Los juguetes y la actividad física de los gatos

Los gatos son animales muy independientes, muy diferentes de los perros, desde luego. Con necesidades físicas y motivacionales muy particulares, cuando no, peculiares.

Los gatos suelen hacer sus necesidades en lugares concretos y pequeños, pasar horas dormitando en un cubil y entregarse a medidos paseos por su exiguo territorio. Sin embargo, estas ocupaciones y movimientos instintivos no implican que sus dueños queden libres de dedicarles tiempo y espacio para otras actividades físicas.

Dos gatos jugando

Dos gatos jugando

La falta de actividad física de algunos gatos, el hecho de que se pasen horas y horas tumbados, e inmóviles, ajenos a su entorno, es algo que puede desencadenar problemas de salud a la larga. Por ello, resulta conveniente el estímulo de unos animales, cuya conducta sana y natural nunca es ajena a la movilidad. Si queremos que nuestro gato crezca y viva con naturalidad en el espacio limitado de una casa familiar, deberemos proporcionarle estímulos en forma de juguetes, que despierten su movilidad, su ánimo, la curiosidad, la capacidad de atención y su verdadero instinto de caza, además de ayudarle a quemar calorías, por supuesto.

Algunos de los objetos que podemos comprar en las tiendas especializadas de animales son los rascadores y los muñecos acolchados, en forma de llamativos y divertidos peluches. Los rascadores de uñas, dónde los gatos afilan y asean sus zarpas, han pasado a convertirse en unos años en auténticos parques de juegos. Estos centros de ocio felino llevan incorporados estructuras rugosas, como cuerdas y telas de diferentes texturas, que incitan al animal a rascarse y a impregnar con sus olores unos espacios de dominio que le son suyos. En algunos diseños le dan también la oportunidad de jugar a atrapar objetos móviles que cuelgan suspendidos.

Los diseños de estos espacios de juegos llevan incorporados, en ocasiones, estructuras que les sirven de cubil en la que el gato puede dormir o dormitar su descanso. Los peluches son juguetes dinámicos, como las bolas de colores o los sonajeros correpasillos que vemos en las tiendas de animales, que obligan al gato a saltar, pero también a corretear impulsado por la fuerza de su propio juego.

Los peluches son los juguetes más económicos y sencillos que podemos comprar en las tiendas especializadas de animales y los que arrastran un mayor número de incondicionales, sobre todo niños pequeños, para los que el peluche del gato se convierte de forma natural en un juguete compartido con el animal.

Muchos peluches tienen forma de ratón, casi todos son variantes de ese diseño, aunque cada vez son más frecuentes los que incorporan sonidos que sorprenden al gato y que lo hacen estar alerta. Un añadido que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un accesorio divertido en la tienda de animales. Otra propuesta más casera puede ser impregnar el peluche con un producto que podemos adquirir en tiendas de gatos, el Catnip líquido, una hierba natural que despierta su curiosidad más instintiva

Juguetes para gatos como los peluches deben cumplir unas mínimas normas de seguridad que deberemos tener en cuenta a la hora de comprar el producto en la tienda especializada para gatos. El juguete no debe deshacerse con facilidad, el gato no debe tampoco acceder al relleno del peluche, aún jugando mucho con el objeto y con cierta violencia; y tampoco debe partirse, desprenderse o desmembrarse ninguna de sus partes de forma que permita que cualquiera de ellas pueda ser ingerida por el animal con el riesgo de atragantarse.

Los últimos modelos de juguetes que podemos comentar de exclusividad para gatos, que pueden también hacer las delicias de sus mejores amigos, son las cañas y los objetos de ingenio. Con las cañas, nos introducimos y participamos en los juegos del gato. Se trata de objetos alargados, palitos, al extremo de los cuáles se colocan plumas de colores que se convierten en presas a atrapar imaginarias si sabemos moverlas con habilidad ante la vista del animal.

Los juguetes de ingenio son más complejos. Son artilugios como los del tipo ‘Atrapa la bola’ o del modelo ‘Coge el queso’ que ubican una pieza pequeña y móvil en el interior, que el propio gato debe empujar para que se mueva dando vueltas, y de ese modo, tenga que volver a atraparla de nuevo. Un juguete para disfrutarlo en la compañía de niños o de adultos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: