Los efectos secundarios menos deseables de los medicamentos para perros

Los medicamentos para perros tienen, por lo general, efectos secundarios que tienen el potencial de ser dañinos para tu mascota. Por tanto, como sucede en el caso de los humanos, es importante saber qué consecuencias puede tener la administración de ciertos preparados que se emplean para resolver las dolencias y afecciones de nuestros animales de compañía.

Patrocina MascotaSana: Productos naturales para perros

La medicación y los perros.

La medicación y los perros.

Queremos compartir contigo, algunos de esos efectos no deseados para que estés alerta. Nos vamos a referir a los que desencadenan problemas gastrointestinales, hepáticos y para el corazón:

Efectos secundarios gastrointestinales. A largo plazo, medicamentos como el paracetamol, el ibuprofeno o las, aparentemente inocuas, aspirinas, pueden causar úlceras en el tracto gastrointestinal. Los medicamentos de esta familia se recetan a los perros para mitigarles el dolor, pero si tu mascota vomita, tiene náuseas, diarrea o sus heces son oscuras, tienes que saber que la administración de estas preparaciones ha de ser suspendida inmediatamente. Las sobredosis de estos fármacos tienen el mismo efecto. La ingesta prolongada de antibióticos puede causar efectos secundarios gastrointestinales con consecuencias fatales para las mascotas. La penicilina es uno de los que hay que saber administrar. La eritromicina, la clindamicina, la rifampicina y la enrofloxacina pueden producir vómitos y diarrea, y, lo mismo, una afección más o menos seria del tracto gastrointestinal. Antipulgas Algunos medicamentos antipulgas que se recetan para los perros irritan el sistema digestivo cuando son ingeridos de manera fortuita y la reacción puede desencadenar un babeo pertinaz o una irritación de la piel sin motivo aparente. Las medicinas descritas no deben administrarse a perros con enfermedades renales y éso incluye a la, como decimos, aparentemente inocua aspirina. Las sobredosis de aspirinas provocan convulsiones e incluso la muerte por intoxicación de salicilato.

Uno de los efectos secundarios más nocivos de los aminoglucósidos y de las sulfamidas es el daño renal. Las inyecciones de neomicina y de gentamicina también pueden dañar los riñones de la mascota.

Efectos secundarios dañinos en el hígado. Hay datos sobre perros afectados de necrosis hepática aguda fulminante debido a sobredosis de mebendazol. Los signos clínicos detectados en este caso son depresión, anorexia y diarrea hemorrágica. El uso prolongado de sulfamidas puede dañar al hígado igualmente.

Efectos secundarios en el corazón. Los medicamentos señalados, los recordamos, ibuprofeno, aspirina y el paracetamol, alivian los dolores de la artritis en las articulaciones de los perros mediante la supresión de la producción de prostaglandinas. Sin embargo, el empleo continuado de dosis de estos medicamentos puede conducir a la intoxicación de los perros y producir insuficiencia cardíaca-

La sobredosis de dexametasona y de prednisolona causan hiperadrenocorticismo (enfermedad de Cushing) en los perros. Estos fármacos inhiben el sistema inmunitario y se utilizan para tratar enfermedades relacionadas con inmunodeficiencias. Los signos clínicos que remiten a afecciones derivadas de una sobredosis con estos compuestos son el aumento del apetito y de la ingesta de agua, la pérdida excesiva de pelaje, el adelgazamiento de la piel y la hinchazón del abdomen del perro.

Algunos medicamentos afines a los de la familia de los comentados afectan al mismo tiempo al estómago, a los riñones y al hígado. Por esa razón, la administración simultánea de diferentes tipos de medicamentos debe realizarse bajo el asesoramiento de veterinarios cualificados. Y ésto es así, porque la ingesta prolongada de un cóctel de fármacos combinados puede dejar secuelas en la mascota u ocasionar la muerte del animal.

En la actualidad hay toda una serie de fórmulas farmacológicas desarrolladas sobre la base de las propiedades naturales de algunas hierbas medicinales que no tienen efectos secundarios y que pueden ser una alternativa válida para recetar en casos especiales y para reponer la salud de los perros.

¿Te han servido estas recomendaciones?

Gatos: Qué hacer cuando hay una hemorragia

La aparición de sangre en la nariz de los gatos puede ser un síntoma de un golpe o un claro indicio de una enfermedad inadvertida. Si descubres éso, sangre en la zona del hocico de tu gato, no te alarmes, mantén la calma. Intenta controlar la hemorragia y acude lo más rápidamente a tu veterinario de confianza.

Me pica el hocico

Me pica el hocico

Debes mantener la calma porque los gatos son muy sensibles a los estados emocionales, si te ve desencajado, gesticulando y elevando el tono de voz, o peor aún, gritando, la mascota también se pondrá nerviosa. Y éso, como te puedes imaginar, no es nada bueno.

Piensa que el nerviosismo en el animal hará que su presión arterial se dispare y que pierda más sangre. En esa situación, si está a tu alcance, intenta sedar a tu gato con lo que tengas en casa, pero, cuidado, siempre que sea un calmante suave.

El siguiente paso es limpiar la sangre con agua y con toallas de papel sin usar y aplicar presión en la zona desde la que sangra el gato. Esta operación tiene que ser lo primero de todo, incluso antes de averiguar el motivo de la herida.

A continuación aplica desinfectante sobre los cortes o en la zona de arañazos visibles con el fin de prevenir una posible infección. Si logras contener la hemorragia, perfecto. Si es así, intenta averiguar si la aparición de sangre viene acompañada de otros síntomas. Estos detalles serán importantes a la hora de que el veterinario evalúe el caso.

Antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios libres de esteroides no suelen prescribirse para los gatos, pero aquellos animales, que por el motivo que sea se les haya dado a tomar, tendrán problemas para que su sangre se coagule normalmente en un caso de hemorragia. Es importante que ofrezcas información sobre la medicación que toma habitualmente tu mascota. Tenlo en cuenta.

En muchas ocasiones, las hemorragias por la nariz de los gatos son síntomas igualmente inequívocos de que ha ingerido algún tipo de veneno. Por ejemplo, si ha tomado comida junto a ratas muertas que hayan sido envenenadas. Algunos venenos para ratas incluyen compuestos químicos que también inhiben la coagulación natural de la sangre. Lo mismo, si sospechas que tu gato ha entrado en contacto con veneno para ratas, adviérteselo al veterinario.

Los gatos más propensos a hemorragias en la nariz o en el hocico son los que frecuentan la calle o lugares abiertos. Sitios donde acostumbran a pelear con otros animales y, en consecuencia, reciben golpes y arañazos. Recuerda que los gatos son animales muy territoriales. Si ése es el caso, desinfecta la zona afectada por los arañazos lo más rápidamente posible. Y evalúa si el animal tiene un comportamiento posterior que te pueda resultar sospechoso. Podemos estar también ante lesiones internas.

Si tu mascota se ha arañado en la nariz, se ha hecho una herida y vuelve a sangrar cada vez que se toca en la zona afectada, hazlo saber al especialista. Lo más probable es que te pida colaborar con alguna estrategia que cuide y aisle la zona para evitar males mayores.

Motivos para ocasionar hemorragias en las cavidades nasales pueden ser también obstrucciones recurrentes que el veterinario, con otoscopio, podrá detectar y extraer. Ya sabes que los gatos suelen meter las narices donde no les llaman. Es parte de su naturaleza, y de su encanto.

Los tumores nasales son propios de gatos viejos. Se pueden detectar a simple vista porque generan asimetrías e hinchazones en las caras de las mascotas.

Como siempre aconsejamos, observar con detenimiento el comportamiento y los rasgos físicos de tu mascota porque es parte de su salud, de sus cuidados y de tu responsabilidad.

Gatos olímpicos, mascotas ejércitándose para dar la nota felina

La agilidad física de los gatos es algo que llama poderosamente la atención de estos animales. Son, no es ningún secreto, de movimientos rápidos y ágiles y de andares gráciles. Cuando se mueven, como sucede con todos los felinos, parece que lo hacen con clase. Pero la cosa podría haber quedado ahí, porque hay quienes han encontrado una forma de destacar esas cualidades.

Patrocina Mascotasana: Productos naturales para gatos sanos

Un gatito deportista.

Un gatito deportista.

Hay competiciones para gatos que aprovechan esas habilidades dinámicas para crear concursos coreografiados con actuaciones complejas y exigentes ejercicios que las mascotas deben entrenar, memorizar y ejecutar. Pero ¿se puede enseñar de verdad a los gatos a completar programas de competición y a entrenarse para ellos como si fueran perros?.

La respuesta es sí, exactamente igual que se les pide a los perros. O casi, casi. Los jueces de estas pruebas aprecian cualidades básicas en el dinamismo y en la pericia de los gatos como la agilidad, la coordinación de movimientos, la velocidad, la condición física general, la inteligencia y la obediencia a las indicaciones de sus cuidadores.

Estos eventos olímpicos sólo para gatos representan algo nuevo, la The Cat Fancier’s Association los organiza a nivel mundial desde el año 2004. Hasta ahora sólo estábamos acostumbrados a ver ‘concursos de belleza’ para gatos en los que se apreciaban pelajes y pedrigrís. Pero ésto es otra cosa.

Saltos

Los gatos son mascotas muy inteligentes que pueden ser entrenados para saltar de seis a 14 obstáculos. Para empezar, con una pluma, con algo que aprecien como un juguete o algo divertido, colocado delante de su hocico para captar la atención, pueden ser guiados para trazar los recorridos de un circuito. Sin embargo, a diferencia de los perros no obedecen órdenes directas. Los ejercicios no se pueden dirigir con frases de mando. Éso no funciona en los gatos, en absoluto.

Los gatos son diferentes, su manera de entrenarse es con la ayuda de la constancia, con su colaboración (sin éso no hay ejercicios) y su recompensa es el mimo y las mejores atenciones de sus cuidadores.

Pero hay más limitaciones, o más bien excepciones, no todos los gatos se conducen igual en este tipo de tareas. Los gatos machos se distraen más fácilmente que las gatas, los gatos persas, por su parte, no están por la labor de dar más de dos vueltas a los circuitos.

Todo entrenamiento de un gato para coordinar este tipo de ejercicios tiene como base la unión con sus cuidadores. El entrenamiento ha de ser continuado y en principio se utiliza la pluma para guiar al animal, pero cuando ya ha aprendido los ejercicios, la pluma se les quita y es entonces cuando los gatos toman el protagonismo de sus ejercicios.

A la pregunta de si es posible entrenar a los gatos para estas exhibiciones en casa, la respuesta también es afirmativa. Con constancia, con paciencia, con afecto y con respeto se puede conseguir la cooperación de la mascota.

Se pueden utilizar los muebles de casa como obstáculos que superar o bien se pueden comprar algunos objetos pensados como juguetes para gatos en una tienda de mascotas. A partir de ahí, todo es progresar y complicar el plan de ejecución de los ejercicios.

Aunque hayamos hablado de la poca predisposición de los gatos persas para completar ejercicios largos, lo cierto es que, también a diferencia de los perros, casi cualquier raza es compatible con una competición de un programa de ejercicios de la The Cat Fancier’s Association. Es más, el ejercicio continuado puede mantener la salud de la mascota como tiene que ser en estos animales, sobre la base de la motivación y el dinamismo.

Todo lo que hay tras los estornudos de los perros

Los estornudos de los perros son actos involuntarios, sí, pero pueden ser indicativos también de una irritación en las vías respiratorias o, peor, síntoma de una infección más grave.

Perro estornudando

Perro estornudando

Pero no hay que alarmarse, la mayor parte de las veces, los estornudos no tienen ningún tipo de consecuencias. Sin embargo, hay que vigilar a la mascota si, con los estornudos se delata la presencia de sangre. En ese caso, es imprescindible acudir a la consulta de un veterinario para que vea al animal.

Alergias

Las alergias o las irritaciones suelen hacer estornudar a los perros. El desencadenante puede ser casi cualquier cosa. Polen, polvo, un aroma en el ambiente, moho, productos químicos o, incluso, el humo de cigarrillos.

Los estornudos causados por las alergias desencadenan largos episodios de estornudos encadenados. En los casos de perros alérgicos, se suele aplicar dosis histamínicas para aliviar los episodios menos agradables para el animal. En casos más serios, con síntomas de alergia más persistentes, se suelen recetar esteroides en inyecciones que han de ser administrados por veterinarios.

Enfermedades respiratorias

Las enfermedades respiratorias pueden provocar estornudos en los perros. Los causan bacterias y virus dañinos. Los cachorros suelen estar particularmente expuestos a resfriados, a gripes y a infecciones de los senos paranasales.

Las enfermedades respiratorias más frecuentes en los perros son la parainfluenza canina o la que desencadena el adenovirus, cuyos primeros síntomas son precisamente los estornudos. Estos estornudos suelen estar acompañados por moco, congestión nasal y ocular, apreciándose también ojos hinchados, ganglios linfáticos, fiebre elevada, en ocasiones tos, jadeos y falta de energía.

Objetos extraños

Los perros, como ya sabes son animales curiosos. Esa curiosidad les lleva a ingerir o inhalar objetos pequeños por accidente. Estos objetos pueden irritar la nariz y las vías respiratorias que obligan al animal a estornudar con frecuencia. En ocasiones, se puede extraer el objeto si es visible y accesible, en el caso de que no lo sea, la recomendación es también la de acudir a un veterinario para que extraiga el cuerpo con instrumental adecuado.

Pero si el perro estornuda sangre, puede significar que el objeto atrancado en la vía respiratoria está hiriendo la cavidad en la que se encuentra. En fases avanzadas, estos síntomas pueden complicarse con hinchazones en el hocico o en la cara del animal. Y, algo peor, dificultar su respiración. En los casos más peligrosos, se pueden llegar a bloquear los conductos respiratorios y ocasionar la muerte de la mascota.

Caries dental

La caries dental en los perros también puede tener efectos secundarios. Pueden generar pus que se acumula si no hay tratamiento. Las bacterias pueden llegar a entrar en el flujo sanguíneo y afectar a los órganos de los perros. Y sí, las infecciones dentales en los perros pueden desencadenar estornudos.

Si detectas mal aliento en el hocico del animal o encías hinchadas, consulta a tu veterinario de confianza. Las infecciones dentales son más frecuentes en perros de más de tres años de edad y, como también te puedes imaginar, pueden ser prevenidas con cepillados diarios y con el recurso de golosinas y de juguetes para perros como los que se suelen comprar en las tiendas de animales.

Tumores

Los tumores del tracto respiratorio, lo mismo, pueden causar estornudos. Los estornudos bajo el efecto de los tumores pueden estar acompañados de sangre. Para comprobar si hay rastro de tumores, el veterinario pedirá la realización de radiografías y posiblemente también de biopsias con las que determinar si se está ante un tumor benigno o maligno.

Por último, recordar también que los estornudos pueden ser frecuentes en ciertas razas de perros, sobre todo los de nariz chata. En cualquier caso, si los estornudos son frecuentes e, igual, si detectas la presencia de sangre, acude al veterinario.

Te contamos cómo recuperar a un gato al que se le hayan quitado las uñas

El proceso que sigue a quitarle las uñas a los gatos resulta muy traumatizante. Puede dejarlo hipersensible y dolorido. Retirar las uñas a los gatos representa una intervención comparable con la de una cirugía mayor. El procedimiento habitual se ha llegado a comparar con el de la amputación de un hueso. Pero hay maneras de responder a su recuperación. De éso vamos a hablar en estas líneas que siguen.

Patrocina MascotaSana: Piensos para gatos

Gatito con las uñas afiladas

Gatito con las uñas afiladas

Así, ¿qué podemos hacer?, bastante, con acciones como éstas:

Cambiar la arena del gato. De entrada podemos sustituir la arena donde el gato hace sus necesidades por tiras de papel de periódico que estén limpias. El objetivo es impedir que las pequeñas partículas de arena puedan infectar las heridas de las patas del animal.

Confinar a la mascota. También es de utilidad colocar al gato en una superficie cómoda y mullida mientras se recupera de la operación. Aislándolo, pero sin dejar de controlar su estado. Y algo más, puedes colocar su recipiente de arena, que ahora contiene las tiras de periódico señaladas, cerca del lugar donde descansa, y lo mismo con sus recipientes de la comida y del agua. La idea es que el animal no tenga que moverse demasiado para evitar que apoye las patas sobre el suelo al menos en los primeros momentos de su convalecencia.

Administrar la medicación contra el dolor de manera regular. Los veterinarios recetan medicamentos contra los dolores ocasionados por la operación que pueden durar días o semanas. A veces es difícil saber si tu gato operado, en un momento dado, siente dolor o no, por lo que mantenerlo medicado es muy importante. Si está dolido puede llegar incluso a dejar de comer, lo cual lo debilitará.

Cambio de vendajes con regularidad. Las infecciones son muy comunes como hemos señalado en el postoperatorio que sigue a la eliminación de las uñas de los gatos. Cambiar los vendajes y mantener la zona de las uñas bien limpia es muy importante. Por su puesto, que hay que tener mucho cuidado en no pisar al gato, como lo es mantener alejada a la mascota de otros gatos que pueden tratar de lamer la herida e infectarla.

Atención con las hemorragias. Aunque el gato puede sangrar de manera habitual por sus heridas, el sangrado excesivo debe alertar. Los gatos pueden intentar quitarse las costras de sangre seca y provocar hemorragias que pueden pasar inadvertidas hasta que es demasiado tarde. Si ésto sucede, utiliza una toalla de papel, aplícala sobre la herida y presiona para detener la hemorragia. Si la hemorragia no se detiene, dirígete a la consulta del veterinario lo más rápidamente posible.

Vigila el volumen de las extremidades de tu gato. Si ves que las patas están hinchadas, asegúrate de que es porque tu gato ha intentado caminar y no por una infección. Si ves que la hinchazón va a más y no es porque el animal intente moverse apoyándose en sus patas, acude igualmente al veterinario para que valore la situación.

Vigila su apetito y su comportamiento. Si ves que el gato deja de comer o que se deja llevar por un letargo, que no es propio de su temperamento, ponte en contacto con el especialista, podemos estar también ante signos de infección.

Problemas psicológicos. Tras la retirada de las garras, los gatos pueden desarrollar disfuncionalidades psicológicas. Arañar es un instinto básico de los gatos y no poder hacerlo porque ya no tiene uñas puede dejarles secuelas. Secuelas que se manifiestan mediante conductas agresivas como la de morder y de otras más difíciles de relacionar como la de defecar fuera de su recipiente de arena.

Hay que recordar que las uñas las usan los gatos para marcar su territorio y para protegerse de las amenazas de su entorno. Los gatos son cazadores por naturaleza. La ausencia de uñas puede hacer que el gato deje de rascarse o también que no lo haga de manera efectiva.

¿Aceptas el reto de proteger a tu gato recién operado?. Bueno, ya sabes cómo.

3 problemas urinarios muy comunes en los perros

Los problemas urinarios son muy habituales en los perros. La mayoría resultan fáciles de tratar si se obtiene un diagnóstico correcto. Conocer cómo suceden y evolucionan las infecciones urinarias en tu mascota, te dará ventaja a la hora de mantener sus condiciones de salud y su bienestar.

Si tu mascota sufre de incontinencia, investiga la causa

Si tu mascota sufre de incontinencia, investiga la causa

Vamos a repasar tres de los problemas urinarios más habituales con los que te podrás encontrar a lo largo de la vida de tu perro, que, como verás, no se diferencian en nada de las que padecemos los humanos: infecciones del tracto urinario, incontinencia y piedras en la vejiga urinaria.

Infecciones del tracto urinario

Son trastornos igualmente comunes, pero, estadísticamente hablando, son las perras las que más lo padecen. Se producen como consecuencia del desarrollo de diferentes tipos de bacterias que son las que , en último término, desencadenan las infecciones.

Los perros con infecciones en el tracto urinario orinarán con más frecuencia y lo harán con dolor, aunque esto último puede ser difícil de advertir. Los criadores de perros que mantienen lazos muy estrechos con sus mascotas lo tienen más fácil para detectar las sutiles alteraciones del comportamiento que implican los dolores de la micción.

Los tratamientos contra las infecciones del tracto urinario implican la administración de antibióticos que han de ser recetados, siempre, por un veterinario. Este tipo de trastornos se puede diagnosticar fácilmente y, si se tratan a tiempo, no suelen generar problemas posteriores.

Otra cosa es que se llegue tarde y que la infección esté muy avanzada. En casos como éstos, se pueden producir infecciones renales y, como consecuencia, enfermedades que afectarán directamente a los riñones y que pueden resultar fatales. El tratamiento para las infecciones del tracto urinario, por lo general, implica el uso de antibióticos.

Incontinencia urinaria en los perros

En los perros se pueden detectar varios tipos de incontinencia urinaria, las hay comunes, de tipo uretrales, de naturaleza hormonal o incluso otras más producidas por estrés. También se suelen detectar tras las esterilizaciones y las castraciones, especialmente en las hembras que ya han tenido cachorros.

Los tratamientos contra la incontinencia de los perros varían dependiendo del motivo que causa el trastorno. Los tratamientos pueden incluir cirugías, pero también solucionarse con la aplicación de una terapia hormonal adecuada. A las perras con incontinencia se les suele administrar hormonas con las que ayudarles a regular el control de la micción.

En otros casos, lo que se sugiere es un cambio en la alimentación que ayude al perro a mejorar el tono muscular en la zona de la vejiga y así controlar el acto de orinar. Se dan igualmente casos de perros con incontinencia tras los que hay procesos de diabetes. En estos casos, la administración de insulina soluciona el problema.

Piedras en la vejiga urinaria

Popularmente se llama a esta dolencia de esa forma, piedras en la vejiga, pero el término médico es urolitiasis. Las piedras se pueden desarrollar tanto en la vejiga, como en los riñones, como en la uretra. Pero lo más habitual es que lo sean en la vejiga, donde los casos alcanzan el 85% de los detectados.

Hay varios tipos de piedras, hay cálculos de estruvita que se desarrollan a partir de depósitos de magnesio amonio fosfato como consecuencia de infecciones bacterianas; también se dan casos de cálculos de calcio oxalato, de calcio apatita, de cistina o de amonio urato.

Estas piedras aparecen cuando los minerales abandonan el flujo de la orina para asociarse con otros minerales para acabar convirtiéndose en cristales. Las piedras en la vejiga pueden bloquear la uretra de los perros e impedir vaciar la vejiga. En estos casos, las intervenciones quirúrgicas son absolutamente necesarias para reabrir el conducto. Tras la cirugía, la estrategia médica a seguir suele incluir un cambio en la comida de los perros para impedir que vuelvan a producirse nuevas acumulaciones de piedras.

Los síntomas de toda esta serie de trastornos urinarios son comunes. Entre los más frecuentes encontramos dificultades para orinar o incapacidad para hacerlo, molestias al miccionar. Cuando estas molestias van a más, los perros pueden dejar incluso de comer o empezar a vomitar.

Por lo general, un análisis de la orina por parte del veterinario permite en todos los casos hacer un buen diagnóstico y con un tratamiento adecuado la recuperación de los perros es total en unas pocas semanas.

Los ronquidos en los perros: causas y soluciones

Los ronquidos en los perros son causados por una obstrucción en su nariz o en los conductos nasales. Antes de hacer algo inapropiado por detener sus ronquidos, evalúa porqué ronca tu mascota y qué medidas preventivas pueden estar en tu mano para conseguirlo. Sigue leyendo y podrás encontrar algunos consejos útiles. Las causas:

Patrocina MascotaSana: Comida sana para perros sanos

Perro durmiendo

Perro durmiendo

Los perros más propensos a roncar son los que tienen sobrepeso o los que presentan mucha grasas en la zona de cuello que acaba obstruyéndole las vías respiratorias. También pueden roncar los que tienen alguna alergia derivada de las plantas, al polvo o al humo que provoca reacciones que obstruyen sus fosas nasales.

El humo del tabaco es un fuerte irritante para las mucosas de los perros. Si tu mascota vive en un entorno de fumadores, ten por seguro que roncará. En este caso, dejar de fumar puede ser beneficioso para el perro, para su dueño y para el entorno familiar. Un motivo más para dejar de fumar.

Se dan casos de perros roncadores que desarrollan gran cantidad de mucosa y que, lo mismo, taponan las vías nasales. Y, como te puedes imaginar, éso soucede por la especial configuración de su sistema respiratorio, por esa razón, algunas razas de perros son más propensas a roncar. Son los casos de los pequineses o de los boston terriers que presentan una tráquea algo aplanada que dificulta una respiración normal.

Maneras de eliminar los ronquidos

Si tu perro ronca porque es sensible a los alérgenos, asegúrate de limpiar su mantita todos los días. Evita igualmente sacarlo a pasear en días en que los niveles de polen en el ambiente es alto o cuando haya demasiado tráfico. Cuando el nivel de polución ambiental sea alto. Pasa la aspiradora con regularidad por el suelo de casa y mantén las alfombras y las cortinas lo más libre de polvo posible.

Si el motivo de que el perro ronca es por el sobrepeso, sácalo a caminar, ejercítalo. Y ya verás como el problema de los ronquidos va remitiendo.

Algunos especialistas veterinarios recomiendan el uso de la cirugía en perros cuyas razas, como hemos, visto incluyan cierta predisposición para los ronquidos. Una cirugía, que, en cualquier caso, sólo se puede aplicar cuando los perros son jóvenes. No siendo recomendable en perros mayores y menos para edades avanzadas.

Para acabar con los ronquidos, también resulta cambiar la posición en la que duerme el perro. Algo que se puede conseguir modificando el lugar en el duerme la mascota. Se trata de probar y ver qué mejoras se producen.

Un truco que puede funcionar es utilizar una almohada para que el perro levante su cabeza mientras duerme. Esa posición ayuda a abrir los conductos respiratorios y a parar los ronquidos. También es cosa de probar.

Hay enfermedades que producen como efectos secundarios ronquidos en los perros. Tumores y quistes en las vías respiratorias son algunas de las dolencias que desencadenan ronquidos. Un chequeo en la consulta de un veterinario puede disipar dudas sobre el origen de los ronquidos.

Los ronquidos no son sólo incómodos para los cuidadores y para la paz y el sosiego de un ambiente familiar, se trata de un problema de salud que puede arruinar el buen temperamento de una mascota. Si tu perro no consigue tener un sueño reparador por sus ronquidos, lo más probable es que se despierte cansado y de mal humor.

Dejar al perro que ronca en un lugar aislado para que no moleste, cargarse de impaciencia despertando al animal cuando hace ruido son acciones sin sentido que harán más daño que bien.

Un truco

Vamos con un truco antirronquidos. Las camas de perros redondas obligan a las mascotas a descansar enroscados y a abrir sus vías respiratorias y a reducir los ronquidos. Unas camas para perros que puedes comprar en cualquier tienda de animales.

Ya ves la gran cantidad de medidas preventivas que puedes activar contra los ronquidos de tu perro. Decir adiós a los ronquidos puede empezar por mantener un ambiente limpio y con hacer ejercicio regular. Tu mascota y tú. ¿Te animas?.