que una dieta equilibrada es motivo de salud en las áreas del mundo donde la alimentación es particularmente deficiente. 

Un dato a tener en cuenta en la alimentación de los perros con vegetales es que sus conductos digestivos son proporcionalmente más reducidos que los de los seres humanos. Éso significa que un exceso de fibra en la comida puede resultarles incómodo a los perros, por otro lado, cualquier intento de cocinar las verduras para reducir ese riesgo les supone también la eliminación de una parte de las vitaminas necesarias para su alimentación. Se rompe las fibras, se hace más digestiva su ingestión, pero desaparecen las vitaminas esenciales para la alimentación del perro. Por esa razón es importante acompañar las comidas de los perros con suplementos vitamínicos que les ayuden a mantener el equilibrio de la dieta si encontramos que se produce una desproporción en ella. Esos suplementos vitamínicos los podemos comprar en las tiendas de animales.

Las características de las heces de los perros, si tienen diarrea o no, por ejemplo, nos dará la medida del efecto de la alimentación vegetal que se haya considerado para el animal. Hay que recordar también que cualquier exceso de picante es perjudicial, como lo es la administración de comidas fuertes, como también lo es la alimentación presentada o muy fría o muy caliente. Un dato, el consumo elevado de patata da lugar a una ingesta de azúcares en su comida que, no solamente puede ser perjudicial por la creación de grasas y sobrepeso en el perro, sino que puede generar caries en su dentición y, a la larga, la pérdida de algunas de sus piezas.

Los perros necesitan también de alimentos duros para ejercitar la masticación y una dieta blanda, en principio como las que se apuntan los vegetarianistas tiene ese problema de base. Las tiendas de animales tienen a disposición de los criadores unas galletas que se pueden comprar en diferentes formatos de paquetización, ideales para todos los tamaños y razas de perros, que éstos saborean y que son un aliado útil para ayudar a fortalecer las encías de las mascotas. 

Pero ¿dónde encontrar los nutrientes básicos de una dieta equilibrada para perros alimentados al estilo vegetariano? Los vegetarianos apuntan fuentes sencillas. Las proteínas en las legumbres, en los cereales integrales y en los frutos secos, además de en el queso, los huevos y la harina de soja. Algunas de estas proteínas ya viene contenida en los conocidos caprichos y golosinas para perros que los amantes de estas mascotas también pueden comprar en las tiendas de animales.

Las grasas y aceites insaturados en los aceites y semillas de girasol, linaza o soja; los saturados en las mantequillas, los huevos, las aceitunas y en el aceite de oliva, por supuesto. Los hidratos de carbono en las castañas, también en las legumbres, en las frutas desecadas o en el azúcar, y las fibras en los cereales y en las legumbres. Con lo que respecta a las vitaminas y lo minerales, en principio, todos los alimentos, en su dosificación adecuada, deben contener las, y, en su caso, incorporarlas con los suplementos que también se pueden comprar en las tiendas de animales.

Sea como fuere, cualquier acción o intervención sobre la dieta de nuestro perro ha de sopesarse con quien realmente tiene un conocimiento sobre las variables nutricionales de estas mascotas, el veterinario. El mejor aliado en la salud y en el bienestar de nuestro perro.

El kit completo del gato, en las tiendas de animales

El gato es una de las mascotas que más atenciones y mimos necesita de entre todas las que podemos albergar en nuestros hogares. Y en ese repertorio de cuidados y mimos, juega un papel importante cada uno de los elementos que forma el equipamiento de sus comodidades, lo que podríamos llamar el ajuar del gato. Su cama, la bandeja de arena, el rascador de uñas, la caja de transporte para los viajes y los juguetes para que se mantenga activo. Cada uno de esos elementos ayudan al animal a estar limpio, a crecer saludable y, sobre todo, a marcar pautas de comportamiento que nos permitan compartir nuestro espacio con el gato y conseguir una higiene en su entorno que no perturbe nuestro orden y la limpieza doméstica.

Con los accesorios y el cuidado adecuado, el gato se sentirá como un gran león 🙂

Si hablamos de camas y cobijos para gatos tenemos toda una colección de formas y materiales para los mismos usos y funciones, como nos demuestran las estanterías de las tiendas de animales donde podremos comprar estos productos para mascotas tan específicos. Es cierto que podemos ponerle al gato una cesta de mimbre acolchada cualquiera, una manta usada sobre el suelo para preservar al gato del frío o buscar una caja que pueda hacer la misma función, pero también es verdad que si lo que buscamos es que se pueda limpiar fácilmente, que los materiales de su cama sean resistentes y que su cobijo sea funcional, habremos de recurrir a una tienda de animales y elegir entre los productos de mascotas que están estudiados para los gatos.

Hay que tener en cuenta, además, un dato, los gatos no tienen un solo lugar en el que se cobijan. Varían de espacio para descansar según sus necesidades. Es razonable instalar su cama en un lugar tranquilo, y en invierno, en las cercanías de una fuente de calor que lo mantenga a resguardo del frío y de las inclemencias del tiempo. Si podemos elegir, hagamos que el gato pueda quedarse con su cama particular en el cuarto de la plancha, en la solana, en un balcón cerrado o en un despacho abrigado, nunca donde descansan los niños e en nuestro dormitorio. Si restringimos su acceso a determinadas habitaciones, también lo estaremos educando. Por nuestro descanso y el de la familia, que es muy importante.

Un complemento de la cama y el cobijo del gato es su bandeja, una cubeta con arena donde el animal deposita sus excrementos de forma regular. Se trata de un elemento específico de su ajuar que debemos comprar en una tienda de animales donde tenemos a nuestra disposición toda una variedad de productos para mascotas afines. Lo que debemos comprar en la tienda de animales es una cubeta de bordes altos que impida que el gato, que ha de entrar dentro para orinar o defecar, pueda arrastrar parte de las materias orgánicas fuera de la bandeja.

La bandeja habrá de instalarse en lugares tranquilos donde no haya trasiego de personas y, por supuesto, con aireación, porque lo que se va a depositar en su interior no dejan de ser materias en descomposición y un riesgo potencial de infecciones para el propio animal, si no se sabe manejar con cuidado ese cúmulo de desperdicios. Los gatos son animales de costumbres y no tienen porqué tener ninguna dificultad por asimilar su cubeta con arena, donde hará con regularidad sus necesidades de la forma más higiénica, porque el gato es exquisito hasta en sus costumbres excretoras. 

Los rascadores son otros de los productos para mascotas que podemos comprar en cualquiera de las tiendas de animales que sean de nuestra confianza. Los hay de muchas formas y apariencias posibles, pero todos tienen que cumplir la misma función. El objeto del rascador es mantener limpias y afiladas las uñas del gato y ayudarle a marcar su territorio. En nuestra casa, los muebles se pueden convertir en el objetivo de un instinto que en la naturaleza les lleva a rascar troncos de árboles y vallas de madera. El rascador es la solución para evitar que los dañen y para educarlos en la convivencia con humanos. En una tienda de animales tendremos a nuestra disposición rascadores de pared, rascadores en forma de tubo, otros con diferentes niveles. 

Los últimos elementos del equipamiento del gato son las bolsas de transporte y de viaje y sus inseparables juguetes. Las bolsas de transporte pueden ser cajas de plástico cerradas como las que podemos ver y comprar en las tiendas de animales, rígidas; pero también las hay en forma de bolsos flexibles bien decorados con sus respiraderos para que al gato no le falte el aire y con alguna ventana de plástico para que no pierda visión de su entorno en los traslados y tenga iluminación en el interior. Hay que tener en cuenta que los sistemas de transporte de gatos han de estar homologados para que los acepten, por ejemplo, las compañías aéreas. Todos esos datos nos los proporcionarán los responsables de las tiendas de animales donde se venden estos productos para mascotas. Tienen experiencia.

Por último, los juguetes de los gatos. Por juguetes, se entiende todos aquellos elementos o artilugios, más o menos elaborados o sofisticados, que utilizan los gatos para jugar. Los gatos son cazadores natos y sus juegos lo son de persecución y emboscada. Los juguetes ruedan, tienen colores, hacen ruidos, les sorprenden y hasta vibran de forma autónoma. El juego les ayuda, sobre todo a las crías, a desarrollar sus instintos, porque, a pesar de sus apariencias, el gato es una animal con instinto natural que acepta compartir su espacio con nosotros. Por su naturaleza.